‘Efecto mariposa’ en Países Bajos

Hace tan solo dos semanas, el primer ministro holandés, Mark Rutte, conocido por su jovialidad, su capacidad para sobrevivir a cualquier escándalo – lo llaman ‘Mark de Teflón’ – y sus guiños euroescépticos, parecía intocable. Su Gobierno había caído a causa de un escándalo descubierto por Pieter Omtzigt, un parlamentario democristiano conocido por su independencia crítica, pero el 17 de marzo su partido, el liberal VVD, ganaba las elecciones por cuarta ocasión consecutiva, un récord en Países Bajos.

Parecía que un cuarto gabinete de Rutte sería inevitable y que conseguiría, a finales de 2022, el récord de ser el primer ministro holandés más longevo. Con la victoria de Rutte asegurada, el país se embarcó en un proceso de formación de gobierno relativamente sencillo. Eso sí, en un Parlamento con 17 partidos eran necesarios al menos cuatro para una coalición (la extrema derecha está excluida debido a la existencia de un cordón sanitario).

En Países Bajos el “proceso de formación” sigue un guion estructurado en el que los partidos descubren qué coaliciones son posibles y qué acuerdos se pueden hacer. Dada la clara victoria del VVD y del otro partido liberal, D66, y en plena crisis por la covid-19, parecía que este proceso sería una formalidad. Hasta que la mariposa batió sus alas.

Una de las “formadoras” (los negociadores que toman el papel del Rey en las consultas desde el 2012), Kasja Ollongren, era también ministra en el Gobierno actual. El lunes de la semana pasada, otro ministro dio positivo por covid, por lo que Ollongren tuvo que hacerse un test, que salió también positivo, por lo que tuvo que abandonar el proceso de formación de gobierno de forma precipitada.

Al salir Ollongren del Parlamento, un fotógrafo tomó la imagen que ilustra este artículo. La instantánea parece inocente, pero Ollongren cometió un error fatal: sus apuntes sobre las negociaciones eran perfectamente visibles. Y en particular, se podía leer la frase: ‘Darle a Omtzigt una posición en otro sitio’.

Estaba claro que alguien intentaba desembarazarse del ultracrítico miembro del Parlamento Pieter Omtzigt, que había sido la principal amenaza para Rutte. 

Todos los involucrados en las negociaciones se apresuraron a negar haber hablado sobre Omtzigt, incluido Rutte.

La ministra Kasja Ollongren, en la fortuita foto que puede hacer caer al primer ministro de Países Bajos, Mark Rutte EFE/EPA/BART MAAT

Publicado por Y.Roque

Cubano-Español.Periodista Independiente.Escritor de varios libros, nacido en Cuba, perseguido por la Seguridad del Estado Cubana.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: