Los aduladores y el poder.

Nicolás Maquiavelo, en “El Príncipe” ese libro que usualmente se ha calificado como un código de la tiranía, impartía consejos al príncipe (Lorenzo di Piero de Medicis “El Magnífico”, nacido el día de año nuevo de 1449), con amplia sabiduría y abundante experiencia, de cómo conservar el Estado.
Hoy siguen al pie de la letra sus consejos, los mismos que lo califican, y que vituperan su frase que más se ha atendido “los fines justifican los medios” la que nunca dijo, que no escribió exactamente así, sino que está comprendida en toda la obra, particularmente en este párrafo “Y en las acciones de los hombres, y particularmente de los príncipes, donde no hay apelación posible, se atiende a los resultados. Trate, pues, un príncipe de vencer y conservar el Estado, que los medios siempre serán honorables y loados por todos; porque el vulgo se deja engañar por las apariencias y por el éxito; y en el mundo sólo hay vulgo, ya que las minorías no cuentan sino cuando las mayorías no tienen donde apoyarse”.
Creo firmemente que amordazar la opinión, no es solo represión de un derecho ganado por la humanidad, en su lucha de siglos, inconcebible en la actualidad; sino un error práctico fundamental, porque estará impedido el gobernante, de saber que se piensa de su actuación y de sus obras, de los defectos que él no alcanza a ver, tanto por haberse separado por un tiempo de la vida del ciudadano común, como por no tener o haber perdido la capacidad autocrítica, algo que es natural pero pernicioso; de forma que cuando los vea, si depende de su círculo de fanáticos seguidores, quizás sea demasiado tarde.
De los aduladores deben ocuparse los hombres de poder, según pensaba Maquiavelo; debe evitar la adulación por dos medios, primero: esforzarse en siempre saberse vulnerables y humanos, así no enamorase tanto de sus obras; segundo: promoviendo la crítica y la libre expresión, impidiendo, de esta manera, que el temor oculte los verdaderos pensamientos.
Coincido en el punto de que los que te endulzan el oído, la mas de las veces repugnantes oportunistas, son más cómodos y bienvenidos, que los que dicen la verdad u ofrecen la contradicción necesaria para encontrarla, pero estos últimos son, en definitiva, más útiles y necesarios, aunque cueste aceptarlo.

Nicolás Maquiavelo

Publicado por Yordan Roque Álvarez

Nacido en Cuba en 1983, Ciego de Ávila, Profesor de Historia , escritor y periodista e investigador,trabajó en la prensa independiente de su país en la Agencia de Prensa Libre Avileña (APLA), emigró a Rusia en el 2013, donde realizó un diplomado de periodismo y trabajó como Guía Turístico en el Kremlin de Moscú, también fue colaborador del Comité de Asistencia Cívica de Moscú, en 2018 obtiene la ciudadanía española y se va ese país donde reside actualmente, fue Administrador General de la Editorial Ribadeo SLU y ha escrito varios libros entre sus obras está el libro "El camino angosto en busca de la libertad", "Juegos del Corazón", "La columna del Terror", "La Jungla de Espionaje"además de realizar investigaciones relevantes sobre el descubrimiento en Venezuela de Tropas Cubanas,. Ha residido además en Holanda, Alemania.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: