Se entrevistan con huelguistas grupo religiosos para mostrar su apoyo y preocupación.

Un grupo de religiosos cubanos logró romper el cerco policial que acordona la sede de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU) y entrevistarse con su líder, José Daniel Ferrer, y otros huelguistas.

Allí pudieron comprobar el estado de salud en que se encuentran los miembros de la organización opositora, que llevan ya 20 días de ayuno continuo, y conocer cómo lidian con el acoso de las fuerzas policiales en las afueras de la sede, ubicada en el reparto Altamira, provincia Santiago de Cuba.

Durante el encuentro, que transmitió la promotora de Cuba Decide, Rosa María Payá, a través de sus redes sociales, los pastores rezaron por la vida de los miembros de UNPACU. También lo hicieron un grupo de vecinos en las afueras, hasta dónde se los permitió el cerco.

Al respecto, Ferrer dio a conocer que, mientras conversaban, llegó a reforzar el cordón policial un grupo de “boinas negras”, las tropas especiales del Ministerio del Interior, encargadas de enfrentar a delincuentes violentos.

Los huelguistas aseguran que continuarán con la protesta para exigir, como lo han hecho hasta el momento, el cese del acoso y hostigamiento y que les permitan reemprender su labor humanitaria: ofrecer comida y alimentos a la población necesitada de loa alrededores.

Arzobispo de Santiago de Cuba visita sede de UNPACU

Este jueves también llegó hasta la vivienda de los huelguistas el arzobispo de la oriental provincia de Cuba, monseñor Dionisio García. La información fue confirmada en Twitter por el propio Ferrer, quien manifestó su agradecimiento al líder religioso por ingresar a Altamira, pese a la represión que les rodea.

Horas antes, este 8 de abril, el coordinador general de UNPACU aseguró que había disminuido el cerco policial, “pero resulta que se habían escondido porque venía el Arzobispo Dionisio García a interesarse por nuestra salud”, comentó en Twitter.

Actualmente permanecen en huelga 24 activistas dentro de Cuba y uno desde Brasil; en protesta precisamente porque los tienen rodeados de policías y agentes de la Seguridad del Estado, lo que imposibilita que entreguen alimentos al pueblo.

La huelga de hambre de activistas de UNPACU fue iniciada por el líder del movimiento, José Daniel Ferrer el 20 de marzo, en protesta porque el régimen mantiene el acoso contra ellos.

El apoyo internacional hacia los activistas va incrementando a medida que pasan los días. Ya se han pronunciado eurodiputados y la vicepresidenta del Parlamento Europeo, Dita Charanzová, también, el secretario general de la OEA, Luis Almagro.

Publicado por Roque

Cubano-Español.

A %d blogueros les gusta esto: