El juicio de extradición de Julian Assange.

El lunes 4 de enero de 2021, la jueza británica Vanessa Baraitser bloqueó la extradición de Julian Assange, reconociendo que, si estuviera recluido en las deplorables condiciones de una prisión estadounidense, correría el riesgo de suicidarse debido al empeoramiento de su salud mental.

Citado en el veredicto, irónicamente, fue el caso de Jeffrey Epstein, quien presuntamente se suicidó ahorcándose con sábanas finas como el papel en un Centro Correccional Metropolitano en Manhattan, Nueva York, pocas horas después de salir de la vigilancia de suicidio.

Contrastando a Assange y Epstein:

La yuxtaposición entre Assange y Epstein no podría ser más clara: uno representa el valor democrático de una prensa verdaderamente libre y cómo dicha prensa contribuye al derecho humano de todas las personas a la autodeterminación, y el otro simboliza la opresión y la fealdad asociada que reside en secreto. Quizás el pedófilo más notorio de la historia reciente, el ex multimillonario recibió el apoyo de muchas de las entidades cuyos ataques a los derechos humanos expuso Assange. Es alarmante que la simpatía por los prisioneros esté aumentando en todo el mundo debido al presunto suicidio de uno de los estadounidenses más corruptos moral y espiritualmente en los últimos años.

La importancia del contraste:

Tanto en el caso de Assange como en la observación sobre el presunto suicidio de Epstein, está claro que las principales autoridades solo se oponen a las deplorables condiciones en las que existen las personas encarceladas cuando las víctimas de esas condiciones son blancas y están a la vista del público. Y esto se indica más allá del alcance de Epstein y Assange.

Como resultado de un tweet casi demasiado surrealista para ser verdad del podcast TrueAnon, me enteré de un comunicado de prensa escrito por People for the Ethical Treatment of Animals (PETA) en el que se pedía a la compañera de Epstein en el tráfico sexual, Ghislaine Maxwell. , para recibir las comidas veganas que solicitó mientras se encuentra detenida en el Centro de Detención Metropolitano en Brooklyn, NY.

No se menciona en este comunicado de prensa de PETA, una organización conocida por liberar animales enjaulados en nombre de la compasión por ellos, es el hecho de que más de 2 millones de personas están detenidas en jaulas en los Estados Unidos en este momento. Una abrumadora mayoría de ellos son negros y marrones y, a diferencia de Ghislaine Maxwell, muchos de ellos están allí simplemente porque no pueden permitirse el lujo de ser liberados para recibir una rehabilitación genuina que los lleve a una vida mejor.

Cuando la jueza Baraitser bloqueó la extradición de Assange, su citación del presunto suicidio de Epstein, en lugar de los innumerables casos de crueldad contra prisioneros estadounidenses en los últimos años, distrae la atención de un problema sistémico dentro del sistema penitenciario de Estados Unidos. Condenar a personas con enfermedades mentales (una gran subpoblación dentro de las cárceles estadounidenses) a cualquier cantidad de tiempo tras las rejas implica mucho más que un simple “riesgo” para la vida de estas personas. Casi siempre es una certeza que si el encarcelamiento no los mata literalmente, destruirá sus vidas de muchas otras formas. Encarcelar a alguien en cualquier lugar, pero especialmente en Estados Unidos, hogar del Complejo Industrial de Prisiones, es inhumano. Período.

Revisando “El complejo industrial de la prisión:”

Para comprender mejor por qué Assange fue considerado un candidato demasiado vulnerable para el sistema penitenciario estadounidense, es importante contextualizar la importancia del sistema penitenciario estadounidense como un instrumento monolítico de larga data de devastación generacional, tortura y un ejercicio inmoral para revocar los derechos. de pueblos marginados.

El “Complejo Industrial de Prisiones” (PIC), un término acuñado por la activista comunista Angela Davis en 1998, describe un sistema en el que los intereses del gobierno se superponen con las industrias que utilizan la vigilancia, la vigilancia y el encarcelamiento como soluciones económicas, sociales y problemas politicos. Las prácticas asociadas con el término son anteriores a la acuñación, manifestándose inicialmente cuando los primeros colonizadores llegaron a América.

El sistema de esclavitud fue la base de la fortaleza de la economía estadounidense hasta 1863, cuando la Proclamación de Emancipación del presidente Abraham Lincoln y la posterior aprobación de la 13a enmienda 2 años después indicaron que la esclavitud era inconstitucional excepto como castigo por un delito. Al gobierno de los Estados Unidos le tomaría aproximadamente un siglo darse cuenta de hasta qué punto podrían aprovechar esta estipulación.

El trabajo esclavo se convirtió en la base de la economía naciente de Estados Unidos, ya que los trabajadores no remunerados e involuntarios, ya sean indígenas de Estados Unidos o secuestrados y traficados desde África, cultivaban tabaco y algodón en las plantaciones estadounidenses.

A pesar de la Proclamación y la Decimotercera Enmienda, el racismo persistió. En aproximadamente un siglo, el establishment estadounidense logró restaurar la esclavitud como método de crecimiento económico. Aprovechando la estipulación de la esclavitud como una práctica constitucionalmente aceptada como castigo por un crimen, el gobierno de los Estados Unidos recreó la esclavitud en las cárceles, mientras seguía manteniendo la virtual ausencia de ella dentro de la esfera abiertamente pública.

Criminalización de la gente negra y la izquierda (a menudo una y la misma):

Cuando estalló la era de los derechos civiles a principios de los años cincuenta, las tasas de encarcelamiento de los negros se dispararon, y solo aumentó a partir de ahí. La segregación legal fue derogada formalmente (aunque yo, junto con muchas personas, diría que la segregación sigue siendo un problema muy real) en 1954, después de que la Corte Suprema en Brown v. La Junta de Educación la declarara inconstitucional. A pesar de Brown, el racismo siguió siendo un problema sistémico. Los estadounidenses habían logrado ignorar la realidad del racismo en Estados Unidos.

Al reconocer las prácticas “separadas pero iguales” como un método permitido constitucionalmente para manejar las tensiones raciales, la Corte Suprema en Plessy vs. Ferguson (1896) alimentó tal ignorancia, dando a la corriente principal de Estados Unidos la impresión de que tales tensiones se habían disuelto. Bajo Plessy, la Corte Suprema rechazó un desafío a la segregación en las instalaciones públicas, dictaminando que dicha segregación era constitucionalmente aceptable, siempre que las instalaciones fueran de igual calidad.

A medida que avanzaba la década de 1960, las protestas contra la guerra de Vietnam, las manifestaciones por los derechos de los negros y otras manifestaciones contra la maquinaria de guerra racista e imperialista de los Estados Unidos se volvieron cada vez más conflictivas con la policía. Como resultado, surgieron en escena disidentes políticos como The Black Panthers.

La maquinaria estadounidense se opuso a dos facetas del Partido Pantera Negra: (1) su práctica del pensamiento comunista, una fuente de grave ansiedad en gran parte de Estados Unidos; y, (2) su apariencia de militarismo, como lo sugiere la práctica de portar armas y llevar ropa que sugiera una disidencia violenta. Aparentemente, estaba bien que la policía se pusiera armas y equipo antidisturbios, pero cuando las personas golpeadas por ellos hicieron lo mismo, esas víctimas fueron criminalizadas.

A lo largo del siglo XX, la corriente principal de Estados Unidos ha suprimido los derechos constitucionales de los comunistas a la libertad de expresión, prensa, reunión y petición. Esto solo empeoró durante el movimiento contra la Guerra de Vietnam, cuando Estados Unidos respondió a los disturbios civiles relacionados con la injusticia racial, caracterizados por el matrimonio mixto, ya sea percibido o real, del activismo negro y comunista.

Naturalmente, el presidente Richard Nixon demonizó a estos disidentes y los caracterizó como terroristas. Así, la izquierda y la América negra se convirtieron en el objetivo obvio de la represión violenta por parte de las autoridades estadounidenses. Como lo demuestra la extrema sensación de paranoia que guió su presidencia, el presidente Nixon se sintió amenazado por los llamados a un cambio social drástico, por lo que confió en la aplicación de la ley para proteger a los Estados Unidos de la “mayoría silenciosa”. Su declaración de 1971 de que el abuso de drogas era el “enemigo público número uno” sólo profundizó las tensiones raciales entre las comunidades negras y marrones y el estado.

El presidente Nixon, que se postuló para la reelección en 1972, afirmó que restablecería la ley y el orden en Estados Unidos a raíz de los niveles de violencia sin precedentes que se extendieron por los Estados Unidos a finales de los años sesenta. Para hacerlo, condenó grandilocuentemente a los supuestos “perpetradores” de este malestar, atribuyendo erróneamente la plena culpabilidad de toda la violencia que se había extendido por todo Estados Unidos hacia la izquierda y los negros. De una manera cada vez mayor, el presidente Nixon confió y celebró la aplicación de la ley, a la que se había encargado de asegurar y promover su agenda abusiva y la de su círculo.

La guerra contra las drogas como artimaña del racismo:

A raíz de la declaración del presidente Nixon de “La guerra contra las drogas”, las fuerzas policiales descendieron en masa a los barrios de bajos ingresos. Como resultado de métodos de opresión históricamente comunes, estos vecindarios han tendido a estar compuestos por personas negras y morenas. Dentro de este contexto socioeconómico, el racismo y el clasismo llevaron a la policía a perseguir a personas con sustancias ilícitas más asequibles, como heroína, marihuana y cocaína de base libre (crack).

En una entrevista realizada por el periodista Dan Baum para su libro de 1996 Smoke and Mirrors: The War on Drugs and the Politics of Failure, el abogado y asistente de asuntos domésticos del presidente Nixon, John Ehrlichman, admite:

“La campaña de Nixon en 1968, y la Casa Blanca de Nixon después de eso, tenían dos enemigos: la izquierda pacifista y los negros. ¿Entiendes lo que estoy diciendo? Sabíamos que no podíamos hacer que fuera ilegal estar en contra de la guerra o de los negros, pero al hacer que el público asociara a los hippies con la marihuana y a los negros con la heroína, y luego criminalizar a ambos fuertemente, podríamos perturbar esas comunidades. Podríamos arrestar a sus líderes, asaltar sus hogares, interrumpir sus reuniones y difamarlos noche tras noche en las noticias de la noche. ¿Sabíamos que mentíamos sobre las drogas? Por supuesto que lo hicimos “.

Y es con esta línea de pensamiento vil que el estado empoderó aún más a las fuerzas policiales para destrozar familias y perturbar violentamente las vidas de personas marginadas que solo buscan una vida mejor. Y los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley pudieron hacerlo con impunidad, como resultado de las políticas del presidente Nixon.

La administración Nixon se movilizó contra los radicales, tanto negros como blancos. La táctica articulada por Ehrlichman sirvió como una forma inteligente de eludir las protecciones garantizadas constitucionalmente para los tipos de actividades en las que participaban la izquierda y las minorías. Y, por supuesto, el objetivo de esta elusión tenía como objetivo acabar con la amenaza que la Administración de Nixon afirmaba que representaban estas entidades.

A medida que las cárceles comenzaron a llenarse más allá de su capacidad, se formó una nueva industria en la década de 1980: la de las cárceles privatizadas. Quedó claro que se podía ganar dinero integrando el sistema penitenciario más profundamente en el marco capitalista de la cultura estadounidense. Interesados ​​en empaquetar las cárceles lo más estrictamente posible para maximizar las ganancias que implicaba el encarcelamiento de cualquier prisionero, los presidentes de Nixon a Trump fueron cómplices de apuntar a las comunidades más vulnerables, las comunidades con menos probabilidades de resistir y superar el encarcelamiento como resultado de su privación histórica del acceso a los recursos mediante los cuales podrían proteger los derechos que todas las personas merecen.

En parte, “La Controversia CIA-Contra-Cocaína Crack”, que involucra la saturación deliberada de la CIA de comunidades negras de bajos ingresos con cocaína crack, estaba destinada a facilitar el hacinamiento de las cárceles en aras de maximizar las ganancias; La posesión de drogas casi siempre ha servido como una razón conveniente para arrestar a los miembros de estas comunidades. Y nuevamente, dado el acceso históricamente bajo a los recursos dentro de tales comunidades, que de otro modo facilitaría una resistencia significativa y una victoria sobre los sistemas policiales y carcelarios racistas, tiene sentido que la CIA elija apuntar a tales comunidades.

En pocas palabras, la confluencia del racismo, el clasismo y el capitalismo ha llevado a la sobrerrepresentación de los negros en las cárceles estadounidenses, una sobrepoblación intencionalmente planificada por miembros del establishment blanco estadounidense. En otras palabras, las minorías se han convertido en mercancías que rentabilizan las cárceles.

Rentabilidad de las cárceles:

Las cárceles privadas son corporaciones que nuestro gobierno autoriza para encarcelar personas. Pero, ¿dónde está el dinero en esto? ¿Por qué una empresa querría beneficiarse de algo que ha destruido la vida de millones? ¿Cómo pasó la Decimotercera Enmienda de ser un obstáculo constitucional contra la esclavitud a un engranaje en la máquina de crear oportunidades para que las corporaciones privadas saquen provecho de un odio prolongado contra los izquierdistas radicales y las personas negras y marrones? La respuesta es una fusión de racismo, clasismo y capitalismo.

Los estipendios del gobierno sirven como base sobre la cual descansa la rentabilidad de las prisiones. Es el primer medio por el cual las cárceles reciben dinero. Dentro de este sistema, cada prisión participante recibe $ 100-150 por preso por día del gobierno federal. En posesión del dinero, cada prisión puede decidir cómo se gasta el estipendio, lo que significa que no es un problema si el estipendio se destina o no al mantenimiento de las instalaciones penitenciarias. Para maximizar las ganancias, como haría normalmente cualquier otra corporación, las prisiones toman atajos, sacrificando el bienestar de los presos en aras de maximizar la rentabilidad carcelaria.

Los resultados de tales elecciones se ilustran en el paisaje frío de las cárceles estadounidenses de hoy. La comida poco saludable, a menudo contaminada con contagios, es abrumadoramente común. Las llamadas telefónicas de pago por minuto crean un impedimento financiero para mantenerse en contacto con familiares y amigos. Tal impedimento financiero está garantizado por la mala remuneración de los trabajos en las cárceles, que generalmente proporcionan un salario por hora de meros centavos o no dan lugar a compensación alguna. Ocasionalmente se ofrecen tabletas para alquilar y, a menudo, tienen que pagar costosas tarifas de Wi-Fi por minuto o por día para leer libros que también deben pagar para descargar, los presos casi siempre no tienen la oportunidad de aprender. También es cierto que el analfabetismo sigue siendo un problema desproporcionado en las cárceles, lo que crea un obstáculo adicional para el consumo de información. Y a pesar de que a menudo tienen trabajos que ponen en peligro su vida por $ 1,45 al día, los presos a menudo se enfrentan a la incapacidad de calificar para esos trabajos una vez que son liberados.

Pero lo draconianas que son las cárceles estadounidenses va más allá de los entornos atroces ya descritos. El relator especial de las Naciones Unidas sobre la tortura, Nils Melzer, ha llegado a la conclusión de que la práctica común del confinamiento solitario constituye tortura. Según un comunicado de Naciones Unidas, esta práctica, caracterizada por el confinamiento de los presos en soledad de 22 a 23 horas diarias, provoca una agonía insoportable que muy posiblemente desemboque en una enfermedad mental crónica y permanente. Esta práctica es a menudo la pena que enfrentan los presos que abogan por sí mismos cuando desafían su opresión.

Con respecto al caso Assange, señalemos que ha estado en confinamiento solitario durante largos períodos de tiempo durante su encarcelamiento en la prisión de Belmarsh, y se ha demostrado que dicho confinamiento ha contribuido al rápido deterioro de su salud. No fue hasta que sus compañeros de prisión se involucraron en la desobediencia civil para protestar por el abuso de Assange que se reintegró a la población en general. A pesar de la evidencia científica y aunque las Naciones Unidas han condenado consistentemente la práctica como inhumana, Assange probablemente enfrentará hasta 175 años, si la revisión de apelación del bloqueo de Baraitser da como resultado que el Reino Unido acceda a la solicitud del gobierno de los Estados Unidos. Sin embargo, volvamos a enfatizar que cantidades masivas de personas encarceladas ya se pudren en tal confinamiento, y lo han hecho durante mucho más tiempo del que probablemente admitirían los presos de control.

Dado el extenso historial de Estados Unidos en lo que respecta a ignorar los derechos humanos, no sorprende que el sistema penal se considere peligroso para la salud mental de Assange. En interés de las ganancias, las prisiones están destinadas a destruir a las personas, aumentando la probabilidad de reincidencia y reencarcelamiento. Integradas tan severamente en el sistema capitalista de Estados Unidos, las prisiones no son reparadoras, correccionales ni rehabilitadoras. Nuestro sistema penitenciario no facilita la justicia transformadora. Interferencia con la intimidad familiar, rescates en forma de fianza en efectivo y trabajo esclavo para obtener ganancias corporativas: estas son las cualidades fundamentales e irrefutables de las instituciones penales en los Estados Unidos.

Publicado por Y.Roque

Cubano-Español.Periodista Independiente.Escritor de varios libros, nacido en Cuba, perseguido por la Seguridad del Estado Cubana.

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: