Destacada

Yo tengo un sueño como cubano.

Yo tengo un sueño, así es, como Martin Luther King, yo también tengo un sueño. Imagino que también como tú, o como los 11 millones de cubanos que viven en Cuba o los otros 3 millones que viven fuera de ella. Cada uno de nosotros tiene mil motivos para vivir en la isla, cada uno de nosotros tiene otros mil, para vivir fuera de ella. No voy a explicarles mis motivos, yo solo vengo a hablarles de mi sueño.

Mi sueño es que cada cubano tenga la oportunidad de perseguir sus aspiraciones en su tierra natal, sin tener que apartarse provisional o permanentemente de la familia que ama, de la tierra que ama.

Pero que además, existan todas las oportunidades de salir del territorio nacional, sin importar los motivos, sean cuales fueren y todas las garantías que le permitan regresar sin importar los años que haya vivido fuera. Sin que se le juzgue moral o políticamente por ello. La oportunidad además, de poder cambiar su nacionalidad si así lo deseare y de viajar con el pasaporte que indique su nueva nacionalidad. Cada cual tiene el derecho de sentirse o no cubano.

Mi sueño, es que cada cubano pueda expresarse libremente, hablar honestamente: de politica, de religión, de orientación sexual o de pelota, da lo mismo. Pero expresarse, sin necesidad de la constante aclaración ” habla bajito”, acto seguido sazonado del “no te busques problemas”.

Mi sueño es que cada cubano tenga acceso a la información, no a una sola fuente de información, ya de antemano parcializada, lógico que no. Mi sueño por tanto incluye que existan diversos medios de comunicación para que cada quien acceda a la fuente de información que considere pertinente o veraz. Que le permita mantenerse actualizado de su realidad histórica, nacional o internacional, pero sobre todo, de la realidad nacional. 

Mi sueño es que cada cubano tenga la oportunidad de un trabajo digno, de un salario que remunere ese trabajo, según su capacidad, habilidad o calidad. Y aun más importante que le alcance, que le dé para vivir, no para sobrevivir. Que cubra sus necesidades pecuniarias de: vestir, calzarse, comer y recrearse (que también es una necesidad y no un capricho como muchos piensan) sin que se vea obligado a “resolver o a luchar” como se dice en buen cubano, desangrando la economía nacional y su propia moralidad en el intento innato de subsistir.

Que pueda visitar, no sólo el extranjero, sino también más que todo su tierra, sus paisajes: sus playas, sus valles, sus lomas, sus hoteles.

Conozco cientos de cubanos que apenas conocen su provincia. 

Mi sueño es que cada cubano tenga el derecho de invertir en su país, de crear un negocio: una fábrica, una empresa, un restaurante, una cafetería, una granja. Hoy ese derecho es reservado solamente a extranjeros, los cubanos carecemos del derecho de invertir en nuestro país. Pero sí, sigo soñando con que el cubano tenga el derecho de producir, de generar riquezas al país, de generar empleos, de participar en la economía de su nación, de formar parte de algo capitalmente más grande que sus propias finanzas y lógicamente que pague impuestos justos que permitan generar otros servicios; rellenar los matusalénicos baches, mantener servicios sociales realmente funcionales, e inclusive que permita sostener servicios médicos de verdadera calidad. 

Mi sueño es que cada cubano tenga acceso a la educación, ya sea gratuita o autofinanciada pero que sean de igual calidad, que le permita formarse como obreros calificados, técnicos o profesionales calificados, pero que puedan sentirse independientes. Que logren conocimientos y habilidades que les permitan obtener empleos dignos y remunerados, en territorio nacional o extranjero. Que constituyan verdadero orgullo nacional y no instrumento político, propiedad de algún gobierno o sencillamente mera mano de obra barata.

Mi sueño es que cada cubano trabajador y honesto, posea un trabajo conforme a sus capacidades, una vivienda digna y un transporte eficiente, ya sea privado o público, pero que le permita llegar a su trabajo, que le permita regresar a su casa y que le permita en ratos de ocio poder pasear por la ciudad donde vive, sin contratiempos. 

Mi sueño es que exista propiedad pública y privada y que se ejerza igual respeto y garantías sobre ambas. 

Mi sueño es que la creación artística sea libre. Al arte no se le somete, el arte no responde a caprichos políticos, el arte son sentimientos y a esos no se les reprime.

Mi sueño es que se salga a las calles, no sólo a desfilar el día de los trabajadores, el día de la medicina, de los educadores o el día de la indepencia o el orgullo gay.

Sino también que el pueblo celebre el día de los derechos humanos, los derechos de las ballenas, el dia mundial del medio ambiente o simplemente que el que quiera pueda protestar pacíficamente en contra de la última ley que aplicó el gobierno sin que haya represión por eso, sin que se enfrente cubano contra cubano. 

Mi sueño es que mi país se rija por una constitución que incluya, no que excluya, que respete, no que irrespete, que unifique no que segregue, una constitución que represente los intereses de la mayoría pero que también proteja a las minorías y que además brinde la oportunidad a las minorías de volverse mayorías. Mi sueño es que existan leyes justas, acordes con los momentos o las necesidades del pueblo, que en las cárceles de mi país sólo haya cubanos que hayan cometidos crimenes contra la sociedad y no presos por consciencia. Que exista un cuerpo policial que el ciudadano respete y que respete al ciudadano, que cumpla el deber cívico de protegerlo y no de reprimirlo. Que represente la autoridad, y no el miedo.

Mi sueño es que cada cubano tenga la posibilidad de militar o agruparse en el partido político que crea pertinente, y que pueda defender sus ideas, sus propuestas de país, legalmente, democráticamente. Mi sueño es que cada cubano, pueda elegir a su gobernante mediante el voto libre y secreto, que pueda reafirmarlo o removerlo en dependencia de la labor desempeñada y dentro de un lapso de tiempo razonable.

Mi sueño es que los dirigentes de mi país estén obligados a rendir cuentas al pueblo mediante la fiscalización de sus cuentas y de sus gestiones, y que entiendan que son funcionarios públicos.

Por tanto, son empleados del pueblo y no al revés, y que por ende deben dejar de comportarse como la casta elitista y SUPERIOR que creen que son.

Mi sueño radica más que nada en ser libre. Libre de escoger, de escoger lo que se come, lo que se vista, lo que se diga, lo que se crea, lo que se escucha, lo que se cante, lo que se baile, lo que se sienta, lo que se sueñe. Mi sueño se basa en eso, en ser irrevocable y verdaderamente libre. 

Abre tus ojos y sueña conmigo

Escrito: Lamoru

Cientos de personas se manifiestan en Tenerife contra las políticas migratorias

Varios centenares de personas, entre migrantes y residentes, se preparaban este mañana de sábado para participar en la manifestación a favor del cambio de las políticas migratorias, que está desarrollando entre Las Raíces y La Laguna. El recorrido se está llevando a cabo entre fuertes medidas de seguridad y de control del tráfico. Pancartas con lemas alusivos a la libertad, poder salir hacia Europa y banderas de Marruecos, Senegal y Mauritania.

Los asistentes a la manifestación han acudido para defender los derechos humanos y para oponerse que Canarias se convierta en una cárcel para miles de africanos.

Los participantes piden que se les deje continuar con su viaje hacia Europa.

Un asteroide de tres kilómetros del diámetro ‘rozará’ la Tierra en marzo

¿Has estado alguna vez en el puente Golden State de San Francisco? Ahora imagina una roca espacial del mismo tamaño viajando a una velocidad vertiginosa hacia la Tierra. No te preocupes, no hay peligro, porque pasará a algo menos de 3 millones de kilómetros de nosotros el 21 de marzo, lo que para nosotros es una distancia enorme que nos hace dormir tranquilos, pero para las distancias astronómicas y para la NASA está lo suficientemente cerca como para entrar en la categoría de “potencialmente peligroso”.

Este grupo incluye los cuerpos celestes que se cruzan con la órbita de la Tierra a no menos de 7,5 millones de kilómetros y tienen un diámetro de más de 140 metros. Todo lo que esté por debajo de estas medidas es casi normal. Muchos asteroides pequeños entran en nuestra atmósfera o muy cerca de ella, haciéndose añicos, todos los días.

Los telescopios de Nuevo México, pertenecientes al programa de Investigación de Asteroides Cercanos a la Tierra de Lincoln (LINEAR), han estado vigilando este objeto desde el 23 de marzo de 2001, monitorizándolo constantemente y calculando por adelantado su trayectoria mientras se precipita por el vacío a 124 mil kilómetros por hora.

También sabemos que en los próximos 100 años ningún asteroide conocido nos molestará. La única amenaza potencial es uno llamado (410777) 2009 FD que tiene una probabilidad de 1 entre 714 de golpearnos en 2185. Tenemos tiempo para pensar en ello.

La matanza que se produjo a causa de una orden firmada por Stalin.

Como recordaréis, Alemania y la URSS habían invadido Polonia en septiembre de 1939, repartiéndose el país en virtud del protocolo secreto adjunto al Pacto Pacto Ribbentrop-Mólotov, un protocolo por el que Hitler y Stalin se repartían Polonia, las Repúblicas Bálticas y Finlandia. En la zona de ocupación soviética el NKVD, la policía secreta de Stalin, instaló prisiones en Białystok, Grodno, Brześć, Głębokie, Wilejka, Baranowicze, Pińsk, Łuck, Równo, Drohobycz, Tarnopol, Stanisławów y Lwów. En ellas fueron recluidas miles de militares y civiles polacos, desde prisioneros de guerra hasta miembros de la resistencia polaca, incluyendo a intelectuales, empresarios, sacerdotes y diversos elementos que fueron etiquetados como “contrarrevolucionarios”. El 5 de marzo de 1940 Stalin firmó una orden, redactada por Lavrenty Beria, jefe del NKVD, ordenando la ejecución de esos prisioneros, que se llevó a cabo en los meses de abril y mayo de 1940. En la orden de Stalin se especificaba la cifra de prisioneros que debían ser asesinados: 18.632. Esta cifra incluía:

  • 1.207 oficiales del Ejército polaco.
  • 5.141 policías.
  • 347 personas clasificadas como espías y saboteadores.
  • 465 funcionarios y propietarios de fábricas y de terrenos agrícolas.
  • 5.345 miembros de la resistencia polaca y prisioneros tachados como elementos contrarrevolucionarios.
  • 6.127 fugados.

La matanza de los prisioneros se organizó en tres campos especiales: Kozelsk (más de 4.410 ejecutados, según la documentación soviética), Starobelsk (más de 3.739 ejecutados) y Ostashkov (al menos 6.314 ejecutados). Finalmente, y según los datos recopilados por el Instituto de la Memoria Nacional de Polonia, fueron ejecutados al menos 21.768 prisioneros polacos en Katyn, Kharkov, Smolensk, Kalinin, Moscú y otras localizaciones. El objetivo de la masacre era liquidar a la cúpula intelectual y social de la República de Polonia, para que así el país fuese más fácil de someter a las nuevas autoridades comunistas.

Como ya os conté aquí en febrero, uno de los encargados de las ejecuciones fue el oficial del NKVD Vasily Blokhin, que hoy en día es considerado el asesino más prolífico de la historia: asesinó personalmente a 7.000 prisioneros polacos, en su mayoría miembros de la Policía Estatal y del Cuerpo de Protección Fronteriza de Polonia, asesinados en la prisión del NKVD en Kalinin, siendo enterrados sus cadáveres en fosas comunes en Miednoje. Para las ejecuciones se emplearon pistolas alemanas Walther, que los alemanes habían entregado en grandes cantidades a sus aliados soviéticos en la invasión de Polonia. Blokhin consideraba más fiables y cómodas estas pistolas que las soviéticas Tokarev TT-30 para la ejecución masiva de prisioneros, pero lo que determinó la elección de esas armas fue que eran las pistolas reglamentarias de la Gestapo, de forma que si se descubría la masacre, la URSS podría culpar a Alemania alegando las pruebas de balística. Estamos, así pues, ante una gran matanza que fue planificada por los soviéticos como una operación de bandera falsa.

El hallazgo de las fosas de la matanza de Katyn fue posible debido a que los alemanes invadieron la URSS en 1941, y los lugares donde se perpetraron las ejecuciones quedaron bajo el dominio del Tercer Reich. Con el permiso de los alemanes, la Cruz Roja Polaca examinó el lugar, identificando a más de 4.000 oficiales polacos que habían sido capturados por los soviéticos en 1939. El hallazgo de las fosas provocó un terremoto político en el bando aliado. El Primer Ministro del Gobierno polaco en el exilio, el general Wladyslaw Sikorski, había viajado a Moscú el 3 de diciembre de 1941 y le había preguntado a Stalin por el paradero de miles de oficiales polacos que habían sido hecho por los prisioneros en 1939 y que no habían vuelto a sus casas. Stalin había mentido a Sikorski, diciendo que esos prisioneros se habían escapado y se habían ido a Manchuria, a más de 6.000 kilómetros de Polonia. Tras conocerse el hallazgo de las fosas de Katyn, la URSS cambió su versión y Stalin culpó a los alemanes de la masacre.

Sikorski se reunió con el Primer Ministro británico, Winston Churchill, el 15 de abril de 1943, indicándole que había pruebas que apuntaban a la autoría soviética de la matanza. Churchill se puso del lado de Stalin y aconsejó a su homólogo polaco no remover el asunto, en un intento de no tensionar las relaciones entre los aliados. Con todo, Sir Owen O’Malley, embajador británico ante el Gobierno polaco en el exilio, remitió a su Gobierno un informe sobre la masacre de Katyn el 24 de mayo de 1943, confirmando la culpabilidad de los soviéticos. El informe fue acogido con irritación por Churchill y su gabinete, que habían decidido apoyar públicamente la versión soviética. Estados Unidos también dio por buena la mentira de Stalin, llegando a ocultar varios intentos de que se conociese la verdad, como el informe sobre Katyn redactado por el teniente coronel John H. Van Vliet en 1945, que fue clasificado y desapareció misteriosamente de los archivos del Pentágono. El propio teniente coronel destapó lo ocurrido en 1950.

A pesar de las presiones de los británicos y los americanos, Sikorski pidió que la Cruz Roja Internacional llevase a cabo una investigación de lo ocurrido. Churchill y Roosevelt se opusieron, creyendo que una investigación bajo la jurisdicción alemana no tendría garantías de veracidad. A raíz de esa petición de Sikorski, la URSS rompió relaciones diplomáticas con el Gobierno polaco en el exilio el 25 de abril de 1943, acusándole de colaborar con los alemanes. El 4 de julio Sikorski y su hija morían al estrellarse su avión nada más despegar de Gibraltar, un hecho que dejó descabezado al Gobierno polaco en el exilio y a las fuerzas militares polacas en Occidente. Las extrañas circunstancias del accidente -si es que lo fue- y lo oportuno que resultó para Stalin hacen que aún hoy éste sea uno de los hechos más controvertidos de la Segunda Guerra Mundial, sin que todavía se haya determinado exactamente a qué se debió la caída del avión. Los documentos secretos del Gobierno británico sobre el accidente no se desclasificarán hasta 2050.

Tras el final de la guerra, Stalin impuso en Polonia un gobierno títere de la URSS. Aunque el Gobierno comunista polaco conocía los documentos del NKVD ordenando la masacre de prisioneros polacos, insistió en seguir apoyando la versión soviética. La versión real de lo ocurrido fue objeto de censuras y represalias. La enciclopedia de la República Popular Polaca ni siquiera incluyó una entrada sobre Katyn, y en la cruz en homenaje a los prisioneros de Katyn que se colocó en el cementerio de Powązki, en Varsovia, no se inscribió ninguna fecha, ya que la auténtica (1940) habría señalado a los soviéticos. A pesar de ello, los defensores de la verdad sobre lo ocurrido siguieron luchando por darla a conocer. El 21 de marzo de 1980 hubo una manifestación contra las mentiras sobre Katyn en la Plaza del Mercado de Cracovia, durante la cual se suicidó Walenty Badylak, un antiguo soldado del Armia Krajowa, la principal organización de la resistencia polaca, fiel al Gobierno polaco en el exilio.

Reportan nuevo feminicidio en Boyeros, La Habana

Mientras el régimen cubano se hace de oídos sordos ante la violencia de género, se registra otro feminicidio en Cuba, esta vez en el municipio Boyeros de la provincia de La Habana.

Según la información recolectada por el periodista Héctor Luis Valdéz Cocho para el medio independiente ADN Cuba, la joven identificada como Yanislais Lara Hernández fue asesinada por su expareja, luego de que este la acosara por un tiempo.

La víctima del feminicidio en Boyeros estaba próxima a cumplir 28 años y deja huérfanos a dos niños y residía específicamente en el barrio de Wajay.

El fracaso de la economía cubana Parte II: El desordenamiento según Juventud Rebelde.

En Juventud Rebelde se publica un “buen trabajo”, digo bueno porque nos muestra a pesar de su optimismo el fracaso del ordenamiento.

En este primer mes y medio de su aplicación, titulado, “Del cálculo, la planificación y la realidad”, tres eternos dilemas del modelo social y económico cubano, que lastran sus posibilidades de desarrollo y prosperidad. El artículo pasa revista a testimonios de personas que vienen a confirmar que la situación no está resultando fácil para muchos y que las soluciones anunciadas por el régimen no sirven para reducir la vulnerabilidad ante un programa que está cambiando muchas cosas en Cuba. El impacto sobre la familia cubana es bastante negativo y se manifiesta en varios frentes.

Se percibe inquietud y desconfianza. Los que temen no poder afrontar los gastos próximos de consumos de electricidad o teléfono por las nuevas tarifas y que se están preparando como pueden, aplazando otros gastos o privándose de lo mínimo, porque en Cuba no se puede vivir por encima de las posibilidades desde hace muchos años. Algunos consideran que es una oportunidad para reorganizar los gastos familiares, porque se acabó lo de vivir al día y hay que pensar en el futuro. Si esto tuviera algún efecto sobre los niveles de ahorro, bienvenido sería, pero no parece que los sacrificios del presente vayan dirigidos a conseguir un mejor futuro.

Los precios están descontrolados y nadie parece dar con la solución. Los gastos de alimentación, de prendas de vestir, las tarifas de servicios, coinciden con una situación de mayor escasez que obliga a aceptar los precios elevados, con la reducción de presupuesto que ello supone.

Hay poca información sobre lo que está pasando. O tal vez mucha, pero no la necesaria parra entender las cosas. Se sabe que los salarios han aumentado, incluso de la incidencia en el nuevo salario del pago por vacaciones, pero hay quejas de que los centros laborales no han explicado a sus trabajadores lo que iba a ocurrir impidiendo la toma correcta de decisiones.

El articulo de Juventud Rebelde presta atención, en medio de este escenario, a las eventuales mejores prácticas, para afrontar estos tiempos complicados.

Para afrontar el aumento de gastos las familias han tenido que rediseñar sus presupuestos, lo que no resulta fácil para todos. Porque por mucho que alguien pueda reducir gastos no necesarios o implementar comportamientos “responsables”, lo importante es tener un horizonte positivo a corto o medio plazo, porque la entropía como medida de desorden, puede acabar provocando la extinción. Y ese horizonte mejor es lo que, desgraciadamente, no perciben los cubanos porque ni está ni se le espera. Ni siquiera con el recurso al trabajo por todos los miembros de la familia. Los sueldos son tan bajos que no compensan para comprar productos tan sencillos como especies para cocinar.

De un lado, la canasta básica que no llega y cada vez es de peor calidad, de otro los productos que se pueden comprar por la libre en los mercados, tienen precios astronómicos, cuando hay, lo mismo que en las tiendas en CUC prácticamente vacías, y eso si, de las tiendas en MLC lo mejor es olvidarse si no hay dólares.

Estos problemas se agrandan de forma inexorable para determinados grupos sociales, como los jubilados con pensiones que están casi un 40% por debajo de los salarios. Algunos lo que hacen es enterarse donde hay productos con buenos precios, hacer la cola y comprarlos aunque no los necesiten, confiando en una venta posterior, como las medicinas.

La Tarea Ordenamiento está dejando entrever la existencia de notables injusticias y situaciones de desigualdad en Cuba que nadie pensaba que pudieran alcanzar la actual magnitud. El sálvese quien pueda que se ha producido bajo la lógica racional de no gastar más de lo que se ingresa y la planificación de los recursos económicos para atender los gastos fijos primero y luego lo demás, está siendo especialmente difícil para aquellos que se encuentran en situaciones más desfavorables.

La primera pregunta de Juventud Rebelde estuvo dirigida a saber si la suma del nuevo salario de toda la familia permitió hacer más o menos gestiones económicas con respecto al anterior. Un 39,2% respondió que el salario no alcanzó para llegar hasta el día del cobro de febrero. Otro 31,5%, en cambio, aseguró que alcanzó un poco más que antes, mientras que el 21,05% dijo que alcanzó, pero no satisfizo las necesidades. Solo un 2,8% refirió que les alcanzó mucho más que antes. Los salarios no llegan y la gente lo percibe claramente.

La segunda pregunta trató de determinar los diferentes usos y destinos del salario familiar del mes de enero en cada hogar, proponiendo varias opciones. El 99,4% señaló la compra de alimentos a sobreprecio en el mercado informal, seguido de alimentos y pagos de los servicios básicos (80%) y de alimentos comprados en entidades estatales (45,4%). Otros destinos de los ingresos de enero se dedicaron al pago de la electricidad, pago de internet o datos móviles, aseo, factura telefónica, transporte, medicamentos, y cambio de moneda nacional por MLC para compras en tiendas en MLC, en ese orden.

Algo menos de un 6% declaró ahorrar en cuentas bancarias como uno de los destinos de parte de su salario del mes último. Otros gastos, en porcentajes menores, se emplearon para “algún pequeño gusto que antes no me permitía”, compra de artículos para bebé, compra de ropa o calzado, materias primas o insumos para producir bienes o servicios, pago por la plataforma Tuenvío, así como barbería y peluquería.

Los datos no dejan lugar a dudas. Casi el 100% de los encuestados señala la prioridad de los gastos de alimentación en los mercados informales a altos precios, desabastecimiento, descontrol de los recursos, acaparadores, coleros y revendedores, precisamente los casos que el régimen ha puesto en el punto de mira para eliminar por medio de multas y sanciones. Cabría pensar qué podría ocurrir si desaparecieran estos proveedores de alimentación de la población. El estallido social estaría servido.

Este primer mes de Tarea Ordenamiento está dejando ver el impacto doloroso de la inflación en la economía cubana. Un efecto que se preveía, porque los aumentos de salarios y una devaluación de peso cubano acarrean necesariamente aumentos del nivel general de precios. Lo que nunca se pensaron las autoridades es que sus mecanismos de planificación central e intervención sobre los precios no iban a dar resultados, como estaba ocurriendo.

De modo que la inflación producida es claramente superior a la planificada, y no hay solución a corto plazo, porque los efectos de la devaluación siguen su curso, como cabría esperar. Las medidas de contención y las sanciones a los incumplidores han acabado generando más problemas de los existentes. Muchos carretilleros que atendían las necesidades diarias de alimentación de personas mayores residentes en centros urbanos han dejado de prestar sus servicios, lo que dificulta el aprovisionamiento diario de alimentos. La gente protesta de forma airada contra la PNR cuando desalojan un puesto de venta o confiscan la mercancía. Las colas son infinitas en una situación en que se deberían evitar por los riesgos de contagios.

Con este balance, no es fácil entender que un 48% de los encuestados afirme que la marcha de la Tarea Ordenamiento, es “positiva”, y parece tener más sentido ese 37% que afirma de manera expresa que “fue inoportuno realizarla en medio de la pandemia, dada la mala situación económica y la escasez de productos que tiene el país”. Otro 12,2% piensa que era una medida necesaria, pero requiere de mucho control popular; que no debía postergarse más (apenas un 1,2%); y que no ha sido positiva para su economía familiar (0,7%).

Las principales insatisfacciones se encuentran en los salarios, los precios en los comedores obreros, el desabastecimiento de las tiendas en moneda nacional y los productos de primera necesidad que se concentran en las tiendas en MLC, la calidad de los productos que ya no son subsidiados, es decir, en todo lo que atañe a la Tarea Ordenamiento.

La encuesta revela cierto grado de acuerdo con la idea que ante el actual escenario de crisis, el trabajo se ha vuelto una necesidad impostergable, lo que guarda relación con el impacto de la pandemia sobre el turismo y el trabajo por cuenta propia que había surgido en estrecha relación con este sector, y que sufre las consecuencias del desempleo. La mitad de las personas que acudieron a buscar ofertas de puestos en los servicios locales durante enero se volvieron a sus casas sin trabajo. Lo difícil es encontrar empleos relacionados con la cualificación. Pero ahora, ni siquiera se consigue un determinado puesto de trabajo.

Al final, este tipo de estudios vienen a confirmar lo mismo de siempre. Los cubanos sueñan con vivir mejor, pero no pueden lograr este objetivo porque el régimen es incapaz de gestionar de forma eficaz los recursos económicos, ciertamente elevados, que tiene a su disposición. Décadas de fracasos han llevado a un escenario como el actual en el que están apareciendo los problemas estructurales derivados del modelo social comunista que está obsoleto. La dependencia del estado del partido comunista y su ideología única para afrontar los asuntos económicos, está conduciendo a la economía a una situación terminal de la que no podrá recuperarse. Los cubanos lo saben y por ello, aspiran a huir e instalarse en otro país donde hacen realidad sus sueños.

Las expectativas abiertas por la Tarea Ordenamiento, si es que en algún momento contaron con alguna adhesión social, se han venido abajo durante el primer es de aplicación del programa. Las soluciones planteadas, dentro de la estructura del modelo, no son las más adecuadas e imponer rigor en la planificación familiar, arreciar los ataques y la represión contra los potenciales infractores e insistir en la aplicación de reformas que no van a dar los resultados esperados, no garantizan que la Tarea Ordenamiento vaya a funcionar.

Por: Elías Amor Bravo