Carta abierta de un cubano a Michelle Bachelet Jeria.

A: Verónica Michelle Bachelet Jeria,
Alta Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos.
Dirijo a usted esta respetuosa misiva a modo de poder transmitirle mi preocupación por la situación de mi país. Acabo de oír al canciller cubano dirigirse al mundo en la 46 reunión de trabajo en la ONU sobre derechos humanos y al oírlo hablar orgulloso de innumerables logros he sentido la necesidad sin medir consecuencias personales de escribir sobre la situación que hoy vivimos en Cuba. Hoy surgen nuevas corrientes políticas en Cuba que se alejan de las doctrinas que por 62 años ha sido enseñadas en nuestras escuelas desde que apenas eres un niño de 5 años. Cómo en cualquier lugar del mundo poblado por seres humanos las corrientes políticas comienzan a ser diversas, divergentes y reclaman su derecho a existir políticamente pero el gobierno niega toda posibilidad y acusa a todo cubano opuesto al socialismo de ser un mercenario pagado o de representar intereses del enemigo imperialista histórico que por años se ha creado. Veo con preocupación como crecen cada día más estos movimientos incluyendo a cubanos descontentos con la funesta gestión de la administración actual y cómo el gobierno lejos de dialogar y democratizar responde aumentando salarios a los militares y llenando nuestras calles de policías, ejemplos sobran en las redes sociales y temo que todo este volátil momento histórico desencadene sucesos violentos que pongan en peligro la vida de personas inocentes que solo piden cambio sin ser escuchados. Por estos días hemos visto demonizar artistas, hemos visto ministros boxear, hemos visto huelgas de hambre, hemos visto racismo desde el oficialismo, canciones de uno y otro bando, hemos visto artistas e intelectuales riñendo como colegiales, altercados entre ciudadanos y policías, hemos visto noticieros arengando a defender al gobierno por cualquier medio, hemos visto en actos políticos de repudio agredir a madres solas con niños y ancianos y aún cuando el gobierno censura y silencia mucho de lo que pasa, esta situación es ya preocupante.
Pero donde encuentran su origen los hechos a los que hoy asistimos los cubanos? Resulta que en Cuba, la Cuba que forma parte como miembro del Consejo de DDHH de la ONU no se toman en cuenta muchos de los preceptos acordados desde hace más de 70 años en San Francisco en la Carta de las Naciones Unidas dónde se comprometían a buscar la paz, el progreso social y a reafirmar la fé en los derechos fundamentales del hombre. Según la declaración Universal de los DDHH se considera necesario que el hombre no se vea compelido al supremo recurso de la rebelión contra la dictadura y la opresión. En ese acto los países se comprometían al respeto universal y efectivo de los derechos y libertades fundamentales del ser humano. Como cubano de a pie, trabajador e independiente de pensamiento, no pagado por nadie que no sea el propio gobierno cubano del que recibo un salario por mi trabajo como abogado, le transmito a usted mi visión imparcial sobre el estado de cumplimiento de algunos de los artículos de la declaración universal de los derechos humanos en la Cuba de hoy y que a mí punto de vista constituyen el combustible fundamental del momento que vivimos:

Artículo 1: …Los seres humanos deben comportarse fraternalmente los unos con los otros.
Artículo 2.2: No se hará distinción alguna por la condición política, jurídica……
En la Cuba de hoy o eres socialista o eres etiquetado como gusano, se planifican desde el único partido político actos de repudio de sus miembros sin medir consecuencias y en total impunidad, si levantas un cartel pidiendo libertad eres encarcelado pero si tiras piedras, pintura y gritas improperios contra quién se opone en sus ideas al gobierno eres considerado un buen patriota revolucionario, se autoriza constitucionalmente en el artículo 4 a qué se te agreda en la calle en defensa del socialismo, se te expulsa de escuelas y trabajos solo por disentir, se emiten conductas y criterios desde órganos oficiales y ministerios plagadas de odio, racismo y politizadas hasta la médula.

Artículo 8: Toda persona tiene derecho a un recurso efectivo ante los tribunales nacionales competentes, que la amparen contra actos que violen sus derechos fundamentales, reconocidos por la constitución o por la ley.
En mi país una persona es representada frente al estado por un abogado que recibe su salario del propio estado, el ejercicio de la ley y la justicia es cien por ciento estatal resultando ilógico que puedas recibir justicia si el abogado que te representa es pagado por quién violó tu derecho. El derecho administrativo en Cuba es vacío y carente de normas, resultando imposible al ciudadano actuar judicialmente contra el estado dueño de todo aún cuando sus derechos sean violados o reciba el peor de los maltratos, los mecanismos no judiciales existentes diluyen las quejas en el camino de modo que nunca se consigue absolutamente nada. Por otra parte el control constitucional y legislativo es realizado solamente por la fiscalía que representa al estado o por la propia Asamblea Nacional que legisla o sea algo aún más ilógico y que deja al ciudadano sin garantías de justicia plena.

Artículo 9: Nadie podrá ser arbitrariamente detenido, preso, ni desterrado. ‌
Son muchas a las personas que hoy en Cuba mantienen carros patrulleros frente a sus puertas por su forma de pensar y capacidad de liderazgo, a otros les han colocado cámaras de vigilancia frente a sus viviendas, muchos de ellos con bastante frecuencia son detenidos por agentes sin uniforme para solo ser entrevistados, advertidos o amenazados, muchos son limitados en sus movimientos y sencillamente se les prohíbe por días y semanas salir de sus casas, muchos de estos disparates se ven frecuentemente en las redes sociales y han sido vistos por el mundo entero. Son más de 4 millones de cubanos en el exterior, los que han debido autodesterrarse, refugiarse o desplazarse fuera de mi patria ya sea por problemas económicos o por ser perseguidos políticos.

Artículo 21.3 La voluntad del pueblo es la base de la autoridad del poder público, su voluntad se expresará mediante elecciones auténticas que habrán de celebrarse periódicamente por sufragio universal e igual y por voto secreto u otro procedimiento equivalente que garantice la libertad del voto.
En la vida política cubana solo existe un solo partido y se puede dar el lujo de no postular a cargos pues el mecanismo de ascenso implementado y perfeccionado por años es en sí político y asegura que solo sean elegidos aquellos que por sus biografías reúnan los requisitos y una conducta “políticamente correcta”. El sistema electoral cubano no es democrático pues toda persona que piense diferente a las posturas del gobierno en el poder se ve imposibilitado de crear sus propias estructuras u organizaciones políticas. Luego de que ascienden en elecciones de base cientos de personas alineadas comienza un proceso de selección que asegura que en la medida que salten al siguiente nivel lo hagan solo los más adoctrinados y dogmáticos de modo que ya en la asamblea nacional que asegura la inamovilidad de gran parte de sus miembros el presidente y principales dirigentes son puestos en sus cargos a ese nivel sin que influya en ello la voluntad del pueblo. El sistema político socialista ha sido perpetuado de forma constitucional y para defenderlo según la propia constitución se permite cualquier medio incluso la vía armada y cito: “Artículo 4:La defensa de la patria socialista es el más grande honor y deber de cada cubano. El sistema socialista que refrenda está Constitución es irrevocable. Los ciudadanos tienen el derecho a combatir por todos los medios incluyendo la lucha armada contra cualquiera que intente derribar el orden político, económico y social establecido por esta Constitución.” Este artículo constituye una muy clara violación de los derechos políticos y del espíritu consagrados en la Declaración Universal de los Derechos Humanos y es la base de dónde parten todos los desacuerdos politicos que hoy existen en Cuba.

Artículo 20: Toda persona tiene derecho a la libertad de reunión y de asociación.
En mi Cuba, prácticamente todos los derechos de libre pensamiento, expresión, reunión etc aún cuando son reconocidos por la constitución tienen también constitucionalmente establecidos límites lo que ya es por si solo una violación de los derechos humanos, el límite que se establece es esencialmente político y está fundamentado en que el ejercicio de ninguno de estos derechos puede ir contra los principios del socialismo o sea es un paraguas debajo del cual es posible violar los derechos de toda persona que no se adhiera al pensamiento político de quienes por 62 años dirigen el país.

Artículo 21.1: Toda persona tiene derecho a participar en el gobierno de su país.
Artículo 21.2: Toda persona tiene derecho de acceso, en condiciones de igualdad a participar de las funciones públicas de su país.
En mi país es imposible desde la neutralidad o desde corriente política diferente al oficialismo llegar a ocupar cargos en el gobierno o en funciones públicas, para ello existe algo llamado política de cuadros que garantiza que solo accedan como reserva de los que hoy ocupan esos cargos personas acopladas a la doctrina del partido único, personas que por años reciben la preparación política y el adoctrinamiento necesario para ocupar esos puestos desde la confianza de quienes dirigen. O te acoplas a las ideas del único partido o no podrás jamás optar en igualdad de condiciones por un cargo público o de gobierno.

Artículo 23.3 Toda persona tiene derecho a una remuneración por su trabajo equitativa y satisfactoria que le asegure así como a su familia una existencia conforme a la dignidad humana y está será completada en caso necesario por cualesquiera otros medios de protección social. En Cuba desde la caída del socialismo europeo hace 31 años el salario dejó de ser suficiente para vivir, lo mismo para un médico, un abogado que para un operario en una fábrica. El ser humano en Cuba vive desde hace más de 30 años del mercado informal y no de su trabajo. Hoy con el proceso “de ordenamiento” llevado inhumanamente a cabo en medio de una pandemia y que ha implicado grandes cambios económicos desordenados desde la gestión del gobierno y la administración, la inflación del mercado informal se ha disparado al 500 %, se han aumentado además las tarifas por los servicios básicos todos estatales o sea públicos, se han retirado ayudas y con la extrema aplicación de la Ley cubana 105 resulta casi imposible que una persona aplique a la asistencia social, el estado ha eliminado la política de subsidios a los alimentos y servicios viéndose los precios de estos multiplicados entre 5 y 25 veces, resultando la vida en Cuba prácticamente imposible al pueblo que trabaja.

Artículo 23.4 Toda persona tiene derecho a fundar sindicatos y a sindicarse para la defensa de sus intereses.
El derecho individual a fundar sindicatos en Cuba no existe y no es reconocido en ninguna norma.

Artículo 25. Toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado, que le asegure así como a su familia la salud y el bienestar y en especial la alimentación,el vestido, la vivienda, la asistencia médica y los servicios sociales necesarios.
En mi isla bella viven algo más de 11 millones de personas, casi todas muy pobres, hay cientos de miles de médicos pero no hay medicamentos, las farmacias permanecen desabastecidas y cuándo les llega algo las filas son enormes y desde el gobierno solo se habla de medicina alternativa algo que ayuda pero no soluciona el problema. Se hacen campañas contra el Sida pero no hay condones, campañas contra el cáncer y no hay sueros o los equipos de radiación están todos rotos, muchas mujeres no alcanzan a tiempo las almohadillas sanitarias para su período menstrual debiendo inventarse paños caseros, no hay alimentos pero tampoco vitaminas en las farmacias, si sientes un dolor es muy posible que te toque aguantar pues no habrá nada que tomar. Los dignos y heróicos médicos cubanos te indican medicamentos y ellos mismos muy apenados te dicen que no los encontrarás, muchos te recomiendan pedir ayuda a tus familiares en el exterior. A pesar de que el estado del sistema de salud en Cuba en estos momentos es muy malo y que no solo basta con tener decenas de miles de médicos desanimados y malpagados sino que se requiere recursos, el estado continúa utilizando la salud pública como punta de lanza de su política internacional tratando de dar un matiz humanista y solidario a su gestión. Cierto es que existen en el mundo decenas de miles de médicos cubanos prestando la noble tarea de sanar seres humanos, pero en su gran mayoría están allí porque reciben salarios que llegan a ser hasta 10 veces el que recibirían en Cuba y desde que salen al exterior ya lo hacen pensando en resolver su problema de vivienda o alimentar dignamente a sus hijos algo que a sus colegas en Cuba le resulta muy difícil por no decir imposible, o sea el motor que mueve el espíritu solidario cubano hoy día es en gran medida la necesidad y los bajos salarios que existen dentro de la isla. Hoy cuando los gobiernos del mundo se movilizan a buscar vacunas para sus ciudadanos, Cuba sigue apostando a la jugada política de tener sus propias vacunas que apenas entran en la fase 3 de ensayos clínicos. Cómo parte de ese proceso el próximo mes serán inmunizados experimentalmente solo 40 mil de los 11 millones de cubanos mientras otros cientos morirán inevitablemente por ser altamente vulnerables sin que el estado haga siquiera el intento de gestionar vacunas de las que ya están terminadas y aprobadas en el mundo y hablo en nombre de nuestros médicos, enfermeras, personal que labora de cara a la enfermedad así como nuestros vulnerables ancianos llenos de comorbilidades asociadas. Todo en nombre de terminar vacunas que serán usadas a título político como logro de la Revolución y no de nuestros mal pagados científicos. Me daría mucho orgullo contar con vacunas nacionales pero serían logradas con el esfuerzo de muchas personas trabajadoras e inteligentes, personas nobles que trabajan en beneficio de la humanidad y no con un trasfondo político que será inevitablemente el que tendrá pues aún no se han terminado siquiera y ya nuestro canciller las emplea como bandera política en cada foro que participa. Acceder a una vivienda en Cuba es una utopía, en una vivienda cubana conviven 3 y 4 generaciones, el fondo habitacional existente está en estado deplorable y el país apenas produce materiales para las enormes inversiones que realiza en el sector turístico que es eminentemente estatal. Hay miles de personas que llevan viviendo en albergues por más de diez años esperando a tener una vivienda digna luego de perderla en un huracán o un derrumbe producto del envejecimiento de la infraestructura. La situación de los edificios es crítica y fuera de las ciudades, en los campos de mi país la situación habitacional es penosa. En la Cuba de hoy no se vende nada, no hay ropa, no hay zapatos, no hay un simple bombillo para alumbrar la casa, la industria en Cuba no produce nada pues al estado le es más rentable que las fábricas no consuman electricidad que comercializar dentro del país sus producciones en una moneda nacional no respaldada en divisas internacionales, solo se mantienen produciendo las pocas que logran exportar. La estrategia del estado de ahorrar al máximo y no importar mercancías 1 mantiene al cubano en situación de miseria. El tema del acceso a los alimentos en Cuba es realmente una vergüenza, mi país está rodeado de mar y no tiene pescado, está lleno de tierras productivas y no hay agricultura ni ganadería pues los campesinos y el estado por años mantienen una puja que no termina resultando la caprichosa estrategia estatal un entramado centralizado y mal pagado que por años ha demostrado ser una traba que desalienta la productividad. El estado se niega a subsidiar e invertir en la producción de alimentos, mantiene una política de cero importación que hace que para producir en el campo cubano todo dependa de dios y la madre naturaleza. El cubano para comprar sin subsidio debe hacer uso de una libreta que le da derecho a adquirir bien caros para todo un mes algunos alimentos que le alcanzan apenas para una semana.El estado importa cada vez menos alimentos y los que importa los vende a modo de chantaje económico en dólares y Euros monedas en las que no paga el salario pero que utiliza como estrategia al verse obligados los familiares en el exterior a enviar remesas para que sus seres queridos no mueran de hambre. El cubano que no recibe ayuda desde fuera del país, hoy día, literalmente se está muriendo de hambre pues con la eliminación de los subsidios, la inflación actual y el alza de los precios estatales a los servicios, su salario apenas alcanza para una semana.

Artículo 26.3 Los padres tienen derecho preferente a escoger el tipo de educación que habrá de darse a sus hijos.
En Cuba existe un solo sistema educativo y un plan de estudios único por lo que el derecho a elegir no existe. Los niños cubanos desde los 5 años comienzan a recibir estudios directamente vinculados a la política socialista debiendo memorizar canciones y consignas con alto contenido ideológico. Podría un niño de 6 años saber lo que es el comunismo, pues una de las primeras consignas obligatorias es “Pioneros por el comunismo, seremos como el Ché” los padres independientemente de su pensamiento e ideas políticas no tienen otra opción.

Artículo 28: Toda persona tiene derecho a que se establezca un orden social e internacional en el que los derechos y libertades proclamados en esta declaración se hagan plenamente efectivos. Artículo 30:Nada en esta declaración podrá interpretarse en el sentido de que confiere derecho alguno al estado, a un grupo o a una persona para emprender y desarrollar actividades y realizar actos tendentes a la supresión de cualquiera de los derechos y libertades proclamados en esta declaración.
Por años me he preguntado el motivo del desconocimiento por parte del pueblo cubano de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, no es algo que se enseñe en la escuela cubana aún cuando es un hermoso instrumento legal, ni siquiera se estudia seriamente cuando te imparten la asignatura de derecho internacional público cuando estudias la carrera de derecho. En mi hermoso país se tapan los ojos respecto a cerca de 10 artículos de los consagrados en la Declaración Universal de los Derechos Humanos en los que no reconocen de forma total o suprimen totalmente el derecho en él previsto y en muchos otros casos los artículos son interpretados con un notable sentido e interés político en franca violación del artículo 30 de la propia Declaración Universal. Duele realmente oír hablar ante la ONU al ministro Bruno Rodríguez Parrilla, duele saber que lo hace a nombre de todos los cubanos formando parte de un gabinete gubernamental que no ha sido ejemplo. Al escribirle respetuosamente esta carta no me mueve un interés político sino el interés de que mejore la situación en mi país, de que no lleguen a sucederse nunca hechos que pudieran evitarse, además lo hago con el objetivo de que el gobierno cubano actual cambie de cara a gran parte del pueblo su postura y su terquedad que impone y no dialoga. Solicito muy respetuosamente del ente que usted representa, su preocupación por esta situación y de ser necesario se solicite inspección y presencia de sus relatores, de modo que personas imparciales en representación de un organismo internacional de primer nivel puedan emitir sus criterios. Agradezco a los amigos que han hecho llegar está carta en formato papel a la sede de la Organización de Naciones Unidas en Nueva York y a la sede de los Derechos Humanos en Ginebra. Agradecido y con gran respeto, Manuel Viera Rizo
Ciudadano cubano.

Manuel Viera y M. Bachellet

Publicado por Y.Roque

Cubano-Español.Periodista Independiente.Escritor de varios libros, nacido en Cuba, perseguido por la Seguridad del Estado Cubana.

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: