El ron y el cigarro es un lujo en Cuba.

(CUBA). En un país con altos índices de tabaquismo y consumo de alcohol, conseguir una cajetilla de cigarros o una botella de cualquier tipo de brebaje ha pasado de vicio a lujo.

El cubano es tomador de rones, hay muchos que se “dan los tragos todos los días, o tres veces a la semana, cada vez que puede”. Son personas que toda la vida han acostumbrado a ´tocarse´ antes de llegar a sus casas”. Los cubanos prefieren “beber en sociedad” antes que adquirir un envase y llevarlo a sus viviendas. “Los cubanos somos así, a veces tomamos para olvidar todo lo malo que nos pasa en el día, hasta para tragarnos mejor el plato de comida”.

Resulta que la pandemia a cambiado mucho las cosas con el cierre de todos los establecimientos distribuidos por los barrios sobrevino una crisis con el abasto de bebidas alcohólicas “para llevar” en los pocos bares que permanecían abiertos, dando pie al tráfico clandestino y al aumento sin precedentes de sus precios en el mercado no estatal.

Dicen que lo hicieron para que la gente no tomara en las calles”, por otra parte el cigarro en un país altamente fumador, donde según estadísticas cada vez más jóvenes son fumadores, hoy una caja de cigarros “de los malos”(Criollos o Populares)que conseguías a 7 pesos puede costarte 35 pesos.

Al tiempo en que los rones más populares desaparecieron de las tiendas, los cigarros vendidos en moneda nacional también se esfumaron de la red de mercados estatales. Desde finales de 2019, la prensa oficialista advirtió que la distribución en todo el país de las marcas “Criollos”, “Titanes” y “Popular” estaría afectada por el incumplimiento de planes productivos y la ausencia de insumos. Sin embargo, los fumadores nunca imaginaron que la crisis competería igualmente a las marcas comercializadas por BrasCuba. S.A.

La misma estrategia de artículos de primera necesidad en tiempos de pandemia como el jabón y la pasta dental, se uso con cada núcleo que tenía derecho a adquirir una botella o pomo de ron al mes, de acuerdo con la reserva que existiera en los almacenes del Estado, todo controlado por la libreta.

El portal cubano Infomed advirtió un “destape” en la ingesta no social de ron durante el confinamiento, propiciado, en gran parte, por la reclusión, la inactividad y hasta por la incertidumbre y miedo a un posible contagio. No en vano, y ante la poquísima oferta de bebidas más baratas, comenzaron a agotarse otras marcas más costosas que aún se expendían en las TRD.

En un país con altos índices de tabaquismo y consumo de alcohol, conseguir una cajetilla de cigarros o una botella de cualquier tipo de brebaje ha devenido de vicio a lujo. Si en la década del noventa el ron alcanzó el precio de 150 pesos en moneda nacional y 40 pesos una cajetilla de cigarros, actualmente se han cuadruplicado los precios debido a la propia escasez. Hacia el interior del país, las “ruedas” de H. Upmann y Popular Rojo (con 10 cajetillas) alcanzan el valor clandestino de 500 pesos, pero en la capital han ascendido a casi 900 (más de 80 pesos por unidad)

Los mismos propietarios de bares que ofertan servicios “para llevar” y a domicilio explican que deben imponer precios tan elevados a los cigarros y a las bebidas embotelladas para pagarles a supuestos proveedores que “lo buscan en otras provincias mejor abastecidas”.

Para frenar el acaparamiento en grandes proporciones, en se ha dispuesto la venta de cigarros normada a dos o cinco cajetillas por persona, causa principal de las largas colas frente a estos establecimientos.

La reventa clandestina de ron y cigarros sugiere un entramado de ganancias y beneficios que va desde el dependiente de las tiendas hasta un poco más arriba en la cadena.

Al cubano le gusta tomar. Primero les quitaron la cerveza de lata de las tiendas, ahora se desaparece también el ron y los cigarros. Yo recuerdo que en los noventa nos compartíamos un cigarro entre tres o cuatro y que recogíamos cabos del piso. ¿Será que regresaremos a lo mismo?”.

Publicado por Y.Roque

Cubano-Español.Periodista Independiente.Escritor de varios libros, nacido en Cuba, perseguido por la Seguridad del Estado Cubana.

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: