Richard Pipes, el polaco que vio la Rusia actual

Ya en marzo de 1992, el historiador y sovietólogo estadounidense Richard Pipes dijo que la democracia en Rusia había fracasado y que el país estaba a punto de vengarse de la nomenclatura y la KGB, que estaba esperando a su “gobernante-salvador”. Solo estos dos estratos adquirieron habilidades administrativas durante la época de la URSS, mientras que el resto de la población está atomizada e incapaz de autoorganizarse. La intelectualidad, sin embargo, fue incapaz de hacer la transición del disenso individual al liderazgo colectivo. Pipes predijo entonces la “reconquista colonial” de Rusia en relación con Ucrania y Kazajstán. Pipes llamó al nuevo sistema de Rusia “DUVAN”, el término turco para la división del botín militar.

El sovietólogo estadounidense Richard Pipes es uno de los mejores expertos estadounidenses en la historia de Rusia / URSS. Visitó repetidamente la URSS, a partir de la década de 1950, pasando mucho tiempo en los archivos estatales y comunicándose con sus colegas, historiadores soviéticos. Incluso entonces, se formó una idea bastante clara de la naturaleza del poder ruso (independiente del sistema, es decir, eterno e inmutable) y posteriormente se adhirió a él en principio.

Richard Pipes es considerado uno de los halcones más ardientes del establishment estadounidense. Fue una de esas personas que convenció al presidente estadounidense Ronald Reagan (Pipes encabezó el Departamento de Europa del Este en el Consejo de Seguridad Nacional bajo su mando, y desde mediados de la década de 1970 también aconsejó a la CIA) de tomar las medidas más duras contra la URSS. Pipes, como experto en historia de Rusia (es doctor en ciencias históricas, profesor en Harvard), aseguró que la Unión Soviética era en realidad muy débil, y que toda su fuerza estaba solo en la propaganda y el chantaje. Las recomendaciones de Pipes resultaron ser correctas: no habían pasado ni 5-6 años desde que la URSS colapsara bajo el peso de problemas internos y externos, provocados, entre otras cosas, por la presión de Estados Unidos (del apoyo de los muyahidines en Afganistán al colapso de los precios del petróleo).

En marzo de 1992, Richard Pipes en la revista rusa de emigrados “Country and World” (No. 3, 1992) publica un artículo “Chance of Russia”. El artículo fue escrito en general en febrero de 1992, un par de meses después del colapso de la URSS y el gobierno de “reformadores” llegó al poder en la Rusia de Yeltsin. Sin embargo, ya en este momento, Pipes pone en duda la posibilidad de la transición de Rusia a la democracia.

En un artículo publicado expresó:

  • Duvanización de Rusia “Cuando, a mediados de la década de 1980, el liderazgo comunista decidió debilitar su poder político y establecer alianzas limitadas con la sociedad para superar los inquietantes síntomas del estancamiento político y económico, descubrió con horror que la sociedad y, por lo tanto, el socio No existían, sólo había millones de individuos atomizados, en parte alienados y amargados, pero en su mayoría indiferentes, a quienes, durante los 70 años de comunismo, se les enseñó a cuidarse solo a sí mismos y dejar los asuntos públicos a sus camaradas superiores. Al aprender a responder a las señales de arriba, los ciudadanos soviéticos sintieron rápidamente que el gobierno central se estaba debilitando y ya no podía obligarlos a cumplir sus órdenes. El miedo, la principal herramienta del control comunista, se debilitó y luego desapareció por completo. Envalentonados por esto, los ciudadanos aprovecharon la difícil situación del régimen para vengarse de 70 años de opresión. En lugar de apresurarse a ayudar al gobierno, lo devolvieron en especie, atomizándolo de la forma en que alguna vez los atomizó. El resultado fue una explosión gigante dirigida hacia adentro. A partir de 1985, el Estado comunista y la economía, a la que consideraba de su propiedad, fueron objeto de ataques masivos por parte de la población, a la que el régimen privó de la más mínima participación. El objetivo de la población no era tanto mejorar o reemplazar las instituciones existentes como destruirlas. Por esta razón, los acontecimientos recientes no pueden denominarse “revolución”. El término que mejor los describe es DUVAN, palabra turca que los cosacos usaban para referirse a la división del botín capturado en campañas contra asentamientos persas o turcos. La Unión Soviética está siendo “duvanizada” sistemáticamente, siendo separada y distribuida entre organizaciones excomunistas, gobiernos republicanos y locales, empresas estatales, bandas criminales y, por último, pero no menos importante, ciudadanos individuales. Casi no queda poder público ni economía nacional: lo poco que aún existe existe por inercia. Por eso todos los proyectos de reforma, tanto políticos como económicos, terminaron en nada. Simplemente, ya no existe un mecanismo para convertir las ideas en política.
  • La nomenclatura intentará vengarse.Hace dos años, sugerí que la Unión Soviética de Gorbachov enfrentaba una alternativa: colapso o endurecimiento de las tuercas. Estas siguen siendo las posibilidades más probables, y no son mutuamente excluyentes: el colapso está en pleno apogeo, se hizo un intento de apretar las tuercas y fracasó, pero puede repetirse. La posibilidad menos probable es la transición ordenada y gradual a la democracia y los mercados libres, como esperan los gobiernos occidentales. lo convirtió en una condición previa para ayudar. En el pasado, la época rusa de disturbios ha sido reemplazada por la restauración de un gobierno autoritario. Este precedente sugiere que la agitación actual podría resolverse de manera similar. La intelectualidad rusa también tiene miedo de esto. Hay estratos en Rusia que sueñan con el regreso de la “mano dura”. Estos incluyen dos extremos del espectro socioeconómico: la antigua élite privilegiada, resentida por la pérdida de poder y privilegios, y los pobres, más afectados por el colapso de la economía de consumo subsidiada. Pero lo que no se puede imaginar es que una coalición de generales y ex apparatchiks comunistas, los únicos líderes concebibles de tal golpe, gobernarán Rusia con mayor eficacia que en el pasado, cuando estaban en el poder y, con su mediocridad, trajeron el poder. país a su terrible estado actual …
  • La intelectualidad es incapaz de liderar colectivamente Prohibido y formalmente desprovisto de poder, el aparato comunista sigue siendo viable. Debe su supervivencia al hecho de que bajo un régimen que le otorgó el monopolio político, solo él tuvo la oportunidad de adquirir habilidades administrativas. Ésta es la primera razón por la que la intelectualidad democrática no pudo reemplazarlo. Pero el viejo aparato también logra mantener su posición porque su principal rival, la intelectualidad, puede ser incitada a actuar sólo cuando es necesario resistir. Como la sociedad rusa en su conjunto, la intelectualidad depende del Estado, que en este caso se expresa en la resistencia al poder estatal y no en la asunción de la responsabilidad del gobierno. Una de las decepciones de los últimos años ha sido que la intelectualidad no pudo o no quiso hacer la transición del disenso individual al liderazgo colectivo. A este respecto, 1991 recuerda alarmantemente a 1917.
  • El aparato y la KGB esperan al “salvador” El entrenamiento a largo plazo permite que el aparato comprenda instintivamente lo que se espera de ellos. Como los burócratas soviéticos, estos apparatchiks ven a la sociedad como un enemigo; desprecian la democracia en todas sus formas; Temen y odian a Occidente como fuente de ideas subversivas. Exteriormente obedecen, pero al mismo tiempo saben socavar sistemáticamente las iniciativas públicas. Esto es especialmente cierto para la KGB. cuyos tentáculos todavía penetran por todas partes. De todo esto se desprende que la tragedia rusa no tiene una solución rápida. El país debe superar el legado de 75 años del comunismo, cuyas principales instituciones fueron la autocracia y el totalitarismo “.

Publicado por Yordan Roque Álvarez

Nacido en Cuba en 1983, Ciego de Ávila, Profesor de Historia , escritor y periodista e investigador,trabajó en la prensa independiente de su país en la Agencia de Prensa Libre Avileña (APLA), emigró a Rusia en el 2013, donde realizó un diplomado de periodismo y trabajó como Guía Turístico en el Kremlin de Moscú, también fue colaborador del Comité de Asistencia Cívica de Moscú, en 2018 obtiene la ciudadanía española y se va ese país donde reside actualmente, fue Administrador General de la Editorial Ribadeo SLU y ha escrito varios libros entre sus obras está el libro "El camino angosto en busca de la libertad", "Juegos del Corazón", "La columna del Terror", "La Jungla de Espionaje"además de realizar investigaciones relevantes sobre el descubrimiento en Venezuela de Tropas Cubanas,. Ha residido además en Holanda, Alemania.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: