El cuento de Don Barba

Había una vez un Don Barba que quiso hacer una revolución de los humildes y para los humildes, luego de una serie de aventuras y suertes, en la Sierra Maestra, decía que no era comunista, entró a la Habana y tomó el poder.

Don Barba prometió a las madres que con esta Revolución ninguna lloraría la muerte de un hijo, sólo que por su Barba e ingle de varón en la Cabaña mató más de 200 cubanos.

Sus primeros logros fue repetir que no era comunista, que sus objetivos era dar vida al humilde, alfabetizarlos en su consignas y así manipularlos por más de 62 años.

Don Barba era una especie de Reality Show, inventaba Zafras imposibles, enemigos virtuales, era capaz de crear hasta sus propios sabotajes para impresionar a su público.

Nuestro Gran Líder Barba por poco hace volar el mundo con sus misiles, porque sus palabras predilectas eran: ¡Patria o Muerte!

Y fue tan siniestro Don Barba que se olvidóde la patria y envió a la muerte a un país lejano a sus súbditos.

Después que todo cambió y los bolos dieron la espalda, el Barba estuvo a punto de perder la Barba, todo era un caos para el pueblo revolucionario, él no, el siguió comiendo langosta mientras el pueblo y los guatacones esperaban un milagro.


El pueblo que marchaba en camiones y vehículos con un líder, el Barba, le continuaba aplaudiendo hasta las escupidas que lanzaba a pesar de su olvido, su desprecio, y sus falsas promesas.

En unos años íbamos a ser un país exportador de oro negro, luego tendríamos tanta leche que tendríamos que exportarla, y los huevos servirían no sólo para lanzarlos a los opositores sino que podríamos exportarlos.


Pronto los vehículos funcionaban con cualquier combustible, con gasolina, diésel, madera, tela lo que fuera.


Cuando iban por los 1970 km le dijo un chicharrón al barba,
“Comandante se acabó el combustible”, este le dijo:-no te preocupes vamos a echarle toda la madera que tengamos.


Y así siguieron, a los 1989 km le dijo otro guatacon
“Comandante se acabó el combustible” este le responder: -vamos rumbo al comunismo no hace falta ropa ni nada le echamos la ropa.
A los 2000 km se repetía la historia, el Barba mando a echar para que caminarán los vehículos con la gente la comida.


A los 2021 km uno muy flaco y destrozado quemado por el sol le dijo con voz tenue.
Comandante se acabó el combustible, estamos en medio de un desierto no hay agua, no hay comida, los carros se rompieron, estamos sin ropa, no hay ni donde dormir porque lo quemamos todo, ya estamos sin nada
Entonces ya el Barba, no existía solo quedaba un anónimo Puesto a Dedo que dijo con tono altanero y fuerte:
Ya llegamos al comunismo.

Pero entonces el pueblo cansado del camino, y hasta los guatacones dijeron: ¡Comunismo para qué!

Caricatura de Fidel Castro

Publicado por Roque

Cubano-Español, mi opinión es simplemente eso.

A %d blogueros les gusta esto: