Destacada

Yo tengo un sueño como cubano.

Yo tengo un sueño, así es, como Martin Luther King, yo también tengo un sueño. Imagino que también como tú, o como los 11 millones de cubanos que viven en Cuba o los otros 3 millones que viven fuera de ella. Cada uno de nosotros tiene mil motivos para vivir en la isla, cada uno de nosotros tiene otros mil, para vivir fuera de ella. No voy a explicarles mis motivos, yo solo vengo a hablarles de mi sueño.

Mi sueño es que cada cubano tenga la oportunidad de perseguir sus aspiraciones en su tierra natal, sin tener que apartarse provisional o permanentemente de la familia que ama, de la tierra que ama.

Pero que además, existan todas las oportunidades de salir del territorio nacional, sin importar los motivos, sean cuales fueren y todas las garantías que le permitan regresar sin importar los años que haya vivido fuera. Sin que se le juzgue moral o políticamente por ello. La oportunidad además, de poder cambiar su nacionalidad si así lo deseare y de viajar con el pasaporte que indique su nueva nacionalidad. Cada cual tiene el derecho de sentirse o no cubano.

Mi sueño, es que cada cubano pueda expresarse libremente, hablar honestamente: de politica, de religión, de orientación sexual o de pelota, da lo mismo. Pero expresarse, sin necesidad de la constante aclaración ” habla bajito”, acto seguido sazonado del “no te busques problemas”.

Mi sueño es que cada cubano tenga acceso a la información, no a una sola fuente de información, ya de antemano parcializada, lógico que no. Mi sueño por tanto incluye que existan diversos medios de comunicación para que cada quien acceda a la fuente de información que considere pertinente o veraz. Que le permita mantenerse actualizado de su realidad histórica, nacional o internacional, pero sobre todo, de la realidad nacional. 

Mi sueño es que cada cubano tenga la oportunidad de un trabajo digno, de un salario que remunere ese trabajo, según su capacidad, habilidad o calidad. Y aun más importante que le alcance, que le dé para vivir, no para sobrevivir. Que cubra sus necesidades pecuniarias de: vestir, calzarse, comer y recrearse (que también es una necesidad y no un capricho como muchos piensan) sin que se vea obligado a “resolver o a luchar” como se dice en buen cubano, desangrando la economía nacional y su propia moralidad en el intento innato de subsistir.

Que pueda visitar, no sólo el extranjero, sino también más que todo su tierra, sus paisajes: sus playas, sus valles, sus lomas, sus hoteles.

Conozco cientos de cubanos que apenas conocen su provincia. 

Mi sueño es que cada cubano tenga el derecho de invertir en su país, de crear un negocio: una fábrica, una empresa, un restaurante, una cafetería, una granja. Hoy ese derecho es reservado solamente a extranjeros, los cubanos carecemos del derecho de invertir en nuestro país. Pero sí, sigo soñando con que el cubano tenga el derecho de producir, de generar riquezas al país, de generar empleos, de participar en la economía de su nación, de formar parte de algo capitalmente más grande que sus propias finanzas y lógicamente que pague impuestos justos que permitan generar otros servicios; rellenar los matusalénicos baches, mantener servicios sociales realmente funcionales, e inclusive que permita sostener servicios médicos de verdadera calidad. 

Mi sueño es que cada cubano tenga acceso a la educación, ya sea gratuita o autofinanciada pero que sean de igual calidad, que le permita formarse como obreros calificados, técnicos o profesionales calificados, pero que puedan sentirse independientes. Que logren conocimientos y habilidades que les permitan obtener empleos dignos y remunerados, en territorio nacional o extranjero. Que constituyan verdadero orgullo nacional y no instrumento político, propiedad de algún gobierno o sencillamente mera mano de obra barata.

Mi sueño es que cada cubano trabajador y honesto, posea un trabajo conforme a sus capacidades, una vivienda digna y un transporte eficiente, ya sea privado o público, pero que le permita llegar a su trabajo, que le permita regresar a su casa y que le permita en ratos de ocio poder pasear por la ciudad donde vive, sin contratiempos. 

Mi sueño es que exista propiedad pública y privada y que se ejerza igual respeto y garantías sobre ambas. 

Mi sueño es que la creación artística sea libre. Al arte no se le somete, el arte no responde a caprichos políticos, el arte son sentimientos y a esos no se les reprime.

Mi sueño es que se salga a las calles, no sólo a desfilar el día de los trabajadores, el día de la medicina, de los educadores o el día de la indepencia o el orgullo gay.

Sino también que el pueblo celebre el día de los derechos humanos, los derechos de las ballenas, el dia mundial del medio ambiente o simplemente que el que quiera pueda protestar pacíficamente en contra de la última ley que aplicó el gobierno sin que haya represión por eso, sin que se enfrente cubano contra cubano. 

Mi sueño es que mi país se rija por una constitución que incluya, no que excluya, que respete, no que irrespete, que unifique no que segregue, una constitución que represente los intereses de la mayoría pero que también proteja a las minorías y que además brinde la oportunidad a las minorías de volverse mayorías. Mi sueño es que existan leyes justas, acordes con los momentos o las necesidades del pueblo, que en las cárceles de mi país sólo haya cubanos que hayan cometidos crimenes contra la sociedad y no presos por consciencia. Que exista un cuerpo policial que el ciudadano respete y que respete al ciudadano, que cumpla el deber cívico de protegerlo y no de reprimirlo. Que represente la autoridad, y no el miedo.

Mi sueño es que cada cubano tenga la posibilidad de militar o agruparse en el partido político que crea pertinente, y que pueda defender sus ideas, sus propuestas de país, legalmente, democráticamente. Mi sueño es que cada cubano, pueda elegir a su gobernante mediante el voto libre y secreto, que pueda reafirmarlo o removerlo en dependencia de la labor desempeñada y dentro de un lapso de tiempo razonable.

Mi sueño es que los dirigentes de mi país estén obligados a rendir cuentas al pueblo mediante la fiscalización de sus cuentas y de sus gestiones, y que entiendan que son funcionarios públicos.

Por tanto, son empleados del pueblo y no al revés, y que por ende deben dejar de comportarse como la casta elitista y SUPERIOR que creen que son.

Mi sueño radica más que nada en ser libre. Libre de escoger, de escoger lo que se come, lo que se vista, lo que se diga, lo que se crea, lo que se escucha, lo que se cante, lo que se baile, lo que se sienta, lo que se sueñe. Mi sueño se basa en eso, en ser irrevocable y verdaderamente libre. 

Abre tus ojos y sueña conmigo

Escrito: Lamoru

Acosan animalista en Cuba

Hoy, a la 1:00 pm, en la estación de policía ubicada en Zapata y C hice una DENUNCIA PENAL POR AMENAZA.
Las autoridades ya tienen conocimientos de los mensajes que han llegado a mi teléfono móvil para hacerme “sentir miedo” y donde se afirma que dicho sujeto va a atentar contra mi integridad física. Mi “protección” está en manos de la PNR y la Seguridad del Estado.
Anoche después de publicar en Facebook los dos mensajes que llegaron directamente a mi teléfono móvil, me envió el tal “Ramón Jiménez” un tercer mensaje que contenía mi nombre completo con la dirección de mi casa, y otros calificativos despectivos.
No me van a silenciar, y ante cada amenaza tengo mayor fuerza para seguir luchando por el Bienestar Animal en mi país y en contra de los crímenes y abusos que se cometen.
#CubaContraElMaltratoAnimal
#LeyDeProteccionAnimalEnCubaYa
#TodasLasVidasImportan
#NoNosVanACallar
#Justicia

Así denunciaba: Beatriz Batista

https://m.facebook.com/story.php?story_fbid=1404587119876490&id=100009756464443

Historias de Domingo: El día que Bolívar bailó con un hombre, desafiando el machismo.

Sucedió en Lima (Perú) el 28 de octubre de 1825 durante una celebración del Día de San Simón. La noche anterior Bolívar recibió una serenata con instrumentos de cuerda y luego con piezas musicales de la Banda Militar Húsares de Colombia. Posteriormente, ya el 28, a una descarga de artillería le siguió una misa y posteriormente, en la noche, los empleados de la Casa de la Moneda ofrecieron un gran banquete en los salones de las Arcas Reales en honor a Bolívar quien dejó esta vez su uniforme militar para aparecer en frac de levita. Entre un baile y el otro, el libertador notó que las damas de la aristocracia presentes, se negaban a bailar con el general, también venezolano, José Laurencio Silva, por su piel oscura. Sin manifestar molestia, Bolívar mandó a detener la música. Caminó hasta el centro del salón y dirigiéndose a Silva dijo en alta voz: “General José Laurencio Silva, héroe de mil batallas y Salvador de la Patria, permítame el altísimo honor de bailar con usted”.
Lo tomó por un brazo y empezaron a danzar a la par con el murmullo de los asistentes, hasta que los aplausos opacaron al sonido de la orquesta. Seguidamente las damas decidieron bailar también con el General José Laurencio Silva, quien igual que El Libertador, tenía fama de buen bailarín.
J.L. Silva era general en jefe del ejército en la Guerra de Independencia de Venezuela y participó en importantes batallas, en Ecuador y Perú, en 1827 contrajo matrimonio con Felicia Bolívar Tinoco, sobrina de Simón Bolívar, hija de Juan Vicente Bolívar Palacios.
(El dibujo del baile de los patriotas fue tomado del blog Historia Universal)

La educación y la infancia en Cuba

Título: ¿Seremos como quién? (díptico); artista: Rafael López-Ramos; técnica: acrílico y tinta / lienzo crudo; medidas: 36 1/2″ x 37″ Un acta en el expediente fue la primera amenaza —antes de la Ley Mordaza o de incitar a la gente a gritarte “delincuente”,  a tratarte como escoria con violencia y con euforia—  en nombre de un […]

La educación y la infancia en Cuba

Fallece por Covid el Sargento de la Armada Francisco Rodríguez Sánchez

El Sargento 1º de la Armada, Francisco Rodríguez Sánchez, perteneciente a la tripulación del Buque de Investigación Oceanográfica Hespérides ha fallecido por covid en el Hospital Universitario de Gran Canaria, Doctor Negrín, donde fue ingresado después del brote de coronavirus que tuvo lugar en la embarcación y que afectó a un total de 39 personas.
El fallecimiento lo ha dado a conocer el Ministerio de Defensa en redes sociales con el siguiente mensaje: ” Todo nuestro cariño a la dotación del Hesperides. Descanse en paz el sargento primero de la Armada, Francisco Rodríguez Sánchez, fallecido hoy por covid-19. Nuestro más sincero pésame a sus familiares y amigos. DEP”. La armada por su parte también emitía un comunicado lamentando el fallecimiento del sagento.
El viaje del buque oceanográfico “Hespérides” a la Antártida fue cancelado tras 39 casos positivos por covid-19, “para evitar cualquier riesgo de propagación del virus entre el personal participante en la campaña y su posible introducción en la zona del Tratado Antártico”.

Armada Española: La Armada lamenta profundamente comunicar que en la mañana del día de hoy ha fallecido en el Hospital Universitario Doctor Negrín de Las Palmas el Sargento 1º don Francisco Rodríguez Sánchez, de la dotación del Buque de Investigación Oceanográfica Hespérides.

Es fácil achacar a la pandemia, las miles de muertes, pues no se hacen sobre sus cadáveres, estudio forense alguno, a sabiendas, que nadie muere de ese virus comunista, al que se le achacan todos nuestros males.

¡Descansa en la Paz del Señor, militar español, hombre de honor y sacrificio, por la Patria!

La Asociación Víctimas del Terrorismo (AVT)denuncia a la abogada del rapero Pablo Hasel

La Asociación Víctimas del Terrorismo (AVT) ha denunciado por el delito de enaltecimiento del terrorismo a Bozhidora Alejandra Matamoros Alexandrova, abogada de Pablo Hasel, ante el Juzgado Central de Instrucción de la Audiencia Nacional.

La letrada asistió a unas charlas organizadas por el Movimiento Antirrepresivo de Madrid (MAR) con ocasión de celebrar el primer aniversario de la constitución de dicho movimiento. Dicho acto comprendió, entre otras actividades, la realización de diversas intervenciones en las que, según se decía, se denunciaba el estado de represión que existe en nuestro país.

En una de las intervenciones, la abogada afirmó textualmente: ”en el caso de Euskalherria, los compañeros tuvieron que luchar con los únicos medios que tuvieron y les dejaron, que fueron las armas. Ellos lucharon con las armas por su derecho de autodeterminación.”

Según la AVT, aprovechó la ocasión para justificar de manera evidente el terrorismo perpetrado por la organización ETA durante décadas. Llama la atención que utilice el termino “compañeros” para referirse a los miembros de la banda, lo que no puede dejar de entenderse como afinidad o camaradería con estos.