Los cerdos tomaban la leche de las vacas de un campesino que reportaba merma en la producción.

(CUBA) Tras notar una merma en la producción de leche de sus vacas, el productor espirituano Ruperto Rodríguez Gallo, integrante de la cooperativa José Regino Sosa Cañizares, descubrió algo inusual: unos pequeños cerdos estaban mamando la leche de sus reses.

“Ahora tengo dos vacas paridas y hace como diez días vi que empezaron a bajar un poco en la leche, independientemente de la seca, hasta que me puse a observar; una tarde cuando voy a apartar el ganado veo una lechona mamándole a la vaca”, afirmó al periódico local Escambray.

“Llevo más de 25 años en la finca con el ganado y criando puercos y es primera vez que ocurre esto, había oído hablar de eso, pero no lo había visto; incluso se los comenté a los vecinos de por aquí y no lo creían”, agregó.

Además, el campesino dijo que otros productores de la región, incrédulos, lo acusaron de buscar justificaciones para entregar menos cantidad de leche al Estado.

Tras dichos señalamientos, invitó a sus vecinos y a otros productores a observar el fenómeno. “Las vacas se dejan mamar, de hecho, hay una que no tiene ya ternero y la poquita leche se la baja a los lechones, que no han dejado de mamar a las puercas”, aseguró a la prensa.

Ante la disminución de la producción de leche, el campesino tuvo que tomar medidas: “No me ha quedado más remedio que por las noches trancar los cerdos, lo que por ser una crianza rústica por el día tengo que soltarlos para que aprovechen todo el alimento natural, incluido el palmiche; sobre todo esa lechona se ha vuelto un ternero más para las vacas, cuantas veces les pasa por el lado las mama”.

Al respecto, el experto en ganadería Ramón Balmaceda afirmó que “es más frecuente, por ejemplo, ver gatos y lechones mamando en perras paridas, pero este caso también pasa; es que el cerdo tiene un gran olfato y la leche vacuna un olor muy peculiar”.

“Cuando a la vaca se la mama un lechón es porque está echada, él llega, la hociquea por el sabor que tiene la ubre y por la piel suave, además, si el esfínter de la ubre es blandito mama con más facilidad”, agregó.

El especialista señaló que uno de los motivos de este extraño comportamiento puede estar dado porque los lechones no se satisfacen con la madre y padecen de un déficit de alimentos.

“Lo aconsejable en esta situación es tratar de separar los lechones de las vacas porque si no siguen haciendo eso, después se acostumbran y hasta de grandes pueden seguir buscando la proteína, que en ese caso la encuentra fácil cuando están juntos en los potreros”, finalizó.

Publicado por Y.Roque

Cubano-Español.Periodista Independiente.Escritor de varios libros, nacido en Cuba, perseguido por la Seguridad del Estado Cubana.

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: