Los bochornos de un Jurista Cubano


Como jurista me ha tocado vivir capitulos que estoy seguro otros como yo han vivido, capitulos que hoy me dan risa pero que en su momento fueron muy vergonzosos, hechos a los que un profesional en cualquier otra latitud del mundo nunca tendrá que enfrentarse. Les contaré solo dos de ellos:
Hace años fui a una reunión en el hotel mariposa a firmar como abogado de una empresa exportadora un contrato de unos dos millones de dólares para la exportación de semilla de arroz de muy buena calidad que produce el INCA, un instituto de investigación agrícola cubano, la contraparte era costarricense. Una vez efectuada la negociación el abogado extranjero se me acercó y en tono burlesco me preguntó por qué yo no había acudido a la reunión en un buen traje como corresponde. Me iba a ir por la tangente o recurrir al clima pero resulta que en Costa Rica hay más calor que en Cuba, entonces tuve que ir a la realidad de mi escaso salario de unos 15 dólares en ese entonces cosa que aprovechó el maldito abogado para restregarme en la cara que el cobraba un dos por ciento del valor total del contrato de hecho unos 40 mil dólares o sea una cifra a la que yo en Cuba no tendré acceso así viva dos veces, fue para mí un día para olvidar.
Hace años hice mi primer viaje al extranjero con carácter oficial, o sea con pasaporte rojo, viajé a México a cerrar una estructura cubana de comercio exterior, una pequeña sociedad anónima y lo hice muy asustado por lo que oía en los noticieros. No pensé encontrar un hermoso país de mexicanos felices. Como cubano al fin, fuí el abogado que comió tacos y hamburguesas por días, que mal durmió, que ahorró cada centavo para poder traer alguna cosita a la familia, fuí el abogado que compró de madrugada en el pulguero de chiconcoa, el abogado que se subió asustado al metro para ir a Tepito a luchar algo bonito y barato para sus hijos. Fuí el abogado que ante un dolor no quería ir al médico pues por años me habían adoctrinado sobre el altísimo costo de la salud en el cruel sistema capitalista y que temblaba mientras le hacían un ultrasonido y casi se vuelve loco pensando en silencio como pagaría por ello, fui el abogado que sintió haber sido engañado desde que nació porque el hospital donde lo atendieron como un rey en el cruel e inhumano capitalismo resultó ser público y totalmente gratuito, el médico hasta me dió medicamentos sin costo, al otro día me desperté y fui a visitar escuelas y universidades también públicas, conocí de proyectos del gobierno para ayudar a los menos favorecidos, programas de crédito para que los niños pudieran comprarse su computadora. Fuí el abogado que se asombró de ser tratado con muchísima educación por cada mexicano y que al bajarse en el aeropuerto descubrió que había llegado al infierno cuando la oficial de emigración le dijo sin un buenos días,”Quítate la gorra!”. Fui el abogado al que la aduanera le decomisó una tostadora y pretendió quitarle una nevera plástica porque según ella le había gustado mucho. Fue una experiencia bochornosa pero útil, regresé con el rabo entre las patas tras descubrir que había vivido en una burbuja ficticia desde que nací, descubrí que el adoctrinamiento hace autosuficientes, incultos y enajenados a los cubanos pero sin embargo regresé con mis ojos muy abiertos y nunca más pude volver a ser el mismo de antes.
Entendí que no hay sistema perfecto pero que si hay que elegir uno aquel es más justo y da más oportunidades. Entendí que no es el capitalismo lo que me habían enseñado y qué aún cuando no es perfecto es en Cuba donde toca hacer cambios. Entendí que el sistema político y económico Cubano ha distribuido equitativamente la pobreza, la miseria y el hambre entre millones y que lo que dicen ser sus conquistas sociales existen también en otros lugares del mundo. Me quedó claro que es Cuba y no el mundo quien está errada y que si algo debe ser cambiado es en Cuba y no fuera de ella!
Por: Manuel Viera

Publicado por Y.Roque

Cubano-Español.Periodista Independiente.Escritor de varios libros, nacido en Cuba, perseguido por la Seguridad del Estado Cubana.

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: