El hombre que le dijo al Che:”Usted es comunista y yo soy un capitalista de toda la vida. No puede ser”.

Entre noviembre de 1959 y febrero de 1961, Ernesto Che Guevara ocupó el cargo de presidente del Banco Central de Cuba. En plena época de expropiaciones de las grandes compañías y las principales fortunas del país, el 11 de octubre del 60 el comandante citó en su despacho de la entidad al magnate Julio Lobo, apodado en la posteridad “el rey del azúcar” y quien hasta quedar desposeído de sus bienes había sido el hombre más rico y con la colección de arte más importante de la isla.

Lobo no esperaba nada bueno cuando acudió a la oficina del destacado colaborador de Fidel Castro. Pero se vio sorprendido por la propuesta algo irónica del Che, a saber: dirigir la industria azucarera del país, antes suya en gran parte y ahora “de todos los cubanos”, es decir del Estado.

Guevara estaba muy interesado en retener y explotar el talento y la experiencia de Lobo. Y, para convencerlo, le ofreció quedarse con la mansión donde vivía y mantener en usufructo la central azucarera del Tinguaro, una de las 14 o 16 que poseía (hay distintas versiones).

Después de meditarlo, dicen las crónicas del momento que Lobo replicó a su temible interlocutor: “Usted es comunista y yo soy un capitalista de toda la vida. No puede ser”.

A la mañana siguiente, al acudir a su propio despacho para recoger todo lo que le fuera posible antes de abandonar el país, el soldado que estaba apostado a su puerta aprovechó para soltarle: “Ahora le tenemos donde queríamos. ¡Está usted en pelotas!”

El empresario, siempre según relato anónimo que hoy se repite en La Habana, le espetó: “Verá usted. Yo nací en pelotas, moriré en pelotas y algunos de los mejores momentos de mi vida los pasé en pelotas”.

Tres días después Lobos salió del país rumbo a New York.

Lobo, en todo caso, no sólo dejó en Cuba la mayor de las fortunas allí acumuladas antes de la sublevación de Castro y los suyos, sino un inmenso patrimonio. El involuntario legado a la revolución, en gran parte perdido o en paradero desconocido, incluía una pinacoteca con cuadros de Rafael, Miguel Ángel, Da Vinci o Regnault y decenas de óleos y grabados de Goya; una riquísima biblioteca; porcelanas de Sèvres, bronces de Thomire, así como numerosos documentos y objetos que pertenecieron a Napoleón, entre ellos un par de pistolas pero también un bicornio, una casaca y hasta un mechón de pelo o una muela.

Lo que queda de aquella colección de pertenencias del emperador francés forma hoy el grueso de los fondos del Museo Napoleónico de La Habana, con más de 7 400 piezas. El conjunto ocupa tres plantas de una casona construida a imitación de un palacio renacentista y que fue el hogar de Orester Ferrara, diplomático del gobierno de Gerardo Machado.  

En Estados Unidos, Julio Lobo se rehízo temporalmente de la ruina para luego volver a perder sus bienes en unas cuantas operaciones fallidas en Wall Street. En 1965 emigró a España, donde fundó el Centro Cubano, que presidió durante cerca de ocho años. 

Atrás quedaban los días de gloria y aventura en la isla a la que, procedente de Venezuela, había llegado a los dos años cuando a su padre lo nombraron administrador de la sucursal de la North American Trust Company en Cuba. 

En 1946, el magnate sobrevivió de milagro a un ataque a tiros por rechazar una extorsión mafiosa. Los pistoleros le alcanzaron en la cabeza y una pierna.

Lobo solía recibir en su mansión habanera a todo tipo de personalidades pero raramente a políticos; él prefería la farándula, y entre sus invitados estuvieron siempre se cita a Esther Williams o Joan Fontaine, a quien propuso matrimonio.

El otrora rey del azúcar falleció el 30 de enero de 1983, dejando dos hijas, y fue sepultado en la cripta de la catedral de la Almudena.

En las escuelas de Cuba se habla que los Empresarios huyeron con sus riquezas acumuladas, la realidad es que muchos salieron del país como Lobos “en pelotas”.

Las 5.913 empresas estadounidenses que mantienen una demanda oficial contra las expropiaciones tras la llegada de Fidel Castro al poder en 1959 manejan una cifra: más de 7.000 millones de dólares (5.800 millones de euros). Es lo que calculan —con intereses— que les ha costado hasta la fecha las incautaciones. Fue precisamente la nacionalización sin compensación de bienes de empresas estadounidenses lo que detonó el embargo norteamericano a Cuba, la dictadura de Castro robo el sacrificio de muchos, “muchos” que empezaron muy de “a bajo”, jorobando el lomo de sol a sol.

Castro no solo hizo una guerra contra los grandes empresarios, Castro arruinó a miles de pequeños comerciantes, hizo un infierno para salvar los pobres convirtiendo a todos más pobres.

Los años demostraron que la incapacidad del sistema para llevar adelante una nación era evidente.

En la actualidad se necesitaría muchos empresarios como Lobo para poder prender la isla y por lo menos rescatarla en un pequeño periodo de tiempo, algo que llevaría una inversión profunda, pues de punta a cabo el archipiélago se ha destruido por una mano oscura que se llama comunismo castrista.

Lobo Empresario Cubano

Publicado por Yordan Roque Álvarez

Nacido en Cuba en 1983, Ciego de Ávila, Profesor de Historia , escritor y periodista e investigador,trabajó en la prensa independiente de su país en la Agencia de Prensa Libre Avileña (APLA), emigró a Rusia en el 2013, donde realizó un diplomado de periodismo y trabajó como Guía Turístico en el Kremlin de Moscú, también fue colaborador del Comité de Asistencia Cívica de Moscú, en 2018 obtiene la ciudadanía española y se va ese país donde reside actualmente, fue Administrador General de la Editorial Ribadeo SLU y ha escrito varios libros entre sus obras está el libro "El camino angosto en busca de la libertad", "Juegos del Corazón", "La columna del Terror", "La Jungla de Espionaje"además de realizar investigaciones relevantes sobre el descubrimiento en Venezuela de Tropas Cubanas,. Ha residido además en Holanda, Alemania.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: