Campesino cubano denuncia la pérdida de 1.300 coles porque Acopio no aceptó el producto

Anadeilys González publicó las imágenes del campesino con las coles en Facebook, y explicó que los productos no fueron “pagados ni utilizados en beneficio del pueblo”, pese a que la comunidad cuenta con dos minindustrias para procesarlos.

La respuesta que le dieron fue que no había fuerza de trabajo y que ya la empresa había cumplido su plan. Ahora yo digo: cómo se va a estar pensando en cumplir un plan teniendo la provincia una situación tan desfavorable con la Covid-19. Señores, hay que pensar como país. Ese producto pudo haber sido utilizado para la alimentación de los enfermos y personas ingresadas en los centros de aislamiento”, escribió.

No puedo creer que la fuerza de trabajo sea una excusa para no aceptar un producto, teniendo en cuenta que el campesino es un brazo derecho en esta sociedad. Ahora digo, ¿quién se hace responsable de las pérdidas? Espero que puedan responder a los daños ocasionados”, agregó la usuaria.

Las deficiencias en la recogida y distribución de los alimentos producidos por los campesinos cubanos son muy comunes en la Isla. La propia gobernadora de Santiago de Cuba, Beatriz Johnson, informó el pasado año sobre la posible pérdida de 8.000 cajas de mangos en su localidad.

También un agricultor matancero utilizó las redes sociales para mostrar la pudrición de 150 quintales de piña“por culpa del mal trabajo y la corrupción de muchos dirigentes”.

Uno de los principales responsables de estas pérdidas es el mecanismo de Acopio, por el que cada año se desperdician miles de toneladas de productos agrícolas fundamentales en la dieta básica cubana, generalmente porque no son recogidos ni distribuidos a tiempo.

El agrónomo cubano Fernando Funes-Monzote ha afirmado en numerosas ocasiones que “la agricultura cubana no necesita producir más alimentos“, porque “el 50% de lo que hoy se cultiva se pierde antes de llegar al consumidor”.

El Gobierno cubano, antes de la crisis aguda de desabastecimiento que viene profundizándose desde hace más de tres años, importaba el 80% de los alimentos a un costo de 2.000 millones de dólares anuales, según cifras oficiales.

Aunque no hay actualización de esas estadísticas, con toda seguridad las cifras se han reducido al menos a la mitad, no por mayores producciones que sustituyan importaciones, sino a costa de un mayor desabastecimiento, imposible de cubrir por una agricultura igualmente en crisis por el propio sistema.

Referencia: Diario Cuba

Publicado por Y.Roque

Cubano-Español.Periodista Independiente.Escritor de varios libros, nacido en Cuba, perseguido por la Seguridad del Estado Cubana.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: