Los vulnerables que Marino Murillo no ve.

Llegar a viejo en Cuba es muy triste. Como decimos, “es la última carta de la Baraja”.

Desde hace muchos años uno de los países más envejecidos de latinoamérica sufre el abandono del gobierno, los más vulnerables que Murillo menciona mucho por estos días son muchos de esos abuelos que ven pasar la vida, entre necesidades, hambruna, deseos, soledad, y poca alegría.

Abuelo vende jabas

La subida de edad de jubilación, es uno de los actos más crueles que ha realizado la dictadura cubana, las condiciones laborales en un país decadente, hacen que muchos se desgasten físicamente antes de llegar a cierta edad, el 11 de abril de 2019, los planteamientos sobre la edad de jubilación llegaron a ser debate en la Asamblea Nacional sin embargo la medida se perpetuar.

La Asamblea Nacional del Poder Popular aprobó en el 2009 una nueva ley de Seguridad Social, impulsada Raúl Castro, que supone el aumento de la edad mínima de retiro en cinco años y el establecimiento de modificaciones en el sistema de cálculo de pensiones.

Raúl Castro, que encabezó la segunda y última sesión de la Asamblea en 2008, propuso la reforma en julio de ese año, y justificó la medida con factores como el decrecimiento de la natalidad y el pronunciado envejecimiento que enfrenta la población, sin embargo en aquel momento ni le importó la situación social, ni las carencias, ni el desgaste de una generación.

Los cambios fueron sometidos a un proceso de consultas en todos los centros laborales del país, en el que participaron tres millones de trabajadores, de acuerdo con el gobierno, muchos incluyéndome estuvimos en desacuerdo en aquel momento.

La Ley fija la edad de jubilación para las mujeres en los 60 años y para los hombres en los 65, y abre la posibilidad de que los jubilados se reincorporen al trabajo y reciban pensión y salario, siempre que ocupen puestos “diferentes” a los que tenían en el momento de su retiro. Algo realmente vergonzoso.

También establece que el cálculo de pensiones se haga de acuerdo a los salarios más altos percibidos durante cinco años dentro de un periodo de quince, ahora con el ordenamiento solo se fijar niveles que dejan a todos casi parejos, sin importar lo trabajado.

Anciana vende periódicos

“Hemos aprobado una ley de Seguridad Social justa respetuosa de los intereses de los trabajadores y que a su vez tiene en cuenta las realidades económica y demográficas del país”, dijo Raúl Castro en aquel momento.

El gobernante dijo que el envejecimiento de la población y la necesidad de cambiar la edad de jubilación, son realidades que “han comprendido la gran mayoría” de los trabajadores, “después de profundas discusiones, en que se escuchó y tuvo en cuenta la opinión de todos”.

Castro celebró, además, la vuelta a las aulas de 7.000 educadores jubilados y la de otros 9.000 que no pasarán a retiro, tras la llamada que les hizo en febrero ante la falta de maestros.

“La respuesta ha justificado nuestra expectativas”, dijo.

Según el balance económico de 2020 presentado en la Asamblea, en la Isla existe una tasa de desempleo del 1,9%, mientras que 189.000 personas que se encuentran en edad laboral ni estudian ni trabajan. Estas cifras suelen ser cuestionadas por economistas y analistas no vinculados al gobierno.

Una de las falsedades más escandalosas del último medio siglo a nivel mundial es la afirmación de que el desempleo en Cuba es el mas bajo del planeta, con una tasa de menos de un 2%. Se puede mentir, pero tan descaradamente es cosa que francamente solo se observa en Cuba y en Corea del Norte. Verguenza debiera darles a quienes encabezan el régimen fascista cubano el mentir en tal forma, si tuvieran un mínimo de decoro y de verguenza. La tasa real de desempleo en Cuba es posiblemente la más alta de America Latina y ha quedado en evidencia ahora mismo con el ordenamiento donde millones de personas han ido a buscar trabajo y no hay.

¿Cuándo llegan los medicamentos?, es la pregunta que hacen todas las semanas la mayoría de los ancianos que rondan las farmacias en Cuba, país que posee la población más envejecida de América Latina, mientras Cuba anuncia la llamada Soberana con una cifra de 100 millones de dosis, en el país no hay ni aspirina.

Alrededor del 20 % de la población en Cuba tiene 60 años o más, según el Banco Mundial, y los ancianos consultan frecuentemente por el suministro de enalapril, una píldora para la hipertensión, timolol o dorzolamida, dos colirios para quienes padecen de la visión, entre otros.

Los medicamentos llegan aproximadamente cada dos semanas a las farmacias de los barrios y la distancia desde sus hogares complica la vida diaria de ancianos, que deben enfrentar largas filas para tratar sus dolencias y la mayoríade la veces no alcanzan el medicamento.

“Tenemos que cuidarnos todos, los que podamos con nasobuco (mascarilla), debe usarse porque realmente tenemos que mantener equilibrio en nuestro sistema de salud, aparte no hay medicamentos y estamos en una fila desde las 5 de la mañana”, dijo Georgina González, una jubilada de 70 años sentada en la acera a la espera de la apertura de la farmacia en una entrevista que vi el otro día.

“Si nos cae algo de eso (coronavirus) no es fácil”, dijo con rostro de preocupación.

Cuba ha enfrentado en los últimos años una gran escasez de todo tipo desde materias primas para fabricar medicinas, incluso alimentos y productos de aseo, entre otros. La situación se ha acentuado semana tras semana desde que disminuyó la ayuda de su aliado Venezuela.

“Padezco de la gota, hipertensión ya por la edad, pero me mantengo en mi trabajito ahí hasta que pueda, por necesidad, y así es mi vida”, dijo Ángel Pupo, un cuidador de autos y motos de 80 años. Pupo es jubilado y recibe una baja pensión de cuando trabajaba en comercios estatales.

“Estamos esperando que pase todo esto porque la solución del coronavirus es a no muy corto plazo”, señaló Pupo dirigiendo a un auto que se estacionaba en la avenida.

Dos millones de ancianos que tienen un mayor riesgo de padecer de dolencias respiratorias dado que su capacidad inmunológica tiende a disminuir.

“Estoy muy preocupada, porque tengo asma y si se acentúa no sabría qué hacer”, dijo María Torres, de 75 años y quien esperaba junto a decenas de personas afuera de una farmacia en Centro Habana. “Tengo que cuidarme porque estamos bloqueados (por Estados Unidos) y no hay suficientes medicamentos”, añadió. Es la respuesta poco sabía y adoctrinada de algunos que cree que el Estado Dictador no les abandona.

La subida de salarios a jubilados hoy pone a los más vulnerables en un verdadero aprieto miles abandonan las llamadas Casas de Abuelos, otros dejan de ir a los comedores para personas vulnerables y otros esperan que la historia cambie.

Publicado por Yordan Roque Álvarez

Nacido en Cuba en 1983, Ciego de Ávila, Profesor de Historia , escritor y periodista e investigador,trabajó en la prensa independiente de su país en la Agencia de Prensa Libre Avileña (APLA), emigró a Rusia en el 2013, donde realizó un diplomado de periodismo y trabajó como Guía Turístico en el Kremlin de Moscú, también fue colaborador del Comité de Asistencia Cívica de Moscú, en 2018 obtiene la ciudadanía española y se va ese país donde reside actualmente, fue Administrador General de la Editorial Ribadeo SLU y ha escrito varios libros entre sus obras está el libro "El camino angosto en busca de la libertad", "Juegos del Corazón", "La columna del Terror", "La Jungla de Espionaje"además de realizar investigaciones relevantes sobre el descubrimiento en Venezuela de Tropas Cubanas,. Ha residido además en Holanda, Alemania.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: