México y sus historias de fantasmas.

Ya sean leyendas urbanas o consecuencia de fenómenos paranormales, México tiene un misterio seductor que ronda por su capital y atrae a los más curiosos de todas partes del mundo. Secretos, amores prohibidos, diabólicas historias y muertes de otros siglos cobran vida al ocultarse el sol y te harán temblar de miedo. ¿Quieres conocer los sitios más misteriosos en Ciudad de México donde se te pondrán los pelos de punta?

En Ciudad México hay muchas callejuelas escondidas, pero el Callejón del Diablo marca la diferencia. Guarda secretos mucho antes de la colonización, la leyenda advierte no atravesar el callejón de noche si no quieres ver al diablo y sentir pánico en un lugar que se torna lúgubre. Dicen que si lo ves debes retroceder. Cada vez transitan menos coches y se agrupan más personas desde la calle de La Campana hasta Río Mixcoac para fotografiar el callejón y esperar a ver si pasa algo.

Al sur del centro de la Ciudad de México, durante un viaje en trajinera (embarcación típica mexicana) por los canales de Xochimilco, encuentras una zona con arboles llenos de muñecas deterioradas. Decapitadas, mutiladas, sin pelos, sin ojos y con aspecto macabro debido a los años que llevan ahí. Este paraje fue habitado solamente por Don Julián Santana en 1950 y hoy es uno de los sitios más misteriosos en Ciudad de México, visitado por cientos de supersticiosos y medios nacionales e internacionales. Hay muchas versiones de la historia, pero la mayoría coincide que el dueño comenzó a colgar muñecas de todos los tamaños para proteger su chinampa de un espíritu que rondaba el lugar. Las conseguía en la basura y eran su amuleto para ahuyentar a la muerte. El recorrido para llegar a la isla es de aproximadamente una hora desde el Embarcadero de Cuemanco, puede acceder cualquier persona y los cuidadores todavía mantienen la primera muñeca que el difunto Julián recogió.

Esta “casa chata” como la llaman los locales, sirvió como sede de El Tribunal del Santo Oficio de la Inquisición fundado por los reyes católicos de España en el siglo XV. Aquí fueron encarcelados, juzgados y castigados los mexicanos que en ese momento acusaron de herejes. El edificio actualmente forma parte de la Universidad Nacional Autónoma de México y funciona como Museo de la Medicina Mexicana con 24 salas. Visitar la exposición es conocer la historia del país, la evolución de la medicina y ver de cerca una arquitectura que fue testigo de represalias hace más de 200 años. La entrada al museo es libre y debes mostrar identificación.

En Donceles 66 hay otro tipo de habitantes además del personal que trabaja para la Editorial JUS. Todos conviven en una casa que data del siglo XVIII y de la que se cuenta que existe una fosa común en el subsuelo que podría ser la causante de los huéspedes fantasmas. Las personas hablan de muchas apariciones, como una mujer que sale con una niña, los ahorcados vistos en el balcón del primer piso y las vigas amarradas con un bule (especie de calabaza hueca) que representa una antigua maldición. Si pasas por Donceles 66 hazte un selfie debajo de los balcones, quizás no seas el único que pose para la foto.

¿Alguna vez has sentido la presencia de un ente que no puedes explicar? En México seguramente no será ni la primera ni la última vez que te suceda.

Para llegar hay que cruzar un puente abandonado y tenebroso. No te asustes todavía. Lo escalofriante comienza una vez lo cruces, oirás como si grandes piedras caen al río. Los que han ido aseguran que mientras más te acerques a la propiedad, más risas de niños, susurros y ruidos saldrán del bosque. Una espesa niebla cubre la casona y algunos sienten la presencia de sombras antropomorfas entre los árboles. Si llegas a ver en las ventanas empolvadas el rostro de una anciana es la Tía Toña que te espera, quizás sea bueno que sepas lo que cuenta la leyenda. Fue una solitaria mujer que acogió a niños pobres y éstos, por ser desagradecidos, fueron asesinados por ella en un ataque de ira. Arrojó los cuerpos al río y el remordimiento hizo que se suicidara en su habitación.

La Casa de la Tía Toña está ubicada en la tercera sección del Bosque de Chapultepec y ten mucho cuidado si vas, es común que los visitantes caigan por una barranca de 30 metros mientras exploran la zona. Más de uno perdió la vida.

Publicado por Roque

Cubano-Español, mi opinión es simplemente eso.

A %d blogueros les gusta esto: