Tragedia del ‘taxi patera’ en Mazarrón: Mansouria y su hija Aya nunca llegarán a Francia.

ESPAÑA. EL sueño era reunirse con el cabeza de familia en Francia para emprender una nueva vida con un horizonte esperanzador: algo que no les ofrecía Argelia. Y para ello, Mansouria estaba dispuesta a pagar lo que pidiese la red de trata de seres humanos, con tal de lograr un billete en un ‘taxi patera’ para ella y su preciosa niña, Aya. La aventura comenzó desde una playa de Mostaganem con destino al litoral de la Región de Murcia. Después de hacer tierra en España proseguirían el camino -por carretera- hasta llegar a suelo francés. El viaje terminó en tragedia para madre e hija.

“Todos eran argelinos excepto dos marroquíes”, apunta una fuente de la Policía Nacional. Las únicas mujeres de la tripulación eran Mansouria, de 29 años, y Aya, una inocente chiquilla, de 9 añitos, de ojos con tonos claros, delicada melena y una sonrisa que irradiaba ternura. Este terrible naufragio tarde o temprano iba a ocurrir en la Región de Murcia porque cerró 2020 con un dato histórico: la actividad de las mafias que trafican con inmigrantes irregulares repuntó un 239%.

“Los familiares de las víctimas dicen que pagaron entre 4.000 y 6.000 euros por el viaje”, según esta fuente que ha hablado con allegados de la tripulación. Desde el ‘taxi patera’, una lancha negra, con un motor de 85 caballos, se comenzó a divisar suelo español el sábado por la tarde. Todos los inmigrantes sonreían porque la odisea estaba a punto de finalizar, pero esas largas horas de viaje solo fueron el prólogo del infierno que vivieron al empeorar las condiciones del mar.

“El oleaje empezó a meter agua en la lancha: al final se hundió o terminó volcando”. Lo único que está claro del naufragio es que quince tripulantes acabaron en altamar: comenzaba a fraguarse una tragedia con unos protagonistas con nombres y apellidos, familias, muchos sueños, pero también muchas carencias en sus países de origen que los empujan a embarcarse en viajes para los que el término arriesgado se queda corto.

“El temporal a ellos les sorprendió a unos cinco o siete kilómetros de la costa”, calcula una fuente de la Policía Nacional. Había un largo trecho a nado, sobre todo para la pequeña Aya a la que Mansouria buscó entre las olas. “La mayoría se agarraron a los bidones de gasolina de la lancha para no ahogarse, madre e hija estaban sujetas a uno que perdía gasolina por lo que se quemaron por la reacción del combustible en contacto con el agua”, tal y como relata esta fuente que ha hablado con supervivientes y familiares de las víctimas.

En el puesto que la Guardia Civil tiene en Mazarrón entró este aviso a las 20 horas del sábado: “Alerta sobre posible entrada de patera por la playa de Percheles”. De inmediato, en esa zona del litoral que está en la pedanía mazarronera de Cañada Gallego fueron movilizadas patrullas de la Beneméria, Policía Local, Salvamento Marítimo, Protección Civil y Cruz Roja.

“Iban nadando contra el oleaje, buscando tierra, manteniéndose a flote con la ayuda de los bideones, pero la falta de luz hizo que unos de otros perdieran el contacto visual”. La situación más que agobiante era luctuosa.

Tres de los tripulantes tuvieron suerte porque a menos de 500 metros de la playa de Percheles, fueron socorridos por unos surfistas y el policía local Andrés Fernández. A partir de ese momento, comenzó el doloroso parte de defunciones: se notificaba el fallecimiento de dos varones argelinos y una lista de desaparecidos para los que las horas jugaban en contra de su vida.

Los once desaparecidos lo integran Mansouria Belmokhtar (1992); Aya Bekouche (2012); Mohamed Souhil Lebyed (1999); Ben Adda Nour El Dine (1978); Seghir Mohammed (1996); Khadir Zakaria (1990); Mohamed Yachouti (1999); Mohamed Mansour (1997); Abou Cherif (1981); Zitouni Abdelghani (1989) y Dilmi Hicham (1993). No son cifras de la estadística de inmigración del Ministerio del Interior, son personas por las que sus familias en el continente africano están sin pegar ojo desde el sábado.

“Mansouria y Aya viajaban para reunirse con el cabeza de familia en Francia: él también se jugó la vida en patera y había logrado encontrar un trabajo, los familiares de la madre y la hija aseguran que estaba asentado en ese país”, resumía la citada fuente. Los únicos supervivientes de esta historia acabaron en distintos centros hospitalarios: dos de ellos fueron trasladados al Hospital Santa Lucía de Cartagena, afectados por hipotermia, y el tercero, el supuesto patrón del ‘taxi patera’, tuvo que ser evacuado en helicóptero al Hospital Torrecárdenas de Almería.

El domingo, al pie del cañón, volvieron a estar los de siempre: el Grupo Especial de Actividades Subacuáticas de la Guardia Civil, Cruz Roja, Protección Civil, Policía Local… “La playa de Percheles se inspeccionó de norte a sur, se realizaron trabajos de buceo remolcado e inmersiones hasta doce metros de profundidad”, enumera una fuente que participó en el dispositivo de búsqueda de supervivientes que movilizó al helicóptero del 112, tres motos de agua, cuatro embarcaciones, siete buceadores…

“No había rastro de la patera ni del motor: ese tipo de embarcaciones neumáticas no suelen hundirse, sino que terminan a la deriva”. Tal situación abre la posibilidad de que entre la tripulación viajasen dos miembros de la mafia y uno de ellos, a diferencia del patrón, quizá regresó a la lancha porque finalmente el oleaje no la hundió y puso rumbo a Argelia. Esta hipótesis tendrá que aclararla la investigación de la Policía Nacional porque este miércoles seguía sin aparecer la patera.

Publicado por Y.Roque

Cubano-Español.Periodista Independiente.Escritor de varios libros, nacido en Cuba, perseguido por la Seguridad del Estado Cubana.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: