Cuba comienza los ensayos en fase 3 de sus propias vacunas, y en Europa comienza la campaña izquierdistas del triunfo.

Dos vacunas cubanas ya están en fase tres: son Soberana 02 y Abdala, sueros con una tecnología distinta a los que venimos usando contra el coronavirus en el mundo. Y la prensa Española se hace eco de la victoria y la retórica de la dictadura, el canal La Sexta hacía una entrevista que deja mucho que pensar.

Carlota Dobaño, investigadora del Instituto de Salud Global de la Fundación La Caixa, explica que son vacunas más “‘tradicionales’, de proteína en adyuvante o conjugadas, que son tipos de vacuna que se sabe que son seguras para otros patógenos, por lo que no se espera que incluir proteína del coronavirus vaya a alterar la aceptación de las personas”.

Para desarrollarlas, ha sido clave la experiencia que tienen desde hace años. Y es que, tal y como indica Dobaño, el país lleva tiempo “desarrollando este tipo de vacunas”. “Cuba tiene una industria de vacunas local potente, de hecho también exportan, y han aprovechado la plataforma que ya tienen ellos en marcha y la han aplicado al coronavirus”, señala la experta.

La experta tiene razón en algunas cosas, “Cuba lleva años desarrollando vacunas, es cierto, pero cuidado, por ejemplo vacunas que no están muy al acceso del paciente cubano como el del pie diabético, que para muchos si no tienes una “palanca”, como decimos los cubanos, te mueres. Muchas de esas vacunas Cuba las exporta, EEUU por ejemplo tienen licencias para producir algunas, estas fueron parte de los muchos convenios que hizo el ex-presidente Obama.

El artículo de la Sexta continúa:

Como en todo lo relacionado con la biotecnología en Cuba, hay apuesta estratégica y cuestión de hacer de la necesidad una virtud. En este sentido, Anna Ayuso, investigadora del Cidob, Foro Europa-Cuba, subraya que “Cuba desarrolló esa vacuna por falta de acceso al mercado”, a lo que añade que su “industria farmacéutica que está pensada para el autoabastecimiento”.

Lo que parece que Anna Ayuso no sabe que América Latina tuvo una reunión para facilitar el comienzo de la vacunación en toda la región y la dictadura se negó a ser participe, Cuba pudiera tener hoy más de 3 millones de Cubanos vacunados.

Este es el objetivo también de las vacunas contra el COVID-19, aunque no se descarta que acaben siendo una fuente de ingresos. Para eso hace falta no solo que superen la fase 3, sino que pasen también la homologación en Europa y EEUU, un reto que otros medicamentos cubanos, aunque efectivos, no han logrado.

Al parecer existe mucho interés en las vacunas cubanas y es que la dictadura lleva meses haciendo toda una campaña promocional de vacunas que aún no salen pero para ellos son”las mejores del mundo”, como siempre.

Foto/Google

Escrito por: entrelacritica.com

Publicado por Roque

Cubano-Español, mi opinión es simplemente eso.

A %d blogueros les gusta esto: