Historias de Domingo:”Las reuniones para perfeccionar en Cuba”

Hoy leer un Twitter de Manuel Marrero Cruz que decía y cito:

“El perfeccionamiento de la actividad legislativa, la contratación y la calidad en la prestación de servicios jurídicos, bajo la máxima que los servidores públicos se deben al pueblo, fueron prioridades analizadas en
la Reunión de Trabajo de @CubaMinjus
#SomosCuba #MinjusAvanza”

Imagen de Twitter

Y bueno cualquier persona fuera de Cuba, que no conozca como funciona el país puede deducir tantas cosas, primero, podría pensar que en materia de leyes, Cuba da pasos importantes o la protección al cubano jurídicamente esta garantizada, o que los organismos del estado y sus funcionarios se deben al pueblo como el propio Marrero dice.

Lo interesante de todo es que estos puntos son “prioridad”

Porque según se ha visto en temas de legislación el país marcha muy mal.

Si bien el sistema parlamentario de Cuba es diferente al de la mayoría de los países de la región (ya que solo sesiona un par de veces al año, y la normalidad son sesiones extraordinarias, entre otras características), en este último año que transcurrió bajo el flagelo de una pandemia a nivel global, la Asamblea Nacional del Poder Popular ha minimizado hasta hacer casi nula su actividad. En 2019, se determinaron cuáles iban a ser las leyes y decretos leyes a tratarse en un periodo que daba inicio en el 2020 hasta 2028.

En los primeros meses de 2020 se hizo público de manera oficial el cronograma legislativo para el resto del año, pero el arribo del COVID-19 a la isla sirvió de excusa para no sesionar, ni ordinaria ni extraordinariamente. En la actualidad, finalizando junio, muchos de los países afectados por la pandemia, han buscado la manera de continuar con las actividades legislativas. De manera virtual, semi-presencial con algunas autoridades en el recinto, o en los mejores casos con la presencia de todos los representantes a la vez tomando los recaudos correspondientes a las medidas sanitarias exigidas. Vale la pena recordar en esta introducción que los órganos legislativos en general (se denominen parlamentos, congresos, asambleas, etc.) en sus diferentes niveles, son esenciales para el correcto funcionamiento del sistema político. Ellos simbolizan la representación de los ciudadanos, el debate, el establecimiento de normas e idealmente son un elemento de contralor de los demás poderes.

Si bien estas características no existen en plenitud en Cuba, con un partido único, con sus notorios déficits de participación y del libre debate de los miembros de la Asamblea Nacional del Poder Popular, su existencia y funcionamiento buscan legitimar las decisiones del Partido Comunista de Cuba. En los países democráticos, la coyuntura del COVID-19 y las medidas extraordinarias que se han tomado en este sentido hacen indispensable la continuidad de la actividad parlamentaria, de manera de mantener a raya a las pretensiones autoritarias y excesos de control por parte de los Ejecutivos. En el caso específico de Cuba, este control es inexistente, ya que la ANPP está conformada en su totalidad por un conjunto de funcionarios a la orden del Partido Comunista de Cuba, imposibilitando el debate o la exigencia de rendición de cuentas. Sus reglamentos y mecanismos internos son prácticamente desconocidos

En Cuba, en el 2020 la ANPP no seccionó en los momentos programados (estaba prevista una sesión extraordinaria en abril –que no se realizó- y las demás en julio, octubre y diciembre) y tampoco se han discutido de mecanismos alternativos para llevar a cabo las sesiones. Sin embargo, esto no es lo más preocupante de la situación, sino que lo que ha llamado la atención es la puesta en vigor de ciertos Decretos-Leyes, emitidos sin la anuencia del cuerpo legislativo y que afectan las libertades de la sociedad de manera sensible.

Si bien en general el contexto que vivimos ha promovido una concentración en la toma de decisiones en los Poderes Ejecutivos de los países de la región -lo cual de por sí es preocupante y llama la atención para reforzar mecanismos institucionales de control entre poderes- debemos tener en cuenta que en Cuba la centralización es la regla y que ante esta situación esta regla se ha tornado aún más inflexible. El normal funcionamiento de la Asamblea Nacional del Poder Popular, tampoco es equiparable a la media de los parlamentos latinoamericanos, en los que se han llevado a cabo adaptaciones al contexto. En Cuba, solo el Consejo de Estado –como órgano representante de la ANPP- ha tenido reuniones en los últimos meses, en los que se emitieron los Decretos-Leyes mencionados en este informe, sin intercambio con la ANPP como lo establecen las reglamentaciones.

Podemos concluir que en este contexto más que nunca se ha interrumpido el funcionamiento de la Asamblea, profundizando así problemas institucionales que ya existían previamente a la pandemia. Resaltamos también una profundización en la falta de información disponible, un déficit en la rendición de cuentas de las acciones del gobierno y constricciones en la transparencia de los mismos. Es explícita la necesidad de respuestas urgentes que las situaciones derivadas de la pandemia reclaman y que en lo sanitario preocupan profundamente a la ciudadanía de todos los países del mundo, a la vez que afectan también a la situación económica y a las relaciones entre los Estados. Esta necesidad de respuestas urgentes no debe dejar de lado el respeto a los valores democráticos, la transparencia, la división de poderes y el respeto a los derechos humanos, todo esto involucrando a la ciudadanía en los actos y las decisiones del gobierno.

Sobre los servicios podemos alegar que la dictadura cubana es un símbolo reuniones, acuerdos y pocos cumplimientos, en un país que una Asamblea Nacional es incapaz de cumplir con acuerdos mucho menos creo que se cumpla con que los servicios públicos se deban al público.

Las prioridades en Cuba van más allá de leyes y reuniones señor Marrero o usted aún no se da cuenta de eso.

Publicado por Y.Roque

Cubano-Español.Periodista Independiente.Escritor de varios libros, nacido en Cuba, perseguido por la Seguridad del Estado Cubana.

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: