La columan del terror

Me pase dos meses leyendo y viendo películas de terror, no es mi fuerte pero quería experimentar escribir algo de terror, algo diferente.

Claro que siempre supe que si no era un género que es tu fuerte tienes mucho de que perder, pero desde mi primera novela mediocre, nunca me dar por vencido, es difícil créanme, lo de escribir, pero más cuando aspiramos a que las personas busque tú libro, hoy he recibido una notificación alguien quiere hacer un teleplay de una de mis historias de terror entonces me pregunto ¿porqué esta historia la escogida? No sé ahí se las dejo.

En un bar, con unas copas se dicen muchas cosas, a veces
gente que ni te conoce se desahoga contigo, por eso voy a
estos lugares aunque no beba alcohol, allí encuentro la
mayoría de las historias que escribo para la columna que
tengo en el principal periódico de la ciudad.
El personaje de hoy tenía muchos whisky nada más me
sentar a su lado comenzó a contar su historia de vida, si
así lo puedo decir, pues para tener vida hay que vivirla:
…..fui abandonado en un orfanato cuando apenas tenía
días de nacido, eso causó en mí muchos trastornos .
Nunca supe la razón porque mis padres fueron tan
crueles conmigo, pero no me importa en lo absoluto,
ahora tengo mi propia familia, bueno tenía, aunque aún
los conservo en casa, jajajajajaja, si así se puede decir.
Era dueño de una gran empresa exportadora del mejor
vino del país creada con mis propios esfuerzo. Fui en su
momento unos de los hombres más importante del país y
por ende uno de los más millonario, y este vino que
toman en este bar sale de mi empresas aún.
La vida me recompensó de alguna forma, bueno o eso
pensaba yo. Siempre quise que mi familia viviera de lo
mejor posible , quería mis hijos estudiaran, fueran
hombres de bien y sobre todas las cosas aspiré a una
familia unida . No quería que mis hijos pasaran por lo
mismo que yo , por tal razón me esforcé al máximo para
obtener todo lo que con tantos esfuerzos conseguí .

Pero ahí estaba ella, mi esposa, que ha sido la encargada
que todo sea lo contrario, ¿por que será que las mujeres
siempre joden la felicidad?.
Mientras seguía esforzándome mi esposa e hijos se dan la
buena vida, en los mejores lugares turístico de todo el
mundo por así decirlo. Claro está que no puedo privar a
mi familia de la buena vida, pero tampoco soy merecedor
de ser maltratado por ellos.
Llegué a mi propia conclusión que ellos aman mi dinero.
Dinero o fortuna que de igual forma les pertenece. Pero
no eran capaces de ayudar en el negocios, y de
comprender mi situación de responsabilidad para
mantener la buena vida de todos .
Tuve que cancelar sus tarjetas de créditos para haber si
de esa forma valoraban lo que con tanto sacrificio yo
logré, solo quería que ellos asentarán cabeza. Pero no, fue
un grave error que cometí, ahora sí me convencí que mi
familia me odiaba.
Mis hijos apenas me dirigían la palabras, mi esposa solo
discutía conmigo a diario, cosa que se volvió
insoportable. Solo eran la tarjetas de créditos, pero la
buena comida y los servicios en la mansión seguían
siendo de lujos, me preocupaba que gozarán de
bienestar, aquí en esta ciudad nadie puede decir lo
contrario.
Un día comencé a sentirme mal del estómago, tanto así
que ya no lo soporté más y tuve que acudir a mi médico,
de hecho era mi cuñado, hermano de mi esposa. En unos
días me diagnosticaron; cáncer de estómago, pensé que el
mundo se venía abajo, pensé que tendría todo el apoyo
de la familia, pero ellos solo hablaban de la maldita
herencia.

A pesar de los seis meses de vida que el médico
pronosticar, seguí trabajando, no quería verme en una
cama como algo inservible, pero si necesitaba ver apoyo
en mi familia o al menos conversar con mis hijos que
muchas veces los veía a los días.
Mi situación fue empeorando de una forma rápida
dejándome sin fuerza y ahí el dolor insoportable en el
estómago que me tiraba al piso .
Pedí a mi esposa que fuera por un abogado, pasé todo a
nombre de mis hijos y mi esposa, vi en su mirada donde
debería haber tristeza solo alegría cuando firme aquellos
malditos papeles .
Ese día recibí besos y abrazos de mi dos hijos, de mi
esposa, cosa que no hacían nunca. Luego mi querida
Laura preparó un estupenda cena, lo que vi fue una
despedida. A pesar de todo era feliz porque dejaba a mi
familia con un buen nivel de vida y por lo menos
mostraban su hipocresía al final de mis días .
No pude cenar aquella noche, mi apetito había
desaparecido por completo, pero ellos me obligaron a
tomarme un jugo dejándome completamente
inconsciente.
Cuando me incorporé me encontraba amarrado en una
habitación con poca ventilación además, en mi brazo
izquierdo tenía una cadena .
Había una puerta frente a mi con un pequeño agujero
estaba amarrado como un animal salvaje, no sabía como
había llegado hasta ahí. Sin tiempo para reflexionar
comenzaron a pegarle con fuerza a la puerta de metal
atravesando mis oídos. Grite una y otra vez, los golpes
en la puerta se incrementaban aún con más fuerza e
intente tapar mis oídos, era inútil había olvidado que

estaba encadenado. Pensé que había sido secuestrado, en
ese instante pensé en la familia, en como la estarían
pasando, a lo mejor también eran víctimas de aquella
situación.
Después hubo un silencio absoluto, ya no sentía aquel
dolor de estómago, ahora era un hambre voraz.
¿Cuántos día llevaba allí?, no lo sabía , pasaron horas que
eran siglos, sentí unos pasos que se acercaban muy
despacio acompañado de un silbido, me era muy familiar
y si que era muy familiar, porque la única que lo sabe
hacer era mi esposa .
Una pequeña puerta se abrió dejando caer una bandeja
con algo que parecía comida, pude ver que era ella:
Laura. Comencé a gritar con fuerzas.
-¡Laura, por favor, se que eres tú, responderme! ¿por qué
me hacen esto?Laura, Laura…
Luego los pasos se alejaban más y más hasta que deje de
sentirlos. Tenía que adivinar; donde había caído la
bandeja de alimentos, aunque la vista se me había
acostumbrado un poco, era horrible la oscuridad. Las
cadena no dejaban llegar a la bandeja e intente con los
pies y me fue imposible.
Así pasaron varios días, la sed, el hambre me estaban
matando poco a poco, a eso sumar que me orinaba y
defecaba encima.
Pasado un tiempo de aquel infierno, Laura me visitó con
mis hijos entonces entender y vi mis esperanzas
frustradas:
-¡Morirás de hambre y de sed poco a poco, tu mismo te
condenaste, yo por el bien de mis hijos soy capaz de
matar!- a lo que contesté:- Maldita mujer yo solo quería
que mis hijos fueran hombres de bien, pero no, ellos

eligieron el camino equivocado, al lado de una mujer sin
corazón, sin piedad, ni amor.
Esos días comprendí que la ambición ciega a cualquier
persona, al extremo de convertirlos en personas crueles,
en verdaderos asesinos.
Lo más doloroso para mí no era morir allí, de todas
formas estaba condenado, lo más triste fue oírle confesar
su malévolo plan, donde todos eran cómplices:
-No te preocupes, no tienes cáncer, todo lo hemos
inventados para que pudieras firmar los papeles. Echaba
unas gotas en el café que te provocaban esos dolores
terribles, con la ayuda de mi hermano todo fue mucho
más fácil. Esta es nuestra última visita aquí, morirás solo,
como mereces, jajajajaja. Gracias por hacernos la vida tan
fácil.
Mis hijos me miraban y sonreían, me dolía, fulminaba y
sacaba el diablo que llevamos dentro, cada sonrisa de
complicidad . Se marcharon y como César, la suerte
estaba echada.
Solo había una forma para salir de aquel lugar horrible,
con las pocas fuerzas que tenía tiré de la cadena pero no
cedía, seguí tirando con todas mis fuerzas, cada vez que
tiraba mi muñeca sufría por la argolla que me apretaba
aún más, provocándose un intenso dolor insoportable,
tenía que liberarme, era mejor perder mi brazo que la
vida.
Tiré, y tiré con todas mis fuerzas una vez más, otra y otra,
veía como desgarraba mi carne, no podía parar, el dolor
me impediría continuar, no podía detenerme, tiré con
mucha más fuerzas hasta desgarrar mis tendones y los
huesos partieron. Un gran grito desgarrador salió de mi
garganta. Vi como mi trozo de mano cayó al suelo, me

revolqué una y otra vez, el dolor era aún más
insoportable, era terrorífico .Mi mano derecha apretaba la
otra mano amputada, todo el lugar era un mar de sangre,
mi cuerpo estaba ensangrentado, mal oliente. Reaccioné,
quité mi camisa y con mucho trabajo logré hacer un
torniquete a la mano amputada.
No pasé mucho trabajo para abrir la puerta la habían
dejado sin candado, estaban seguros que me moriría sin
resistirme, al salir me di cuenta que estaba en mi propia
casa, en unas de las habitaciones en el sótano,
sinceramente a este lugar había bajado una sola vez en
los nueve años que vivía allí.
Subí las escaleras, miré el reloj de pared, pasaba más de
la media noche, todos dormían.
Entre habitación por habitación y de un golpe certero
desmaye a uno por uno, no sentí remordimientos, sentía
ganas de venganza, si me preguntan ¿lo volverías hacer?
mi respuesta sería: ¡sí!.
Cuando despertaron estaban todos amarrado en la
misma habitación donde habían decidido que yo
muriera.
Ahora eran ellos los prisioneros, atados de pies y manos,
me costó trabajo con una sola mano, pero los efectos de la
morfina del botiquín de primeros auxilios me lo permitía.
Cada una de sus extremidades estaban atadas a unas
cadenas cortas que encontré en el mismo sótano.
Mientras, veía con inmenso horror mi cuerpo
ensangrentado y mi mano amputada que yo mismo la
había intentado desinfectar.
El silencio era absoluto, donde debería haber gritos,
desespero, no se atrevían, ni siquiera mover un músculo.
Di mi espalda, cerré la puerta y levanté un muró, dejando

la habitación sin oxígeno, dejando sepultada allí mi vida
de miserable.
Después fui por mi cuñado, a este no podía dejar vivo
llegué a su clínica privada, la cual conocía como las
palmas de mis manos, yo mismo le había comprado y
reformado, tuve gran suerte verlo de espalda, mirando
los trofeos que colgaban en su oficina.
Le enterré un cuchillo en la espalda, logró voltearse por
instinto de defensa. Al verme se horrorizó, miraba hacia
mí y eso me molestaba así que tomé unas tijeras que
había en una mesa, se las clave atravesando su corazón
hasta que su mirada se apagó.
Era yo el que reía, lloraba a la misma vez. Una mezcla un
tanto extraña en mi personalidad pero no podía evitarlo .
Rocíe mucha gasolina en la clínica que a esa hora de la
mañana aún no tenía personal, dejé caer un fósforo, el
lugar parecía el mismo infierno donde iré algún día, pero
no me importa han pasado mucho tiempo después de
eso.
Hice donación de toda mi fortuna al orfanato del cual salí
un día. Estoy condenado a vivir solo . Ya no puedo
confiar ni en mi mismo y me preguntó: ¿por que confío
en tí?- me miró invitándome a responder.
-Será que los dos tenemos algo de asesino-dije
-Tal vez.-dijo sonriendo. Han pasado veinte años y aún
está en mi mente si en los últimos momentos mi familia
se arrepentir. Sería bueno saber:¿no crees?
Miré a mi amigo borracho, le dije:
-La pureza del corazón consiste en desear una cosa.-
Ambos nos reímos.

Al otro día escribí en mi columna:”Solo los fantasmas del
pasado pueden acabar con tu presente”. el hombre fue
arrestado y condenado a la silla eléctrica. Justo o no, era
necesario que pagará su crimen, porque de esta tierra
nadie se va debiendo nada.

El libro completo lo puede encontrar en Amazon su nombre es “La Columna del Terror”primera parte.

Portada

Publicado por Yordan Roque Álvarez

Nacido en Cuba en 1983, Ciego de Ávila, Profesor de Historia , escritor y periodista e investigador,trabajó en la prensa independiente de su país en la Agencia de Prensa Libre Avileña (APLA), emigró a Rusia en el 2013, donde realizó un diplomado de periodismo y trabajó como Guía Turístico en el Kremlin de Moscú, también fue colaborador del Comité de Asistencia Cívica de Moscú, en 2018 obtiene la ciudadanía española y se va ese país donde reside actualmente, fue Administrador General de la Editorial Ribadeo SLU y ha escrito varios libros entre sus obras está el libro "El camino angosto en busca de la libertad", "Juegos del Corazón", "La columna del Terror", "La Jungla de Espionaje"además de realizar investigaciones relevantes sobre el descubrimiento en Venezuela de Tropas Cubanas,. Ha residido además en Holanda, Alemania.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: