El silencio de Pedro Sánchez y los disturbios en Barcelona

El viernes, después de tres días con sus noches y las calles ardiendo, el aprendiz de sátrapa que nos gobierna(Pedro Sánchez) se dignó condenar la violencia desatada por quienes le sostienen en Moncloa. Lo hizo cuando su silencio se había convertido en un clamor ante la evidente quiebra de ley y orden. De modo que salió de su escondite y se fue a Extremadura a sentar cátedra. “En una democracia plena, y la democracia española es una democracia plena, es inadmisible el uso de cualquier tipo de violencia”. Mala cosa que una democracia necesite adjetivos para tenerse por tal y que además sea alguien como él, precisamente él, el encargado de adjetivarla.

 Tardó tres días con sus noches y hubiera tardado tres años si la presión social no le hubiera obligado a salir de la hura y dar la cara, condenar a su socio de Gobierno, pero la puntita nada más, porque de inmediato se alineó con sus tesis al anunciar su intención de “ampliar y mejorar la protección de la libertad de expresión”, como si no estuviera suficientemente garantizada por la ley y los tribunales, como si el comunista desnortado del rap, ese prototipo de ser mal nacido y bien alimentado, no gozara ya de protección bastante para agredir o amenazar de muerte -incluso para plantear que “le metan un tiro al presidente de España” (sic)- a quienes considera sus enemigos de clase.

Difícil condenar una violencia que en Barcelona promueven los comandos del separatismo y en Madrid alienta el socio del Gobierno de coalición. Así de abracadabrante es la situación española. A estas alturas de la película está claro que Iglesias está enviando a Sánchez un mensaje en una botella para recordarle quién controla la calle y cómo puede hacerle la vida imposible si se le ocurre deshacer la entente. “Las casualidades no existen en política”, escribía ayer aquí Alberto Pérez Giménez, “y las calles se incendian cuando las urnas, los tribunales, el giro al centro o los ministros económicos ponen en aprietos a Podemos”. Idea en la que abundaba también Miquel Giménez: “Sánchez se expone a tener un país ardiendo por los cuatro costados si decide cortar amarras”. ¿Y por qué quieren los indepes que arda Roma, cuando afirman campanudos que han arrollado en las catalanas, que ya controlan más del 50% del voto, y que ahora sí que sí van a ir de cabeza a la proclamación unilateral de la independencia? ¿Por qué esa ofuscada paranoia de quemar la calle cuando dicen haber ganado? Porque es rotundamente falso que hayan ganado.

Publicado por Yordan Roque Álvarez

Nacido en Cuba en 1983, Ciego de Ávila, Profesor de Historia , escritor y periodista e investigador,trabajó en la prensa independiente de su país en la Agencia de Prensa Libre Avileña (APLA), emigró a Rusia en el 2013, donde realizó un diplomado de periodismo y trabajó como Guía Turístico en el Kremlin de Moscú, también fue colaborador del Comité de Asistencia Cívica de Moscú, en 2018 obtiene la ciudadanía española y se va ese país donde reside actualmente, fue Administrador General de la Editorial Ribadeo SLU y ha escrito varios libros entre sus obras está el libro "El camino angosto en busca de la libertad", "Juegos del Corazón", "La columna del Terror", "La Jungla de Espionaje"además de realizar investigaciones relevantes sobre el descubrimiento en Venezuela de Tropas Cubanas,. Ha residido además en Holanda, Alemania.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: