Hallan una gigantesca medusa en Galicia

La sorpresa de dos buzos en la Ría de Vigo fue mayúscula. En sus aguas encontraron un ejemplar de medusa cabeza de león. Un animal típico del frío Océano Ártico y cuya principal característica es su tamaño. Un inmenso ser de un metro y medio de diámetro y cuatro de largo.

Su visita a Galicia es un misterio. No obstante, el biólogo que la descubrir asegura que probablemente llegara por los constantes temporales que han azotado el litoral gallego durante el mes de febrero. El viento ininterrumpido puede estar tras su aparición, al igual que de la plaga de carabelas portuguesas y otras clases de medusas que han invadido las aguas de Galicia. El aumento del número de invertebrados también ha provocado la venida de otros seres vivos.

Manuel Garci está acostumbrado a lanzarse al mar. Las aguas de la Ría de Vigo suelen ser su particular oficina. La fauna y flora oceánicas, sus compañeras de labor. Es biólogo del Consejo Superior de Investigaciones Científicas y las especies que habitan la lengua marina son viejas conocidas. Pero, si algo característica al océano es su capacidad de desencajar mandíbulas.Como marca la rutina, el explorador acuático se sumergía una vez más en la ría gallega. Su objetivo del día era recoger muestras de laminaria, un tipo de alga. Junto a él, el director del Centro de Buceo de las Islas Cíes, Iñaki Ferreiro, y unas investigadoras de la Universidad de A Coruña. Ya a bordo de la nave que los llevaría a puerto, los científicos, todavía en plena faena, detectaron un resplandor amarillento. Provenía del agua. No era nada que hubiesen visto con anterioridad. Al menos en Vigo.

Garci y Ferreiro no dudaron en calzarse el traje, agarrar la cámara y volver a zambullirse. Frente a ellos, una gigantesca cyanea capillata, también conocida como medusa melena de león. La mayor de todas. “Me quedé alucinado”, confiesa el biólogo al diario “Sputnik Mundo”. Una reacción normal al toparse con un ser de un metro y medio de diámetro y tentáculos de cerca de cuatro metros de largo. Hay ejemplares que pueden alcanzar los 37 metros de longitud.

Ambos estuvieron durante más de 15 minutos observando a la criatura. Incluso, siguieron su tranquilo nado. “Como biólogo no podía dejar pasar la oportunidad de observar un animal así de cerca”, indica Garci. Eso sí, siempre con prudencia. Las medusas suelen tener células urticantes, causantes de molestos picotazos. En algunas especies pueden ser incluso mortales, aunque no es el caso de la melena de león. “No es peligrosa, pero cuando la vimos íbamos con mucha precaución. Siempre hay que tener cuidado con las medusas, sobre todo si se desconoce su biología. Además, yo tenía el guante agujerado por las algas. Por suerte, no pasó nada”, relató al medio de prensa.

La inmensa medusa cabeza de león ha sido protagonista de un encuentro sorprendente. Pero no ha sido su único contacto con los gigantes del océano. A tan solo ocho kilómetros de las Islas Cíes divisó poblaciones de ballena azul, el animal más grande del planeta. “El mar siempre nos sorprende”, sentenció.

Publicado por Y.Roque

Cubano-Español.Periodista Independiente.Escritor de varios libros, nacido en Cuba, perseguido por la Seguridad del Estado Cubana.

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: