La fábrica rusa de las mentiras llega a la Habana.

La granja de desinformación que interfirió en las elecciones de EE UU en 2016, en una operación cocinada por un hombre del círculo de Putin, ha pasado a la ofensiva también en África.

En un complejo de oficinas de San Petersburgo, en Montenegro o en centros de negocios en Ghana o Nigeria. La fábrica rusa de las mentiras, la granja de troles que sembró de bulos la política estadounidense durante la campaña electoral de las presidenciales de 2016, polarizó el debate e interfirió con su propaganda, no se ha desactivado. La granja original ha sido copiada y muchas de sus operaciones se han externalizado. Las operaciones de la máquina de propaganda, que dejó a la vista las vulnerabilidades del sistema y la magnitud y fuerza de las operaciones de injerencia y desinformación de Rusia, se han extendido por Estados Unidos, varios países europeos y algunos de África. Mientras, los gigantes de Internet y los Gobiernos occidentales tratan de plantarle cara; en algunos casos con técnicas no del todo limpias.

La técnica es la misma que la que practicó durante algunas semanas Vitaly Bespalov en 2015. El joven trabajó en un edificio de hormigón de cuatro pisos en la calle de Savushkina de San Petersburgo, sede de la llamada Agencia de Investigación de Internet (AII) y matriz de la granja de troles, para defender posiciones prorrusas durante uno de los picos del conflicto en Ucrania y más tarde sobre política estadounidense. “Se trataba de alimentar el discurso y sembrar las redes de comentarios falsos e interesados para beneficiar a Rusia”, comenta Bespalov, que hoy se trabaja en una organización para defender los derechos LGTBI. Detrás de torniquetes camuflados y protegidos por guardias de seguridad, trabajaba un grupo de blogueros, experiodistas y otros perfiles reclutados para poner en marcha el “carrusel de mentiras”, describe la activista e investigadora Liudmila Savchuk, que estuvo trabajando encubierta en la fábrica de troles de San Petersburgo a finales de 2014 y que contribuyó a desenmascarar el tinglado.

Aquella operación de desinformación se consideró exitosa y fue el germen de una nueva misión, diseñada para intervenir en las elecciones presidenciales de 2016, dirigida esta vez a la audiencia estadounidense.

Una máquina de propaganda que también se dedicó a comprar publicidad y poner anuncios sobre raza, inmigración o armas de fuego, que llegaron a unos 10 millones de personas en Estados Unidos. El ejército en línea de troles, acusado de interferir en los comicios de 2016 es, según Washington, una parte del imperio empresarial de uno de los oligarcas de la órbita más cercana al Kremlin, Yevgeni Prighozih.

Pese a las llamadas de alerta y los mecanismos de vigilancia puestos en marcha por los gigantes de Internet y las compañías de redes sociales tras el escándalo de 2016, las fábricas de troles rusas han seguido operando, aunque han cambiado un poco sus técnicas de publicación para reducir las posibilidades de ser detectados.

Twitter ha informado de que había eliminado miles de cuentas vinculadas a la AII. En marzo, Facebook reveló que había descubierto una subsidiaria de la granja rusa de troles en Ghana y Nigeria, operada por personas locales pero vinculada a la AII de San Petersburgo, y que tenía como objetivo Estados Unidos. 

La intensa actividad ha llegado a derivar en los últimos meses en batallas de troles en África. Hace dos semanas, Facebook anunció que había identificado otra granja de desinformación rusa vinculada a la AII y dirigida a países africanos, y a otra francesa.

Lo interesante y cuestionable es que la Dirección de Inteligencia, DI, o G2 

anteriormente conocida como Dirección General de Inteligencia o DGI y que es el principal organismo estatal de inteligencia del Gobierno de Cuba. La DI, en el marco del MININT (Ministerio del Interior de Cuba), comienza a ser cuestionada desde que hace unos 17 oficiales rusos arribaron con 5 especialistas en este tipo de operaciones, Diaz Canel que se preocupa por la situación en las redes y la marcada campaña de desprestigio real contra su gobierno dictador ha abierto la posibilidad para que los Troles tomen carta en el asunto.

La División de Inteligencia Político/Económica es responsable de la recopilación de inteligencia sobre las figuras políticas hostiles al Gobierno cubano y los datos económicos del extranjero, y allí se han unido los cinco especialistas rusos que intervienen en la operación.

Para estas operaciones la dictadura cubana usa nuevos reclutas que hacen investigación en el Ministerio, sobre todo en campos de contrainteligencia (que tiene su propia academia de cinco años de carrera) y también, en estudiantes universitarios regulares, que son reclutados en el segundo año de sus programas. Los estudiantes son mayormente de idiomas, historia, comunicación y sociología. Una vez que reciben sus diplomas, se someten a varios meses de formación oficial de inteligencia, y un año o más después, reciben el rango de teniente.

La relación entre la KGB hoy (FBS) y la DI cubana es compleja y marcada por momentos de muy estrecha cooperación y tiempos de extrema competencia, y mal equilibrio del sistema, cuando se ve al descubierto en las redes sociales.

A lo largo de su historia, la Dirección de Inteligencia ha participado activamente en la ayuda a los movimientos revolucionarios, principalmente en Centroamérica, Sudamérica, África y Oriente Medio. También ha habido denuncias de que agentes cubanos de la Dirección de Inteligencia han interrogado a prisioneros de guerra estadounidenses capturados y retenidos.

Actualmente con el escándalo de los de los Rusos Troles en África se descubrió que el Gobierno Cubano tiene en Nigeria un grupo de 21 colaboradores junto a los rusos.

Julio César Gandarilla(Ministro del Interior)Bermejo, autorizó la misión de los Troles en suelo Cubano el 25 de Mayo de 2017 poco tiempo de tomar el cargo, y mantuvo hasta su muerte este pasado noviembre las operaciones, bajo su responsabilidad.

El CNI(Centro Nacional de Inteligencia en España)destapo una red de espionaje cubano de «alto nivel» en España el pasado mes de febrero de este 2020. Se trataba de una pareja que pretendía nacionalizarse y realizar trabajo de espionaje desde suelo español, pero mucho antes incluso a que Bermejo tomará el cargo en el 2017, Cuba había infiltrado un empresario cubano que residía en Valencia desde el año 2000, encargado sobre el papel de la seguridad interior, el contraespionaje de servicios extranjeros o la lucha contra la disidencia en España. Cuando fue detenido aunque no se divulgó su nombre en los medios, pero si que fue arrestado después de descubrirse que el sujeto espía del régimen era visitado por oficiales de inteligencia del FBS ruso.

En concreto, este empresario cubano, que como el matrimonio nunca llegó a convertirse en español gracias a los informes del CNI, espió a altos cargos de la Generalitat valenciana con la ayuda de un periodista español.

En los últimos meses tras la muestra clara del impacto de las redes sociales el gobierno de Cuba toma más en serio el tema del espionaje cibernético y a comenzado a captar nuevos Troles.

Y a la vez a prepararse para enfrentar la información que sale de la isla, desde el 2016 se planteaba donde Cuba montaría la nueva base Rusa, algunos decían que podía ser en Cienfuegos, sin embargo en Lourdes se instaló al final la base que muchos años antes estuvo habitada por los ruso de la época Soviética.

Sobre el tema y con datos actualizados volveré en otra ocasión.

Militares Rusos en la Habana

Publicado por Yordan Roque Álvarez

Nacido en Cuba en 1983, Ciego de Ávila, Profesor de Historia , escritor y periodista e investigador,trabajó en la prensa independiente de su país en la Agencia de Prensa Libre Avileña (APLA), emigró a Rusia en el 2013, donde realizó un diplomado de periodismo y trabajó como Guía Turístico en el Kremlin de Moscú, también fue colaborador del Comité de Asistencia Cívica de Moscú, en 2018 obtiene la ciudadanía española y se va ese país donde reside actualmente, fue Administrador General de la Editorial Ribadeo SLU y ha escrito varios libros entre sus obras está el libro "El camino angosto en busca de la libertad", "Juegos del Corazón", "La columna del Terror", "La Jungla de Espionaje"además de realizar investigaciones relevantes sobre el descubrimiento en Venezuela de Tropas Cubanas,. Ha residido además en Holanda, Alemania.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: