El fin de la Dictadura Cubana, mi teoría.

Si algo es difícil de pronosticar es la caída de un régimen, porque las dictaduras se perpetuar en el poder y son capaces de sacrificar todo un pueblo para seguir en el mismo.

Desgraciadamente en Cuba 61 años de adoctrinamiento hace más difícil el proceso, como se hace ya en Venezuela que cada año es más difícil sacar a Maduro.

Los cubanos suelen discutir acerca de cuándo perdió su encanto la Revolución. Algunos dicen que a comienzos de los setenta, tras el caso Padilla, con la sovietización del “Quinquenio Gris”, cuando hasta los edificios se hicieron con los planos de Jrushchov y se instaló el concepto de “desviacionismo ideológico” para todo aquel que pensara o deseara algo fuera de la norma establecida. Según otros fue en 1989, con la Causa Número 1 —que terminó con el fusilamiento del general Ochoa, uno de los tipos más respetados de la Revolución— y la caída de la URSS.

El Período Especial, que vino después y duró casi toda la década, no se les olvidó nunca más a los cubanos. Desapareció el petróleo, escaseó la comida y el tiempo que tenían luz eléctrica era tan breve que, en lugar de hablar de apagones, hablaban de “alumbrones”. Hasta los gatos los cazabamos para comer.

El petróleo y la comida en menor grado volvieron a Cuba con la llegada de Hugo Chávez a la presidencia de Venezuela. Chávez vio en Fidel la figura de un padre y un modelo. Quiso seguir sus pasos reviviendo a su manera el sueño de la Revolución que agonizaba, agregándole el apellido de “bolivariana”. Compró gobiernos en toda América Latina mientras el precio del crudo estaba en las nubes y los sumó al llamado socialismo del siglo XXI, cuando lo cierto es que el capitalismo ya había triunfado en todas partes y lo suyo no era más que la triste caricatura de un hecho histórico que se apagaba. La Revolución ya no tenía artistas ni intelectuales ni poesía ni fe.

Pero, si hubo algo que definió siempre a la Revolución cubana, y ha sido su enfrentamiento con los Estados Unidos. Por eso cuando Raúl Castro apareció en la televisión a fines de 2014 diciendo que restablecería relaciones diplomáticas con el imperio, movido en gran medida por la pérdida de la ayuda económica de Venezuela —que bajo el mando de Nicolás Maduro y con un petróleo en baja se sumergía en una crisis nunca vista—, lo que habíamos entendido por Revolución entró en su recta final. Ahora con la llegada de Biden puede que el clima vuelva a su base y se intente nuevamente el diálogo con los EEUU.

Y es evidente que ocurrirá o por lo menos le dará respiro durante los próximos cuatro años.

Estados Unidos con Biden implicará abrirse al mercado con Cuba. Al renunciar a la lógica de la Guerra Fría, pues los tiempos que corren son otros y ahora simplemente la oposición espera un movimiento del pueblo contra la dictadura, en los momentos actuales aunque algunos siguen apostando por planes más crudos, la realidad es que ya los tiempos de GIRON se acabaron, y es que realmente los opositores fuera de Cuba se han agotado frente a un pueblo que solo mira el Noticiero de Televisión y aplaude las mentiras de la mesa redonda. Obama optaba por seducir a los cubanos confiado en que la oferta de progreso material, desarrollo individual y acceso a la información conseguiría lo que el bloqueo y la confrontación no habían logrado en más de medio siglo. Realmente y en mi opinión esta es una buena estrategia pero si las condiciones fueran otras.

La iniciativa de Obama ahora no es factible, y de volver a un diálogo con la Habana, la dictadura que ahora prende de un hilo con su teoría de ORDENAMIENTO, volvería a tomar oxígeno que por supuesto ellos desean fervientemente.

Y aunque la cosa se pone fea para el cubano de a pie, la realidad es que he preguntado a varios cubanos“¿Las cosas están cambiando en Cuba, verdad?” y todos respondieron “¡Síííí!”. El problema es que si ese cambio mejora las cosas y hace más factible la vida, la respuesta es “NO”.

El proceso de Ordenamiento el propio Canel lo a definido como desordenado, para muchos especialistas en Economía el deterioro del país en menos de un mes, y la opinión del cubano en una inmensa mayoría demuestra que la situación no esta para ¡Patria o Muerte!, basta solo ir a las redes sociales y leer comentarios de cubanos en la isla que nunca han opinado sobre política en las redes sociales y ahora se manifiestan, y que decir de periodistas oficialistas que en su momento han reaccionado a los problemas del llamado ORDENAMIENTO, a esto se suma opiniones de artistas, intelectuales, e incluso algún que otro partidista del PCC que ve el abuso y desordenamiento de su gobierno dictador.

La épica que dio origen a la Revolución le resulta enteramente ajena a los jóvenes de hoy, la juventud revolucionaria cada vez más apática a seguir el discurso de Miguel Diaz-Canel. Sus preocupaciones son otras, bastante parecidas a las de sus coetáneos del resto del continente. No experimentan las ansiedades del capitalismo —las escasas posibilidades de consumo no se lo permiten—, pero comparten buena parte de sus referencias pop, con las que ya conviven a través de los smartphones. Escuchan reguetón, se cortan el pelo como los futbolistas famosos y ni siquiera se saben de memoria las consignas a las que entregaron la vida muchos de sus abuelos.

Los jóvenes de Cuba solo ven una posibilidad en el escape de la isla cárcel o que alguien amigo, familiar o con suerte un enamorado (o enamorada) les saque del infierno.

Se rehúsan a luchar porque el gobierno se ha encargado en 61 años de ir contra los que se oponen, ha fusilado, encerrado en prisión, tronchado vidas, ultrajado moral a todo aquel que diga: ¡ no creo en ti Revolución!

Actualmente, el gobierno solo piensa en su supervivencia. Los miembros de la generación que llegó al poder el año 1959 están casi todos muertos. Quedan Raúl Castro, Ramiro Valdés, Machado Ventura y un puñado más. “Como viene un cambio en Cuba, las mafias del resto del mundo están atentas, esperando ver qué pedacito del pastel se van a quedar”, dijo Rosa María Payá, la hija de Oswaldo Payá, el líder de la resistencia civil cubana muerto en un accidente de tránsito en 2012.

Este proceso de degradación no es nuevo, pero ahora se encuentra en una etapa terminal. Nadie habla de socialismo. Es notorio el renacer de una nueva burguesía. Ese pequeño grupo que está protagonizando los cambios viaja con frecuencia, tiene internet en sus casas (hay empresas piratas que lo instalan) y le sirve de fachada a dineros provenientes de afuera. Por supuesto que el ordenamiento también va contra estos que hasta el mes de diciembre tenían un perspectiva, pero hoy ven que el dinero se les convertir en un peso cubano que romper sus objetivos. Y este grupo de burgueses que son los primeros en decir:¡ Viva la Revolución!, hoy solo ven una posibilidad :escapar.

Los jóvenes talentosos, al llegar a cierta edad, se van. El mito [revolucionario] no da para más. Ya nadie cree en nada.

Ahora creen más en la farándula de Ota Hola que en el propio Diaz Canel, si por supuesto critican al disidente homosexual pero al final saben que dice mucha verdad.

El cambio del sistema político aún no es un tema que cale en la población. Sin embargo este proceso de ordenamiento esta poniendo sobre la mesa la capacidad de la dictadura. Ahora hay una posibilidad de que el pueblo reaccione.

Yo escribí el día dos de enero un Twitter: “Si la Revolución no termina en estos primeros tres meses de Ordenamiento habrá comunismo para rato”, hoy ellos los dictadores de Cuba han reconocido que el proceso que llevan es un fracaso, tratan de limpiar como siempre diciendo que los dirigentes de base “no hacen las cosas bien”.

Repito es difícil que el sistema caer de una vez, si el pueblo deja que este desorden pase desapercibido.

Es ahora o nunca.

Caricatura de Pinilla

Publicado por Yordan Roque Álvarez

Nacido en Cuba en 1983, Ciego de Ávila, Profesor de Historia , escritor y periodista e investigador,trabajó en la prensa independiente de su país en la Agencia de Prensa Libre Avileña (APLA), emigró a Rusia en el 2013, donde realizó un diplomado de periodismo y trabajó como Guía Turístico en el Kremlin de Moscú, también fue colaborador del Comité de Asistencia Cívica de Moscú, en 2018 obtiene la ciudadanía española y se va ese país donde reside actualmente, fue Administrador General de la Editorial Ribadeo SLU y ha escrito varios libros entre sus obras está el libro "El camino angosto en busca de la libertad", "Juegos del Corazón", "La columna del Terror", "La Jungla de Espionaje"además de realizar investigaciones relevantes sobre el descubrimiento en Venezuela de Tropas Cubanas,. Ha residido además en Holanda, Alemania.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: