Todo fue un fraudecillo sin importancia.

La empresa argentina ExClé Soluciones Biométricas C.A. y sus directores Guillermo Carlos San Agustín y Marcos Javier Machado Requena fueron sancionados por la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro de EE.UU. por apoyar el fraude electoral de las parlamentarias del régimen de Nicolás Maduro realizadas el pasado 6 de diciembre. Los cargos imputados fueron por prestar la plataforma electrónica al sistema electoral del Consejo Nacional Electoral, «incluso por proporcionar bienes y servicios que la dictadura utilizó para llevar a cabo las fraudulentas elecciones parlamentarias», alega la sanción en contra de la empresa argentina que sustituyó a la cuestionada Smartmatic.

Maduro

En los comicios parlamentarios del 6-D los colegios electorales venezolanos se mostraron vacíos sin colas de electores, pero el régimen de Maduro los infló con una participación de 30% mientras que el monitoreo de la oposición del gobierno interino, presidida por Juan Guaidó, a boca de urna alegó que fue solo de 18% de un padrón electoral de más de 20 millones de votantes.

Así los resultados finales arrojaron unas cifras sorprendentes. El registro del CNE (REP) en su último boletín hasta el 98% de lo escrutado ofrece que votaron 6,2 millones de electores sin colas. Pero el final de la farsa es que el régimen se adjudicó más del 90% de los diputados con 253 diputados de los 277 escaños, unos 110 aumentados también hace seis meses, lo que indica que todo estaba preparado y cantado de antemano.

Las dictaduras tiene algo en común cuando agarran el poder no se desprenden de él aunque tengan que recurrir a fraudecillos.

Publicado por Y.Roque

Cubano-Español.PeriodistaIndependiente.Escritor

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: