Conozcamos a Humberto López.

Un vecino de la calle Varona, en Colón, provincia de Matanzas, persona “mayor de edad” a quien identificaremos como A.V.P., escribió a la redacción de Cubanos por el Mundo para hacernos saber varias cosas. Una de ellas es que el pretendido jurista y presentador estelar en la TV Cubana, Humberto López, es un ladrón y un maltratador de mujeres.

Al menos lo hizo con Amelia Flores, su novia – esposa, el día que esta que lo sorprendió en su propia casa, en su propia cama, con un hombre en poses evidentemente amatorias.

A.V.P dice ser testigo de lo ocurrido “al menos de la parte de afuera” de la casa.

Relata este vecino que el día que sucedieron los hechos se dio un escándalo como pocas veces se había visto en esa cuadra. Amelia comenzó a gritar y las ofensas se escuchaban en toda la cuadra. Ella alterada, víctima de una infidelidad…

Revela el vecino que Humberto, “para calmarla”, recurrió a la violencia.

“Afuera se escuchaban golpes de “Suéltame, No me toques, Abusador” y otros semejantes,” señala el vecino.

Según narra los hechos, Amelia los echó a los dos de la casa; a Humberto y a su amante. Sin embargo, cometió el error de no quitarle la llave a su ex pareja.

“Humberto, como ratero que es, criado en el ambiente familiar que se crió, regresó después, cuando sabía que ella no estaba y le robó todo,” expresa el vecino.

Esto dio pie a un escándalo aún mayor. El padre de Amelia vino a discutirlo y a defender el honor de su hija; además de querer recuperar lo robado.

“Se encontraron en plena calle y en plena calle se entraron a los puños. El padre de Amelita no pudo recuperar nada de lo robado, pero le dio buena zurra a Humbertico, ahí, en la calle, delante de todos,” afirma categórico.

“Yo reto a Humberto a que venga aquí al barrio, donde sucedió todo, y nos diga a mí y a todos aquí que esto que les cuento fue mentira; pero supongo que baste con preguntarle a Amelia Flores,” señaló el informante.

El vecino señala que, aunque han pasado muchos años de los hechos que se describen a continuación, Humberto López padre fue separado de las filas del PCC tras ser señalado culpable en un caso de “proxenetismo”. El vecino afirma que el sujeto era “gerente” en una tienda de TRD y que movía las influencias y la imagen de dirigente que alguna vez tuvo para entrar con jóvenes a los hoteles de Varadero, a las que luego dejaba dentro, solas, para que se pusieran a jinetear.

El vecino afirma que por esta razón a Humberto López Cruz (el padre) se le juzgó y condenó.

“Lo condenaron a cinco años en una prisión de menor rigor. Lo mandaron para la 5050 de Jovellanos y cumplió solo la mitad por buen comportamiento,” expresa la fuente.

Sin embargo, según datos llegados a nuestros oídos, la verdadera causa por la cual fue jugazdo Humberto López padre fue la de “abusos lascivos”

“Toqueteaba a menores de edad, principalmente niñas,” dijo otra fuente a nuestro equipo investigativo.

“La verdad es que no fue liberado por buen comportamiento dentro de la prisión. Su causa fue sobreseída por órdenes expresas “de arriba”, que no es lo mismo. Habría que ver qué interés hay en sacar a la calle a un pedófilo,” dijo esta otra fuente.

Ante tantas evidencias, cabría preguntarse: ¿Cuál es la relación entre hijo y padre?

“Más estrecha no puede ser. Son igualitos. Es la niña de los ojos de su padre, que más ratero no pudo ser. Todo lo que hizo su padre en vida, lo sabe su hijo. Todo lo que ha hecho su hijo, lo sabe su padre. Se tapan unos a otros, con las influencias y los amigos que tienen,” dijo finalmente el vecino.

Humberto López tambien ha sido cuestionado por asesorar a su padre para dejar a su tía en la calle, y con un hijo enfermo.

¿Pero volvamos un poco más atrás?

Detrás de ese rostro bonachón que mete finte de erudito en la televisión cubana y que se ha convertido de la noche a la mañana en the most hated man in the cuban tv , está la triste historia no de un tigre, sino de un joven normal, tan normal que ni siquiera pudo terminar el 12 grado cuando le tocaba y que debió terminar luego, de corre corre, en una Facultad Obrero Campesina, por la noche.

Esa, dicen, fue la primera violación y mentira que metió Humbertico en su natal Colón. En Radio Llanura. Él y su padre, de igual nombre, y periodista de sólido prestigio en el territorio, mintieron para que Humbertico entrara a lucharse su futuro en la radio municipal.

Cuentan que entró, gracias a la partida de Lázaro Lorenzo para Cienfuegos y a la gestión de la novia de él, que habló para que Humbertico dejara de dar vueltas como un trompo loco por Cárdenas, Jagüey y por Matanzas en búsqueda de un micrófono para ponerse en la boca.

No lo hizo mal el muchacho. Entró de sustituto de Lázaro Lorenzo en Frecuencia 1420, y al rato le dieron otro programa; y luego otro más. Dicen que escribía sus propios programas y pronto comenzó a sentir sobre sus hombros el peso del ego y a considerarse mejor que Utra, un viejo caballo de batalla en Radio Llanura de Colón.

Fue entonces cuando llegó la orientación de que los locutores tenían que ser al menos bachiller graduados y comenzaron a pedir títulos, y Humbertico tuvo que asumir su mentira. Dijo que no había terminado el 12, cierto, pero dijo que había sido porque sus múltiples labores en la FEEM le habían provocado una especie de colapso nervioso y por eso, se había ido de la escuela. Por ser hijo de quien es hijo le dieron un chance, y le permitieron que entrara en la Facultad Obrera Campesina, y completó en unos meses el curso.

Cuando llegó la “universalización” y tuvieron que irse todos los demás locutores y él a estudiar a ese invento de Universidad, Humbertico se metió a estudiar Derecho. Gracias a la mediocridad de esas “universidades municipales”, Humbertico se convirtió en abogado y se fue, entonces, para La Habana, donde comenzó a tocar puertas y meter cabeza.

Mientras todo eso sucedía, eso que pudiéramos llamar la “vida normal” de Humbertico, en su casa, sita en la calle Varona # 141 entre Ricardo Trujillo y Calixto García, su difunta abuela Raquel, quien lo crió y presidenta del CDR, lo asesoraba y orientaba en la venta, con la casa como almacén, de aceite, ron, alcohol, pollo, etc. y etc.

Ya en ese tiempo, gracias a sus dotes de comunicador, y cuando aún no había encontrado su verdadera identidad sexual, se hizo novio de uno de los rostros más cándidos y bellos de la televisión en la isla: el de Amelia Flores.

Amelia, menuda, amorosa, despertaba pasiones en todos los que la veían conducir el programa matancero Quédate Conmigo, que dirigía el ahora residente en Louisville, Kentucky, Yosvani Albelo Sandarán.

Uno de los camarógrafos del programa cuenta que a nadie en el programa le gustaba aquel noviazgo. Humberto se veía demasiado “maduro” al lado de la aparentemente frágil Amelia, y más de uno, de los ya mayorcitos que le habían tomado cariño a Amelia como si fuera una hija, le aconsejó que rompiera con ese tipo hosco y trapalero.

Amelia no se guió por cabezas ajenas y siguió apostando a aquel amor raro hasta que un día, ella misma descubrió a Humberto López con otro hombre en su propia cama.

Humberto ese que creen el salvador divino de las mentiras fabricadas es todo un circo sin dudas. Y por supuesto tendremos que contar muchas cosas más ya que tanto le gusta difamar de los opositores cubanos.

Publicado por Y.Roque

Cubano-Español.PeriodistaIndependiente.Escritor

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: