Roturas, falta de recursos y Covid-19, justificantes de una zafra ineficiente.

Las provincias presentan atrasos de producción de miles de toneladas.

Los 1,2 millones de toneladas de azúcar que Cuba proyectaba producir en la zafra 2020-2021 parecen estar en peligro, luego de varios reportes nada halagüeños de la prensa oficial sobre el monopolio estatal que dirige Azcuba.

Cienfuegos, que encabezaba la zafra azucarera en la Isla, acumula a inicios de marzo un atraso de producción de 6.000 toneladas. La deuda, que ya se arrastraba desde inicios de año, se debe, según explicaron a la prensa estatal directivos de Empresa Azucarera de la provincia, «al bajo aprovechamiento de la capacidad de molida instalada, a causa fundamentalmente del inestable suministro de caña».

Además, la situación se agrava «debido a la falta de algunos recursos, como los neumáticos para los camiones que transportan la caña», publica el diario Trabajadores. La industria cienfueguera trabaja al 68% de su capacidad.

Algo similar ocurre en Sancti Spíritus, donde, en palabras de Vladimir Gómez, director del central Uruguay, a «los tropiezos en la realización de una zafra ya lastrada por el deficiente abasto de materia prima y otros males» se sumó en los últimos días de febrero casos positivos de covid-19 entre los trabajadores.

En cambio, en Granma el sector no renuncia a lograr una estabilidad en transportar la caña hacia las industrias. Informa el diario del Partido Comunista que tienen que lidiar «con altas y bajas en el cumplimiento» de la entrega diaria y «resolver con inmediatez roturas y problemas técnicos». Entre otras dificultades, en la provincia existen pocos recursos para reparar los centrales.

Santiago de Cuba a inicios de febrero presentaba un atraso de 14.000 toneladas desde que inició la zafra debido a la «baja eficiencia industrial».

En Cuba la cosecha se extiende de noviembre a mayo. Cifras oficiales señalan que en el país se consumen entre 600.000 y 700.000 toneladas de azúcar cada año. Azcuba vende 400.000 toneladas anuales a China y el resto la comercializa en el mercado internacional.

La industria azucarera -que décadas atrás era la locomotora de la economía cubana- es considerada actualmente por las autoridades de la Isla como un sector «estratégico» porque aporta divisas con las exportaciones de azúcar, alcoholes, bebidas y derivados, así como energía y otros productos que se usan en casi todas las industrias del país.

Combinada de corte de caña

Publicado por Roque

Cubano-Español.

A %d blogueros les gusta esto: