El asesino en serie con más víctimas mortales, tiene una posibilidad de libertad en el 2021.

En otras ocasiones he hablado de verdaderos asesinos en serie el dehoy es conocido por ser el hombre que más víctimas mortales tiene en su récord se llama: Luis Alfredo Garavito Cubillos, nacido en Génova, Quindío, 25 de enero de 1957) es un pederasta, asesino en serie de niños y agresor sexual conocido como «La Bestia», «El Monje», «Alfredo Salazar» o «El Monstruo de Génova», entre otros apodos; y como dije es probablemente el mayor asesino serial y agresor de niños de la humanidad.

Según los informes de la Fiscalía General de la Nación, Garavito asesinó a 172 menores de edad. De estos, «138 tienen fallo condenatorio, 32 están en instrucción, uno en apelación y uno está para sentencia».El organismo judicial cree que fueron más víctimas debido a sus propias confesiones ya a que a mediados del mes de agosto de 2003 admitió haber asesinado a otras 28 personas: 23 niños y 5 adultos. Entre estos últimos, se encuentra un limpiabotas.Con esto, la cifra de crímenes sería de 200 personas. Sin embargo, se cree que Garavito pudo asesinar a 300 personas o más, entre niños y adultos.

Además de cometer asesinatos en Colombia, admitió haberlo hecho en el exterior, más específicamente, en Ecuador y Venezuela. Según la Fiscalía General de la Nación, organismos judiciales y la prensa especializada, Garavito es el «segundo homicida en serie del mundo»

En 2001, fue sentenciado a 1853 años y 9 días de cárcel

a condena más alta de la que se tenga registro en Colombia, aunque posteriormente fue conmutada a 40 años, por su colaboración y buen comportamiento.

aunque posteriormente fue conmutada a 40 años,por su colaboración y buen comportamiento.

El jueves 22 de abril de 1999, en una zona rural de Villavicencio, Meta, fue capturado cuando salía, al final de la tarde, de un potrero en la periferia de esta municipalidad. Horas antes, Garavito había raptado a un menor al que pretendía abusar sexualmente y luego asesinar. Un indigente que se encontraba en la zona escuchó los gritos de auxilio del menor y se acercó. Al ver la escena, atacó a Garavito con piedras obligándolo a huir. El indigente liberó al niño, el cual pudo llegar a una vivienda donde lo auxiliaron y llamaron a la policía nacional. Después de que el niño contó lo ocurrido, se inició la búsqueda por una brigada con múltiples efectivos policiales en la zona, usando vehículos oficiales, taxis y particulares recorriendo la zona. Varias horas después, el hombre salió del monte caminando y fue identificado por el niño e interceptado por los policías.

En ese momento fue capturado y conducido al comando de policía donde manifestó llamarse Bonifacio Morera Lizcano. Con ese nombre se inició la investigación penal sobre la presunta tentativa de acceso carnal sobre el menor.

En junio de 1999, el equipo interdisciplinario del CTI de la fiscalía, conformado por miembros de esta institución provenientes de nueve departamentos, incluyendo miembros del DAS, Sijín y Óscar Armando Díaz Beltrán, psiquiatra de Medicina Legal de Cali y asesor permanente del equipo, evaluaron los casos y establecieron que el sospechoso principal enmarcado por el equipo de Armenia y dirigido por el doctor Álvaro Vivas Botero, era Luis Alfredo Garavito. Al intervenir otras secciones, como el análisis realizado por el morfólogo de Buga Carlos Hernán Herrera Jaramillo, principal promotor de la investigación del fenómeno, y la presentación del fiscal Fernando Aya de Villavicencio sobre el caso Morera Lizcano, permitieron establecer que ya se sabía que era el asesino serial y también que ya estaba capturado desde semanas atrás.

El jueves 28 de octubre de 1999 la fiscal Lily Naranjo y el investigador Aldemar Durán indagan a Garavito, quien desconocía la investigación que sobre sí se cernía, y se le interroga sobre otros casos, indagatoria que duró cerca de 8 o 9 horas,

durante las cuales el asesino terminó confesando los homicidios sobre los que se le había preguntado, incluyendo el caso de Santa Bárbara en Palmira (Valle del Cauca), los tres niños de Génova, el caso Tunja y el caso Villavicencio, entre otros. Terminada dicha indagatoria, el CTI de la fiscalía en asocio con psiquiatras de Medicina Legal establecieron la realidad probatoria que certificó el esclarecimiento del hecho. En los meses siguientes Garavito empezó a contar la secuencia de homicidios y empezó a indicar la ubicación de cuerpos aún no hallados.

Gracias a las pruebas recogidas por la Fiscalía y a su posterior confesión, se estableció que Garavito Cubillos es responsable no sólo de la muerte de un menor de Tunja en el año 1996 (el niño se llamaba Ronald Delgado Quintero y tenía once años de edad, y estando en la capital de Boyacá se hizo pasar como discapacitado usando muletas y gafas), sino también del homicidio de tres niños de Génova y de otros 172 crímenes cometidos contra menores en 11 departamentos de 

Colombia Luis Alfredo Garavito, según los psicólogos, efectúa ataques sexuales contra menores de edad, pues de infante fue tratado con mucha represión por parte de su progenitores y fue víctima de ataques sexuales por personas que en confianza eran allegados a la casa materna, eventos que le marcaron y se agravaron con el paso de los años hasta que empezó a perfilar su predilección sexual por infantes. Años después de estar agrediendo sexualmente, asesinó al primer niño en Jamundí, Valle del Cauca, en octubre de 1992, cuando se registra su primer homicidio.

En varias publicaciones, documentales y entrevistas realizadas, Garavito confesó haber cometido muchos asesinatos. Al perpetrar cada crimen, Garavito se tomaba desde un sorbo hasta media botella de aguardiente o brandy, luego llevaba a sus víctimas a zonas apartadas –tras haberlas analizado- y allí, después de amedrentarlos con un cuchillo, empezaba el ritual con el cual asesinó a cientos de niños. Los investigadores dicen que mientras abusaba de cada niño, les iba propinando puñaladas, entre otras aberraciones, y finalmente le hacía una cortada profunda en el vientre o el pecho para que se desangrara e, incluso, los degollaba. En algunos casos puntuales, relató cómo sucedieron los hechos:

Voy al hotel a las nueve de la noche; empiezo a sentir esa fuerza extraña que me domina, saco el cuchillo, consigo unas cabuyas, llevo licor y me dispongo a andar por las diferentes calles aledañas a la galería. Había un niño llamado Julián Pinto cerca, él estudiaba en el SENA donde había ido a vender ambientadores el año pasado. Estaba vendiendo tintos, le hablo, lo convenzo para que me acompañe. Deja su termo y se va conmigo. Lo introduzco al cañaduzal, lo amarro, lo acaricio y después lo violo. Julián Pinto grita, lo acaricio, él sigue gritando y posteriormente lo mato. Me acuerdo tanto de este niño por una situación: en ese sitio hay una cruz, regreso para el pueblo y de un momento a otro siento una voz que me dice: “eres un miserable, no vales nada”. Regresé y miré lo que había hecho. En ese momento me arrodillé, me arrepentí, y enterré el cuchillo”

Según un documento del Consejo Superior de la Judicatura, Garavito habría cumplido una de las condenas que pesan en su contra el 25 de noviembre de 2011. Sin embargo, cerca de 20 procesos que aún hay en su contra impedirían su libertad. Adicionalmente, la República de Ecuador también lleva algunas investigaciones por crímenes cometidos contra niños de ese país, razón por la cual está pedido en extradición.Aun así, la justicia colombiana piensa que por colaborar en la recuperación de los cuerpos y por buena conducta, le disminuirían la condena. Sin embargo, la Ley de Infancia y Adolescencia en su artículo 199 numeral 7, elimina la posibilidad.

Sin embargo en las últimas semanas se abre una posibilidad para el asesino que lo sitúa en libertad en el 2021.

¿Qué pasará? Veremos si la sensatez humana sobrevive y no deja este asesino en la calle.

Luis Alfredo Garavito

Publicado por Yordan Roque Álvarez

Nacido en Cuba en 1983, Ciego de Ávila, Profesor de Historia , escritor y periodista e investigador,trabajó en la prensa independiente de su país en la Agencia de Prensa Libre Avileña (APLA), emigró a Rusia en el 2013, donde realizó un diplomado de periodismo y trabajó como Guía Turístico en el Kremlin de Moscú, también fue colaborador del Comité de Asistencia Cívica de Moscú, en 2018 obtiene la ciudadanía española y se va ese país donde reside actualmente, fue Administrador General de la Editorial Ribadeo SLU y ha escrito varios libros entre sus obras está el libro "El camino angosto en busca de la libertad", "Juegos del Corazón", "La columna del Terror", "La Jungla de Espionaje"además de realizar investigaciones relevantes sobre el descubrimiento en Venezuela de Tropas Cubanas,. Ha residido además en Holanda, Alemania.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: