Monte Roraima, Venezuela.




Desde hace más de 500 años, científicos de todo el mundo han intentado descifrar el origen geológico único del Monte Roraima, al sur de Venezuela. Además de alzarse casi 3 mil metros sobre el nivel del mar, la montaña tiene una morfología antinatural, que parece haber sido cortada con cuchillos por la precisión de sus ángulos de millones de años.

Esta formación rocosa es la más grande en su tipo en todo América del Sur, y forma parte de la cadena montañosa del Pakaraima. Desde hace más de 5 siglos, ha intrigado a historiadores, geólogos y demás científicos por ser una montaña sin punta

La cima del Monte Roraima es completamente horizontal, y ocupa un área de más de 30 kilómetros cuadrados, rodeados por cascadas, acantilados y otros accidentes geográficos poco comunes en el mundo. Visto de esta manera, podría considerarse como una isla en las alturas.

El Monte Roraima alberga una gran diversidad de especies vegetales y animales endémicas. Geólogos y biólogos de todo el mundo estiman que esconde algunas de las especies que la ciencia no tiene registro, ya que hay espacios en la montaña que aún se mantienen inexplorados.

Su origen es un misterio.

Se piensa que el Monte Roraima fue producto de un gran terremoto en el pasado. Sin embargo, no se tiene certeza de su origen, ya que accidentes geológicos que fueron creados de maneras similares no tienen esa forma. Esto ha llevado a los científicos a pensar que puede ser la formación rocosa más antigua de la Tierra.

La investigación de campo es difícil, ya que el acceso a las áreas vírgenes es complicado: no hay un camino directo al Monte Roraima. Por el contrario, se tiene que llegar escalando otras montañas de la cadena del Pakaraima. De otra manera, sólo se puede entrar por helicóptero. Quienes han intentado vías alternativas han perdido la vida, por lo que se requiere un permiso especial de las autoridades locales.

Fuente: MONTE RORAIMA: LA FORMACIÓN GEOLÓGICA MÁS MISTERIOSA DE LA HISTORIA/National Geographic.

«EL TONTO DEL PUEBLO»



Se cuenta, que: en un pueblo, un grupo de personas se divertía con el tonto del pueblo, un pobre infeliz, de poca inteligencia, que vivía haciendo pequeños recados a cambio de una simple moneda.
Diariamente algunos hombres llamaban al tonto al bar donde se reunían y le ofrecían escoger entre dos monedas: una de tamaño grande de 400 reales y otra de menor tamaño, pero de 2000 reales.
Él siempre escogía la más grande y menos valiosa, lo que era motivo de risa para todos.
Un día, alguien que observaba al grupo divertirse con el inocente hombre, le llamó aparte y le preguntó si todavía no había percibido que la moneda de mayor tamaño valía menos, y éste le respondió: lo sé, no soy tan tonto, la moneda grande, vale cinco veces menos, pero el día que escoja la otra, el juego termina y no voy a conseguir más la moneda.
Esta historia podría concluir aquí, pero no.
Lo primero: Quien parece tonto, no siempre lo es.
Lo segundo: Una ambición desmedida puede acabar cortando tu fuente de ingresos.
Pero lo más interesante es que:
Podemos estar bien, aun cuando los otros no tengan una buena opinión sobre nosotros mismos.
Por lo tanto, lo que importa no es lo que piensan de nosotros, sino lo que uno piensa de sí mismo.
El verdadero hombre inteligente, es el que aparenta ser tonto delante de un tonto que aparenta ser inteligente.

La cara oculta del acto de repudio


El acto de repudio es parte de la escuela NAZI y que como en Cuba, pues no terminaban bien, una de las personas que fue sometida a acto de repudio fue el científico alemán Gustav Born y el describe que un grupo organizado por la SS se plantó frente a su casa a gritar improperios, luego la turba pasó la raya y comenzó a lanzar piedras y terminó con la quema de su hogar, el único motivo era que Gustav y su familia se oponían a Hitler, por suerte Einstein le aconsejó salir del país y este lo hizo con su familia, el acto de repudio es parte del fascismo guste o no, y prestarse para hacerlo es ser cómplice, las personas tienen el derecho de expresar libremente su inconformidad contra un gobierno, ser parte de este tipo de actividad no es ser revolucionario, sino fascista, la Revolución ha tomado muy bien el libreto de Hitler desde los primeros años de su invento, y ahora aunque parezca que solamente van a gritar consignas, continúa siendo tan cruel como cuando lanzaban huevos, lo interesante es que si miramos de cerca los vídeos que se muestran en estos días haciendo acto de repudio solo vemos una gentuza preparada por la seguridad del estado que sobrepasa los 40 años, seña que los jóvenes de hoy no son parte de esta macabra forma de destruir familias por pensar diferente.
Gustav Born regresó muchos años después a Alemania libre del fascismo, y de Hitler, en Cuba pasará lo mismo, y esos cuatro gatos que se prestan para los actos de repudio pues tendrán un día que responder frente a la justicia, cuando Fidel Castro no había, ni Internet, ni teléfono inteligente para tomar los rostros de la represión, hoy todos están siendo grabados y guardados para un día y no muy lejano como se hizo en Alemania, juzgar a los cómplices del fascismo comunista cubano, eso no lo dude.

Buena suerte


Cada vez que me dicen:

“Que suerte tienes de vivir en el extranjero”
Por favor no me vuelvan a decir suertudo por vivir donde vivo o por haber vivido lo que he vivido.
Nunca le digas a un migrante que «tuvo suerte porque le fue bien» .
¿Suerte?
Suerte es ganarse la lotería.
El resto es tener huevos y ovarios
El resto es ver venir la crisis y ver tu futuro truncado y querer algo mejor.
Es armar el plan, ejecutarlo, pensarlo, ahorrar (cuando se puede), buscarle la vuelta.
Es llegar a tu país elegido y darte cuenta que no te conoce nadie y que a nadie le importa quien carajos eras, sino quien eres. A ver, demuéstralo ! Ganate el derecho de piso.
Es insultante decirle a alguien que le fue bien porque tuvo «suerte». La suerte se hace. Uno trabaja de cualquier cosa y va progresando que es lo que normalmente pasa en un país medianamente estable.
Después de muchos años uno levanta la cabeza, arranca en serio. Cumple sus sueños a fuerza ,de poner el lomo y la cabeza. De saber insertarse, de hacer amigos, de poder aprender el idioma y la cultura. De capacitarse, de estudiar, de homologar títulos, de seguir capacitándose, de sacrificarse… Suerte?
Suerte? No, mi cielo. Eso no es suerte.
Eso es determinación.
Eso es apretar los dientes por no tener a la familia alrededor, es perderse muchos eventos familiares en tu país de origen. Es perder a un ser querido a la distancia y no tener la oportunidad de estar ahí para despedirlo.
Pero también es elegir zafarse del «destino». Despojarse de los mandatos paternos/familiares de que uno tiene que hacer A, B o C. Hay que tener agallas. Hay que tener claridad mental y fortaleza de espíritu. Es poder decir «Lamento que no estés de acuerdo pero yo voy a conducir mi destino».
Puede sonar duro, chocante ,pero déjenme decirles que emigrar no es para cualquiera. Se necesita cierta locura, cierto apego a la aventura y desapego a lo de siempre, y es valentía para afrontar lo desconocido. Hambre de aprender, de conocer y progresar.
Los emigrantes pagamos la «suerte» muy cara. Y lo volveríamos a hacer una y mil veces. Es no tenerle miedo al “Volver a empezar”. El emigrante tiene un espíritu indomable como decían por ahí… De suerte, muy poco.
De coraje, valor y esfuerzo, mucho…»
A la gente querida que tuvo la misma “suerte” que yo, brindo por su valentía !!!!
Copiado de otro “suertudo”

Y es que ya lo decía Jacinto Benavente:

„Todos creen que tener talento es cuestión de suerte; nadie piensa que la suerte puede ser cuestión de talento.“

La tanquista rusa


La tanquista sovietica María Oktiábrskaya con un tanque T-34 ruso de fondo es la imagen que les traer hoy. Durante la Segunda Guerra Mundial Maria vendió sus posesiones y financio la construcción del tanque con el que fue a combatir.

En 1941 a Maria le informan que su esposo cayo en combate, por eso decide vender sus posesiones para financiar la construcción de un tanque T-34 e ir al combate. En 1943 ya se encontraba combatiendo en el frente occidental con el taque bautizado «compañera de armas».

En 1944 su tanque fue averiado, mientras lo reparaba en pleno combate fue herida y transferida a un hospital donde murió meses después.

La fotografía original era en blanco y negro, esta fue trabajada y colorizada por un seguidor de la página desde Argentina, José Angel Rodriguez.

Gerardo Machado: ¿fue realmente el Asno con Garras?


Gerardo Machado: ¿fue realmente el Asno con Garras? Aquí les dejo toda su historia, lo bueno, lo malo y lo regular

En el Cementerio Norte del Parque Woodlawn, de Miami, yacen los restos del expresidente cubano Gerardo Machado y Morales (1869-1939), quien fue el político que más obras construyó durante la República, y también fue el primero que se opuso a la influencia internacional del comunismo.

A Machado, la nueva historiografía lo simplificó en una caricatura: “el asno con garras”, y como todo aquello que no le convenía, dejó su imagen, sola y deforme, rodeada por un mar de silencio, en el que sólo se escuchaba el murmullo de los comunistas.

¿Que fue un dictador? Sí. ¿Que indujo una reforma en la Constitución de 1901, para gobernar durante 10 años? Sí, pero fue sumamente adulado, en una época tan convulsa. ¿Que cerró la Universidad de La Habana, en 1930? Sí, pero hizo construir su escalinata, y los actuales edificios de la Colina –incluyendo la Escuela de Ingenieros y Arquitectos, que hoy está en ruinas. ¿Que suspendió las garantías constitucionales? Sí, pero el terrorismo se apoderaba de las calles, y las negociaciones con los grupos opositores no existían. ¿Que hubo asesinatos políticos y torturas? Sí, pero no tantos como después de 1959. Según Ramiro Guerra, unos 5 mil revolucionarios fueron recluidos provisionalmente, y Juan Clark afirma en su libro Mito y realidad (1990), que “los prisioneros fueron usualmente tratados correctamente, disfrutando de privilegios carcelarios y de amnistías que les devolvían la libertad tras una corta estancia en presidio”.

Su legado de modernidad

Con todos sus defectos –de represión y ansias de prolongar su mandato– su gobierno defendió los intereses nacionales, y construyó en Cuba, como nunca antes se había hecho. Por sólo mencionar algunas obras, durante los ochos años de su gestión económica se construyeron:

– la Carretera Central (con sus 1,144 kilómetros), que hasta hoy no ha sido superada, en cuanto a proyecto de integración vial de las provincias.

– el Capitolio Nacional (1929), que sigue siendo el edificio paradigmático de la arquitectura cubana, y el más lujoso del país.

– importantes plazas (Parque de la Fraternidad), paseos (la Avenida de las Misiones, frente al Palacio Presidencial), y avenidas (Quinta Avenida, de Playa). Además, se remodeló el Paseo del Prado.

– edificios importantes, como el Hotel Nacional, el Centro Asturiano (hoy Museo Nacional de Bellas Artes), el Bacardí, el López Serrano, el hotel Presidente del Vedado.

– obras públicas: la ya mencionada Universidad de La Habana, la Escuela Técnica Industrial, de Boyeros, el Malecón de Matanzas, el Palacio de Justicia de Santa Clara, el Presidio Modelo de Isla de Piños, entre muchas otras.

Incrementó la recaudación fiscal, aprovechando que la Ley de Obras Públicas imponía un recargo del 10% sobre todos los artículos de importación considerados suntuarios y otro del 3% sobre todos los productos de procedencia extranjera, excepto los alimentos. Esto hizo bajar las importaciones, y desarrolló la industria nacional, creando fábricas de pintura, zapatos, fósforos, y de productos no vinculados a la caña de azúcar y el tabaco.

Y en 1927 aprobó una nueva Ley de Aduanas y Aranceles, para proteger y estimular la producción agrícola e industrial. Era la primera vez que Cuba independiente tenía su propia tarifa aduanal, de tipo moderno y elaborada para defender sus propios intereses. La producción de aves, huevos, carnes, mantequilla, queso, cerveza y calzado aumentó notablemente. Así mismo, Cuba concertó varios tratados comerciales (España, Portugal, Japón, Chile) de manera completamente independiente.

Machado fue un presidente popular, durante su primer mandato. En abril de 1927 viajó a Washington, y le pidió al Presidente Coolidge un tratado para eliminar la Enmienda Platt. En el acto de inauguración de la VI Conferencia Internacional de Estados Americanos, en enero de 1928, se emitió “un voto de gratitud y aplauso en favor del Excelentísimo señor general Don Gerardo Machado”. Y el 1 de noviembre de ese año, en las elecciones celebradas bajo la Ley de Emergencia electoral, Machado se presentó como único candidato y fue reelegido sin oposición de los otros partidos, para un mandato que debía terminar el 20 de mayo 1935.

Los enemigos de Machado

El descontento hacia Machado tuvo sobre todo raíces económicas. La Gran Depresión –que se inició con el crack bancario de octubre de 1929, y que sólo comenzó a paliarse a mediados de los años 30– desató una gran animosidad popular contra su gobierno y los miembros de su administración. La paralización casi total del comercio, la devaluación abrupta de los precios del azúcar (que alcanzó su precio tope en 1927), la falta de trabajo, y la reducción y el atraso de los pagos del Estado, sumieron al país en un estado de miseria de la noche a la mañana, que alcanzó su grado máximo en el verano de 1933.

El segundo obstáculo de su gobierno fue el comunismo internacional. Casi tres meses después de ocupar la presidencia, se fundó en La Habana el primer Partido Comunista de Cuba, el 16 de agosto de 1925. La nueva ideología, que se guiaba por el ideal soviético, utilizó métodos que eran desconocidos hasta esa época. El terrorismo de las bombas en las ciudades fue introducido en Cuba por emigrantes catalanes.

En el VI Congreso Mundial de la Internacional Comunista (entre julio y septiembre de 1928), que se efectuó en Moscú, se aprobó la consigna de “clase contra clase”. Decenas de extranjeros fueron expulsados del país, por dedicarse a “la propagación del comunismo”.

Machado trató de frenar el descontento; pero ni la suspensión de las garantías constitucionales (en junio de 1930), ni la implantación de la ley marcial (con el uso de tribunales militares en lugar de los tribunales civiles), ni la censura a la prensa, ni el asesinato y encarcelamiento de los opositores pudieron frenar la campaña de terrorismo de los revolucionarios, encabezados por el ABC, la Unión Revolucionaria, de Guiteras, el Ala Izquierda Estudiantil y el Directorio Estudiantil Universitario.

Estados Unidos seguía con preocupación la situación política de Cuba, hasta que el 8 de agosto de 1933 el embajador de ese país, Summer Welles, se presentó en Palacio con una carta del Presidente de los Estados Unidos Franklin Roosevelt en la que exigía su renuncia, y con ello se aceleró el fin.

La incipiente libertad de prensa también conspiró contra Machado, ya que los periodistas no escribían a favor de un gobernante, si no eran subvencionados o recibían una “botella” –que podía rondar los 500 pesos. Machado se negó a darle “botellas” a la prensa, a diferencia del gobierno anterior de Zayas.

Pero su mayor enemigo fue la veleidad e inmadurez del pueblo cubano, que al igual que en 1959, se dejó cegar por ilusiones mesiánicas que prometen el cielo en la tierra. La revolución del 30 produjo a Fulgencio Batista, que arrastraría multitudes en 1940, con el apoyo de los comunistas. Luego, a líderes estudiantiles como Ramón Grau San Martín y Carlos Prío Socarrás, que gobernarían en nombre de la revolución.

La revista Bohemia, en octubre de 1933, publicó un escrito del derrocado presidente, en el que reflexionaba: “Durante un tiempo fui el Hombre Dios, el Nuevo Mesías, el Hombre Antorcha, que todo lo podía, y que tiempo después, por los mismos que antes me ensalzaron, fui Satán, Moloch, Marte redivivo. // Así toda es Cuba: el país que parece hecho con las aspas de un molino de viento”.

La historia de los conflictos políticos no se divide en buenos y malos, sino se define por las relaciones de los grupos sociales en torno a una hegemonía. Unos matan en nombre de la Ley, otros en nombre de la Revolución. Pero algunos construyen, y dejan un legado de modernidad, como Gerardo Machado, mientras otros vacían la historia, y lo destruyen todo a su paso, como Fidel Castro.

Autor: David Canela Piña

“Saludos de un obrero alemán que no mata trabajadores”.



Cuenta la leyenda urbana que en un pueblo del País Vasco hubo una bomba que llegó a tierra pero nunca estalló.
La bomba quedó incrustada en el medio de la plaza central del pequeño poblado.
Los pobladores sorprendidos y asustados no se animaron a moverla, y mucho menos desarmarla.
Allí permaneció años durante el gobierno de Franco como un símbolo aleccionador. Representaba la muerte, el poder del régimen y el castigo a quien se revelara.

Un día de primavera, por la mañana, Julen se cansó del detalle del paisaje que arruinaba la plaza.
Buscó herramientas, pidió ayuda que no encontró, y se decidió a desarmar y quitar el artefacto.
Las primeras horas trabajó solo, ante la mirada lejana de sus coterráneos.
Para el mediodía ya contaba con la ayuda de sus amigos, pues si de algo hay que morir, que sea junto a los amigos.
Para la media tarde todo el pueblo estaba en la plaza, expectante y colaborando como pudiera.

Antes del anochecer la habían desarmado, subido a una carreta, y decidido que la iban a llevar al pueblo vecino, donde se encontraba la sede municipal de la región.
Pero lo interesante fue lo que encontraron dentro de la ojiva, (la punta o cabeza de la bomba); la parte que viaja del lado de abajo cuando una bomba es lanzada y posee el detonador.
Allí, junto a cables y piezas de metal, hallaron un papel manuscrito que contenía solo unas pocas palabras.
Pensaron que tal vez indicara el lugar donde fue hecha, sus componentes, o algunas instrucciones de uso, pero de todos modos despertó la curiosidad del pueblo.
Claramente no era en vasco, en castellano, ni en inglés. Era aparentemente alemán.

En el pueblo, había una sola persona que podía llegar a descifrar la escritura: Mirentxu, quien de pequeña, por el trabajo de su padre había estado algunos años en Hamburgo. Mirentxu naturalmente estaba en la plaza.
Fue solicitada y tomó el papel.
Se tomó algunos segundos, que no fueron más de medio minuto.
Ordenó en su mente las palabras, la gramática, y para cortar con el suspenso dijo mirando a todos sus vecinos que al mismo tiempo la miraban en silencio:
“Saludos. De un obrero alemán que no mata trabajadores”.

Nadie se movió de la plaza las siguientes horas.
Discutieron, hicieron conjeturas, e interpretaron de mil maneras el manuscrito.
Finalmente, antes de la media noche, por unanimidad el pueblo decidió que la bomba no se iría, incluso, volvería a su lugar.
A partir de ese momento la bomba en la plaza comenzó a simbolizar la resistencia, el fin del miedo, y el poder de un pueblo con conciencia de clase.
Todo ello como regalo de un obrero alemán que, en medio de la dictadura nazi, se jugó la piel, y dejó claro que ni el miedo, ni el régimen lo iban a poder hacer matar trabajadores.

Una leyenda para recordar a aquellos trabajadores alemanes que arriesgaron su vida saboteando obuses en la guerra civil en los que dejaban notas de ánimo a los republicanos.

Helix park, Escocia.



Con sus 30 metros de altura y 300 toneladas de peso (cada uno), los Kelpies son en principio un monumento a los caballos de trabajo que durante siglos movieron la economía de Escocia. Pero en realidad son muchísimo más que un homenaje. Son el símbolo de un país que ha luchado y se ha esforzado, el símbolo de una tierra en la que las leyendas siguen a flor de piel, y un monumento maravilloso que haría soñar a cualquiera.El artista Andy Scott modeló a los Kelpies a imagen y semejanza de los míticos caballos de tiro escoceses, los Clydesdale. A base de láminas de acero inoxidable, las esculturas de caballos más grandes del mundo les deben su nombre a los “kelpies”, unas bestias típicas de la mitología escocesa que según la leyenda tienen la fuerza de 10 caballos y a las que les gusta atraer hacia las aguas a los viajeros para ahogarles. No hay lago que se precie en Escocia del que no se haya dicho en algún momento que lo habitaba un kelpie, el más famoso de los cuales es el Lago Ness.
Publicación de:

Noemi castro bejarano

El Rostro de -Harakbu.El Dorado.




El Dorado es una ciudad legendaria de la cual se dice era una civilizacion con Tecnologia Avanzada en la Tierra. Durante siglos, cientos de personas buscaron sin éxito esa ciudad que la mitología describe como hecha de oro.
Quienes suponen que el mito refleja una realidad concreta, sugieren que la ciudad del Paititi (El dorado) y sus riquezas se encuentran probablemente en las selvas montañosas del sureste peruano, en el departamento de Madre de Dios.

El Rostro Harakbut es un sitio sagrado en la cultura Harakbut ubicado en la Reserva Comunal Amarakaeri, Madre de Dios (Peru), es un impresionante tótem de roca que, con total claridad, presenta un rostro humano que despierta la curiosidad de los pocos viajeros e investigadores que pasan por el lugar.
Lo llaman Incacok, que en harákbut, la lengua nativa de los indígenas amarakaeri, significa “Cara Inca”. Según los testimonios de los ancianos Harákbut, hay otros dos rostros monolíticos más grandes en la selva, conectados por caminos subterreanos ancestrales que se dirigían a una gran ciudad ancestral posiblemente «El dorado» , pero los que conocían como llegar a ellos ya fallecieron. En el lugar en que se encuentra es considerado sagrado por los habitantes aborígenes, el acceso está lleno de dificultades la zona es remota e inaccesible y para llegar hay que abrirse camino a machetazos y caminando por un sendero de roca y barro, en medio de una gran humedad y de encuentros con pumas, jaguares, grandes serpientes e insectos de todo tipo.

Se conoce esta cara de piedra desde 1935, pero permaneció olvidada en la profunda selva amazónica de Perú, la roca con el Rostro Harákbut en la reserva Amarakaeri fue redescubierta por la etnia de los Harákbut, del mismo nombre para utilizarla como arma cultural en la conservación de su territorio, el enorme rostro de rasgos andinos se encuentra en lo alto de una gran cascada que vierte sus aguas en una laguna. El rostro del anciano esculpido en la roca refleja una mirada profunda.

Un plato típico ruso el PELMENI


Desde Moscú los invito a comer Pelmeni (ojo no es ravioli).
Aquí la receta:
Ingredientes
400 gr de picadillo de cerdo o ternera
2 tazas de harina de trigo
1 huevo
1 cebolla
½ taza de agua fría
2 cucharadas de aceite vegetal
1 cucharadita de sal
Cómo hacer los pelmeni
1- En un bol agregamos la harina y hacemos un hueco en el centro. Añadimos el huevo, el agua, la sal y el aceite en el hueco y mezclamos bien hasta conseguir una masa. Si vemos que nos queda muy seca, añadiremos un poquito más de agua y amasaremos hasta que quede suave.
2- Engrasamos con un poco de aceite una superficie limpia y plana, donde trabajaremos la masa con las manos durante 10 minutos aproximadamente. Terminamos formando una bola y la envolvemos en papel film. Metemos la bola en el frigorífico durante 20 minutos.
3- Mientras tanto, vamos a preparar el relleno. Para ello, picamos la cebolla lo más pequeña que podamos, yo lo hago con el procesador de alimentos para ahorrar un poco de tiempo. Luego mezclamos la carne picada y una pizca de sal con la cebolla en un recipiente hasta que los ingredientes queden bien integrados. Reservamos.
4- Sacamos la masa del frigorífico una vez pasado el tiempo indicado y la dividimos en 3 o 4 partes. Comenzamos a extender una de ellas con un rodillo sobre una superficie limpia y enharinada. Cuando veamos que la masa tiene unos 2 milímetros de espesor, cortamos en círculos con la ayuda de un vaso de cristal.
5- Rellenamos cada círculo con una porción de carne, dejando el espacio necesario para poder doblar la masa en forma de pastelito y poder juntar ambos extremos, de tal forma que la carne quede en su interior. Repetimos la operación hasta terminar con toda la masa.
6- Una vez tengamos listos el pelmeni, lo meteremos en un recipiente y lo pondremos en el congelador durante una hora. Transcurrido ese tiempo, ya podemos sacarlo y cocerlo en abundante agua hirviendo durante 20 minutos aproximadamente. Escurrimos y ya lo tenemos listo para servir. Buen provecho!!