Historias de Domingo: El agujero más profundo de la Tierra fue sellado después de que los expertos descubrieran misteriosos fósiles.

(RUSIA). En una remota península del noroeste de Rusia, los científicos llevan décadas perforando hacia el centro de la tierra, lo cual tiene a todo el mundo verdaderamente en una intriga constante.

A más de 12.000 metros, su perforación es la más profunda a la que ha llegado el hombre. Pero entonces ocurre algo inesperado y los investigadores se ven obligados a cerrar su experimento para siempre.

No es de extrañar que el ser humano se sienta fascinado por lo que hay debajo de la superficie de la Tierra. Pero desde que se envió el primer satélite artificial al espacio en 1957, los seres humanos también se han encaprichado en mirar hacia arriba para descubrir los secretos de las estrellas.

El 24 de mayo de 1970, un equipo de investigadores comenzó a perforar la tierra bajo el distrito de Pechengsky, una región poco poblada de la península rusa de Kola. Su objetivo era sencillo: penetrar lo máximo posible en la corteza del planeta.

Además, los soviéticos pretendían alcanzar una profundidad de unos 49.000 pies bajo la superficie de la Tierra, lo cual era considerada como una verdadera locura por los americanos.

Entonces, el 6 de junio de 1979, una de las perforaciones de Kola, bautizada como SG-3, pulverizó el récord. Y en 1983, el agujero, de apenas nueve pulgadas de ancho, había recorrido la asombrosa cifra de 39.000 pies dentro de la corteza terrestre.

Durante 12 meses, interrumpieron los trabajos en el pozo para que varias personas pudieran visitar el fascinante lugar. Sin embargo, cuando se reinició el experimento al año siguiente, un problema técnico obligó a detener la perforación.

La perforación empezó a acercarse a su objetivo, el pozo se había calentado hasta la friolera temperatura de 180 °C (356 °F), nada menos que 80 °C (176 °F) más de lo previsto.

Así que, sabiendo que su equipo no duraría en esas condiciones, el equipo de Kola abandonó el proyecto. Para entonces, era 1992, 22 años después de que se iniciara la perforación.

Sin embargo, los investigadores pudieron aprender algunas cosas fascinantes antes de sellar lo que se ha denominado el pozo superprofundo de Kola. Por ejemplo, a unos seis kilómetros de profundidad, descubrieron diminutos fósiles de plantas marinas.

Se hizo un descubrimiento aún más emocionante en los extremos del pozo superprofundo de Kola, algo que podría cambiar el curso de toda la investigación que llevaban a cabo.

Mediante la medición de las ondas sísmicas, los expertos habían predicho previamente que la roca bajo nuestros pies cambia de granito a basalto a unos tres o cuatro kilómetros bajo la superficie. Sin embargo, pronto descubrieron que no era así, al menos en la península de Kola.

En cambio, los investigadores sólo encontraron granito, incluso en el punto más profundo de la perforación. Finalmente, pudieron concluir que el cambio en las ondas sísmicas era el resultado de diferencias metamórficas en la roca, en lugar de un cambio a basalto.

Pero tampoco era eso. Sorprendentemente, también descubrieron agua corriente a varios kilómetros bajo la Tierra, a profundidades en las que nadie preveía que pudiera existir agua.

Pero aunque algunos comentaristas entusiastas han saltado sobre este descubrimiento de agua subterránea como prueba de inundaciones bíblicas, se cree que este fenómeno es más bien el resultado de una fuerte presión que forzó la salida de átomos de oxígeno e hidrógeno de la roca.

Después, las rocas impermeables hicieron que el agua recién formada en esta sección quedara atrapada bajo la superficie. Algo bastante loco, si nos ponemos a pensar un poco sobre ello…

El momento del cierre del pozo superprofundo de Kola coincidió con la caída de la Unión Soviética, y en 1995 el proyecto se cerró definitivamente, concluyendo así otra parte de la historia.

En la actualidad, el emplazamiento está catalogado como un peligro para el medio ambiente, aunque los visitantes aún pueden ver algunas reliquias del experimento en la cercana ciudad de Zapolyarny, a unos diez kilómetros de distancia.

De manera impresionante, los investigadores aún no han superado su récord, lo que significa que el pozo sigue siendo el punto más profundo del planeta hecho por el hombre. Sin embargo, la carrera hacia el centro de la Tierra aún no ha terminado.

El agujero de Kola tiene varias leyendas una es los sonidos grabados en su interior sobre voces algo que muchos han discutido en los fenómenos “paranormales” de este mundo.

Fotos del hoyo

Publicado por Roque

Cubano-Español.

A %d blogueros les gusta esto: