La corrupción que viene de arriba en el mundo progresista.

Es preocupante la situación de muchos gobiernos que se enfocan en su corrupción para mantenerse en el poder, e incluso cuando existen muchas acusaciones del pueblo.

En estos días de fin de año la noticia de los 15000 euros de Pablo Iglesias para comprar 50 sillas de oficina estuvo circulando en las redes, sin embargo es como si el poder del vicepresidente fuera tan absoluto que las cosas se olvidan de un chasquido de dedos.

Durante muchos años han sobrado ejemplos de la corrupción en España, ¿pero es un problema solo de este país?, pues no por supuesto sobran miles de ejemplo en la última década que demuestra la corrupción política de los políticos de este mundo.

La primera causa de corrupción, la más profunda, es nuestra propia condición de personas humanas. Nos apetece lo que no merece la pena, y a veces nos apetece tanto, que no dudamos en saltarnos los principios morales e incluso la ley por conseguirlo. Somos propensos a equivocarnos y tendemos a hacer el mal por su apariencia de bien. En este caso, el mal es la propia corrupción que nos degrada, y la apariencia de bien es la expectativa de ser más felices teniendo más dinero.

La segunda causa es la cultura del consumo, dominante en el mundo. Queremos tener muchas cosas y necesitamos dinero para comprarlas. Todo a nuestro alrededor proclama que el sentido de nuestra vida es consumir; que el que tiene dinero es un triunfador y el que no lo tiene es un perdedor. Atrás queda aquella otra cultura en la que se respetaba al honesto, al trabajador o al desprendido. Ahora lo único que importa es triunfar al precio que sea, y lo único reprochable es que te pillen.

La tercera causa es la educación. John Locke afirmaba que el objeto de la educación debe ser la formación de personas de bien; que a la hora de educar, es más importante la conducta y la ética que la inteligencia y el conocimiento. En contraste con ello, nuestro mundo camina hacia una educación centrada en la tecnología, en la economía, en lo externo al hombre, en lo útil… relegando o eliminando cualquier materia que potencie su humanidad.

Refiriéndonos específicamente a la corrupción política, la cuarta causa es el déficit democrático de la mayoría de países que se proclaman democráticos; por ejemplo, Cuba. Nuestros dirigentes políticos o dictadura en el poder son elegidos por un único partido, y nosotros no decidimos el que gobierna porque no existe oposición. Pero es que, además, en el caso en que no se produzca una mayoría absoluta —es decir, en la mayoría de los casos— ni siquiera decidimos eso porque no existe oposición. Y el caso de Cuba no es único hay otros progresistas, comunistas esperando hacer lo mismo, como Venezuela y Argentina que va por ese camino.

En estas seudodemocracias, para medrar en política basta con camelar a los dirigentes de un partido para que te metan en las listas. El problema es que estos dirigentes no pueden controlar el grado de honestidad de los miles de cargos públicos que tienen repartidos por toda la geografía aparte que ellos son el mejor ejemplo de corrupción, y pasa lo que pasa.

Con un sistema electoral donde los votantes eligen directamente al diputado de su distrito entre gente que conocen, que convive con ellos, es mucho más difícil que se cuelen los corruptos, pero en el caso de países en déficit de democracia la realidad es que nada funciona porque sin democracia no hay contrincante.

La quinta causa de corrupción es la falta de control que sin duda hemos padecido en muchos gobiernos. La tolerancia de un sistema que parecía mirar hacia otro lado, y la resignación de los ciudadanos ante un hecho que parecía no tener salida, han dado alas a los corruptos que durante muchos años han campado por sus respetos.

De acuerdo con esto, hay varios niveles de posible actuación para atajar esta lacra, y según el nivel en que actuemos, el resultado será más o menos sólido y duradero. Es como un mueble viejo y sucio; nos podemos limitar a quitarle el polvo pasando el plumero, podemos fregarlo con lejía, y podemos levantarle toda la pintura vieja y putrefacta y pintarlo de nuevo.

En el caso de la corrupción, podemos poner más controles para que el corrupto lo tenga un poco más difícil, podemos instaurar una democracia real basada en la elección directa de candidatos y oposición real—porque la madre de todas las corrupciones políticas es la usurpación de la soberanía por parte de los partidos o el partido —, podemos tomarnos en serio la educación considerando a los niños como personas humanas y no como futuros engranajes del sistema productivo, y podemos dinamitar las bases de esta civilización decadente, redefinir el propio concepto de progreso humano, y emprender un proceso de re-humanización de esta sociedad des-humanizada y corrupta.

Publicado por Yordan Roque Álvarez

Nacido en Cuba en 1983, Ciego de Ávila, Profesor de Historia , escritor y periodista e investigador,trabajó en la prensa independiente de su país en la Agencia de Prensa Libre Avileña (APLA), emigró a Rusia en el 2013, donde realizó un diplomado de periodismo y trabajó como Guía Turístico en el Kremlin de Moscú, también fue colaborador del Comité de Asistencia Cívica de Moscú, en 2018 obtiene la ciudadanía española y se va ese país donde reside actualmente, fue Administrador General de la Editorial Ribadeo SLU y ha escrito varios libros entre sus obras está el libro "El camino angosto en busca de la libertad", "Juegos del Corazón", "La columna del Terror", "La Jungla de Espionaje"además de realizar investigaciones relevantes sobre el descubrimiento en Venezuela de Tropas Cubanas,. Ha residido además en Holanda, Alemania.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: