Literatura

Portada

© Yordan Roque Álvarez, 2020

Reservados todos los derechos. No se permite la reproducción total o parcial de esta obra, ni su incorporación a un sistema informático, ni su transmisión en cualquier forma o por cual- quier medio (electrónico, mecánico, fotocopia, grabación u otros) sin autorización previa y por escrito de los titulares del copyright. La infracción de dichos derechos puede constituir un delito contra la propiedad intelectual.

© Lugo/España, 2020

“A todos los que cada día en cualquier lugar de este mundo luchan por evitar que el mal florezca.”

” Muy a menudo amamos las cosas y usamos a las personas, cuando deberíamos estar usando las pocas cosas y amando a las personas.”

Abraham Lincoln

Prólogo

El espionaje es un tema muy abordado en las novelas actuales del genero, sin embargo lo interesante de esta es la mezcla de realidad con la ficción, llevándonos al punto de no saber, lo real y lo ficticio.

En cada uno de los capítulos usted encontrará nuevas aventuras de los personajes vinculados a La Jungla una especie de departamento asociado a la Central de Inteligencia Americana (CIA) creado por el autor, que nos muestra la cara fea y la buena del espionaje, sin embargo el objetivo es hacer ver que a veces las cosas que parecen justificables no lo son, y las que pueden ser justificadas, pues a veces no son tan convencionales.

El autor crea un trabajo de equipo, a la vez se centra en la vida de Daniel un ex-militar degradado en Cuba por denunciar a un superior corrupto, es bueno familiarizarse con los nombres de este personaje porque puede traer confusiones a la hora de la lectura, por ejemplo Daniel lo encontraras con dos nombre más: Osiris o Manuel Antonio sus nombres claves, sin embargo los demás personajes de la historia lo irás clasificando igual al protagonista, llegando a extrañarlos en ciertos capítulos donde no aparecen, porque están cumpliendo otras misiones o descansan, inteligentemente el autor mantiene los nombres originales de los compañeros de Daniel para que puedas clasificar los personajes sin llegar a confundir.

Es importante saber que la obra está pensada para una trilogía y los primeros capítulos son la última misión de esta primera serie, por tanto debe tenerlo presente al leer la obra, para entender el final debes leer bien detenido esta parte primera.

La lectura lleva al análisis de varios puntos, en esencial las consecuencias del terrorismo y la falta de acciones reales, que aplaquen los efectos nocivos, pero además nos muestra la cara oculta del espionaje crudo y a veces con riesgos por falta de la preparación o apoyo real, terminando en actos que atentan contra la estabilidad legal y a veces lo que puede ser positivo, no lo es, pues termina con la muerte de inocentes.

Es posible que encuentres personajes buscados por el FBI y la propia CIA, y aunque no tengan el nombre de Osama Bin Laden son de iguales de peligrosos y que muchos aún están libres.

En ocasiones vemos la torpeza de los protagonistas e incluso del propio autor al tratar de mostrar una trama lógica, pero esto es lo que hace interesante la narrativa, porque nos quedamos con el sabor de pensar libremente:¿cómo lo hizo? o ¿cómo lo hicieron?¿sería así?¿eso no ocurrió?¿o, si?¿estarán vivos?¿no?

Es muy lógico que los especialistas de la Jungla no son agentes arriesgadas, a pesar de haber sido militares con experiencia en varios campos, cabe que en la realidad estos personajes puedan ser la sustitución de espías reales que están muy cerca de estos terroristas, o lo estuvieron. Para hacer más atractiva la aventura,e incluso mostrar al malo atrapado el autor nos deja ese sabor de victoria.

No cabe duda que esta es un obra para disfrutar y aprender, La Jungla del Espionaje, es el inicio de una historia que podrá volverse a contar en unos años, con otros personajes a no ser que este mundo civilizado de por terminado el flagelo del terrorismo.

En síntesis son relatos que nos cuenta el espía Daniel, con sus amigos Enrique, Julián, Malena, Joaquín. Y rompen el mito de súper espías mezclando el amor familiar, el romance, las dificultades y los problemas de cualquier humano, pero resaltando lo humano y el dolor incluso por tomar la justicia por sus manos, nos muestra la parte oscura de matar para hacer supuestamente justicia o cumplir con la labor, mostrando gente sensible que razona, y siente compasión.

La Jungla del Espionaje nos muestra valores humanos, y critica los sistemas y naturaleza de algunas naciones por donde transitan los personajes.

Sin duda la obra es un texto para actualizar nuestra visión del mundo actual y futuro, la tercera parte termina en el 2028, por el momento en nombre del autor disfrute este interesante libro.

La Jungla del Espionaje

Capítulo 1

El comienzo del fin

Las luces del atardecer del último día de verano iluminan todo dotando al mundo de nuevos colores, menos mi país que parece deteriorarse con los años, y después de casi quince años sin pisar esta tierra me sentía todo un extraño.

Los últimos rayos de sol se expandían por el cielo azul que veía por los barrotes de mi celda oscura, y cientos de gamas de tonos de pobreza, hambre, dolor y desesperanza arropan el horizonte en mi mente.

Parece un sueño. Como este verano. Como todo el año. Un sueño con luz y oscuridad, semanas estériles e instantes valiosos, casi eternos. Un sueño en el que a veces desearías instalarte a vivir para siempre, mientras que otras tienes que pellizcarte para recordar que todo es real y que ya este no es tú mundo aunque lo desees.

Al fin y al cabo, no tenemos la opción de elegir las circunstancias que nos rodean, las situaciones que afrontamos, buenas o malas, pero sí que podemos elegir cómo vamos a reaccionar ante ellas. Hay miles de posibilidades, miles de caminos, todos ellos construidos piedra a piedra, paso a paso, minuto a minuto.

¿Quién quieres ser en esta historia? Quizás todo dependa de esa pregunta. Quizás estas luces, con la brisa cálida acariciándonos, y quieran decirnos algo. El verano de esta nación no acaba, no todo dura para siempre pero este parece ser eterno y a veces lo único que tenemos es un momento. La cuestión es, qué vamos a hacer con ese momento.

Pensemos en todos ellos y construyamos la persona que deseamos ser, ese siempre fue mi propósito. Y en ese ahora, con la luna asomándose entre las rejas, solo me queda seguir avanzando hacia la bienvenida de un nuevo curso de mi vida, mi última misión era donde había comenzado todo y tenía que terminarla, suicidio es de cobarde, pero lo prefiero antes de ver la cara de los que un día fueron mis amigos y hoy son mis jueces.

Aunque sea a mi mundo de incertidumbres, un mundo en constante cambio de mentalidad. Hice una promesa, la de disfrutar mientras pueda de todo lo que me haga feliz sin condiciones, y aceptar los reveses de la vida, es imposible escapar de ellos, pero necesarios para darnos cuenta de todo lo que somos capaces de superar, o de afrontar , o de sobrevivir, o de ser… lo que sea. Por eso regresar era una oportunidad para saldar cuentas, que me cubra la muerte con su fúnebre crespón, yo he vencido, lo único que me golpea es mi familia, pero ellos sabrán arreglársela sin mí, al final siempre estuvieron viviendo sin mi presencia.

Este país se va oscureciendo y poco a poco, con el nacimiento de nuevas luces, más pequeñas, más brillantes, en mi mente se llena de imágenes de libertad.

El malecón baña casi todos los recuerdos y en estos días los descubrí, aunque no era de esa zona, mi oficio me hacía transitar todos los días por allí, empezando por un cortijo con amigos disfrutando como críos, reflejando los palacios de la dictadura en plena crisis, topándose con calas a las que se acceden por precipicios de edificios derrumbados, borrando el sudor por ser comunista consagrado, comunista olvidado.
Sonrío mientras se me van abriendo los ojos para llorar la vida de sumiso que viví aquí, esta vida que no sabes donde te lleva, hasta que encuentras sentido a lo que haces, es allí donde vale la pena hacer algo para sentirte un poco mejor.

Una isla del Caribe bajo un régimen comunista, que al final quedó atrás, guardando terroristas bajo el respaldo comunista, me siento alegre, ya ellos pagaron el pecado con la muerte, fui Dios y juzgué. Cuando me dieron la tarea sabía que era posible fuera la última misión, mis amigos se negaron y me llamaron loco, pero mi deber, me obligaba, además aunque fracasara, sería para mi un alivio, una dulce venganza que prometí a esta dictadura.

Recuerdo ese año 1994, el maleconazo había dado inicio a una crisis aguda en el país y el régimen cubano había realizado el encarcelamiento de los principales opositores, en ese momento yo era el jefe Daniel de inteligencia contra los asuntos de la Seguridad del Estado, mi misión era desarticular cualquier atentado contra el dictador Fidel Castro y su camarilla.

Muchos habían sido las misiones que me había tocado revertir, otras muchas también fueron inventadas, para así hacer crecer el poderío de nuestro líder y presentarlo como un Dios, como militar tenía la oportunidad de vivir una vida cómoda, tenía mi familia y amigos con altos cargos, a mi solo me interesaba mi trabajo, vivir cómodamente en plena crisis, tenía mi buena casa el Vedado, un auto permanente a disposición, pero todo cambiaría.

Una mañana descubrí que un alto dirigente estaba involucrado en el lavado de dinero hacia Europa, en aquellos momentos de crisis del país aquello era algo inconcebible, cuando presente mi informe me acusaron de contrarrevolucionario, había caído entonces en la parte del desalojo que acostumbran hacer los comunistas para detener al que intenta manchar su reputación de perfectos hijos de putas.

Era una orden de aquel Coronel llamado Maximiliano que en su mirada escondía todas las mentiras que contaba. Siempre llevaba puestas unas gafas oscuras, para que nadie la reconociera a no ser por sus grados. Únicamente se las quitaba para dormir; cuando la noche le caía a los pies. Era su momento preferido. Le encantaba balancearse sobre los subordinados y saltar descalzo de estrella en estrella sobrantes en su traje militar. Dibujando nuevas constelaciones, creyéndose dominar el mundo cuando solo era otro perro sabueso como yo lo fui.

Escribiendo nuevos sueños que solo se lo creen los estúpidos llamados revolucionarios, y para colmo incitando a crear nuevas revoluciones. Un día, sin darse cuenta, se miró al único espejo que conservaba y vio que yo estaba causando nuevas formas de pensar, estaba contra su corrupción. Y me regaló su conciencia cuando sus latidos bajaron a la tierra para decirme:

-¡Contrarrevolucionario!

Yo que toda mi perra vida la había pasado detrás de grupos de gente que harían mal a la Revolución. Pero esa frase la guardaría en mi mente para vengarme y en estos momentos duros puedo decir satisfecho:

-¡Me vengué!, aunque por razones de la vida un día nos volvimos a encontrar.

Aquel día vi su cara, empezó a llover odio como nunca antes lo había hecho aunque estaba acostumbrado a su carácter nunca me había sentido tan inferior. Se empapó el alma entera y cada rostro que disfrazaba su piel de cruel esbirro. Cuando ya no quedó ni una gota de dolor, la hoja de degradación me enseñó su verdad y su corazón duro adoctrinado.

Soltó las gafas que lo habían ocultado durante tanto tiempo y se mostró a mi mundo tal cual era, otro ilusionado defensor al servicio de la dictadura, que yo también había respaldado.

Ahora, cada vez que miro al cielo, recuerdo que el hombre vive para ser lo que le enseñan a ser, estamos más cerca de lo que creemos de hacer cosas para que otros sigan con su poder. Y que no hace falta esperar a la noche para tocar con nuestros dedos las realidades.

El 22 de noviembre de 1994, me degradaron y no fue en horario laboral eran las 12 y 30 de la noche, me separaron de las filas del Partido Comunista de Cuba(PCC) y me dejaron como cualquier cubano común sufriendo las penurias del Periodo Especial, mi vida de perro sirviendo al sistema había terminado como nunca pensé, para ese entonce yo solo tenía 36 años, aunque ya con grados de Mayor.

De alto oficial en las Fuerzas Armadas, pase a ser cuentapropista en un mercado de un barrio de la Habana donde trataba de sobrevivir con mi familia. Mi idea solo se motivaba en la forma de vengarme del sistema, pero por supuesto esto es algo casi nulo en este país, aquí la gente no piensa en los demás, para ellos solo hay una consigna: “no te metas en esa candela.”

Aquí en esta tierra una mañana reunidos con mis verdaderos amigos: Julián, Ernesto, Malena, Joaquín, otros que habían tenido igual suerte que yo, comenzamos a planear nuestra salida de este país, era la única solución viable, el sistema había puesto en nosotros una espina, habíamos pasado a ser los contrarrevolucionarios degradados, perros sin futuro.

Nuestra primera misión junta fue escapar y la llamaríamos meses después “vuelo a la libertad o la muerte”,porque seríamos libres o mártires.

La primera clave era que solo sabríamos de nuestro plan un grupo reducido de cinco personas, los años dentro de la Seguridad del Estado Cubano(DSE)me había enseñado que el fracaso de las principales acciones contra el gobierno era porque cualquiera puede soplar o chivatear e incluso aunque sea familia, entonces la primera cosa que debíamos tener presente era la discreción y así hicimos, lo segundo era pasar desapercibidos sin que nadie sospechara de nuestros objetivos, para eso lo mejor era seguir siendo buenos cederistas y cumplir bajo el marco de la ley todo lo posible.

Nuestro plan consistió en robar un avión que nos llevaría a EE.UU, para esto realizaríamos un trabajo de inteligencia en un aeropuerto del centro del país exactamente en Camagüey, sabíamos que era una misión suicida pero bien planeada teníamos un 90% de probabilidades.

El equipo lo conformábamos, Joaquín, ex- jefe del grupo élite de las Avispas Negras en ciudad de la Habana, un moreno especialista en artes marciales y paracaidismo, además de ser mi vecino, el también fue dado de baja tras negarse a realizar un trabajo sucio para la dictadura cubana, el vivía solo su esposa le había puesto los cuernos después que lo degradaron y Joaquín se había tirado al abandono, lo único que quedaba de valor era su casa en el municipio plaza heredada de su abuelo.

Ernesto, sería nuestro piloto, aunque su especialidad eran los helicópteros tenía conocimientos para hacer funcionar un pequeño avión e incluso lo había realizado varias veces en simulacros y de forma real solo despegando, nuestro amigo había sido uno de los oficiales que se había negado al derribo de las avionetas Hermanos Al Rescate ese año 1996 en febrero, su actitud le costó cara, y la dictadura le paso factura, el era uno de los últimos desvinculados del área militar, así que estaba muy actualizado de como estaban funcionando las cosas en ese tiempo.

Julián, el negro, como le llamamos, era del área del la aeronáutica también, aunque nada sabía de volar, sus trabajo consistir en la seguridad de la aviación, su caso de desvinculación fue complicado e incluso por poco paga los platos rotos de un gran dirigente corrupto, le tendieron una trampa, aunque dice que él no fue ningún santo, y para cuando planeábamos esta misión aún estaba bajo proceso judicial militar, el era parte de la dirección estratégica de la seguridad de los aeropuertos de todo el país sabía mucho de todo el trafico aéreo.

Julián tenía una hija que era bailarina y se había quedado en un viaje que hizo de trabajo en Bulgaria, y de allí se había ido a los Estados Unidos.

Malena, esta si era una mujer con garras, escolta del General Ochoa había sido condenada a prisión por 7 años, degradada como todos nosotros, y algunos dicen que se libró de ser fusilada en la causa 1 por los pelos, ella sabía todos los movimientos de los involucrados en ese suceso, aunque según ella nunca tomó parte del pastel.

Una mujer fuerte, decidida, y sobretodo sin miedo, en eso convirtieron los años de prisión a la ex-coronel Malena. Su orientación sexual estaba confusa, nunca se había casado, y tampoco se le conocía relaciones con hombres, pero a nosotros eso nunca nos preocupar y la respetamos, yo mismo muchas veces fui a la cárcel, le llevaba cigarrillos y algo de comer.

Y por último yo, Daniel y grabe bien este nombre, porque ahora realmente no sé como me llamo, pero todos me conocen por Osiris actualmente, y verdaderamente me siento más cómodo porque es el nombre de un Dios, con un destino fatal como el mío.

Estudie en la Unión Soviética, desaparecida actualmente, en la rama de la Seguridad y esto fue suficiente para lograr nuestro objetivo, pues conociendo como se trabaja en Cuba en temas de Seguridad Nacional esto daba ventajas a nuestro plan de escape, y entonces solo quedaba ponernos en marcha.

-Apunte usted todo allí- dije al instructor policial que me miraba entre asombro y aceptación, parecía que a pesar del tiempo mi espíritu militar seguía vivo.

El verde-olivo me miró y dijo:- sabes que hace tiempo no se fusila a nadie en Cuba, pero todo puede ocurrir.

-Lo sé y asumo-respondí enérgicamente.

-Aquí no creemos en la CIA, ni en mercenarios, ¿tú me entiendes?

-¿Qué grados tiene usted?-pregunté

-¿Por qué?- me pregunta el militar.

-Porque no importa lo grande que te creas, al final eres una víctima del sistema dictador, y ellos mismos te harán pagar tu sumisión.

-Bien Osiris o Daniel, mientras eso ocurre te pudrirás en la cárcel, y quien sabe a lo mejor el general firma la pena de muerte.

-¿Sabe porque maté esa mujer?

-El asesinato no tiene justificación-dijo. ¡Usted asesinó una anciana indefensa!

-Asesiné una terrorista, instructor, una terrorista que este gobierno esconder por muchos años y que ni usted, ni yo cuando estaba aquí con más cargos militares que usted teníamos conocimientos de su presencia.

-¿Y los otros? son muchos muertos en su conciencia, ¿Crees que te librarás del fusilamiento?

-No, pero sabe algo, me siento bien, y si tuviera la oportunidad de revertir lo pasado en las últimas tres semanas, créeme lo volvería hacer. Por supuesto, cambiando el plan de fuga.

-¡Eres un estiércol mercenario, asesino!

-Soy la justicia, soy Dios, soy el juez, aunque ahora me toque rendir a todos.-repliqué.

Capítulo 2

La huida

No sé el horario pero el interrogatorio comenzó temprano, por mi sueño juro que era madrugada.

-Bien detenido hoy quiero me cuentes los sucesos de Camagüey.- ordenó el instructor policial que llevaba mi caso.

-¿quiere un cigarro?- me preguntó.

-Gracias pero no fumo.-respondí.

-Debe saber que su declaración será grabada, y como está bajo investigación aún no habrá presencia de abogado, ¡entiende!

Respondí con un gesto de afirmación. Mientras el oficial se acomodaba en la silla metálica.

-Me contaba ayer que usted y sus amigos militares se fueron a Camagüey a preparar su fuga del país.

-Exactamente. Tras la decisión nos fuimos todos a Camagüey, compramos entre todos una casa céntrica en esa ciudad, con el dinero de la venta de nuestras casas en la Habana y de otros artículo de valor.

-¿Se fueron con sus familias?-preguntó.

-¡No!, si algo teníamos claro nosotros, era que no podíamos involucrar a más gente, ni a nuestras familias.

-¡Cuénteme de la vivienda en Camagüey!.

-La vivienda de Camagüey era una mansión, para que tengan una idea tenía 8 habitaciones 3 baños e incluso 2 cocinas, en el centro del país las casas suelen ser algo menos costosas que en la Habana, esta a pesar de ser algo majestuosa, nos dejó algo de provisiones con la venta de lo que poseíamos.

-¿Y su familia, que dijo al respecto?

-A mi esposa la envié para casa de sus padres, le dije que me diera un tiempo para buscar trabajo y posicionarme en la provincia, luego vendría por ella y mis dos hijos, al principio no estuvo muy de acuerdo,pero luego comprendió que yo estaba buscando un nuevo comienzo.

-¿Su esposa supo de su plan en algún momento? -preguntó el oficial que encendía un cigarrillo en aquella habitación cerrada.

– Nunca supo nada, ni creo lo imaginó, e incluso después de llegar a Estados Unidos pasé unas semanas sin llamar, no quería que estuvieran cuestionando o presionando ustedes.

-¿Cuál era su idea exactamente?

-Miré instructor nosotros teníamos una idea clara, y este era salir por el aeropuerto de Camagüey con destino a Miami y lograrlo o morir en el intento, nada nos detendría, e incluso pensamos en morir en la acción, en caso de ser interceptados. Pero sabíamos que la variante de un encuentro a disparos con la policía o seguridad del aeropuerto era casi nula. Primero porque no teníamos delator, segundo por nuestro historial revolucionario.

-Jajajaja -se reír el muy hijo de puta- ustedes ya no eran nadie, ¿de qué historial hablas?.

-Si usted supiera la última semana en el aeropuerto me habían propuesto un cargo de seguridad y todos mis compañeros me llamaban el Mayor Daniel. ¿Que le parece?-el instructor se pasó la mano por la barbilla, limpió el sudor de su frente, y yo continué diciendo:

-Todos teníamos un historial revolucionario, en pocas semanas menos Malena y Julián los otros habíamos conseguido empleo dentro del Ignacio Agramonte nombre del aeropuerto de esa ciudad.

Yo en la parte de control de equipaje, Enrique en mantenimiento de las aeronaves y Joaquín en aduana, nos movíamos libremente y sin nadie que nos detuviera, pues al final nuestros currículos, nos ponían por encima de casi todo el personal trabajador del aeropuerto, eso ya era una ventaja, poco a poco fuimos ganando terreno y confianza, ninguno de nuestros compañeros de trabajo podía imaginar lo que planeábamos y menos sospechar.

Durante seis meses estudiamos los movimientos del aeropuerto, los lugares no vigilados, los turno débiles, las aeronaves del hangar que podía servirnos, los jefes que eran descuidados, los momentos oportunos para poder movernos en diferentes situaciones, todo fue un trabajo de inteligencia.

-¡Ustedes son unos mediocres contrarrevolucionarios!, traicionaron al país.

-¡Y el país nos traicionó a nosotros!-repliqué- le pregunté su grado al comenzar este interrogatorio, estoy seguro que a lo mejor no tiene ni sargento, usted debe tener más de treinta años y es un mediocre, yo a su edad, ya era capitán, seis años más tarde era mayor.¡Respéteme un poco antes de cuestionar!

-¡Aquí no respetamos asesinos!,¡ y me baja la voz! dijo golpeando en la mesa.- ¡Tomemos un descanso! ¡quédese aquí, sentado!, ¿desea agua?

-No gracias.- respondí. Pasaron unos diez minutos y regresó a la habitación de interrogatorio donde solo había una mesa y dos silla empotradas al piso más un aire acondicionado que talaba los huesos.

-¿Cuénteme por que escogieron ese día, como sabían de la avioneta y todos los detalles posibles que recuerde?.

-Me acomode un poco y comencé a explicar:- Malena y Julián en casa preparaban la logística, el 8 de enero de 1997 fue el día escogido, ese día un avión de Gaviota traía una delegación del Ministerio del Turismo que realizaría algunas inspecciones en la provincia, nos enteramos porque alguien del aeropuerto lo comentó dos días antes, ese día había dos vuelos nocturnos que nos daría tiempo para movernos hasta el lugar de la aeronave, para ese tiempo teníamos preparado uniformes de alto rango para Joaquín y Malena, habíamos logrado que yo, Julián y Ernesto trabajáramos en el mismo turno, solo teníamos un inconveniente el piloto del avión de Gaviota por seguridad permanecía en el mismo y en el hangar estarían tres SEPSA, de los cuales tendríamos que encargarnos teniendo en cuenta que estaban armados, para esto teníamos a un especialista: Joaquín, que sin duda ya sabía como inmovilizarlos e incluso había preparado como sería todo de manera gráfica.

Eran las 9 y 39 de la noche, como lo planeamos pudimos llegar sin dificultades hasta el hangar, Malena y Joaquín vestidos de Coronel entraron al lugar escoltados por nosotros, yo tenía una pistola que en mi tiempo de militar me había hecho de ella, pero quiero aclarar,no funcionaba, pero si lográbamos someter a los SEPSA, tendríamos armas, y esto era fundamental por si había imprevistos, nuestra intensión no era matar a nadie, pero si hacia falta disparar no lo dudaríamos un segundo.

El éxito de todo fue lo rápido que nos movimos, la operación no paso de dos minutos.

Joaquín inmovilizó a uno de los guardias e hizo que los demás bajaran las armas, yo me encargue de entrar al avión con Malena y tomar por sorpresa al piloto, no contábamos con el co-piloto pero también fue fácil someterlo. La acción no nos tomó más de dos minutos, repito.

Ernesto chequeo los parámetros de la nave, me comunicó que el combustible daba exacto, los demás amordazamos a los pilotos y custodios, abrimos la gran puerta del hangar en un pestañear, aquel pequeño avión comenzó a moverse lentamente, era desesperante, en ese mismo instante aterrizaba el segundo vuelo planificado para esa noche, por tanto toda la atención de la torre estaba en ese avión, eso nos daría ventajas y el bendito tiempo, cada segundo contaba.

Del hangar a la pista de emergencias que era la escogida por nosotros por ser la más cercana nos llevo un minuto y medio, para nosotros esa distancia fue una eternidad, sabíamos que en cualquier momento podían aparecer los cazas o los autos de seguridad del aeropuerto tratando de evitar el despegue, y podía ser un problema.

Ernesto que había estudiado por esos meses la pista, y no perdía tiempo, sabía como moverse y llegar prácticamente a oscuras al lugar de despegue, cuando levantamos el vuelo vimos inmediatamente el corre-corre en la pista, un avión sin autorización había despegado, sabiendo que en este pequeño aeropuerto no había un plan para este tipo de situación, teníamos ventajas para salir del espacio aéreo cubano ante que los caza nos pudieran alcanzar.

Dentro del avión solo mirábamos por las ventanillas esperando ver acercarse algún avión de las FAR (Fuerzas Armadas Revolucionarias), pero nada, al cabo de desdieseis minutos fue que la torre entablar conversación con nosotros, para ese entonces ya nos faltaba un tramo de dos millas para llegar a aguas internacionales, Ernesto decidió no responder a lo que la Torre de Control decía:

– ¡Aerogaviota LU-130 le sugerimos que regrese a tierra urgentemente, nuestros cazas van en camino con orden de derribarlos!.

Pronto la señal se fue debilitando y fuimos entrando a aguas internacionales, aunque esto no nos daba seguridad alguna, y eso bien lo sabía Ernesto que fue testigo del derribo de las avionetas Hermanos Al Rescate acción militar tomada por gobierno dictador de Fidel Castro y ejecutada por la Fuerza Aérea el 24 de febrero del año antes, donde derribaron a dos aviones civiles pertenecientes a la organización benéfica estadounidense, formada por cubanos exiliados en Miami, cuyos aviones habían ingresado repetidas veces al espacio aéreo cubano sin autorización, llegando incluso a sobrevolar en forma rasante la ciudad de La Habana. El lugar físico donde fueron derribados los aviones había sido objeto de controversias, para ellos ya era imposible alcanzarnos, se habían demorado mucho, prácticamente podíamos ver los cayos de la Florida por lo menos no correríamos la misma suerte de los Hermanos al Rescate.

En aquellos intensos minutos ninguno de nosotros decía nada, como decimos los cubanos: “el ratón nos comer la lengua”, a solo nueve minutos del aeropuerto de Miami, comunicamos con la Torre de Control, por un momento fue de incertidumbre también nos exhortaban a regresar pero Enrique reaccionó diciendo:

-Torre de Control, aquí LU-130, somos militares cubanos desertados, no vamos a regresar,… repito… no vamos a regresar,… necesitamos pista para aterrizar, el combustible es mínimo.

Años después nos cuestionamos ¿qué hubiera pasado si esta hazaña la hubiéramos realizado después de las Torres Gemelas?, seguro no hubiéramos aterrizado.

Del otro lado no se escuchaba nada, hasta que pasado dos intensos minutos se oir:

– LU-130 aquí Torre de Control Miami International Airport tienen dos cazas detrás de ustedes, van aterrizar por la pista E-2, repito pista E-2,un caza le mostrará el camino. Me copia.

-Entendido Torre de Control, cambio y fuera. Responder Ernesto, nuestro piloto nada experimentado, pero con ciertas habilidades y tremendas ganas de aterrizar de una vez.

-¿Cuántos tripulantes tienen a bordo? -preguntaron por la radio.

-¡Somos cinco Torre de Control, somos cinco, repito…cinco!.

-¿Tienen rehenes a bordo? -volvió a oírse otra interrogante en la radio.

-Negativo, Torre de control, todos somos amigos. -Responder Ernesto que para ese entonces tenía la misma incertidumbre nuestra ¿nos dejarán llegar?.

-Ok. Tienen dos minutos para el descenso, todos los vuelos han sido detenidos en el aeropuerto así que no hay peligro de colisión. Welcome EEUU, ¡pórtense bien!

Aquel “Welcome EEUU”, nos parecer amistoso, y un alivio de que el objetivo estaba alcanzado, o por lo menos en parte.

Sobrevolamos detrás del caza, allí estaba la pista E-2, pronto Ernesto comenzó la maniobra, que poco después confesar que solo había realizado en simulacros, porque siempre le había tocado despegar pero nunca aterrizar, en ese momento lo hizo como todo un profesional, nosotros se lo agradecemos eternamente, habíamos logrado la misión de más riesgo en nuestra vida, el “vuelo a la libertad”-¿Cosa que usted no hará nunca porque le faltan cojones? dije al oficial que se volver a enfurecer dando un golpe en la mesa-¡Respete! y continué.

Pisada tras pisada de nuestro plan el aliento se debilitaba instructor; los músculos tibiares encendían en escozor continuo, la planta de los pies se sensibilizan a cada impacto contra la pista ardiente. los rostros enrojecido, muestra fatiga y agotamiento, pero a la vez esa sensación de triunfo nos confortaba.

El ritmo del descenso se volver irregular, a cada metro mirábamos hacia atrás. Pero no nos detienen. No puede detenernos pensamos todos. La boca se nos seca, los labios cuarteados expulsan bocanadas de aire caliente. Busca entre las gotas de sudor provocadas por el nervio que nublan nuestras mirada, la línea de meta; pero aun no la encontramos entre todo el operativo de hombres armados que cubren la pista.

Nuestras piernas no responden a sus comandos, van disminuyendo la velocidad y ráfagas de viento abocanado le sobrepasan por su lateral derecho. De repente nos encuentra en medio de una multitud que va mostrando su destreza militar; igual de extenuados y confundidos pero listos para hacer su trabajo, consumidos por el tiempo sin descanso.

A punto de darnos por vencidos levantamos la cabeza y en el horizonte se divisa el fin de la carrera, la adrenalina levanta las fuerzas escondidas y la marcha se vuelve dinámica, activa, firme, constante:- ¡Lo logramos cojones!.

Avanzamos de buena manera orientados por los militares dejando atrás, nuestra nave que hizo lo suyo por un rato. La línea final se encuentra a distancia visual, tan asequible que crea escalofríos de incredulidad.

Levantamos el pecho, rompe el viento americano y la cinta que marca el fin está por llegar. Ponemos nuestras manos sobre las rodillas, con la cabeza metida entre las piernas para un cacheo extraordinario, recuperamos el aire que nos ha faltado durante gran parte del camino, nos alzamos a contemplar los periodistas detrás de una cerca .

En medio de su trabajo se percatan que muchos de nosotros a pesar de la incertidumbre nos detenemos a celebrar. Con la seguridad que continúan la carrera. Perdimos la mirada en la dirección de los corredores del aeropuerto y vemos el alto mando a lo lejos. Más adelante hay otra línea de meta que nos crean nuestro testimonio y no nos deporten.

-¡Y nos creyeron instructor, nos creyeron! habíamos ganado nuestro objetivo.

El instructor se movía inquieto en su silla. Sabía que había sido un hazaña.

-Bien por hoy es suficiente,mañana continuamos, de todas formas tenemos tiempo para hablar de sus hazañas.-dijo.

Capítulo 3

La bienvenida

-Bien detenido, hoy quiero me cuente como fue su llegada a los Estados Unidos, y todo el proceso, ¡entiende!

-Todo fue normal, no conducir esposados, por unos pasillos del aeropuerto, el lugar estaba atiborrado de militares con armas largas, por cada segundo dos o tres personas chocaban con nuestros hombros, tropiezan con nuestros pies, empujan nuestras espalda; y yo no pedía moverme por las esposas y mis dos escoltas.

Estamos en el otro extremo de ese campo de batalla donde sabíamos que la tarea no sería fácil; si lo atravesamos habremos cumplido nuestro objetivo, temía caer en el intento que sería la deportación. Eso significaría lo que ahora estoy viviendo aquí frente a usted instructor.

Ni siquiera sabían que estábamos petrificados entre la multitud, nuestros ojos recorrían toda la habitación donde nos hacían detener y fotografiar, pero no reparaban en nuestros nervios porque al final estábamos entrenado para eso, supongo nunca imaginaron en ese momento que eramos como ellos, entrenados para enfrentar ciertas circunstancias.

Mi mente se aleja y regreso a ese primer momento cuando al abrir la puerta; estaba recostado de brazos cruzados, como en las películas, o mejor, como en las novelas, el jefe de aquel espectáculo y mi amigo durante mucho tiempo después:Rubén.

Busco las cualidades que me despertaron el suspiro inicial la primera vez que lo vimos, allá cuando todo era confuso. Pero no las encontramos, la emoción e incertidumbre era mucha. En unos minutos, que parece tan poco tiempo nosotros nos encontrábamos con una realidad diferente.

El jefe de la Jungla se voltea hacia su acompañante, ya no le podía ver el rostro; pensé que así podría moverme pero las circunstancias no lo permitían, hasta que llega él:

-Buenas noches,- nos dijo en perfecto español, mi nombre es Rubén también soy cubano, voy atender su caso, para comenzar quiero decirles desde la Habana ya están pidiendo su deportación, la buena noticia es que solo sería aplicable si ustedes hubieran ultrajado, es decir, asesinado a alguien para lograr sus objetivos.

A partir de este momento se realizarán varios interrogatorios y todo dependerá de como se maneje la situación políticamente, ¡entienden!

Todos hicimos un gesto de comprender lo que nos decía, pero Julián cuestionó: -¿y que dijo la Habana?

-La Habana dijo que ustedes habían secuestrado un avión utilizando armas de fuego. Dijo Rubén.

-Exactamente repliqué, pero lo que la Habana seguro no dijo es que las armas no disparan porque le faltan mecanismos e incluso no tienen balas y por supuesto los guardias que amordazamos estaban armados hasta los dientes y no hicieron nada.

– Jajajaja, ustedes hacen buen equipo.¿verdad?. Díganme como se le ocurrió hacer esto, no las razones, sino el plan.

Entonces le miré y dije: todos somos ex-militares en Cuba, sabemos lo que hacemos, y también las consecuencias del fracaso si fallábamos.

– Si creo que Castro los hubiera fusilado sin piedad. ¿No creen?,dijo el oficial mirándonos con cara de saber el futuro.

Malena que se había tragado la lengua dijo:- ¡Dígamelo a mí!

-¿Por qué a Usted? preguntó Rubén con curiosidad.

Julián afirmó: -Ella conoce bien la ira de Castro.

Ernesto con su carácter fuerte replicó:- ella estuvo involucrada en el caso del General Ochoa y cumplió siete años de presidio, y no faltó nada para que le condenaran a pena de muerte, así que quien más que ella para saber de la ira de Castro.

-Vaya creo que ustedes tienen mucha información, eso les dará ventaja aquí, espero sepan usarla correctamente. Y les advierto su caso no es fácil, el gobierno estudiará su caso detenidamente pues pueden ser otros de los espías de Castro.-Explicó

Joaquín sonreír y dijo:- nosotros sabemos muchas cosas oficial, pero de ahí a usarse contra Fidel Castro, eso es imposible, si algo se caracteriza al sistema allí es la innovación constante, ese es su secreto. Mueven hilos importantes cuando creen que sus acciones serán descubiertas.

-Bien cubanos, ahora pasaran a realizar unos exámenes y tomar otras fotos y huellas, es posible que lo envíen a celdas, para comenzar los interrogatorios individuales. Una última pregunta: ¿qué pretenden hacer aquí?

Y casi al unisono respondimos:- ¡¡¡¡¡trabajar y ser libres¡¡¡¡¡

-Bien espero tengan suerte, mi consejo ahora es contactar con ciertas organizaciones aquí, ustedes no pueden ser enviados de regreso así que por derechos humanos ustedes son refugiados políticos, y esa es nuestra primera tarea, por tanto cooperen con las autoridades y expliquen sus motivos individuales. yo estaré siguiendo el caso de ustedes, nos vemos.

-Gracias. Contestó Enrique en nombre de todos.

-Suerte compatriotas, por cierto yo también fui militar en Cuba, nos dijo sonriendo Rubén mientras señalaba a los guardias que nos conducir.

La noche fue muy larga, la bienvenida a base de interrogatorios, preguntas de todo tipo, mientras en la Habana tampoco se dormía, llamadas del Ministro de Relaciones Exteriores, e incluso hasta de las Fuerzas Armadas Revolucionaria.

La preocupación en sí del régimen de la Habana no era el hecho que los ponía en ridículo, sino que le habíamos llevado un avión de su propiedad, eso si molestaba.

Como a las 4 de la mañana llegó una joven oficial, increíblemente, nos dijo: – Hola me llamo Maria Isabel soy de una organización de derechos humanos aquí en la Florida, ahora los vamos a llevar a un lugar para que descansen, fuera hay muchos periodistas esperando salgan y den declaraciones, esto es inevitable, ¿lo saben?.

Todos asentimos con la cabeza, al final lo que pudiéramos saber era porque lo habíamos visto en películas de Hollywood.

Y así fue que nos conducir por varios pasillos, por supuesto escoltados, salimos a un salón que daba a la salida del aeropuerto, aquello era un mar de periodistas lo que se veía por los cristales, pero antes de que pudieran acercarse llegó un señor mayor con traje e hizo una señal a Isabel y a los guardias que nos conducir, por un momento pensamos que era para no enfrentarnos a la prensa, pero el asunto fue que nos hicieron regresar por otro pasillo hasta un hangar donde esperaba un helicóptero, y allí estaba Rubén el que nos había dado la bienvenida.

– Hola de nuevo, se que no han descansado nada pero alguien quiere hablar con ustedes, y luego podrán descansar. Mientras el aparato se movía con rumbo desconocido, y nosotros dentro agotados y nerviosos.

Aterrizamos encima de un edificio en plena ciudad, no sabíamos donde estábamos y tampoco pedíamos explicaciones, pero todo nos parecía extraño y nos preocupaba.

Al entrar por la azotea del edificio y tomar un elevador, sentimos que se nos daban confianza, pues sin guardias, ni esposas, algo comenzaba a cambiar, nos recibió en un despacho, lujosos y aclimatado, aunque la iluminación no era eficiente y ya a esa hora todos teníamos dolor de cabeza, los colores del lugar daban un toque misterioso, entonces nos detuvimos frente a un escritorio y allí estaba, sin duda era él, por un momento no lo reconocimos pero yo en particular que tantas veces buscaba patas al gato al imperialismo lo reconocer inmediatamente era Tenet el mismísimo jefe de la CIA.

Nos miró y dijo: -Siéntense caballeros vamos hablar.

Nuestra conversación sería la primera y últimas vez, pero nos dejaría el sabor de que aquel enemigo histórico de Castro no era nada para lo que nos habían hecho creer, vaya que el lobo no era tan fiera.

Tenet nos preguntó de la familia, que si creíamos que Castro tomaría represiones, nos dijo que sabía la causa de nuestro exilio y que si deseábamos después que todo tomara su cause nos daría trabajo. Curiosamente nunca dijo que era el Jefe de la CIA, aunque lo sabíamos.

Aquella conversación solo nos impresionó por el funcionario que todos conocíamos como el malo de la película y hoy teníamos frente a nosotros como otra persona cualquiera.

-¿Entonces fueron reclutados desde el inicio?-preguntó el instructor que solo escuchaba atentamente lo que yo decía.

-¡No!, nunca fuimos reclutados por este señor, es más nunca más supimos de él.

-Bien tomamos un descanso y me cuenta luego como fue los tramites para su aceptación de refugio político.- dijo el hombre de verde-olivo que al parecer quería viera sus grados pues ese día había traído un traje de campaña que mostraba sus tres rayas de Primer Suboficial.

La cárcel donde estaba era una habitación de tres por tres, las paredes eran de color azul fuerte y una bombilla metida en una coraza de hierro que apenas dejaba ver los destellos, la cama era una colchoneta sucia con olor a humedad, en una esquina el hueco para hacer las necesidades y la puerta metálica con una abertura donde pasaban la bandeja con algo de comer dos veces al día. El agua venía unos quince minutos cada cuatro horas.

Cualquiera preguntaría si pensaba en fugar o intentar como buen espía escapar, pero en Cuba aprendí que es mejor tratar de pasar por bueno, y si vas a fugarte eso solo lo lograras saliendo del país, yo estaba incomunicado hacía varios días el contacto con el exterior era totalmente nulo. Por un radio de los guardias escuchaba noticias sobre mí, pero siempre me sonaba a lo mismo que decía el instructor.

Capítulo 5

La aceptación

Por la rendija que daba al exterior vi oscurecer y habían pasado casi cuatro horas de nocturnidad, cuando llegó mi interrogador. me condujeron hasta la habitación de interrogatorios y comenzó la función.

-¿Cómo vamos detenido?

-Bien dentro de lo que cabe.-dije-

-¡Bárbaro! Miré, quiero me cuente de como fue que le otorgaron su estatus de refugiado en Estados Unidos.

-Ya casi no recuerdo esa parte de mi vida-aseguré,-pero intentaré recordar.

Después de nuestro encuentro con el jefe de la CIA, fuimos conducido a un lugar custodiado a las afuera de Miami, allí estuvimos al tanto por Rubén de todo lo que pasaba con nuestro caso, las innumerables veces que desde la Habana trataban de que regresáramos deportado,así pasó casi un mes de incertidumbres. El lugar estaba lleno de militares, no creo fuera una base, nunca en realidad supimos, imaginamos que una especie de campo de retención para emigrantes.

Teníamos un cuarto para dos, yo lo compartía con Julián, podíamos ir a un comedor donde había siempre algo de comer, y allí nos encontrábamos los cinco, Malena dormía sola en una habitación a parte en un segundo piso, nosotros estábamos en el primero.

Aunque no eramos libres nos sentíamos cómodo, una mañana Rubén llegó y nos dijo:- he traído el teléfono para que puedan comunicarse con la familia. Aquella fue una gran noticia, llevábamos días, yo diría casi un mes sin saber de Cuba aunque en el noticiero habían hablado de nuestra hazaña, si así se podía decir e imaginábamos todos estaban al tanto.

En unos minutos conocí algo sobre lo que pasaba con mi familia, me contaba mi esposa, como la misma noche de los acontecimientos fueron a casa y registraron todo, e incluso frente a mis niños le llegaron a decir: “si los deportan, los fusilamos”. Aquello me doler, no porque pudiera ser una posibilidad, sino por decirlo frente a mis hijas que con su edad sabían muy bien el significado.

Por suerte yo no era el único que habían amenazado, pues los demás también le habían amenazado las familias, iban a nuestros hogares como para dejar el mensaje, “he venido al campo de batalla a reconocerlos, y bien harán en recordar nuestro rostro.”

Pero nosotros que teníamos bien claro el tipo de amenazas del sistema, sabíamos que mientras se amenaza descansa el amenazador, y nosotros en este caso no descansábamos, porque habíamos declarado una guerra y aunque el enemigo era fuerte, no nos vencería tan fácil, incluso instructor aquí hoy con la soga al cuello, aun no me doy por rendido.

-El problema es que usted se acostumbró a ganar-dijo el instructor-y ahora le cuesta reconocer que ha perdido.

-Puede ser, pero hasta que mis fuerzas no sean arrebatadas, ¡créeme!, tengo esperanza.

-Sus socios aquí no vendrán a salvarlo.-dijo en forma de burla-

– A veces no hace falta socios para cumplir una misión, yo cumplí la mía instructor. Aunque no pueda cumplir más ninguna.

-Sigamos con el campo de retención.¿Qué pasó después?

Pasaron unos días …

El 27 de enero llegó Rubén con otro señor de traje negro como esos mafiosos de las películas.

– Saludos. Todos hicimos gestos de bienvenida a los visitantes.

– Bueno amigos hoy compadecerán frente al juez de emigración y creo que podrán aplicar para Refugiados Políticos. Dijo Rubén. Hay gran revuelo de su caso y creo se quedarán en Estados Unidos.

Por primera vez sentimos la alegría de llegar vivos a tierra de libertad, ¿porque no me va negar usted instructor que este país es una cárcel?

-Nuestro país es libre, y justo, y posiblemente con más posibilidades que el monstruo que usted le defender sus intereses antes de caer en nuestras manos – dijo el militar.

-Eso pensaba yo también una época de mi vida,¿sabe?, hasta que descubrí que no es tan así. Y creame se lo digo con base, por ejemplo los salarios en la última década han subido al menos un 50%. Sin embargo, así como el porcentaje de salarios subió, la lista de artículos que los cubanos pueden obtener en su libreta de racionamiento disminuyó y actualmente ofrece alimentos con un valor equivalente a dos dólares al mes y esto no lo digo yo, esto lo afirma la Oficina Nacional de Estadísticas e Información de Cuba, la base salarial de los cubanos en el 2007 era de 22 dólares al mes. Es difícil sobrevivir con este salario aun tomando en cuenta que la educación y los servicios de salud son gratuitos en la isla, ¿no cree?.

-No estamos aquí para hablar de la situación de Cuba.

-Por supuesto oficial, pero si hoy estoy aquí es por esas mismas irregularidades de falta de libertad y derechos de este país.

-Aquí cuenta usted con todos los derechos.-replicó

-Llevo casi un mes aquí con usted hablando, y aún no he podido hablar con mi familia, ¿qué cree usted de eso?
Ya sé, es que solo la élite cubana tiene en casa módem telefónicos que proveen un Internet lento de 56 kb. Fue solo en junio del año pasado cuando el gobierno abrió sus primeros puntos de conexión Wifi alrededor del país, ¿No recuerda?, esto soportan velocidades aceptables de 1Mbit por usuario. No obstante, poco más de cien puntos de conexión no son suficientes para una población de más de 11 millones, y el costo de dos dólares por hora mantiene el Internet fuera del alcance de la mayoría de la población. Recuerde la frase: “en un Estado verdaderamente libre, el pensamiento y la palabra deben ser libres. Y si no hay comunicación pues se priva a las personas de la libertad de expresarse.
Al gobierno cárcel de este país le preocupa los blogueros cubanos, debido a la baja penetración, su impacto en Cuba se mantiene limitado. Muy poco ha cambiado en el mercado mediático donde todos los diarios, radios y televisoras son propiedad del Estado y están controladas por el Partido Comunista de Cuba. No sólo el acceso a la prensa impresa es limitada, sino que las impresoras de calidad son difíciles de conseguir. Antes de caer en sus manos leer que hay una nueva ley de inversiones en Cuba, pero irónicamente puede ser más fácil para un inversionista internacional abrir un negocio en Cuba que para los cubanos. A pesar de que muchos cubanos pueden abrir sus casas para los turistas para brindar hospedaje o abrir un pequeño restaurante, la lista de actividades donde la empresa privada está permitida es muy limitada y aún actividades como venta de ropa de segunda mano no está incluida, sin mencionar la importación, exportación, turismo y otras posibles actividades comerciales lucrativas donde el Estado quiere mantener su monopolio. ¿entonces hay libertad mi estimado instructor?, no seamos ciegos.

-Las medidas en este país se toman mirando al pueblo-dijo tratando de contrarrestar el aplastante argumento que le había dado.
-Puede ser oficial, pero le voy a decir algo en cada país latinoamericano existe algún grado de sociedad civil independiente y es reconocida por el Estado. En Cuba –con la excepción de algunos grupos de la Iglesia– ninguna organización no gubernamental puede ser inscrita. Hay cientos de estos grupos, pero no tienen acceso a espacios de oficina o fondos como podrían en cualquier otra parte de la región, por ejemplo el derecho a la huelga no está prohibido, pero la ley tampoco lo garantiza. A pesar del hecho de que numerosas organizaciones sindicales existen, son ilegales y el único sindicato permitido para operar es la Central de Trabajadores de Cuba, que está directamente controlado por el Partido Comunista.

Yo recuerdo cuando en el 2013 el gobierno cubano levantó las limitaciones para obtener una visa de salida del país y desde eso en teoría cualquier cubano podía viajar al exterior. En la práctica, esto está fuera del alcance de la mayoría de los cubanos que tendrían que ahorrar su salario base durante varios años para poder pagar un tique de avión y más importante resulta que muchos sufren interrogatorios y acoso de las autoridades al retorno a Cuba.

La protesta ciudadana es recurrente en toda Latinoamérica y a pesar de que el gobierno cubano a menudo apoya a estos protestantes y sus demandas alrededor del mundo, no permite ninguna protesta visible en Cuba. Conocidos “busca problemas” son puestos en prisión preventiva o en arresto domiciliario antes de que tengan la oportunidad de organizarse, especialmente ante eventos públicos de alto perfil. Los pequeños grupos que pese a estar bajo constante vigilancia del gobierno tienen éxito marchando en las calles son rápidamente arrestados o reprimidos con violencia física.
Ni los cubanos o los extranjeros tienen un juicio justo asegurado en Cuba. Los jueces están directamente controlados por el gobierno, no hay bufetes legales y los abogados deben ser empleados del Estado. Mientras existen diversos grupos de abogados independientes en Cuba, no tienen permitido ejercer independientemente o representar a ninguna persona en los tribunales. Muchos pasan años detenidos esperando una sentencia que nunca es dictada. Y yo soy el ejemplo instructor.

El instructor había quedado pensativo, a lo mejor por la cuestión que nunca había oído tanta verdad en tan poco tiempo, me miró y me dijo:

-¡Centrémonos! ¿Cómo fue la aceptación de ustedes para el Refugio Político? Preguntó con ganas de salirse de la realidad que le planteaba.

-Bueno, recuerdo que nos trasladamos cerca de las 10 am en un furgón, así llegamos hasta el juzgado, aquello fue rápido, solo unas preguntas que habían sido realizadas antes y una aprobación final, eramos libres con el estatus pronosticado por Rubén, Refugiados Políticos.

La determinación de la condición de refugiado está a cargo del Departamento de Estado de los Estados Unidos, y en última instancia del Departamento de Seguridad Nacional, en nuestro caso este último eran los que habían tramitado nuestro caso.

La tradición de ayuda humanitaria de Estados Unidos se remonta a la Segunda Guerra Mundial, con los esfuerzos liderados por el presidente Franklin Roosevelt para crear un organismo que asegurara la emigración de cuantos quisieran abandonar los territorios ocupados por la Alemania nazi, nosotros no escapamos de los Nazi, pero si de un dictador fascista.

-En Cuba no hay dictadura, nosotros aceptamos nuestra revolución-replicó el oficial.

-Eso también decía yo instructor, pero el concepto de dictadura y fascismo lo entenderás el día que vivas en democracia.-dije para continuar mi intervención.

-Mire, Estados Unidos participó activamente en la creación de instituciones multilaterales como las Naciones Unidas, que se ocuparía, entre otros objetivos, de constituirse en una organización internacional para los refugiados.

Los motivos que presentamos nosotros eran iguales que los millones de cubanos que se han venido a este país. Con la excepción de nuestra condición dentro del régimen como militares y la espectacular fuga, vaya que tampoco era la única con peligro,pero que si habíamos mostrado al mundo el sistema decadente del comunismo cubano, ponía en baja su postura como sistema.-¿entiende usted?-pregunté.

-Entiendo, pero cuénteme que pasó después.

Durante los primeros seis meses, mientras se resolvía nuestra situación legal, fuimos acogidos en centros gubernamentales u ONG y nos dividieron en diferentes estados, a mi me enviaron para Washington.

El siguiente medio año pasamos a una fase en la que se nos mantuvieron las ayudas a la par que se nos orientó para lograr empleo y aprender el idioma.

Finalmente, en los siguientes seis meses comenzamos a vivir de forma independiente apoyados aún con unas prestaciones económicas estatales que, con carácter excepcional, se pueden alargar seis meses más, de forma que podríamos recibirlas hasta un total de dos años.

-¿Y cuando lo recluta la CIA?-preguntó el instructor.

-Esa es una historia larga.-respondí-

-Bueno entonces continuamos mañana- se levantó de la silla y abrió la puerta para que los guardias me llevaran a mi madriguera.

Capítulo 6

El rescate

Aquella noche hizo frio en las mazmorras donde estaba, la mañana siguiente después del desayuno de un pedazo de pan y un poco de agua de leche me llevaron de nuevo al salón de interrogatorios, en esta ocasión estaba un oficial de nuevo esperándome, aunque se veía que con un poco de inteligencia superior al otro que durante semana nos habíamos visto las caras.

-Buenos días,-saludó con amabilidad.

Por dentro pensé, van a cambiar la táctica.

Buenos días para usted para mí no lo son.-dije.

Tal vez no sean tan malas para usted tampoco, si colabora.-dijo justificándose, mientras encendía un cigarro popular, pasó su mano por la frente y me cuestionó:-¿Quiero me cuente a mi como le reclutó la CIA?

-¿Y que gano yo contándole como fue la reclusión?

-Tal vez una llamada por teléfono a sus familiares-dijo.

-Bueno, ¿qué pasó con mi instructor oficial?-pregunté.

-Yo seré su nuevo instructor a partir de ahora, ¡entiende!

-¿Quién lo envía?

-Eso no le interesa.

-Pues a mi no me interesa contarle a usted nada, quiero mi anterior instructor, o no hablaré ni una sola palabra más.

-Sabes qué…,-no lo dejé terminar.-que me pueden fusilar, eso lo sé¿Y qué?, hay algo más después de la muerte.

-Bueno si no quieres hablar esto se extenderá.

-¿Usted tiene apuro?-pregunté- Yo no tengo ninguno.

-Jajajaja,te crees muy duro pero cuando estés enfrente del pelotón de fusilamiento se te ablandará hasta los pendejos del culo.-dijo burlándose.

-Puede ser.-dije-pero en ese momento me acordaré de tí y me voy a reír, aunque sea para que veas que no soy hombre de sumisiones.

Esa mañana no hubo interrogatorios.

En la madrugada del siguiente día llegó mi instructor.¡Daniel!,prepárese, que le trasladamos de la prisión.-Bien respondí- aunque no entendía bien esta decisión, normalmente tienen que terminar el trabajo penal, pasar a fiscalía y entonces pasar a prisión en espera de juicio.

Esa mañana había movimiento en toda la unidad de investigación, el instructor estaba frente a mi con un documento. Ordenó a dos uniformados llevarme a un furgón de esos que se ven en las películas de la Segunda Guerra Mundial, dentro hacía un calor insoportable. El cacharro se movía y con el dos policías en motores custodiando, llegamos a una intersección de una calle y giramos buscando Rancho Boyeros, entonces comprendí que estaba pasando algo que no es lo cotidiano. Iba rumbo al Aeropuerto Internacional José Martí, al bajarme estaba ya al lado de una aeronave con bandera americana.

En ese mismo momento supe que había otra oportunidad, allí habían otros prisioneros políticos caminábamos por la escalera hacia dentro del avión, mi mente no estaba clara de lo que sucedía, pero estaba siendo liberado.

Al llegar arriba ¡Qué sorpresa! mis colegas,allí, Julián, Joaquín, Malena, Enrique. Nos abrazamos, queríamos hablar de todo pero las palabras sobraban. Nuevamente habíamos terminado una misión.

Enrique me dijo:- Bueno, ¿qué tal la estancia?-con lágrimas en los ojos dije:-Pensé que este era el fin Enrique.

-¡Vamos, hombre, no íbamos a dejarte aunque tuviéramos que venir a asaltar la cárcel!-gritó Julián.

-Malena con su actitud fuerte me dijo:-¡Tranquilo! sabemos que aquí son unos perros. Lo importante es resistir y vencer.

-Joaquín me abrazó :-¡Fuerza hombre! ya vamos a casa.

-Pero cuenten ¿qué ha pasado aquí?-pregunté.

Respondió Enrique entonces: -hubo un intercambio de prisioneros, no fue fácil que aceptarán tú liberación, el cargo de homicidio y prácticamente en caliente los hechos hacían imposible que la dictadura aceptarán tu liberación, entonces la parte negociadora dijo que si no te entregaban, pues los espías cubanos no regresaban.

-Y como sabes la dictadura les gusta sentir el triunfo y le importa un comino los demás.-dijo Malena.

¡Y entonces aceptaron amigo, aceptaron!.-dijo Julián con emoción.

Capítulo 7

Lo que no les conté

Llegué a casa, ver mi familia, era volver a vivir, sinceramente había perdido la fe. Entonces sentados en casa todos celebrando con cervezas y carne azada, me pregunta Rubén sobre los interrogatorios.

-Fue divertido los interrogatorios, lo malo es que se quedaron con las ganas de saber la historia hasta el final.-dije-

Rubén con una cerveza en la mano me dijo:-¿y qué no le contaste?

Tú recuerdas que habían pasado un año y unos meses cuando saliendo para mi trabajo de construcción, veo acercarse un auto y detenerse frente a mí. Y luego una voz: – Daniel, ¿cómo vamos?, aunque llevaba meses en la zona no conocía personas a no ser los del trabajo.

Recliné mi cabeza, era sin dudas tú Rubén.¿Recuerdas?

-Tienes una mente de elefante, sinceramente ya no recuerdo.-expuso Rubén-

Pues yo recuerdo que te dije:

-Hola Rubén ¿cuánto tiempo? entre alegría y sorpresa.

-Daniel, necesito hablar con usted-me dijiste.

-Pues ¿diga usted?-te respondí.

-Vamos, podemos ir a tomar un café. Me dijiste con carácter militar, del cual estuve acostumbrado toda la vida a convivir.

-Ok Rubén, pero tengo una hora para llegar al empleo.

– Suficiente.-Me respondiste sonriendo

Salimos a una pequeña cafetería del centro llamada Colada Shop, el lugar era silenciosos aunque con una música suave que daba gusto, sinceramente era la primera vez que visitaba un lugar así, el trabajo, el estrés de la lejanía de mi hogar y los pensamientos, me ocupaban mucho para estar de rumba.

-Daniel, ¿queremos contratarte? -me dijiste y te respondí-

-Jajajaja, Rubén,vamos, yo aquí solo servir para construcción y si de seguridad del estado me hablas, creo que aquí hay muy buen personal para esos trabajos.

Me miraste y me dijiste: -¿Y qué me dices si podemos traer a tú familia y pagarte un salario suficiente para vivir honradamente?

-Vamos, no me cojas para eso mi hermano.

-Mira, Daniel, te voy hablar claro, ¿recuerdas a Tenet?

-¡Claro que le recuerdo, Rubén!

-Daniel, el señor Tenet es el director de la CIA.

-Lo sé, ¿oh crees que en Cuba no nos informaban de los enemigos de la Revolución?

-Jajajaja, si, imagino. Sonreíste burlonamente -, para continuar:- pues bien queremos proponerte un trabajo en la Agencia.

-Vamos Rubén, ¿que podría hacer yo en la Agencia?

-Pues bien, conocemos que sabes hablar ruso y pasaste muchos años en ese país estudiando en el área de seguridad,y necesitamos alguien que pueda colarse en el Kremlin y suministrar ciertas informaciones, además en otros países que necesitamos ciertas informaciones y misiones que sujetos como tú pueden hacer.

-Mira, no sé como ustedes trabajan pero los rusos tiene un olfato para los espías a mil kilómetros de distancia. -expliqué.

-Todo está organizado, y sobre todo te prepararemos a tí para la infiltración. Sabes desde que ustedes dieron sus datos nos dieron la orden de darle seguimiento, porque su ayuda sería muy buena para la seguridad de este país.

Te observé a los ojos y dije:- ¡Vamos frend, aquí todo está pensado!

– Si mi estimado amigo,aquí todo está todo pensado y bien pensado.

-¿Sabes Rubén?dije.

-¿Qué? cuestionaste.-

-En Rusia mismo me dijeron que las formas de reclutamiento de la CIA se basaban en cuatro puntos, el dinero, la ideología, la coacción y chantaje, por último el ego. ¿Cuál de estas piensas aplicar conmigo?

-Jajajaja, no creas todo lo que los rusos te digan, pero si quieres saber todas estas formas pienso usar contigo.

-Entiende Rubén, yo no soy un súper espía de película, además aunque tengo conocimiento, los tiempos han cambiado y con ella las estrategias.

Rubén me observabas a la vez que se levantabas y sacabas un cigarrillo,para así invitarme:-¡Vamos afuera!

En el exterior ya se sentía el frío otoñal, caminamos unos metros para decirme:-esta es una oportunidad única, y sobre todo para frenar el comunismo, ese que tú conoces no hace bien a ningún país.

-¡Perdóneme usted Rubén!, pero el el comunismo se acabó con la caída de la URSS.-te recordé

-No amigo, el comunismo está ahí, tan peligroso como siempre, tratando de recobrarse, y no lo podemos dejar que regrese. Y tú puedes ayudar en eso.-entonces hiciste un gesto al chófer para que acercara el auto.

– Mañana vengo por una respuesta, por cierto, solo me falta la opción del dinero, ¿qué te parece 12000 dólares mensuales?, ¿piénsalo? Nos vemos mañana.-ya casi abordabas el auto.

-¡Espera!, ¿Cómo llego a mi trabajo desde aquí?-te pregunté

-¡No vayas! te han despedido, y aquí entra el Chantaje, al final los rusos no están muy equivocados ¿Verdad?, se inteligente usa el mapa de Google.

-¡Mierda!

Por supuesto que no me creí lo del trabajo, al llegar donde construíamos una piscina para un motel,por cierto a una sola manzana del lugar donde había tomado el café, usted y yo.

Marqué la tarjeta y cinco minutos después me dice un compañero de origen mexicano, -Daniel el jefe te busca- exactamente comprendí que era mi último día en la construcción de piscinas aclimatadas en Washington. Me habías jodido, eso nunca te lo perdonaré.

Todos en la sala de mi hogar reíamos.

Capítulo 7

Reencuentro y preparación

Esa noche después de mi encuentro con Rubén no pude dormir, la cabeza me daba vueltas, toda mi vida había tenido la CIA como algo muy malo, ¿cómo iba aceptar trabajar para ellos?, pero la realidad se imponía, ellos me proponían cosas que realmente yo no podría lograr solo, y sobre todo era una oportunidad para hacer lo que siempre había deseado. ¿Entonces por que no probar?

A la mañana siguiente en el condominio donde vivía en Foggy Bottom alguien tocó mi puerta, era el chófer de Rubén, me dijo en perfecto ingles: “-Mr. Daniel is waiting for you Mr. Rubén”

-Ok, one minute- responder.

Recorrimos varias horas, yo pensé que sería solamente, un pequeño viaje, pero al parecer este era un viaje complicado llegamos a una pequeña base militar a las afueras de Washington y allí abordé un helicóptero militar que me llevó hasta otra zona militar de allí me llevaron a lo que sería mi casa durante los siguientes seis meses.

Cada persona debería tener un lugar secreto, un sitio donde alejarse de todo lo que te rodea como persona y allí fue a donde fui a parar, sin saber.

En la planta baja de la casa había un salón muy amplio con paredes totalmente cubiertas de libros, un piano con candelabros de bronce, una gigantesca chimenea en ángulo y cuatro viejísimos butacones la persona que cuidaba de la limpieza le llamaba pomposamente la biblioteca. En lo alto de la campana, casi tocando al techo, un busto de Abraham Lincon presidía la habitación. Rubén me mostró muy orgulloso contándome que era la cabeza original de un monumento dado por el embajador de Estados Unidos en Italia en uno de sus viajes y por tanto me pedir que la cuidar durante mi estancia.
En aquella casona vivía Leticia sola. Leticia era una ex-agente que ahora servía de profesora de espías.

La casona colindaba a unos edificios chatos de habitaciones minúsculas, sombríos y lúgubres aunque les ilumine el sol. En un piso con tres dormitorios, dos de ellos siempre con las ventanas abiertas a un patio donde la luz, incluso en los días más soleados, es siempre grisácea, siempre tétrica, como en todos los patios que, por algún motivo desconocido, se asemejan a sótanos umbríos, en ese piso vivían soldados del ejercito que se preparaban en una zona militar cercana, la profesora de espías fue la que me enseñó y explicó todo en el nuevo hogar.
Este era un lugar de esos que se concilia contigo y baja la influencia ajena, allí estaba Rubén, el cual me dijo que a partir de ese momento Daniel había muerto y que a partir de ese momento yo era simplemente Osiris y que aquella era mi casa y paraíso.

Bajo mi juicio, aquello era un espanto y nuevo comienzo en mi vida. Aunque les he dado algunos detalles de mi reclutador para espía, me parece interesante que conozca como aparenta una persona que trabaja para la CIA.

Rubén aparentaba unos 50 años y vivía en Hialeah. Es un hombre alto y robusto, con la cara ancha y unos ojos negros muy grandes. Tiene la nariz aguileña y una boca redonda y fina. Suele vestir muy elegante porque trabaja como asesor para una empresa muy importante: la CIA, recalco, aunque aprovecha los fines de semana para llevar ropa más cómoda y eso lo fui comprobando con el tiempo, siempre nuestros encuentros eran en el típico traje, hasta un día que lo encontré con su familia en un supermercado en el centro de Miami.
Aunque sin dudas es muy alegre y educado nuestro reclutador, comprometido con su trabajo y siempre dispuesto a ayudar a quienes se lo piden y a los que no también. Le encanta ir al cine cuando tiene tiempo libre y, sobre todo, viajar. De hecho, este último año ha recorrido medio mundo él solo, y como ven yo también había investigado a mi reclutador, porque siempre es bueno saber con quien tratamos.

Al días siguiente después de mi llegada…

Eran cerca de las 8 de la mañana, baje a la cocina me preparé algo de comer y me senté frente a la televisión a ver los programas noticiosos. No habían pasado cinco minutos entraba Leticia por la puerta haciendo una seña y diciendo:-Osiris-,y yo como si conmigo no fuera, -Osiris- volver a decir, entonces recordé que había perdido mi nombre el día antes y responder:

– Dígame señora Leticia- responder.

Leticia se convertiría en una de mis mejores amigas. Es una mujer alta y delgada, con el pelo largo, rizado y de un tono castaño. Tiene la cara redonda y los ojos pequeños, de un color verde esmeralda muy bonito. Suele vestir con colores muy llamativos y le encanta llevar ropa deportiva.
Una de las cosas que más me gustan de mi amiga Leticia es que es una mujer agradable y extrovertida. Sin embargo, a veces es un poco fría y por suerte tiende a olvidarse de las cosas con facilidad porque su carácter militarizado la hace ser un poco agria a veces. En su tiempo libre le gusta ir de compras y pasear a su perro Dangers que por cierto siempre le acompaña.

Esa mañana Leticia se puso un poco brava conmigo, pues no estaba preparado para salir cuando ella llegó y tuve que vestir rápidamente.

Nos trasladamos hasta la base militar que iban mis vecinos del edificio cercano a casa. Allí fui hasta una habitación donde ocurrió la mayor sorpresa de mi vida después de unos largos meses en los Estados Unidos.

Con la misma mirada de asombro y llenos de alegría me esperaban Enrique, Joaquín, Malena y Julián, aunque casi todos los fines de semana estábamos en contacto por teléfono, más nunca habíamos coincididos. nos abrazamos y sonreímos, aquello era muestra de que nuestras aventuras seguían, eso lo sabíamos.

Leticia romper los abrazos y dijo: -Por favor sentarse todos y hagan silencio, para continuar:

Señores y usted señorita, -dijo mirando a Malena que ya sumaba unos cuantos años en su almanaque.

-A partir de hoy nos veremos todas las mañanas en esta oficina, yo se que ustedes tienen nociones de como se trabaja la infiltración y a lo mejor algunos conocimientos táctico-militares, pero quiero que sepan que todo lo que aprenderán conmigo es nuevo, único y secreto, cuando digo secreto, es secreto. -su mirada autoritaria decía bien claro el significado, entonces continuó Leticia:

Para comenzar deben olvidar tres letras CIA- escribió en la pizarrita detrás de ella, para ustedes será: “La Jungla”, queda prohibido, borrado, eliminada la palabra CIA. Yo soy actualmente la jefa de disfraces de la Agencia estadounidense hoy voy revelar algunos de los trucos que los agentes emplean para hacerse pasar por otras personas y además les voy a explicar como poder reconocer cuando alguien no es lo que aparenta desde su expresión.

Pero antes quiero conozcan un poco de historia de espionaje

-continuo la mujer que ya comenzaba a caernos bien-

Hace unos años, unos espías británicos fueron atrapados en Moscú utilizando una roca falsa en un parque para ocultar equipo de comunicación electrónica, cerca de tres años la KGB les llevó descubrir los agentes el misterio de como estos agentes ingleses habían burlado por tres años a los rusos era porque operaban con un radio muy antiguo, como eso que ustedes utilizan en Cuba.

En el 2010 el FBI desarticuló una red de agentes rusos operando en territorio estadounidense, los documentos del tribunal mostraron un increíblemente bajo nivel tecnológico. Además de enviar información por radios de onda corta – una técnica que se remonta a la Segunda Guerra Mundial – se reportó que los espías utilizaban tinta invisible, la misma técnica usada por millones de escolares para esconder sus secretos, por tanto mis estimados militares cubanos con esto quiero decirle que la tecnología que ustedes conocen de Cuba les va ayudar mucho en sus misiones futuras.- explicaba Leticia mientras nos miraba atentamente-

La tinta invisible ha sido utilizada por las agencias de espionaje estadounidenses desde los tiempos de la Revolución-proceso de des-colonización que culminó con la declaración de independencia el 4 de julio de 1776″ y el centro de Espionaje Internacional en Washington DC, EE.UU continua utilizando en sus preparaciones para agentes americanos, de hecho, la Agencia Central de Inteligencia de EE.UU. (CIA) y que para ustedes es La Jungla, guardó en secreto la receta de la tinta imperceptible utilizada en la Primera Guerra Mundial por más de cien años, apenas des-clasificándola y dándola a conocer en 2011, como ven es un secreto nuestro, no de los rusos o chinos.

La fórmula es algo más sofisticada que el jugo de limón: “mezclamos cinco copitas de arseniato de cobre, tres onzas de acetona y añada un litro de alcohol amílico o aceite de fusel. Calentamos todo al baño María- método por el que se confiere una temperatura uniforme a una sustancia , de forma que el vapor disuelva el material sellado de su mucílago sustancia viscosa , cera o aceite” y tenemos nuestro producto, a continuación les entregaré estos cinco frascos con la formula preparada que solo será usada en casos que sean necesarios, con ello les doy las plumas recargables donde podrán poner la tinta invisible-.

Luego de repartir el primer instrumento de trabajo continuo Leticia:
-Es algo un tanto engorroso y complicado para los espías norteamericanos estas cosas, ellos prefieren instrumentos sofisticados. Sin embargo, si necesitas baja tecnología es una buena opción la tinta invisible. Hoy hay veces que lo hacemos así,pero estoy segura que muchos no prefieren este tipo de espionaje a la antigua, por eso ustedes están con la vieja escuela y esa soy yo-.

-¿Alguna duda?- pregunto Leticia

Ernesto como siempre sacando la cara por todos dijo:- nosotros no dudamos de la vieja escuela-

En ese momentos todos nos reír.

Yo nunca más había pensado encontrarme con mis amigos en un aula para volver a estudiar, sin embargo así es el destino, ese primer día de instrucción en La Jungla lo terminamos en un bar recordando familiares amigos y hablando de nuestro futuro.

El segundo día…

Nuevamente llegamos a la instalación militar donde estaba nuestra aula, hoy después de un breve saludo Leticia abordar lo contrario del día de ayer, pues la tecnología moderna en fin del espionaje. Y explicaba con su tono de voz que ya se hacía familiar:

-Es muy común que cuando hablamos a los nuevos agentes de La Jungla enseguida ridiculizan la sugerencia de utilizar máquinas de escribir mecánicas, sin embargo mantener en cuarentena la información de internet ha sido desde hace tiempo la piedra angular para los individuos conscientes de la seguridad, ¿por qué creen que Fidel Castro hasta hoy no ha dejado prosperar el desarrollo de la internet en Cuba? .

Uno de nuestros espías en Rusia pudo eludir a las autoridades de ese país por tanto tiempo gracias a que no se conectó nunca y se mantuvo fuera del internet en tiempos modernos.

En vez de eso, nuestro espía de la red rusa utilizaba una “sneakernet”. Un subordinado accedía a una cuenta de correo electrónico anónima desde una café de internet y copiaba el mensaje en una memoria USB que era llevada a la embajada a nuestro contacto. Sus respuestas quedaban guardadas en el dispositivo y eran enviadas de la misma forma.
Para evitar que los correos electrónicos sean marcados con datos de enrutamiento, dirección de IP y otros metadatos, nuestros espías utilizan un segundo truco: no envían el correo, sino que lo guardan en la carpeta de borradores de una cuenta compartida. Es una artimaña tan popular que lo utilizamos para mantener nuestra comunicación sin enviarnos nada.

Aislar físicamente a una computadora de una red más amplia es también otra solución barata por supuesto que por esos hemos esperado tanto tiempo en reclutarlos teníamos que esperar ustedes se acostumbraran un poco a la tecnología que en su país de origen era nula.

Sin embargo, puede ser difícil de mantener ahora clases profundas de sistemas con ustedes pero estoy seguro que irán aprendiendo en el camino.

-Permiso Leticia, ¿pero, de cuanto tiempo es ese camino? preguntó Julián.

-Julián, lo siento pero tendrás que ver mi cara un año como mínimo. Dijo Leticia en respuesta rápida.

Tercer día…

En esta ocasión Leticia nos hablo de un caso que se había destapado por esos días, nos contó que a veces uno realiza un hallazgo cuando no lo está buscando. Y nos ilustró el caso de Irán que mantuvo sus instalaciones de enriquecimiento de uranio aisladas por espacio de aire, pero el virus Stuxnet fue capaz de paralizar las centrifugadoras principales después de unos trabajadores distraídos conectaran dispositivos USB infectados que habían sido desechados por espías.

Cuarto día…

Este día Leticia nos habló de una investigación reciente llevada a cabo por los expertos de seguridad cibernética que sugieren un nuevo nivel de amenaza. Un dispositivo USB que parece completamente vacío puede contener software infeccioso, que puede ser usado para interrumpir el funcionamiento del ordenador, obtener información sensible, o tener acceso a los sistemas informáticos privados. Puede contenerlo incluso cuando está formateado, y no hay forma práctica de defenderse contra eso. -“Ustedes tendrán acceso a este tipo de tecnología, muy pronto”-

Cada día que pasaba nos encontrábamos cosas nuevas y aunque en Cuba se nos hace pensar que somos los números uno en tema de seguridad, realmente no soñamos ni con la mitad de las situaciones que nos ilustraba Leticia.

Quinto día…

Leticia siempre nos comenzaba hablando de lo novedoso, en esta ocasión nos explicó:……….- los espacios de aire pueden ser cruzados por programas suficientemente astutos, lo que podría, en principio, ser utilizado por los organismos de vigilancia para tener acceso a las redes de ordenadores y recopilar información. El año pasado, un investigador de seguridad informó de evidencias que demostraban que un virus había logrado saltar el espacio de aire en su laboratorio. Más tarde se confirmó la propagación del software infeccioso mediante sonidos de alta frecuencia, que pasaban entre los parlantes de una máquina infectada y el micrófono de su próxima víctima.
Frente a eso, para mantener la seguridad de las comunicaciones y las bases de datos, se recomienda engomar los micrófonos y las tomas USB con pegamento, por eso hoy les traer las memorias USB que utilizarán, mientra decía esto nos repartía unas cajas que contenían este tipo de memoria.

Sexto día…

-Amigos, hoy les voy hablar de los cifrados- dijo Leticia sonriente y con cara de haber hecho el amor por la noche.

Los cifrados “one time pad” constituyen otro truco de baja tecnología que ha resistido la prueba del tiempo. Se trata de códigos que sólo se usan una vez antes de ser destruidos. Pueden consistir en una serie de números al azar. Cada número indica cuánto hay que hacer hacia adelante o hacia atrás en el alfabeto para encontrar la siguiente letra del mensaje. Dado que es al aleatorio, y sólo se usa una vez, los decodificadores no tienen con qué trabajar, es indescifrable”, Sigue siendo el único sistema de códigos no descifrable que haya sido creado, por tanto este será el que utilizarán.

Las viejas técnicas no son de ninguna manera infalibles queridos amigos de La Jungla. -Continuaba Leticia que al parecer ese día se sentía libre, fresca-

Existen contra medidas para éstas tanto como para los trucos de alta tecnología. Incluso los cifrados de un único uso pueden ser decodificados si no se usan adecuadamente. Y la realidad es que no es probable que ninguna agencia del gobierno elimine sus computadores y sus equipos de alta tecnología y vuelva a la época previa a la electrónica. El llamado de Selsburg al regreso a las máquinas de escribir puede ser un ejercicio para apaciguar a la opinión pública con respecto a la respuesta de las autoridades alemanas a los secretos descubiertos pero despreocúpense,creo que el espionaje americano ya desecha las maquinas de escribir .Aún así, para algunos puede ser reconfortante el hecho de que incluso hoy en día las grandes operaciones de vigilancia mundial podrían ser echadas por tierra utilizando sillas transparentes y tinta invisible.

-¿Cómo es eso de las sillas transparentes? pregunté

-No recuerdo si les comenté al respecto Osiris, pero los muebles transparentes son eficaces para detectar si ponen micrófonos en lugares donde se llevan conversaciones comprometedoras.

-Bueno eso no lo sabía- responder con ignorancia.

Por cierto, usted me llamó Osiris, que es mi nombre clave, ¿y porque a mis amigos no le han puesto nombres claves?, todo tiene explicación pero esa no me corresponde a mí Osiris.

-Volvió a decir mi nombre falso como para recordármelo.

Julián salió a decir: -Socio porque el único que tiene nombre de Chivato de todos nosotros eres tú, por eso tenían que cambiarlo.

-¡Vete a la mierda Julián!

Todos se sonreír, sin embargo la profesora Leticia estuvo seria.

Séptimo día…

Este día Leticia comenzó hablándonos de la historia de la escuela estatal rusa dedicada a entrenar espías sexuales, estas mujeres fueron expulsadas en circunstancias muy controladas en Moscú,- contó Leticia- “para dar cuenta de la existencia de la escuela durante la Guerra Fría. Fueron entrenadas para ser atractivas y asignadas a hoteles solo para extranjeros para lanzar distintas trampas de chantaje como único objetivo y así persuadir o sacar información”.La mayoría de las mujeres reclutadas eran soldados del ejército ruso que ingresaron al cuerpo de inteligencia, también algunas estudiantes universitarias eran incorporadas. El criterio de esas incorporaciones estaba basado en cuestiones tales como su juventud, su ideología, sus aspiraciones, su intelecto, su belleza y el conocimiento que pudieran tener culturas extranjeras.

Una vez reclutadas, las “cadetas” debían adoptar un horario diario agotador que incluía un arduo entrenamiento físico, conocimiento de uso de armas de fuego, artes marciales y otras competencias relacionadas con la lucha cuerpo a cuerpo.
El entrenamiento recibido no era solo físico, también era sexual. Las mujeres que formaban parte de la escuela debían consumir contenido pornográfico, conocer posiciones eróticas del Kama Sutra y recibir consejos sexuales. La información, con frecuencia, era suministrada por funcionarios soviéticos que vivían en otros países.
Las agentes de esta escuela estaban preparadas para situaciones límite. Debían exponerse frente a toda una clase, podían ser filmadas e incluso abusadas sexualmente. El precio de conseguir el chantaje podía ser cualquiera y estas “cadetes” debían ponerle el cuerpo a cualquier situación, tanto en su entrenamiento como en sus misiones de espionaje.
“Estas mujeres fueron privadas de su libertad personal y convertidas en agentes del estado, con el objetivo final de hacer lo que sea necesario para conseguir su objetivo”. Las espías sexuales eran en su mayoría mujeres en busca de hombres influyentes, poderosos y solitarios. Empresarios y políticos que podían estar sentados solos en un bar, después de un día de trabajo. Ese era el momento en que una de las hermosas espías rusas entraba en acción y demostraba interés por uno de esos hombres, pero cuidado amigos cuando el gobierno sospechaba de alguien, podían usar una de estas chicas para sus actividades.
Después de tener relaciones sexuales con sus objetivos, comenzaba el chantaje. “Si bien los gorriones definitivamente existieron durante la era de la guerra fría, hoy hay menos información disponible sobre el uso de este tipo de espías, pero las hay, así que los hombres deben estar preparados. No sé si todavía hay una escuela de gorriones en funcionamiento, pero imagino que todavía se usan ‘trampas de miel’.

Entonces Malena en forma Burlesca dijo:

-Por suerte no habían gorriones machos, así que estoy salvada.

-Tranquila que a Putina tampoco te le escaparás- Responder Julián.

-Dejando el tema a tras Leticia ¿ no piensan darnos día libre para asimilar tanto contenido? Pregunté.

-¡Los espías no tenemos días libres!

Capítulo 8

La graduación

Durante los próximos once meses cada día sin descanso los cinco estuvimos recibiendo información y tácticas, además de perfeccionar nuestro ingles, y ruso, además de algunas clases de Francés básico, que serían imprescindible, para nuestras misiones.

Una mañana llegó un alto general militar estadounidense para ese entonces ya nosotros llevábamos unos once mese de estudio y preparación.

El General Smith nos dijo que a partir de ese momento teníamos una tarea asignada al grupo de La Jungla, descubrir posibles ataques terroristas que se planificaban en ese año 2001 contra Estados Unidos.

El plan consistía en infiltrarnos en comunidades de musulmanes de los Estados Unidos, en mi caso me llevaron a para la ciudad de Washington exactamente en Masjid Muhammad una mezquita ubicada en la calle Massachusetts en la avenida Washington, yo había pasado muchas veces por ese lugar cuando vivía allí, mis colegas fueron repartidos en varios lugares con idénticas características.

En ese lugar a través de otra personas, me pusieron de auxiliar de limpieza del lugar aquello era difícil, en Cuba la religión y los militares estamos divorciados, para mí era una prueba de fuego, para contra trataba de aprender el idioma árabe y otras cosas básicas.

Allí aprendí el término Masjid (mezquita) que proviene de una palabra árabe que significa “postrarse” y se refiere al lugar donde se venera a Dios. El musulmán no está obligado, como sabemos, a ir a la mezquita a orar pero sin embargo allí iban muchos que frecuentaban el lugar.

Siempre que haya realizado las abluciones rituales y se esté moviendo hacia La Meca, puede orar solo y en cualquier lugar. Pero la reunión de la comunidad (umma) es de rigor el viernes al mediodía y fue allí donde conocí a Ali uno de los que estuvo involucrado en los atentados del 11 de septiembre meses después aquel año 2001.

Lo interesante es que también en las ciudades importantes como Washington hay Gran Mezquita y allí estaba yo.

La mezquita estaba equipada con un púlpito (minbar), desde cuya cima el Imam preside la oración de los fieles, dispuesta en largas filas estiradas de ancho frente al muro que indica la dirección. de la Meca (qibla), y pronunciar el sermón (khotba). Las mezquita no solo era un lugar de culto, sino también un lugar donde los musulmanes podían reunirse para discutir todos los asuntos no solo religiosos, sino también políticos y económicos y de la comunidad. Todos estos hechos influyeron en el plan de la mezquita, cuyo arquetipo fue la casa del propio Mahoma en Medina.
El Profeta llegó de La Meca después de la Hégira en 622. Impulsado por la preocupación práctica más que por consideraciones estéticas, construyó una serie de pequeñas habitaciones para sus esposas y él mismo, abriéndose a un patio de 50 metros de ancho, cerrado por una valla de ladrillo en bruto, que ofrecía refugio a todos, incluso a los no musulmanes.

El muro norteño era la qibla, que permaneció orientada hacia Jerusalén hasta la ruptura de Muhammad con los judíos de Medina. Estaba cubierto con un techo de hojas de palma para proteger a los fieles del sol, formando una habitación con una fachada abierta, que servía tanto de lugar de oración como de sala de audiencias. Instalado en un modesto asiento de madera, antepasado del minbar, Muhammad exhibió sus pensamientos religiosos y dictó a la joven comunidad sus reglas de conducta. Este edificio fue demolido en 706 para dar lugar a una mezquita, con la excepción de la habitación donde fue enterrado Mohamed, que se incluyó en el nuevo edificio. Pero es a partir de este plan básico que inspira a todas las mezquitas que hoy podemos admirar, lo que se convertir en mi lugar diario, me llevó a conocer gente muy buena consagrada a su religión y otros como Ali que aparentaba lo que no era.

Ali me parecía sospechoso porque siempre hacía reuniones fuera del circulo religioso, yo intente acercarme, pero un cubano no era bienvenido por este grupo.

El día 4 de septiembre de 2001 después de un ayuno en la mezquita, seguí al único sospechoso para mí en aquel lugar, yo había unido cabos pero sinceramente tenía miedo hacer un informe de principiante y equivocarme, creo que ese fue un error grabe que nunca me perdonaré.

En un restaurante que se llamaba Maydan y que servían comida árabe se reunieron un grupo de aquellos que yo estaba acostumbrado a ver en la mezquita, solo pude descubrir de aquella reunión que Ali se iba de Washington el día 10. Entonces solo me quedaba informar al alto mando, aunque al final, no tenía nada de valor sustancioso.

En vez de llamar al General Smith llamé a Leticia, le dije lo que veía extraño, ella me dijo que intentar descubrir algo más fuerte, o por lo menos hacia donde iba Ali, pero eso lo descubrí el 11 de septiembre de ese 2001.

Esa mañana me levanté sobre las ocho de la mañana después de prepararme para ir al trabajo siempre desayunaba frente al televisor, el local donde vivía aunque estaba céntrico era una jaula de ratas en una ciudad limpia, sin embargo me sentía cómodo.

Ese día de los atentados del 11 de septiembre de 2001, cambiaron mi perspectiva de mirar el mundo, los yihadista Al Qaeda se convertir en un enemigo potencial sin dudas el secuestro de aviones comerciales para ser impactados contra diversos objetivos, causaron la muerte de 2.996 personas, incluidos los diecinueve terroristas, la desaparición de veinticuatro víctimas,y más de seis mil heridos. A su vez, se registró la destrucción de todo el complejo de edificios del World Trade Center, más notablemente las Torres Gemelas de Nueva York y graves daños en el edificio del Pentágono, sede del Departamento de Defensa de los Estados Unidos. Este episodio precedió a la guerra de Afganistán y a la adopción por parte del gobierno de George W. Bush y sus aliados de la política denominada «guerra contra el terrorismo».

Ese día no pude comunicar con nadie todos estaban concentrado en los sucesos y yo me sentí culpable por que si la información sobre Ali hubiera sido tomada con seriedad podría haberse evitado esta triste historia, los próximos días, serían de tensión absoluta y de paciencia, y esperando orientaciones pasaron largos meses donde ni una llamada, ni nada que me orientar que hacer, mientras yo seguí trabajando en la mezquita como si nada hubiera pasado.

Seis meses después me llamaron desde una comisaria en Washington debía presentarme con carácter urgente, por un momento me sorprender aquella situación desde que había llegado a este país nunca había tenido que pisar una comisaria, llegué con cara de sorprendido.

“El carpeta”, como decimos, en Cuba me recibió con un saludo en ingles, yo pregunté por una citación, entonces me conducir hasta una habitación de esas que salen en los interrogatorios de las películas policíacas americanas.

Allí entre penumbras un agente me saludar en perfecto español:

-Saludos Osiris

No saben cuanto me alterar que usara mi nombre clave, no sabía como actuar en ese momento.

-Creo se equivoca agente me llamo Daniel, soy de origen cubano.-responder.

Si, si, si, tranquilo Osiris. Leticia me ha dicho que le mencionara y podíamos hablar en confianza.

-Disculpe usted, no conozco a ninguna persona llamada Leticia.

-Vamos amigo soy un oficial, estamos en el mismo bando.

-Jajaja, bueno a no ser que usted sea constructor de piscinas.

-¡Vamos no jodas, se todo!

-¿Qué sabe usted?- pregunté.

-¡Sé que es amigo de Ali uno de los atacantes a las Torres Gemelas!.

-Jajajaja, lo que me faltaba. Mire oficial, yo conocía Ali de la mezquita donde trabajo,pero no se más que eso,así que ya puede condenar a la silla eléctrica.

La puerta de color gris que estaba a mi espalda se abrir y allí estaba Leticia: -¡Bravo! Osiris, has pasado la prueba, aquí tienes esta es tu identificación oficial y tu arma, a partir de hoy eres oficialmente miembro de la CIA y de nuestro grupo la Jungla.

-¡cojones, esto era necesario! exclamé.

-¡Tranquilo!,era una pequeña prueba Osiris.

-¡Coño Leticia!

Capítulo 9

Misión complicada

Una noche de febrero, la policía de Nueva York detuvo a un hombre que entraba al metro en una estación de Brooklyn por usar una tarjeta Metro Card con descuento de estudiante. La tarjeta era de su hija.

Fue un error estúpido, diría después, que le traería consecuencias absurdas: el hombre, un ciudadano de Kosovo llamado Blade Sorok, ahora está en una celda y podría ser deportado.

Me explicaba Leticia en la misma habitación donde minutos antes era un interrogado.

Osiris esta es la primera misión de importancia para ti, y la forma efectiva de infiltrarte en Rusia.

-¿De que trata todo Leticia?

Sorok es nuestro hombre, trabaja para el FBI y él será el que hará posible puedas infiltrar la seguridad rusa más adelante y de otros lugares, tranquilo eres simplemente un hombre con mala suerte, pero ahora nuestro agente está en la cárcel y tenemos que estar seguro si sigue en nuestra linea o nos ha vendido

-¡Vamos no jodas!
-¡Crees que jodo! He trabajado para el gobierno de Estados Unidos mucho tiempo Osiris, cuando algo digo es en serio, a pesar que en las películas dicen que nosotros abandonamos nuestra gente, eso nunca es así.

-Lo sé Leticia, perdona.

Bien, concentremos en Sorok, este sujeto dijo hace unos días al oficial de asilo en Rusia, sobre su vida por fuera de EE:UU, donde había residido un tiempo, y le explicó por qué tenía miedo de que lo enviaran de vuelta a Kosovo. “Fui entrenado por Washington. Era un espía”, declaró, esto ha traído preocupación, realmente, Sorok, es un problema para la seguridad de este país y en especial para la CIA.¿Entiendes?

Interrumpí:-Bien, Leticia. ¿quién es en si este tal Sorok?

-Bueno, es nacido en la antigua Yugoslavia, Sorok, tiene 45 años, parece haber llevado una vida increíble y secreta después de que lo arrestaran en el 2000 por cargos federales relacionados con drogas. Comenzó a cooperar con los fiscales en su caso y en otros, se declaró culpable y recibió una sentencia de siete años, después de este 11 de septiembre de 2001, dice en una declaración jurada, se convirtió en un informante para el FBI desde la prisión: reveló que proporcionaba pistas sobre otros presos que tenían vínculos terroristas.

Pero algo ocurrió en enero, por una orden del presidente fue indultado de sus cargos y se le obligó salir de Estados Unidos, esto sorprender a los que le habían reclutado, pero lo más extraño es que el sujeto fue enviado a Rusia, en fin fue deportado, pero aceptó seguir trabajando para el gobierno en el extranjero.

-¡Vaya!, pero entonces ¿es de ustedes o no es de ustedes?-pregunté a Leticia que continuó explicando .
-Sorok declaró que se presentó como agente voluntario, se infiltró con miembros de Al Qaeda en los Balcanes después de este 11 de septiembre, y en secreto proporcionaba información a la CIA sobre conspiraciones.
Pero esto quedó silenciado hace unas semana después de que la CIA rompiera lazos con él, volvió a Rusia a través del indulto “de manera legal” pero el mes pasado, con la ayuda de un abogado, contactó por separado al FBI y a los oficiales anti-terroristas en el Departamento, Sorok ha caído preso de los rusos que lo acusan de espía de los americanos. Durante varias horas de entrevista telefónica, Sorok, desde la Prisión del Delfín Negro en Rusia, demostró conocer muy bien a personas, lugares y otros hechos, y dijo que su información podía ser corroborada mediante vídeos, fotografías y copias de textos que entregó a sus abogados, y que saldrían a la luz, si EEUU no tramitaba una salida de esa situación.
Sorok, cuya esposa y tres hijos son ciudadanos rusos y viven en Moscú, dice que todavía tiene mucho que ofrecer a las autoridades rusas si Estados Unidos no lo libera, o negocia con los rusos su salida de esa prisión.

-¡Vaya Leticia! este es un espía que pone contra la pared a la Jungla.

-Exactamente- dijo Leticia.

-Entonces Leticia ¿Cuál es el plan?-pregunté

-Pues, viajas a Rusia amigo, tienes que infiltrarte en esa cárcel.

-Jajajaja, Leticia ¿Tu sabes lo que estás diciendo?,esa cárcel es para gente que entra y no sale, o quieres que me pudra en una cárcel rusa, en nombre de la CIA. ¡No jodas!

-Exactamente más o menos eso es lo que haremos, pero no iras como preso, tranquilo, ya tenemos la forma para que entres y hables con Sorok.

-¡No me digas que como guardia!

-¡No eso sería imposible!- dijo casi gritándome al oído.- ¿Cómo te ha ido en la mezquita?-preguntó cambiando el rumbo de la conversación.

-Bien, pero eso no tiene nada que ver con lo que estamos hablando.

-Osiris, yo quiero sepas que informé lo de Ali, no fue culpa tuya que no se tomarán acciones, hubo muchas fallas ese 11 de septiembre, pero lo que no puede fallar ahora es que el tiempo dentro de la mezquita te haya servido para esta misión.

Les juro amigos que no acaba de entender nada, hasta que días después comprendí.

Capítulo 10

De espía a…

-¿Me preguntaba usted por el anciano? Creo que sí. ¿Usted es nuevo en esta región?

-Si soy el nuevo Imam.-respondí en ruso que de algo me había servido en los casi 8 años que había estado en la antigua Unión Soviética.

-¿Ha venido a pasar sus vacaciones? En verano suele venir mucha gente a esta zona de Rusia. Siempre acaban bajando por las montañas hasta la frontera y se detienen para mirar al mundo con tonos verdes claros; luego, vuelven la vista hacia el lago. Igual que usted. Dijo el señor, para continuar sin respirar su diálogo.
-Bonito sitio, ¿verdad? Tranquilo y apartado. No es extraño que el anciano lo eligiera para vivir. No recuerdo cuándo llegó. Nadie lo sabe. Debió de ser hace unos cuatro años. Cuando yo vine aquí, mucho después de la caída de la URSS, él ya estaba. Quizá vino huyendo de la civilización, como yo. O quizá es que la gente del lugar donde vivía antes le hacía la vida imposible. Es difícil decirlo. Creo que es de origen Egipcio, bueno por lo menos cada tres meses va por esas tierras. Desde el principio, me dio la impresión de que había hecho algo, o alguien se lo había hecho a él, que le había enemistado con el mundo. Recuerdo que la primera vez que le vi, me dije: «Apuesto a que este tipo tiene un genio endiablado». Sin embargo llegó a ser Imam en la mezquita principal y allí está.

-Interesante. Me habían contado algo así.
-Sí, vive con su mujer ahí mismo, junto al lago. Tenían una extraña casucha, expuesta a todos los vientos, pero eso no parecía importarles. Es feliz, siempre lo ha sido.
Uno de los muchachos de la granja me había aconsejado, con una sonrisa, que me mantuviera apartado del señor que vivía junto al lago; por lo visto, no le agradaban los intrusos.

Así que me guardaba mucho de ir a charlar con él. Aunque, de todas formas, habría sido inútil, puesto que yo no sabía ni una palabra de su idioma, pues sabía que era extranjero. La primera vez que le vi, se hallaba en pie junto al borde del lago, mirando al horizonte congelado. Yo, por pura discreción, me abstuve de cruzar el puentecillo de madera tendido sobre el agua, para no pasar demasiado cerca de él, y llegué al otro lado dando la vuelta por la orilla. Luego, con la turbadora sensación de que me estaba entrometiendo en lo que no me importaba y de que no tenía nada que hacer allí, me oculté detrás de unos matorrales, saqué los prismáticos y los enfoqué hacia él.
Era un tipo, ancho y fuerte. Ha envejecido después, naturalmente —estoy hablando de hace cuatro años—, pero incluso ahora se le nota lo que debe de haber sido un hombre fuerte en su juventud. Da sensación de fuerza, de energía, y lleva siempre erguida la cabeza, como un rey. Y esto es algo más que una simple frase. No, no bromeo. ¿Quién sabe si no lleva en sus venas sangre real heredada de algún remoto antepasado?

¿Y quién sabe si no es eso lo que de vez en cuando despierta en su interior y —no es culpa suya— le torna violento? Pero entonces no pensaba en eso. Permanecí mirándole y, cuando le vi que se volvía, me agaché tras el matorral y me pregunté qué pensamientos le pasarían por la cabeza y si sabría que yo estaba allí, espiándole, los islamitas siempre han llamado la atención en esta región.

Me habría visto en una situación violenta si se le hubiese ocurrido acercarse a donde yo estaba. Pero debió de pensárselo mejor, o quizás era que no le importaba. Siguió mirando al lago, contemplando las gaviotas y el ascendente flujo de la marea, y al cabo de un rato se apartó de la orilla del lago y se dirigió a su casa en busca de su esposa y, quizá, de comida. A ella no la vi aquel día.

-A ella. ¿a quién se refiere?-pero el señor parecer no entenderme y siguió hablando.

-No andaba por allí. Como vivían en la orilla izquierda del lago, al borde mismo del agua, y no había camino apropiado hasta allí, no me sentía con valor para acercarme demasiado y encontrarme cara a cara con ella. Pero cuando, no obstante, la vi al fin, quedé decepcionado. No valía gran cosa. Quiero decir que no tenía el estilo de él. Me pareció una criatura sosegada y de buen carácter.
Cuando los vi, volvían los dos de pescar, y se dirigían desde el lago a la casa. Él iba delante, naturalmente. Ella le seguía. Ninguno de los dos reparó en mí, y yo me alegré, porque el señor podía muy bien haberse detenido a esperarla, decirle que volviera sola a casa, y luego, bajar hasta las peñas en que yo estaba sentado. Usted me preguntará qué habría hecho yo en ese caso. Maldito si lo sé. Quizá me habría levantado, silbando con aire de indiferencia, le habría dedicado luego un saludo y una sonrisa —inútil, desde luego, pero es algo instintivo, si usted comprende lo que quiero decir— y, después de darle los buenos días, me habría marchado por el otro lado. No creo que él hubiera hecho nada. Se habría limitado a seguirme con la vista, mirándome con sus extraños y alargados ojos.

Años después yo me hice gran amigo de este musulmán o islamita y no me arrepiento. El Imam es un hombre excepcional, lleno de bondad. Espero que usted siendo tan joven pueda sustituirle con todo el amor que ha demostrado.-me dijo el señor mirándome fijamente.

-Tranquilo hermano, yo haré que esta comunidad continué alabando a nuestro Dios y el Corán.

-Espero.

Mi viaje hasta esta región rusa fue fuera de lo convencional tuve que viajar a Turquía y de allí había partido hasta Moscu y tome un tren hasta la ciudad de Orenburg Oblast la travesía fue de 12 días, estaba agotado para cuando pase por la Ulitsa Sovetskaya, 6, Sol-llestsk, donde estaba mi objetivo.

La misión era sustituir al Imam de la localidad,gracias a nuestro infiltrado en la mezquita me había preparado en una semana para la sustitución del anciano de la mezquita, por supuesto esto llevaba un tiempo donde el religioso tendría que preparar a la congregación y a mi en particular para asumir la tarea.

Para los musulmanes, los Imanes son los guías o líderes de la comunidad islámica o umma después del profeta Mahoma, así que la misión era entender la religión y tratar de convencer,cosa que sería muy difícil, ya que nunca había tenido contacto directo con esta religión, a no ser los meses que trabajé en la mezquita de Washington.

Al llegar a la casa del lago me recibió un señor que me saludar en árabe e hizo las reverencias acostumbradas, me dijo:

-Hermano, mi nombre es Aymán. ¿Cómo se llama usted?

– Mi nombre es Osiris Ali Amehed encantado de conocerle me habían hablado de usted.

El señor de unos cincuenta y tantos años me reparaba con desconfianza.

-Yo soy de origen egipcio y de profesión cirujano,hace un tiempo vine para estas tierras. Me dijo con voz tenue.

-Bueno encantado Hermano Aymán.

Durante las próximas horas me hablo de su vida que luego supe que era tan ficticia como la mía. me presentó su familia y me llevó a una habitación con no muchos lujos pero la necesaria para instalarme. En las próximas semanas mi vida se convertir en oraciones, ayunos, y plegarias.

A la tercera semana Aymán me dijo que el acostumbraba a ir a Egipto tres veces al año,y que en esta ocasión tenía que viajar y necesitaba me quedara al frente de su congregación, y por supuesto atendiera sus seguidores dentro de la cárcel donde el iba cada semana.

Exactamente este era el momento de contactar con Leticia, y por supuesto así hice.

La orientaciones fueron las mismas localizar al señor Sorok y decirle que el FBI quería saber sus situación, pero la situación se complicó cuando Leticia me preguntó, como me iba con me iba con el anciano Imam.

Resultó que Aymán az Zawahirí no era el personaje que yo pensaba, allí comprendí que como espía tenía que ser precavido con los que me rodeaban.

Leticia me envió la información que tenían sobre el sucesor del profeta, el señor había planeado los atentados contra Yemen el 12 de octubre del año 2000 y además había sido colaborador de los atentados de septiembre de 2001, aquella información me helaba la sangre y a la vez comprendí que por eso este sujeto no sospechaba nada de mi “falso musulmán” , el era otro terrorista enmascarado, había sido mentor de Osama Bin Laden y su era un personaje dentro del islam.

-¿Pero qué hacia este personaje en Rusia?

Mi respuesta nunca fue aclarada, sin embargo tal criminal nunca más lo volví a ver, poco después me pregunté si el Imam me había descubierto y si de verdad yo era un espía del fracaso.

Capítulo 11

La respuesta de Sorok y el fin de la misión

Llegue temprano al Delfín Negro en esta cárcel rusa solo permiten una hora a los religiosos para reunirse con los creyentes todo esto bajo estrictas normas de seguridad,el lugar a recibido transformaciones, pero su entorno es sombrío y el silencio sepulcral es escalofriante.

A la entrada esta el delfín que identifica la zona. Pensé que sería fácil, mi atuendo y Corán no servir de mucho para un interrogatorio antes de mi visita. En este lugar hay presos tan peligrosos que los guardias no se descuidan ni un minuto.

A las 12 y 24 de la tarde después de una hora me fueron trayendo a los creyentes de uno en uno, algunos me pedían una oración, otros me preguntaban por Aymán az Zaxahirí, y al fin llegó mi objetivo, esposado de manos y pies.

Le pregunté:

-Hermano Sorok ¿Cómo estás? el hombre me miró con desconfianza

-Vivo aún. Me responder.

-Mientras hay vida tenemos esperanzas, e incluso después de la muerte tenemos nuestro Dios para acogernos en su seno. Dije la frases que había preparado para estos casos ese día le había dicho lo mismo a todos.

-Así es hermano, eso es lo único que me da fuerzas aquí dentro.- me dijo ya mirándome con menos recelo.

-Sorok,-dije- la Jungla me ha enviado para saber de tí y que piensas hacer.

-¿Cómo?- el hombre se sorprender tanto que parecía estar en paro cardíaco.- ¿De qué me habla?

-Le hablo de usted 024.

-¿Como carajos estas aquí, en una de las cárceles más seguras y terroríficas del mundo? preguntó.

-Tranquilo hermano, solo necesito saber si usarás lo que sabes para salir de aquí o prefieres que te saquemos nosotros, esto es lo que necesito saber.

El hombre se flotaba la cabeza con una calvicie excesiva, -Pensé que nunca más oiría de ustedes, que me habían abandonado por mi error de venir aquí.

-Se nos acaba el tiempo y tengo que dar una respuesta hoy.

El hombre sudaba a pesar de que había frio en aquel salón. Me miró y dijo:- No he dicho nada, se que ellos están usando mi nombre para decir que estoy dando información, pero juro por Dios que de mi boca no ha salido nada, aún.

-Bien hermano Sorok, mi contacto me dijo que acepte la expulsión y todo saldrá bien, ellos saben que si usted llega a Kosovo lo matarían, así que la misión es rescatarlo antes.

En ese momento sonó la campana, mi charla había terminado. Y el hombre asentó con la cabeza, al parecer había entendido el mensaje. Se levantó y se alejo con los guardias que lo llevaban encorvado y trataban como un perro peligroso.

Comunique esta situación a mi contacto, pregunté si ya podría regresar, y entonces me dijeron: negativo su misión está inconclusa. Espere próximas orientaciones. Me comenzaba a acostumbrarme a las esperas.

Capítulo 12

La familia

Pase varios días en aquel lugar mi vida se centraba en aprender del Corán, perfeccionar las actitudes, y tratar de no pasar por falso, que créanme era difícil.

Todo era la sumisión total en Alá, mi fe era expresada en cinco pilares; Shahadah, creer y confesar que Alá es Dios y Mahoma su profeta. Salah era para mi orar cinco veces al día, había conocido todo de Mahoma de su nacimiento en el 570 de nuestra era, me basaba en los libros del Islam y en el Corán como principal arma para mis predicas en ruso.

Mi frase era continua:”Alá es el único Dios y Mahoma es su profeta”, en ese tiempo aprendí que el Islam predica la no violencia, la solidaridad, sin embargo se usaba para justificar actos violentos.

Aprendí que Mahoma nació en la Meca y que vivió en una época de crisis religiosa y política inmensa en una sociedad caótica, llena de pobreza y violencia.

En la mezquita practiqué el Zakat que es dar la limosna en forma de solidaridad con los pobres y por suerte no tuve que cumplir Sawn, ni el Hajj, pues una llamada cambió todo una mañana.

Era de Moscú,y al otro lado estaba Julián mi amigo, me pedía que tenía que llegar urgente a la ciudad moscovita que me esperaría en el aeropuerto Domodievo, me enviaba el tique de avión por correo electrónico. Tenía que justificar mi salida con una reunión en la Mezquita de la calle Olimpisky en Moscu, la ausencia solo sería de tres días.

Informe a la congregación de mi viaje, deje un sustituto para las actividades en nuestra comunidad y marché.

Llegue a Moscú sobre el mediodía, ver a Julián con aquel traje estilo espía CIA me llamó la atención; vestía de negro totalmente solo le faltaban las gafas para verse un ridículo, aunque pensando bien el ridículo era yo, con mi awra cubierto, mi túnica anchas mangas largas que me llegaban al tobillo y a los que llamamos Thawb o suriyah, el mio era de lana, eso sin mencionar el turbante o Kafiyyeh que llevaba en mi cabeza. Era prácticamente irreconocible para Julián que parecía estar esperándome con un traje como el suyo, o tal ves de militar cubano.

Me acerqué y le dije:-Hola hermano necesita confesar sus pecados a Alá.

-¡Manda carajos! Daniel, ¿de que te disfrazas?

-Jajajaja, amigo mio. Desde que no escucho mi nombre. Todo se volver abrazos y risas, todo era emocionante, divinamente tuve que llorar y dar gracias a Alá.

Cuando las emociones se calmaron, Julián me dijo: ¡Vamos te tengo una sorpresa!

-Una sorpresa.

-Si, y muy buena.

-No me digas que viniste con Malena.

-Es algo mejor. Tu familia esta aquí. Dijo trasmitiendo la misma alegría que la noticia me despertaba.

-¡No jodas con eso!

-¡Vamos!, ¿tienes dinero para un taxis?

-No cambias, acaso la Jungla no te ha pagado el mes.

Llegamos hasta las afueras de la embajada americana en Rusia, entramos por un pasillo de la ciudad amurallada, porque eso es el conjunto de edificaciones en la calle Bolshoy Devyatinsky en Moscú, impresiona. Un guardia nos recibir armado hasta los dientes, y nos conducir hasta un salón majestuosos, Julián me dijo: -espera, mientras me señalaba un sofá de color blanco.

En unos instantes entraban por la puerta mi esposa y mis dos hijos, aquello fue triste, alegre, doloroso, mi esposa Dunia, era menor que yo cinco años y a pesar de sus dos embarazos parecía muy joven aún, su pelo negro, piel blanca, la mirada enamorada, nada había cambiado, los niños lloraban abrazados a mi Lili y Junior, mis ángeles, después de mi salida de Cuba, solo había llamado un par de veces, sabía que relacionarme directamente sería traer presión sobre todos, el gobierno comenzaría a hostigar, como lo hizo, a pesar de que la familia negar los planes, al tiempo la situación se enfriar y como decimos en Cuba: le quitaron el pie.

Dunia me dijo como fue que salieron de la isla, y las inconvenientes que tuvieron, pero como su viaje era a Rusia no tuvo muchos inconvenientes. Yo le explique que estaríamos en EE.UU pronto.

El asunto es que al fin estábamos juntos, aunque no por mucho tiempo y eso no lo sabía yo.

Esa noche tuvimos una recepción, y luego al fin casi después de 7 años dormí junto a mi esposa.

En la mañana siguiente, Julián fue y me despertar en una de las habitaciones del ala norte de la Embajada, verdaderamente de lujo. Allí me dijo que Dunia y los niños viajarían a Estados Unidos con unos diplomáticos esa tarde, y yo saldría en la noche con él para Argelia a una nueva misión, entonces le dije:

-Coño, Julián, llevo 7 años sin ver mi familia y hoy tengo que despedirme nuevamente.

-Ya sabes como es esto amigo, pero creo que si todo sale bien estaremos en Estados Unidos de regreso antes de fin de año.

Fui a explicar a Dunia pero al parecer ella estaba más informada que yo, así que no hubo mucha discusión sobre el tema, en Miami la recibiría Rubén que se encargaría de su documentación y ubicación.

En el resto de la mañana hicimos el amor, los besos se fueron intensificando en nuestra habitación, nuestros cuerpos buscaban aplacar el frio de siete largos años, el deseo estaba presente, y sin dudarlo dejó que nuestra desnudez se hiciera letal, todo hasta que el maldito teléfono se escandalizar, era la hora, de volver a decir adiós.

Dos horas después me despedía de todos aunque en esta ocasión solo me quedaba la tranquilidad que era seguro a mi regreso disfrutar el tiempo perdido.

Capítulo 13

La India

Nueva Delhi, nunca pensé viajar a este país, bueno creo que mi amigo Julián tampoco, ese país de forma triangular que veía en los mapas de la escuela situado al sur de Asia y que se apoya en la larga extensión del Himalaya al norte se baña en el Océano Índico al sur, limitando con Pakistán y al noroeste, con China, Nepal y Bután al norte. Y lo más interesante a pesar de los dialectos el ingles es un idioma muy hablado, eso me tranquilizaba.

Sobrevolamos 4986 kilómetros, unas seis horas en un avión de la línea Aeroflot, en el aeropuerto no tuvimos altercados, los pasaportes estaban en orden y el vuelo fue tranquilo, Julián hablaba de los amigos, y me explicaba que todos estaban en misiones diferentes, pero que no había contactado con nadie más en todo este tiempo. Mientras el trataba de ponerme al corriente, yo solo pensaba en Dunia y los niños.

Aterrizamos en Delhi sobre las 12 de la noche, y entonces reaccioné.

-Julián, en fin no me has dicho a que venimos aquí.

-Lo interesante es que yo tampoco lo se. Me dijo mientras recogíamos las maletas.

-¡Vaya! y me vas a decir que no hay alguien esperando aquí.

-Realmente, ¡no sé!

-¡Mierda Julián!, eres un caso, no pudiste preguntar.

-¡Tranquilo hombre!, allí esta nuestro mayordomo.

-Jajajaja, ¡Hijo de Puta!

En la salida un típico rostro hindú con nuestros nombres: Damián y Osiris. Entonces le dije a Julián:-¿Desde cuando te llamas Damián?

-¿Desde cuando tú te llamas Osiris?- ambos sonreímos sin remedio.

El chico hindú nos recibió con un -¡Hello, frend´s! -y con un gesto nos mostró el auto que nos llevaría aun hotel llamado Taj Palace Hotel, era majestuoso, todo un lujazo al parecer pagado por la Jungla.

Llegamos al lugar, para ese entonces yo me había cambiado mi atuendo y vestía como persona normal, atrás había dejado mi vida de Imam, cuando llegamos el chico acompañante llevó nuestras maletas hasta el Lobby del hotel y hablo con una hermosa recepcionista que al momento llamó para firmar los documentos de reserva y entregarnos las llaves.

Ambos teníamos habitaciones separadas pero en el mismo piso número cinco, no es un hotel de muchas plantas pero si enorme de amplitud, y sobretodo muy lujosos.

Decidimos descansar y en la mañana encontrarnos en el restaurante para ver que se nos ocurría. Esa noche llamé a Miami, mi familia estaba bien y estaban alojada en un hotel de la Florida.

En la mañana sobre las nueve de la mañana el teléfono de la habitación se caer sonando sin cesar, cuando descolgar pensé que escucharía o la voz de Julián o de la recepcionista, pero no fue así, era Rubén.

-¡Cojones que le paso a mi familia!, fue lo que dije al reconocer la voz.

-Tranquilo Osiris, estoy aquí en el restaurante, lo espero para desayunar, no demores, ya Julián viene bajando.

-Bien hombre me van a matar de un infarto, ¿tu no estabas en Miami?

-¡Si hombre pero ahora estoy aquí! vamos acaba de bajar.

En un rato estábamos los tres tomando un café negro.

-Bueno amigos la misión aquí es importante- comenzó la charla.

-Tienen un mes para disfrutar de esta ciudad y conocer a un inquilino que llegará a este hotel,su nombre es Daisym Yukabet, es uno de los piratas informático más perseguidos por el FBI, e incluso tenemos una recompensa por su cabeza, pero ese no es el objetivo de ustedes, es decir no nos interesa atraparlo ahora.

-¿Entonces de que va esto Rubén?-preguntó Julián siempre de impaciente.

-Bien, amigos, hay que robar la laptó de este pirata informático. Tiene allí todo lo que necesitamos.

-Parece fácil.-dije yo.

-Eso es lo malo Osiris, no es fácil.

-¡Vamos! en el momento menos pensado la descuida en su habitación o en otro lado, lo esta…Rubén no dejó terminar a Julián.

-Miren mis amigos, este tipo vive de la computadora, va hasta el baño con el maldito aparato, hay que pensar en opciones, ¿entienden?

-Entonces ¿que hacemos?-pregunté mientras Julián miraba por la ventana de cristal.

-Amigos, esto tiene que parecer un suicidio.

-¡Qué coño dices!-nosotros no somos asesinos Rubén.

Julián miró a Rubén, -¿estás loco?, donde queda la justicia, el derecho de ser escuchado frente a un tribunal.

-¡Amigos!, dijo Rubén,-¡este hombre es peligroso, ha desfalcado medio mundo y está involucrado con Dawood Ibrahim!

-¡Pero eso no nos pone a nosotros de justiciero Rubén! Exclamó Julián.

-¡Lo siento pero es lo que tenemos!

-Rubén, supongamos que hacemos el trabajo, ¿cuál es la vía de escape?, esto se llenará de policías y mafiosos. Dawood Ibrahim es un terrorista influyente en este país que ha estado involucrado en los ataques de Bombay, y si es socio de tú informático pirata esto se pondrá caliente.-Le dije mirando fijo.

-¡Lo sé, he pensado en eso! responder Rubén.

-¿Entonces?-preguntó ansioso Julián

-Señores, recuerdan al chico que los recoger en el aeropuerto, el es agente de la Jungla, cuando ocurra lo que tiene que ocurrir el los sacará del país con seguridad.¡Entienden!, ahora por favor relájense y disfruten las vacaciones.

-¡Hijo de puta!, mejor que prepares una buena plata por esto, porque ya se me esta olvidando el concepto de espía.

-¡Ahora somos mercenarios!,dije yo mientras disfrutaba mi café casi frio.

-Tienen que saber que estaremos dando un golpe fuerte, si logramos la misión sea un éxito, las próximas vacaciones serán en Miami.-señaló Rubén.

-Lo más probable es que terminemos al lado Osiris.

-¿Cómo al lado?

-En Pakistán hombre.-dijo Julián.

En los próximos días estudiamos el terreno en India conviven hindúes, musulmanes, jainistas, sijs, cristianos y otros muchos fieles de distintas creencias, yo fui a la parte musulmanes donde ya sabía como era el ambiente. En la india destaca la hospitalidad, amabilidad y simpatía del pueblo indio, transmitidas e a través de un fascinante calor humano.
En la India, las condiciones de vida son duras. La esperanza de vida es de 62 años para los hombres y 63 para las mujeres, mueren 86 niños de cada 1.000 nacidos. Existe un médico por cada 2.600 habitantes, y la alfabetización de la población es del 52%, es increíble un país con tantos recursos y que las riquezas estén tan mal repartidas.
Probablemente la mayor paradoja de la India es que se trata de un país altamente tecnificado que, sin embargo, sigue apegado a las costumbres más tradicionales. La sociedad india continúa viviendo de acuerdo con el antiguo y rígido sistema de castas en el que cada persona está incluida en un grupo según el trabajo que realiza para la sociedad. Esta clasificación se ha vuelto ligeramente más flexible en la actualidad, pero en el seno de las familias aún permanece el apego a estas tradiciones, sobre todo en cuanto al intercambio de alimentos, a la elección de los matrimonios o a la situación de la mayoría de las mujeres indias. En las ciudades, las mujeres han conseguido ocupar los más altos cargos políticos o trabajar en bancos, industrias y profesiones liberales; sin embargo, en las zonas rurales, aún se asfixian niñas al nacer ante la imposibilidad de pagar la dote a su futuro marido, y todavía se puede ver la inmolación de viudas jóvenes en piras funerarias al morir su marido, por no poder pagar la “deuda” contraída en la dote con la familia del cónyuge.
India es un país que no deja indiferente a nadie, solo existen dos reacciones: amarla y vivirla, y en esos días mientras esperábamos nuestra presa ligábamos con lo bueno y lo malo comprendiendo sus contradicciones y problemáticas o, por el contrario, rechazarla por la crudeza de una forma de vida difícil de comprender.
No existe ningún idioma común indio, razón por la cual, el inglés sigue, en parte, hablándose en todo el país casi medio siglo después de que los británicos lo abandonaran; pero existen cientos de idiomas menores y dialectos, como dije antes. La cultura de la India se refleja en su gente, su manera de vestir, sus idiomas, sus religiones, su alimentación, sus tradiciones, su carisma.
Un bindi es una marca usada por las muchachas y las mujeres jóvenes. Es generalmente un punto rojo que es llevado por las mujeres entre sus cejas. Considerado un símbolo de la diosa Parvati, bindi significa energía femenina y se cree que protege a las mujeres y a sus maridos. Tradicionalmente es un símbolo de unión.
El tilaka es una marca ritual en la frente, y se considera el centro de la sabiduría y de la concentración mental, siendo muy importante para la adoración. Es un punto de meditación donde los pensamientos y acciones son gobernados por este punto. El poner la marca coloreada simboliza la búsqueda para la ‘abertura’ del tercer ojo. Todos los ritos y ceremonias de los hindúes comienzan con un tilak rematado con algunos granos del arroz colocados en este punto con el dedo índice o el pulgar. También es costumbre poner un tilak para dar la bienvenida.
El arte indio es básicamente religioso en su temática y desarrollo. Sus expresiones más destacadas incluyen la danza india clásica, la arquitectura y la escultura de los templos hindúes, la arquitectura militar y urbana del imperio mongol, las pinturas en miniatura, y la fascinante música india.
A los indios les encanta el cine. La industria cinematográfica de la India, centrada en Bombay, es una de las más importantes y llenas de fascinación del mundo entero, si bien una enorme cantidad de películas que se producen allí son melodramas basados en tres ingredientes vitales: romance, violencia y música.
La religión está íntimamente unida a todas las facetas de la vida de la India. A pesar de tener una democracia secular, es uno de los pocos países de la tierra donde las estructuras sociales y religiosas que definen la identidad nacional permanecen intactas, por cierto nunca vi esos bailes espectaculares que vemos en las películas de hindúes.
Un 80 por ciento de la población, aproximadamente, practica el hinduismo. En términos de número de adeptos, es la religión más extendida de Asia y una de las más antiguas del mundo. Se basa en un vasto panteón de dioses y varios libros sagrados, y afirma que cada persona vive una serie de nacimientos o reencarnaciones que en último término abocan a la salvación espiritual. Con cada nacimiento, la persona se acerca o se aleja de la iluminación; el factor decisivo es el karma de cada uno. El hinduismo tiene tres prácticas básicas: el puja (o culto), la incineración de los muertos, y las normas y reglas del sistema de castas. Es una religión que no se plantea el proselitismo, ya que no es posible convertirse a ella: se nace hindú o no se nace.
Por otra parte, el budismo fue fundado en el norte de la India alrededor del año 500 a. C., y se extendió rápidamente cuando el emperador Asoka lo adoptó, pero fue gradualmente reabsorbido por el hinduismo. Actualmente, los hindúes consideran a Buda como otra reencarnación del dios hindú Vishnú. En la actualidad sólo existen 6,6 millones de budistas en la India, aunque algunos enclaves budistas del norte del país, como Bodhgaya, Sarnath (cerca de Benarés) y Kushinagar (cerca de Gorajpur) siguen siendo importantes centros de peregrinación.
La religión jainista también surgió como un intento de reformar el hinduismo brahmánico, en el mismo momento que el budismo y en gran parte por las mismas razones. Los jainistas son actualmente unos 4,5 millones y se encuentran sobre todo en las zonas del oeste y suroeste del país. Esta religión no ha encontrado nunca adeptos foráneos. Creen que el universo es infinito y no fue creado por ninguna deidad. También creen en la reencarnación y en la posible salvación espiritual siguiendo el camino de los profetas.
Hay más de 100 millones de musulmanes en la India, lo que la convierte en una de las naciones musulmanas más grandes del mundo. El islam es la religión predominante en los países vecinos de Pakistán y Bangladesh, y existe una mayoría mahometana en Jammu y Cachemira. La influencia musulmana se refleja sobre todo en la arquitectura, el arte y la gastronomía.
Los sijs de la India suman 18 millones y viven principalmente en el Punjab. Esta religión se proponía en un principio unir lo mejor del hinduismo y del islam, y sus principios básicos son similares a los del hinduismo, aunque con la importante diferencia de que se oponen al sistema de castas. El santuario más importante de esta religión es el templo de Oro de Amritsar.

Durante más de quince días nos dedicamos a estudiar nuestro entorno, aprender algunas palabras relacionadas con el idioma y a la vez pensarnos la forma de acabar con la misión, yo y Julián solo nos preocupaba esta parte de la historia, a pesar de haber sido militares y tener siempre una arma en la cintura nunca en Cuba fue necesario usarla y menos matar alguien al estilo que la Jungla mandaba.

Capítulo 14

Cinco pájaros de un tiro

La mañana siempre íbamos al restaurante que tenía una barra a la entrada y podías pedir desde café hasta una cerveza, esa mañana sonriente encontramos al chico del taxis que nos había recogido en el aeropuerto.

-Hello.-su saludo que al parecer era la única palabra que dominaba en ingles. Aunque sabíamos que este era de nuestro equipo quisimos parecer que no conocíamos. Extrañamente se sentó en la misma mesa nuestra y dijo en perfecto ingles: -“Hoy llega el paquete” y tengan cuidado viene acompañado.

Seguidamente se levantar sonriente y dijo: -Bey! despidiéndose.

Esa mañana no salimos del hotel, todo nuestro empeño era reconocer el objetivo y comenzar a estudiar sus movimientos.

A las once de la mañana llegó Daisym Yakubets lo imaginábamos un chico con su laptó tratando de pasar por el que tiene todo bajo control, pero al contrario, nos encontramos un hombre de unos casi 40 años, con su laptó y tres guardaespaldas. Aquello acaba de complicarse. Al llegar al hotel se presento con otro nombre e identidad falsa, explicó en la recepción que solo estaría cuatro días, esto era el tiempo que teníamos para cumplir la misión.

Un pirata informático es aquel que tiene como práctica regular la reproducción, apropiación y distribución con fines lucrativos y a gran escala de contenidos (soporte lógico, vídeos, música, etc.) de los que no posee licencia o permiso de su autor. Suele generalmente apoyarse de una computadora o un soporte tecnológico para estas acciones. Una de las prácticas de piratería de contenidos más conocida es la del software,nuestro ejemplar había molestado tanto que hasta una suma de dinero había por su cabeza, pero sin embargo en la India tenía respaldo de uno de los hombres más poderosos de ese país, de apellido Ibrahim, otro que también el FBI y la Jungla habían puesto en su listado de los más buscado.

Esa mañana el pirata se fue a su habitación, al mediodía bajo al restaurante con sus guardaespaldas armados hasta los dientes, entre Julián y yo decidimos que lo vigilaríamos ese día turnando, para ir conociendo a nuestro objetivo, y poder preparar un plan.

Sobre las tres de la tarde de ese día recibimos un paquete que recogimos en la recepción, allí venían las instrucciones, teníamos tres formas para eliminar al pirata, una con un veneno mortal, otra con un “electrocutador”, como llamaría Julián al aparato y por último con una bala, y las tres opciones venían en aquella caja, además de una llave maestra del hotel.

En la noche después que nuestro objetivo se fue a dormir decidimos prepararnos para la acción, para comenzar quedamos en usar los tres métodos, intentaríamos poner el veneno mortal en alguna de sus bebidas, que por cierto consumía mucho whiskys y sino fallaba pues aprovecharíamos en la noche y intentaríamos electrocutar con nuestra máquina parecida a una pistola que lanza dardos, y si esto fallaba pues pasábamos al plan tres, entrarnos a bala.

En la mañana siguiente la cosa se complicó, nuestro objetivo Daisym recibió una visita y no salir de la habitación 312 del tercer piso, entonces vimos una oportunidad, llamamos a nuestro taxista que nos había dejado el número telefónico el primer día en una tarjeta,nos encontramos en un bar fuera de la ciudad necesitábamos una cara hindú para poner el veneno.

El plan era el siguiente, sabíamos que nuestro objetivo pediría en algún momento servicio de habitación porque con aquella visita que era a simple vista una prostituta pagada el pediría algo a la habitación, teníamos que movernos rápido y ejecutar el plan, nuestro apoyo estuvo de acuerdo en colaborar, una cara hindú disfrazada de camarero llamaría menos la atención que nosotros con cara de extranjeros.

En menos de media hora planeamos nuestro plan, era algo rápido pero tenía que funcionar. fuimos al centro compramos el whiskys que vimos consumir la noche antes a nuestro pirata informático y nos pusimos en marcha.

Nuestro colega de la Jungla entró hasta nuestra habitación, en cada piso había uno de esos carritos de llevar alimentos a las habitaciones, así que Julián se dio la tarea de robar uno y llevar a la habitación, allí preparamos la bebida con el veneno y nos pusimos en marcha, el chico vestido de camarero llegó hasta la habitación 312 y tocó el timbre, los guarda espaldas no estaban fuera sino dentro al parecer de orgía con nuestro objetivo.

Después de tocar varias veces la puerta, esta se abrir. allí estaba uno de los guarda espaldas que recibió sin muchos miramientos la bebida y las uvas extras, la puerta se cerró, y nuestro colega regresó a la habitación se cambiar la ropa y proceder a salir del hotel. El nos esperaría en la zona de taxis para la evacuación.

Según las orientaciones el veneno haría efecto en 12 minutos, causando una inmovilidad para luego provocar un paro cardíaco.

Esperamos unos minutos y llegamos hasta la habitación en esta ocasión llevábamos nuestras armas con silenciador, lo más probable era que tuviéramos que ejecutar a los guardaespaldas, tocamos varias veces el timbre, nadie responder.

Para ese entonces usamos la llave maestra proporcionada, y sorpresa, sinceramente no puedo sentir que me enorgullezca de lo que vi, cuatro muertos en la sala en el cuarto la chica semidesnuda también muerta, por primera vez yo y Julián entendimos que era daños colaterales, al parecer todos habían probado el rico whiskys.

Sin tocar nada tomamos la computadora y varias memorias flash, recogimos el whiskys, y los vasos donde se ver que habían bebido, salimos del lugar, llegamos a la recepción con nuestro pequeño equipaje y entregamos las llaves del hotel.

Nuestro taxista nos llevó al aeropuerto le entregamos las pistolas y todo lo que podía causar problemas al volar por parecer sospechoso para los aduaneros, para ese entonces nos servía cualquier vuelo a cualquier parte,pero también esto estaba coordinado así que nuestro taxista tenía tiques de avión para nosotros reservados, y la opción fue ir a Bangladesh, el colega hindú se despedir, le trasmitimos que nos preocupaba su seguridad y evitar acercarse al Hotel, para evitar cualquier sospecha, aunque estábamos seguro de haber realizado un trabajo perfecto.

Antes de tomar el vuelo recibimos la llamada de Rubén, habíamos terminado la misión en la India.

Capítulo 15

Misión en Bangladesh

Nuestro vuelo fue rápido, con un poco de nervios y sobretodo por el sabor amargo de los que no tenían que morir, y murieron. Pero así es a Jungla, unos viven y otros no. La conversación con Rubén antes de abordar el avión nos daba fuerzas y a la vez nos ponía a prueba, pues al llegar a Bangladesh recibiríamos nuevas instrucciones.

Bangladesh es el octavo país más poblado del mundo, destacando por su elevada densidad poblacional, la cual es comparable solo con la de pequeñas islas o micro estados, pero inusual en países de gran extensión. Su tasa de pobreza es muy alta; sin embargo, su PIB se ha duplicado y la tasa de pobreza ha caído en un 20 % desde comienzos de la década de 1990. Así, el país figura entre las economías de los “próximos once”. Dhaka, la capital, y otros centros urbanos forman parte de la fuerza impulsora que ha posibilitado este crecimiento, y exactamente a Dhaka nos dirigíamos, fueron cuatro horas exactas en el Airbus A320.

Al llegar nos comunicamos con Rubén, nos dijo que teníamos una suma de 24 mil dólares depositado para los dos en un banco cerca del centro de la ciudad en una caja fuerte, nos proporcionó que dentro estaba en español las orientaciones para nuestro próximo objetivo. También nos dejó claro que recibiríamos apoyo de tres personas que se encontraban en el lugar y nos contactarían mencionando la palabra Jungla.

Tomamos un taxi hasta el Banco de Bangladesh o el edificio del banco central en zona comercial el Motijheel. Como el dinero estaba a nombre de (Damián o Julián) yo esperé fuera sentado en un pequeño parque frente al lugar, por cierto muy transitado para mi gusto.

Al salir fuimos a un café, con ese dinero no había preocupación para alojarnos. Después de discutir los detalles de la misión que dejamos atrás, nos pusimos a leer las nuevas instrucciones, yo tomaba una cerveza y mi colega una bebida parecida a una crema.

La misión en este país sería coordinada con un oficial de este país su nombre es Hassin, jefe de inteligencia. El lugar de encuentro sería esa tarde en el restaurante Latitude 23, en el sitio estaría nuestro refuerzo venido de Estados Unidos.

El resto de la jornada la pasamos de turista por la ciudad, a las 3 y 30 entramos al restaurante donde nos encontraríamos con el refuerzo de la Jungla y conoceríamos nuestro objetivo.

Julián siempre repite: “les conocer antes de mirar a los aliados, desde la primera enunciación de sus deseos de comunicar”.

Julián en Cuba relacionaba mucho con personas, su trabajo como seguridad de los aeropuertos cubanos le había dado la oportunidad de interrogar personas de todos los países y esto le había dado la oportunidad de conocer expresiones de las personas y formas de actuar, el negro Julián siempre se adelantaba en cuanto definir las personas.

Julián sabe de mi desde cuando era una idea fuerte como militar de inteligencia en Cuba, su pensamiento reiterado y postergado nos había unido desde la isla, nuestro anhelo era tan rotundo que ya era antes de ser expulsado como militar, nosotros, nos respetábamos y la amistad era superior a cualquier cargo.
Mientras recordábamos historias, de Cuba mirábamos fotos de familia y amigos en nuestro celular, recordábamos anécdotas crecíamos en sueños, y en nuestras entrañas con ese ojo experto de dibujantes del futuro eramos capaces de distinguir los más sutiles detalles del enemigo y el amigo.

Ese día lo sentimos cuando después de estrechar la palma de la mano de Hassin sabíamos que podíamos confiar.

El Hassin llevaba esos pantalones vaqueros de tiro bajo que dejaban ver el elástico del calzoncillo, me recordaba la juventud cubana, lo menos que parecía nuestro contacto de inteligencia era un oficial. La camiseta, dos tallas más grandes de lo que su escuálido cuerpo de flacucho necesitaba, mostraba un mensaje que no comprendí entonces, pero lo que sí quedaba claro era sin duda que se podía confiar . Quise fijarme en su rostro, pero estaba medio oculto tras un flequillo largo, negro y lacio que le tapaba media cara.

-Hola, dijo en ingles, ¿Han visitado la Jungla?

Sinceramente no caer en la pista, pero mi amigo Julián enseguida reaccionó.

-Nosotros somos la Jungla, la visitamos constantemente.

El Hassin se sentó sin ser invitado y pidió una bebida de coco con alcohol y comenzó hablar.

-En este país es muy difícil vendan algo con alcohol, casi todos somos musulmanes, por eso elegir este lugar siempre te disfrazan las bebidas con alcohol.

-¡Entendemos!, dijo Julián, -mi amigo aquí es Imam.

-¿No sabía que en Cuba había musulmanes?

-Créeme es una historia larga, pero si quieres saber, es cierto que me tocó ser Imam, por eso se un poco de esta cultura.

-¡Interesante!, en eso llegaba el camarero con nuestras bebidas.

Hassin tomó un sorbo y dijo: -en dos minutos deben estar entrando por aquella puerta nuestros colegas en esta operación, créanme estábamos esperando su apoyo para encontrar a la persona que estamos cazando hace casi dos años, hemos podido infiltrar una persona a su ambiente y…., lo conocerán pronto.

Exactamente vimos abrirse las puertas de cristal que dan al interior del restaurante, eran tres, tres conocidos amigos, Enrique, Malena y Joaquín. Sinceramente la emoción nos llenó de ese fervor que sienten los cubanos, formamos tanta algarabía que nos cogimos el lugar para nosotros.

Allí estábamos los cinco frente a frente, los amigos de verdad, ninguno de los bando sabíamos que nos reuniríamos allí.

Después de un rato de abrazos y recuerdos, nos centramos en nuestro objetivo.

-Bien colegas-dijo Hassin-la situación es la siguiente, desde hace cinco meses Enrique es el piloto oficial de Jason Derek Brown el fugitivo 489 del FBI es buscado por asesinato y robo a mano armada en Fénix, Arizona (EE. UU.). Durante noviembre del año pasado este,Brown supuestamente disparó y mató al guardia de un auto blindado afuera de una sala de cine, y luego huyó con el dinero, bueno exactamente 200 millones de dólares, aunque la cifra nunca ha salido a la luz.

-¡Vaya! Enrique ¿has tenido acceso a él?- pregunté.

-Si, costó trabajo infiltrarme pero lo logramos, aunque el chico es un zorro malo, todo los días cambia su identidad y para colmo las rutas, en fin es un fantasma que no se fiar de nadie, cuando contacta mis servicios de piloto lo hace para estar listo en media hora y solo lo ha sido tres veces en largo tiempo, solo estamos esperando vuelva hacerlo ,-contestó Enrique.

-¡Vaya personajillo!-resopló Joaquín.

-¿Bien y que haremos?-preguntó Julián, para continuar-no sabemos si el tal Brown volverá a contactar al piloto, e incluso creo que no sabemos si está aquí en Bangladesh o en el propio Estados Unidos.

-Allí está la cosa- expuso Hassin, -el hombre está aquí después de perpetrar sus fechorías salio con identidad falsa se movió por Europa hasta llegar aquí, el error de él ha sido usar hace unas dos semanas uno de sus nombres falsos en esta ciudad para hacer una reserva en un Club.

-¿Y cree usted que este aquí aún?-pregunté

-Hemos puesto su foto a circular y por el momento no ha salido del país, que sepamos.-aseguró Hassin.

-¿Y que hacemos?-cuestionó Malena.

Hassin dijo:- la solución es que llame a nuestro hombre y ese es Enrique.

-Bien eso me suena que estaremos aquí tiempo.- dijo Joaquín.

-Hay otra opción.-Dije.

-¿Cuál?preguntó Hassin.

Y yo expliqué:- Bueno creo que lo primero es hacer un perfil del sujeto, tenemos que tratar de descubrir que lugares les gusta frecuentar, como ese Club por ejemplo, y tratar de movernos por ahí.

-Es buena idea. Pero este personaje no vuelve a los lugares que va, eso lo sabemos.-dijo Hassin.

-Bien un tipo con dinero lo gasta en lugares de dinero.-reaccionó Enrique.

-Entonces empecemos por ahí, si está en la ciudad es posible que visite los lugares de lujo.-dar mi opinión.

-Bien conozco todos los lugares de ese tipo aquí, les daré a cada uno ubicaciones, además de reforzar con personal de seguridad encubierta, trabajaremos en esa línea, esperemos podamos tener resultados pronto.

Capítulo 16

Detrás de una sombra

En los próximos días nuestro movimiento en la ciudad no daba tiempo a encontrarnos, estábamos tan cerca que nos sentíamos distantes, caminábamos desde lugares de ocio, hasta los exclusivos club de ricachones, y nada, parecía que nuestro objetivo Brown era un fantasma o se había ido de este país.

Mientras tanto un día oír la noticia de los cinco muertos en un hotel de la India, al parecer por envenenamiento, pero que aunque las investigaciones continuaban no existía aún sospechosos, aquello me recordaba las caras de nuestras victimas eso me encontraba con el asesino que me había convertido en nombre de la Jungla, pero ya era tarde para pensar en remordimientos.

Pasamos un mes visitando lugares de todo tipo, ya nos dábamos por vencido cuando una llamada de Enrique nos avisó el hombre solicitaba sus servicios de piloto, lo jodido era que no se encontraba en la ciudad, estaba en Sylhet, al noroeste de Bangladesh.

Inmediatamente nos reunimos en la pista donde Enrique tenía su avioneta, allí también estaba Hassin, el operativo fue en segundos planificado, nosotros iríamos en otro avión, aterrizaríamos antes que Enrique, y prepararíamos en el terreno el operativo, tendríamos el apoyo de las fuerzas de seguridad del país, nada podía fallar.

Y así hicimos, llegado al pequeño aeropuerto de Sylhet nos reunimos con las fuerzas de seguridad. Enrique se veía sobre volar buscando pista pero nuestro hombre no aparecía, desde la torre de control Hassin nos informaba todo el cuerpo de seguridad vestía civil. Enrique aterrizó, vimos de lejos sacar su teléfono y hablar, seguidamente Hassin nos informaba que un auto hacer entrada por la parte de reservas privadas, nuestro hombre estaba casi en nuestras manos.

Lo vimos avanzar hasta la avioneta, pero alguien de los cuerpos de seguridad se adelantó, entonces nuestro hombre al ver que aquello se ponía tenso encañonar con su pistola a Enrique y lo obliga a entrar al avión, nuestro Brown era muy astuto, por la seguridad dejamos que el avión saliera, un caza estaba preparado para seguirlo, nosotros tomamos el avión que habíamos venido. Había fallado el factor sorpresa, seguimos el avión casi media hora hasta un aeropuerto en Jashore, la torre de control trataba de contactar con la nave pero no recibíamos respuestas. La avioneta aterrizó, la seguridad del aeropuerto se activó, todo era un caos, nada había salido bien.

Nuestro hombre se movía con nuestro colega por la pista como rehén, indudablemente era un tipo peligroso y lo habíamos subestimado.

Minutos después se nos esfumaba en un auto dejando a Enrique a las afueras del aeropuerto con un disparo en la pierna, en esta ocasión habíamos fracasado y de la forma más estúpida posible, aunque algo me dejó la duda de un posible complot desde a dentro para permitir esta fuga imposible.

Rubén nos contactar esa tarde, su animo por el fracaso era como el nuestro, pero la historia mía de seguir a Brown terminaría allí, tenía solo dos horas para volver al aeropuerto y salir esta vez solo nuevamente.

Mis amigos se quedarían unas semanas más intentando capturar a la sombra, mientras Enrique se recuperaba del disparo.

Capítulo 17

Hacia Asia

Los sucesos de los días pasados me agotaban, llevaba mucho tiempo pensando en mi familia en Estados Unidos y como se estarían adaptando a la situación, Rubén me informaba y una vez a la semana me comunicaba con mi esposa, según las circunstancias se daban.

En el vuelo a veces uno se encuentra con vecinos habladores y otras veces parece que solo la respiración tuya es la protagonista.

Mi vecino de vuelo era un anciano que me estuvo interrogando todo el viaje, aunque intenté cortar la comunicación varias veces pero al ver su insistencia le seguí el juego.

-¿Tiene hijos?

-¿Dice usted que si tenían hijos? A eso iba. Precisamente quería hablarle de eso. Porque, ya ve usted, ocurrió una verdadera tragedia. Y nadie, excepto yo, sabe nada. Supongo que podría habérselo dicho a alguien, pero en ese caso… no sé. Podrían haberme metido preso, y ella se habría quedado con el corazón destrozado.

-¿Ella?-pregunté.

-Si, mi esposa Shia Lee-¿quién era yo para entrometerme y ponerme a resolver el asunto pasado del anciano y su vida trágica?
Intentaré explicar lo que sucedió.-Dijo el señor- Pero debe usted comprender que todo esto se desarrolló a lo largo de bastante tiempo, y, con frecuencia, yo estaba ocupado, o ausente, y ni siquiera me acercaba a casa. Nadie más que yo parecía tomarse ningún interés por mi pareja que vivía allí en esa aldea China, de modo que lo que voy a referir lo he visto con mis propios ojos, no son cosas que haya oído, ni chismes que murmurase la gente a espaldas de ellos.

Yo no entendía nada de lo que aquel anciano me contaba, pero intentaba entenderlo. Esta Jerga duró todo el trayecto de Bangladesh hasta Pekín,una agonía que me hacia recordar a los míos. Al fin aterrizamos en el gigante asiático

China es una nación muy poblada de Asia Oriental cuyos vastos paisajes abarcan praderas, desiertos, montañas, lagos, ríos y más de 14,000 km de costa. La capital, Pekín, mezcla la arquitectura moderna con los sitios históricos como el complejo del palacio de la Ciudad Prohibida y la plaza de Tiananmén. Shanghái es un centro financiero global adornado con rascacielos. La icónica Gran Muralla China recorre el norte del país de este a oeste. Los cubanos nos llevamos bien con los chinos y ellos nos aceptan.

Al llegar al aeropuerto pensé que mi contacto sería un tipo al estilo Jacke Chang, pero la situación cambió a primera impresión tenía frente a mi un norteamericano legítimo.

-Hola, me dijeron que podía hablar contigo en español, soy Marc.

Marc es un tipo de unos cincuenta años, estatura alta, piel blanca al estilo de verse las venas a simple vista, su cara afilada y pelo intensamente rubio.

Responder a su saludo mostrando mi afecto:-Saludos Marc, ¿quien le dijo que yo hablo español?-pregunté queriéndome cerciorar que era la persona indicada.

-Por supuesto los contactos de la Jungla.- responder sin dudar.

-¿Y cual es la situación aquí?

-Osiris¿Verdad?,

-Oh, disculpe se me olvidó presentarme, si es Osiris mi nombre.

-No hay problemas-contestó-Aquí tiene toda la operación- dijo mientras me extender una memoria flash.- ahora le llevaré a un hotel Señor Osiris, descanse y mañana paso por usted.

-Vale, así veo un poco la información que tiene.

-Ok-responder Marc, mientras me indicaba donde estaba su auto en el Parking.

Llegado al Hotel donde Marc me había reservado subí directo a la habitación, creo que solo atiné a quitarme la ropa y dormí como un bebé.

Al amanecer fui de los primeros en levantarme en aquel lugar. Mientras me asear sonó mi móvil, al otro lado Marc.

-Hola Osiris en el Parking hay un auto verde con un señor dentro que usa lentes y es calvo y facciones asiáticas, necesito tome ese auto dentro de diez minutos.¿Puede ser?

-No hay problema, bajaré. Dije prácticamente dormido aún.

-Ok, nos vemos entonces.

Tomé el auto verde y recorrimos media ciudad para entrarnos en una zona de bosque, el auto se desviar por un callejón hasta quedar entre unos arboles y un lago. El Hombre del auto me dijo con una seña que bajara y así hice. Pero me preocupé al verlo marchar y dejarme en medio de aquel lugar desierto estuve un largo rato allí. Me acerqué al río para beber un poco de agua y enseguida noté lo crecido que estaba. En el último año había visto tantas cosas y vivido momentos de tensión que aquella paz me hacia sentirme extraño, pensaba en mi mujer y niños, y su adaptación en Miami.

Entre pensamientos sentí que algo se acercaba, al fin era Marc. -Disculpa la demora, el tráfico está pésimo hoy.-Dijo justificándose.

-Estoy acostumbrado a ser paciente despreocupe.- me acerqué le extendí la mano y subí al auto. En este tramo el recorrido se tornaba placentero. Íbamos por el borde del lago.

-¿Descansó?

-Un poco, o mucho tal vez, ¡dormí como un cerdo!.

-Jajajaja, sonreír, suele pasar cuando viajamos en avión.-aseguró.- Bien le explico la situación, porque estoy seguro no ha visto la información que le suministré,-asentí con la cabeza.

-Nuestro objetivo es Tse Chi Lot, este sujeto es el chapo Guzmán de Asia, aquí no hay droga que circule, que no pase por sus manos, el asunto es el siguiente, sus productos venían directo de Europa es decir marihuana, cocaína, en fin todo lo que sea droga, además es uno de los tipos más buscados del FBI, es una sombra.

-¡Vaya! parece que últimamente me toca perseguir sombras.

-¡Eso pasa! El asunto es que Chi ha comenzado a entrar la droga directamente de Colombia y Bolivia, y lo jodido es que tenemos un grabe problema todo es con respaldo de uno de los dos embajadores de estos países. Y allí queremos llegar, tenemos que conseguir pruebas de la participación de Guillermo Chalup o el Tulio Cesar,el primero Boliviano y el segundo Colombiano.

-¡Entiendo!

-También está la posibilidad que ninguno de los dos esté involucrado,y que Chi este actuando con ayuda de alguien del gobierno Chino.

-Podría ser.

-Yo he podido después de cinco años infiltrarme con Chi, es muy difícil llegarle pero al chino le gusta la gente de latinoamerica para sus negocio, esto nos da ventajas a los dos, por eso he preparado presentarte como alguien que vive en Colombia y sabe los puntos de suministro, allí solo tú y yo hablamos español, pero tienden a grabar lo que hablan los extranjeros y traducir así que tenemos que ser cuidadoso.

Cuando informé que Chi estaba buscando un lazo con América la DEA me infiltró dentro del grupo uno de los suyos, se que está pero no se quién es, pues al parecer es de su personal de seguridad y es asiático, este de los nuestro es el que informó de la posibilidad de la relación del embajador que puede ser un lazo.

-¡Vaya! suena interesante la tortilla china. -Dije mientras escuchaba atentamente.

– Si logro que Chi te vea como alguien que puede negociar en Colombia o Bolivia, creo que podremos descubrir cual es el embajador o el personaje de alto mando chino frente a esta cadena de narcotraficantes.¿¡Entiendes!?

-¿Qué hacemos entonces?

-Esta semana y lo queda de ella descansa, conoce la ciudad, la próxima semana te presento a Chi.

-Ok, así de paso me informo un poco.

-Ya llegamos, a tú hotel,-señala con el dedo- cualquier cosa llamas al número que te llamé esta mañana.-explicó Marc.

Así me dirigí nuevamente a la habitación, y volví a dormir. Tenía un cansancio de estrés que no me dejaba abrir bien los ojos y necesitaba recuperarme, algo me decía que venían tiempos difíciles.

Capítulo 19

El encuentro con Chi y la misión narcos.

El fin de semana me fui acercando a la personalidad Tse Chi Lop, leer en el informe que es el presunto capo detrás del supersindicato del crimen internacional con sede en Asia-Pacífico, Sam Gor, en los últimos tiempos se movía entre China y otros pueblos de Asia.

Su organización era conocida como “La Compañía”, y ex miembro del grupo criminal de la triada con sede en Hong Kong, Toronto y Vancouver, Big Circle Gang. Los alias utilizados por Tse incluyen Tse Chi Lap, Brother No. 3, Sam Gor, T1, Ah Lap, Dennis y Xie Zii. Algunas fuerzas policiales se refieren a Tse como “T1” (objetivo principal).
El sindicato Sam Gor genera miles de millones de dólares cada año del comercio de metanfetamina y otras drogas sintéticas. La Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito estimó que Sam Gor generó entre $ 8 mil millones y $ 17,7 mil millones en ingresos a partir de metanfetamina y se “expandió al menos cuatro veces en los últimos cinco años”. Algunas autoridades importantes afirmaron que Tse era un actor más importante en el tráfico mundial de drogas que el narcotraficante mexicano Joaquín “El Chapo” Guzmán, y posiblemente incluso el líder del cartel colombiano Pablo Escobar.

Se dice que Sam Gor es en gran parte responsable del cambio dramático en los últimos años de drogas como la heroína hacia sintéticos como la metanfetamina, la ketamina y el fentanilo en el este y sudeste de Asia. Sus operaciones de producción, en Myanamar, Tailandia y Laos, están “protegidas por milicias privadas.
Nacido en Guangzhou, China, Tse emigró a Canadá en 1988 y a fines de la década de 1990 fue condenado por transportar heroína a los Estados Unidos, cumpliendo nueve años de prisión por su participación en el tráfico de heroína con la familia criminal Rizzuto.

Tras su liberación, Tse pudo llegar al poder en unos pocos años mediante la creación de una alianza de triadas, manteniendo efectivamente su anonimato y disfrutando de la vida en Hong Kong y Macao.

Sam Gor está formado por cinco miembros de diferentes triadas: 14K Triad, Wo Shing Wo, Sun Yee On, Big Circle Gang y Bamboo Unión. El grupo está asociado y hace negocios con muchos otros grupos criminales locales como Yakuza en Japón y Comanchero Motorcycle Club y mafias libanesas y otras en Australia, es responsable de lo que se cree que es la operación de narcotráfico más grande de la historia de Asia. En fin mi nuevo objetivo es un tipo con agallas.

Era lunes, Marc me llamó la noche del domingo para decirme que hoy sería el encuentro. El recorrido hasta la guarida demoró casi dos horas, era una casa independiente con una vista muy particular, no se veía guardias, ni extravagancias, pero si un sistema de cámaras muy sofisticado.

Al llegar a la puerta de entrada mi socio Marc me dijo:-Listo.

-Eso creo.- Responder

-Pues vamos.

Entramos a la lujosa casa, allí fumando uno de esos cigarrillos que te hacen ver ilusiones, estaba nuestro Chi.

Marc, bienvenido.- dijo en ingles perfecto.

-¿Cómo está mi gran amigo? -dijo Marc estrechando la mano de uno de los sujeto más buscado por el FBI.

-Bien, amigo vamos al grano, como le dije por teléfono, tengo el hombre que puede servirnos para el negocio en Bolivia y Colombia, aquí le presento a Osiris, el es de origen Cubano, pero tiene ciudadanía americana y residencia en Europa. Su nombre a lo mejor no le suene como algo especial pero le aseguro que este hombre puede solucionar nuestros problemas en la producción.

El sujeto me miraba de pies a cabeza, miró a Marc y dijo:

-Sabes que esto es serio y posiblemente la estocada más movida desde Asia a América y viceversa.-dijo-

-Como dije este es el hombre que necesitamos, solo debe poner a prueba amigo Chi.

-Bien hagamos algo.- dijo el asiático con recelos. Mañana saldrá usted para Colombia, quiero que me conseguir allí seis toneladas de marihuana pura, ¿Puedes hacerlo?

Yo que había estado callado todo el tiempo responder con firmeza:-¡Si!, creo poder resolver esa cantidad de mercancía, pero no transportarla hasta aquí.

-Jajajaja, no le dije que la transportara, sino que la consiguiera.

-Si es así, creo poder conseguir esa cantidad.-aseguré-

-Entonces, ¿qué haría falta?-resopló Chi.

-En principio, hoy tendría que hacer unas llamadas y ver los costos.-expuse.

-Los costos no preocupes, mañana a primera hora cuando tomes el avión llevaras medio millón de dólares y estando en el terreno me dices lo que falta.

-Bueno si es así, creo no exista problemas-dije-

-Tú amigo, es muy seguro de si.-Dijo Chi a Marc

Marc que parecía un robot escuchando respondió:-Sabe señor Chi, nunca recomiendo a nadie, pero mi amigo aquí es una persona de fiar y respondo por él.

-Si usted responde mi amigo Marc,-dijo Chi- pues desde ahora hasta que su amigo me deposite la mercancía sana y salva en el punto de embarque, usted es mi huésped de honor.

-Vale no hay problema con eso. Expuso Marc, para algar al anfitrión con un: -a su disposición Señor Chi.

-Chi, por favor,simplemente Chi.-aclaró-

-Bueno señor Chi, necesitaría irme y comenzar a mover hilos, y si mi amigo se queda aquí pues, no se regresar no conozco la ciudad.-traté de explicarme.

-Tranquilo amigo, mi chófer lo llevará a donde usted desee, pero antes pues tomemos y almorcemos algo para celebrar futuros negocios.

Después del almuerzo el chófer me devolver a la ciudad, por supuesto no fui hasta el hotel donde me alojaba con él, mientras tanto en la casa de Chi dejaba a Marc, su vida dependía del éxito de la misión, sinceramente no sabía que hacer en ese instante, el paso era comunicarme con la Jungla y tenía que ser urgente.

Inmediatamente use nuestro correo cifrado y procedí ha plantear el problema a Rubén. En la noche recibí la respuesta: …sigue con lo planeado con Chi, todo se resolverá, ya esta en plan un operativo.

Capítulo 20

En la selva colombiana.

La selva se retraía, se apartaba de su poderoso paso. Los árboles se erigían a unos tres metros de cada orilla. Por partes se avanzaba sin dificultades en el camino, en ocasiones aparecían montículos de roca pequeños, escalables. Y otras veces enormes paredes que bloqueaban totalmente el paso. Estos había que bordearlos. Entrar a la selva para sortear el obstáculo. Hasta el mediodía habíamos tenido que desviarnos del camino y entrar en la jungla tres veces. El salvaje río no tenía un ancho estándar, por tramos se ponía tan angosto como una calle.

Otras veces era amplio como piscina olímpica. De momento manso y un poco más adelante lo veías vigoroso. Alguien dijo que nadie se bañaba dos veces en el mismo rio, pues la segunda vez, el rio ya no era el mismo y el que se bañaba también había cambiado.

Hicimos un descanso a las 11:30 de la mañana. Todos estaban exhaustos, los hombres de Chi, no parecían tan rudos ahora. Yo decía que así nos atrasaríamos. Después de mi trabajo como guía sin saber a donde ir exactamente me tumbé en el suelo. Un poquito alejado del grupo, por el olor a sudor que emanábamos todos.

So se aproximó y me ofreció un pedazo de chocolate que acepté gustosamente. El chino vestía ahora pulóver y short con unos tenis amarillos. No sé a quién diablos le presumía, pero bueno, si nos topábamos con algún francotirador, si alguien nos quería cazar, él le estaba facilitando las cosas.

Conversamos atentamente yo si olía bien, demasiado diría yo. ¿Colonia en la jungla? Vaya exageración, pero es que los cubanos hemos pasado mucho calor en Cuba y el cuerpo está adaptado.

So me confiesa que proviene de Corea, yo ignorante, no comprendo. El me instruye, me dice que Corea era comunista, igual que Cuba. Se me olvida de pronto el inglés. Quedaba frio, pasmado, por el ingles pésimo de mi socio de Jungla.

-Falta mucho.- me cuestionó.

-Según las instrucciones el cargamento esta a unos tres kilómetros, allí podremos hacer la llamada y cuadrar el transporte-dije-

So se puso de pie y tocándome el hombro me dijo:-pues vamos, no perdamos tiempo estoy loco por salir de esta selva.

Llegamos a un cañón donde no había oportunidad para bordear el enorme acantilado. Parecía una fortaleza medieval. Había que cruzar el río, por la otra orilla si había paso.

Rubén en las instrucciones me había hablado de eso. Me había dicho que íbamos a tener que hacer múltiples cruces del río. Para lo cual el ya venía preparado con una larga cuerda, para facilitar la tarea. So se lanzó con la cuerda amarrada a la cintura. Nadó diagonalmente, se dejó llevar por la corriente sin oponer resistencia y fácilmente alcanzó la otra orilla.

Fue lento el paso de allí en adelante, sus mochilas grandes y su temor hicieron que paráramos en eso, y paso más tiempo del que creí. Caminábamos sujetados de la cuerda hasta donde daban pie, luego al llegar a lo profundo, iban tirando de ella con los brazos. Las mujeres particularmente hacen de esta parte, una procesión. Cuando tocó mi turno, me aseguré de que mi pasaporte y mi dinero estuvieran bien envueltos en las bolsas plásticas. Deseché usar la cuerda para ser arrastrado. Me tiré al agua con el maletín sobre la cabeza y después de sumergirlo par de veces llegué a la otra orilla sin percance alguno, ante la mirada atenta de doce espectadores en busca del oro blanco hecho polvo.

Con tan buena suerte avanzamos apenas veinte minutos cuando So me pidió que descansáramos allí.

No había pasado un minuto y sentimos un ruido en el monte, uno de los asiáticos agarró una ametralladora recortada y se puso en guardia.

-Dije en Español:-¡Quién vive!

-¡Tranquilo carnal somos los dueños de la Jungla!

Aquella frase me llenaba de alegría era el grupo de la DEA que suministrarían el producto. Hice una seña al asiático con el arma, dije:-son amigos tranquilo-

Me adentré con So y otro chino por el rumbo que estaban, caminamos más de cien metros en esa dirección y los encontramos.

-Hola Osiris, ¿como va todo?-esa voz me era conocida. Para mi sorpresa era el negro Julián y otros cinco que no conocía pero tenían aspecto de colombianos.

-¡Cojones socio!, esto está en el fin del mundo.-dije, mientras señalaba a So-El es So, es de Corea y es el representante de Chi.

-Julián estiró la mano pero el coreano no responder al saludo.- Julián no hizo caso al desprecio. Por dentro pensé…hay coreano se ve que no sabes con quien estas probando fuerza.

¿Dónde está la mercancía?-pregunté

-Esta cerca, unos quinientos metros estamos preparando donde pueda aterrizar el helicóptero después que hayamos terminado el negocio.-responder-

So miraba tratando de adivinar lo que nos decíamos. Hasta que me preguntó en ingles, donde estaba la mercancía.

Señalé y comenzamos a caminar, exactamente llegamos al lugar en medio de un claro, allí estaba las toneladas de cocaína. A So le brillaron los ojos, lo que mi querido coreano no sabía era que todo el grupo presente era parte de la DEA.

El coreano pidió probar un poco del material, uno de los colombianos sacó un poco y le dar, entonces me hizo la primera risa del viaje. Sacó su teléfono por satélite y habló, estaba dando la noticia a Chi, y esa era nuestra señal, porque sabíamos que el gran Chi se comunicaría con el pez gordo en Colombia para enviar a las coordenadas el helicóptero.

Nos sentamos bajo unos arbustos y empezamos a hablar yo y Julián sobre la operación.

-¿Qué pasará ahora?- tranquilo, todo ha sido bien planeado,- mientras me alcanzaba una botella de agua.

-Chi debe estar comunicando con su enlace en la Embajada de Colombia en China, y ese es nuestro objetivo, este llamará al otro pez gordo aquí, y nosotros esperamos envíen el helicóptero, tomamos presos a estos asiáticos, mientras en China estará el operativo para coger a Chi. Hoy se jode una buena red del narcotráfico- dijo sonriente Julián.

-¿Me preocupa Marc en China?

-Tranquilo, le darán una señal para que se vaya al patio de la casa, cuando comience el operativo.

-Esperemos esto salga bien.-dije-

Pasamos como media hora bajo el sol que era asfixiante.

So se acercó y dijo en su ingles chapucero, -el helicóptero está en camino, diez minutos para llegar aquí.-

-Bien nos preparamos entonces para cargar la mercancía.-le dije y el asintió con la cabeza.

Llamé al grupo de los nuestros.

-¿qué hacemos los detenemos ahora o cuando arribe el helicóptero?

-Cuando llegue el helicóptero estarán más confiado de terminar la misión, dijo uno de los de la DEA.

Me comí mi última lata de sardina con mis últimos panes. Mis reservas se habían agotado. Pero estaba tranquilo pues al día siguiente ya estaríamos en casa, si todo salia bien.

Recuerdo escuchar a uno de los del equipo decir: -veinte minutos para que llegue el helicóptero, han tenido un breve retraso, por favor todos atentos.

Los chicos de la DEA habían iniciado el operativo el objetivo de descubrir al encargado de alto rango en Colombia vinculado a Chi, y tal era la sorpresa que todos quedamos estupefactos cuando el jefe del equipo nos dijo que el helicóptero había salido directamente de la casa del Presidente Juan Manuel Santos, por tanto la complicación del asunto se poner en estado crítico.

La situación comenzaba a tensar a todos y entonces tomamos la decisión de detener los hombres de Chi por lo menos este paso tenía que salir bien.

Sin perder tiempo procedimos con cautela eramos desdieseis hombres solo superábamos a los contrarios en uno.

La estrategia fue inmovilizarlos sin dar tiempo aun solo disparo y así fue, solo uno de los hombres puso resistencia, al principio So solo pensó que todo era por el dinero que llevaba encima como parte del primer pago de la mercancía, pues lo otro venía en el helicóptero, sin embargo creo que le impresionó que se identificaran como agentes de la DEA.

Mientras en China, Marc con un comando de asalto intentaron detener a Chi pero el muy desgraciado se le escapó de las manos.

El helicóptero vio nuestra señal y comenzó el descenso, solo venía un piloto y un hombre que traía el dinero restante. Todo fue fácil,el arresto de estos narcos y la vinculación probada del presidente Colombiano que por esos días había sido elegido para Premio Nobel de la Paz, nos dejaba bien parado en nuestra investigación y operativo, sin embargo lamentábamos que Chi se hubiera escabullido.

A la fiesta se nos unir otro helicóptero de la base norteamericana de Larandia, en mi caso al llegar me informa un Militar que tenía un avión esperándome para partir con Julián y otros militares.

En veinte minutos ya nos movíamos por la pista rumbo a los EE.UU, al fin parecía que me encontraría con mi familia que muy poco la había disfrutado en nuestro encuentro en Moscú.

Capítulo 21

Sorpresas de la vida

Mi amigo Julián y yo nos encontramos en unas horas en el aeropuerto de Columbian, allí estaba Rubén, el cual nos saludaba con su sonrisa de fatalismos:

-Saludos tropa, ¿Como ha ido todo?

-Estamos vivos- dijo Julián y yo hice un gesto con la cabeza para afirmar.

-Bien tenemos una nueva misión, pero tranquilo tendrán un descanso de una semana, recarguen fuerzas y en unos días le paso por correo los detalles.

-Vaya, parece que el descanso es poco.-Dije mientras todos sonreíamos.

Rubén me extender un papel, y me dijo que a fuera había un auto para ir casa con la familia. Mi desespero era tanto que no recuerdo si me despedir de Julián y Rubén, tome un pasillo que daba al exterior y allí reconocí los autos que siempre nos trasladaban dentro de los EE.UU.

Mientras tanto, el cielo se había puesto totalmente oscuro y, con la noche, caían gruesas gotas de lluvia que provocaban la calma después del agotamiento de unas jornada tórridas y sin aires en la selva colombiana.

El mar de la Florida se veía en la distancia pero según avanzaba a mi hogar empezaba un ruido enorme dominado por el fragor del trueno, y los relámpagos se dejaban ver bruscamente, como si fuera pleno día. Allí estaba mi hogar, sin mucha pompa, pero en un lugar tranquilo aparentemente.

Llegué a casa mi mujer bella como siempre daba gritos al verme, pregunté por los niños y me dijo que ambos pasarían la noche fuera en casa de unos amigos de la escuela, eso aunque me entristecer, me alegraba, pues veía que aunque estaban sin mí habían comenzado a integrarse a esta sociedad.

Mientras un frenesí brutal animaba nuestros cuerpos. La boca juvenil de mi querida esposa disputaban mi pecho, mis testículos y mi verga; pero yo no dejé de apartar las piernas de mi mujer, húmedas de saliva o de semen, como si hubiese querido huir del abrazo de un monstruo, sinceramente aunque en Moscú tuvimos nuestro momento ahora yo sentía de verdad la necesidad de un buen sexo, aunque ese monstruo no fuera más que la extraordinaria violencia de mis movimientos.

La lluvia caliente caía por fin en torrentes y nos bañaba todo el cuerpo enteramente expuesto a su furia llovía más dentro de casa que fuera con aquel temporal. Grandes truenos nos quebrantaban y aumentaban cada vez más nuestra cólera, arrancándonos gritos de rabia, redoblada cada vez que el relámpago dejaba ver nuestras partes sexuales.

Mariela había caído en un charco de lodo y se embarraba el cuerpo con furor: se masturbaba con la tierra y gozaba violentamente, golpeada por el aguacero, con mi cabeza abrazada entre sus piernas sucias de tierra, su rostro enterrado en el charco donde agitaba con brutalidad el culo, la tenía abrazada por detrás, tirando de su muslo para abrírselo con fuerza, después de tanto tiempo sentí lo mismo que cuando nos conocimos por vez primera.

Dormimos abrazados toda la noche al día siguiente hice mis huevos fritos, el café y me dispuse a ver la vida de cerca, a descubrir todo lo que pasaba con mi familia, fui y recogí los niños, jugamos en el parque, caminamos las tiendas, la semana se fue tan rápido que solo me queda lamentarme.

La nueva misión estaba dada, el correo electrónico llegó un miércoles y el sábado ya tenía destino, a México, el caso era capturar un policía protegido por ciertos políticos de ese país, el subcomisario Gatica.

Brian Cuello, de 17 años, había sido asesinado por una bala policial el pasado octubre en General San Martín, Mendoza. Su hermano dijo “Todavía era un niño, no se por qué le hicieron esto…estaba desarmado, ellos (los policías) lo habían requisado antes y sabían que no tenía nada…” El arma fue disparada por el subcomisario Gatica.
Ezequiel Gabriel Franco, de 16 años, apareció ahorcado en un árbol en General Alvear. Ezequiel había sido detenido por la policía el día anterior, y luego hospitalizado por haber sufrido una brutal golpiza. Luego aparece ahorcado.
Brian y Ezequiel forman parte de la triste y larga lista de denuncias de jóvenes asesinados por el gatillo fácil y la impunidad policial. Cerca de una veintena.
Esta es la policía mendocina, la que se hizo fama por el gatillo fácil desde 1983 a la fecha. Roberto Castañeda, Garrido-Baigorria, Gómez Yardez, Aráoz – González , Guardati, Neme-Ross, Gómez-Romagnoli, Bordón, Cardulo, Yañez, Morán, Chandía, Días…..todos jóvenes menores a 30 años, muchos de ellos adolescentes.

Nuestro objetivo era detener al subcomisario Gatica, que también estaba involucrado en el trafico de drogas a EE.UU. La misión era traerlo vivo o muerto sin que las autoridades del gobierno de su país supieran del operativo.

En esta misión nueva teníamos a nuestra querida Malena y Enrique que desde hacía unas semanas estudiaban la logística del lugar y seguían los pasos del subcomisario.

Todo fue rápido, cuando llegamos mis compañeros ya tenían preparado el plan, el encuentro con el subcomisario sería en una casona donde acostumbraba a ir sin escoltas para acostarse con una prostituta, al otro día del encuentro con Enrique y Malena ya teníamos todo preparado.

Entramos al lugar, que estaba en las afuera de Mendoza, prácticamente en un lugar inhabitable. Íbamos armados hasta los dientes, sabíamos muy bien que el subcomisario era bueno con las armas. Entramos fácilmente por la puerta de entrada aquello era una pequeña casita en medio de la nada.

Enrique levantó la pistola y exclamó:
—¡Gatica estas acabado! mientras el hombre se balanceaba sobre la prostituta confundido.
Gatica soltó un aullido y encogió las piernas hacia el pecho, de modo que la prostituta que lo sujetaba tuvo que mantenerlo en el aire unos instantes. Luego el hombre disparó a Enrique, que cayó al suelo mientras se retorcía y chillaba de dolor.
—¡Eso no ha sido más que un aperitivo! —exclamó Gatica sin contar que eramos tres al tiempo que levantaba de nuevo la pistola. Pero Gatica dejo dejó de chillar y se quedó tumbado a sus pies, sollozando. La mortífera bala de Malena le había alcanzado.

Yo no tuve que pensar: no me quedaba alternativa. Estiré el brazo y les tendí la mano a Enrique, que se había calentado con el calor de su sangre en su cuerpo. Malena se adelantó para coger la pistola del subcomisario.
Pero entonces, de repente, en la parte más elevada de la sala se abrieron dos puertas y cinco personas entraron corriendo en la sala: era nuestro refuerzo estratégico
Malena se volvió, levantó la pistola, y apuntó al subcomisario que también sangraba del pecho, completamente distraídos con la aparición de los miembros de apoyo, que nos acribillaban a miradas.

Malena dijo:- está vivo, creo que lo podemos evacuar. Pero lo que no contábamos era que el subcomisario venir ese día acompañado, ellos esperaban atrás mientras tomaban una botella de tequila, y al sonido de los dos disparos se activaron, en cuestión de segundos aquello era un infierno.
Tres veces tuvimos que recargar las armas antes de que terminara aquella balacera, el final del operativo dejó un saldo de seis hombres muertos y un herido grave, este último nuestro amigo Enrique.

Usamos el plan de evacuación previsto, los muertos, simplemente tuvimos que deshacernos de ellos quemamos la casa con todos dentro, aquello es lo que decimos “daños colaterales”.

En un helicóptero fue trasladado el subcomisario, que más nunca supe de él y Enrique fue trasladado a recibir atención medica, Malena y yo tomamos un avión hasta Panamá donde teníamos otra misión.

Capítulo 22

Francotirador

En la jungla tenemos claro cada misión, sin embargo a veces no sabemos el por que exactamente nos envían a salvar personas que bien podría hacerlo la seguridad de su país y este es el caso de lo que nos ocurrió en Panamá.

Resulta que inteligencia había detectado que un grupo extremista planeaba un atentado en la VII Cumbre de las Américas contra el presidente de Cuba y Obama, presidente de EEUU, según inteligencia el objetivo, era realizar un acto terrorista, donde se culparía a los americanos, la acción era en conjunto con el grupo de ISIS que llevaba a cabo desde los sucesos del 11 de septiembre varios actos de terror por todo el mundo.

Llegamos días antes de la reunión, todo parecía normal, mucha seguridad y estrategias tácticas debido al conocimiento de posibles sucesos.

La mañana de la primera reunión yo me hacía pasar por periodista y caminaba los salones junto a mi colega Malena, en busca de indicios, pero todo parecía normal hasta que alguien gritó:
-¡Seguidme los que podáis! ¡El Coronel está en peligro! —Y sin esperar respuesta los escoltas salieron detrás del sujeto, nosotros pensamos mejor que si estaba ocurriendo algo veríamos mejor desde fuera e incluso podríamos actuar más rápido.

La sangre fluía por su espada hasta llegarle a la mano y luego al codo. Tenía gotas de salpicaduras por el rostro y alguien le había herido en un brazo, pero seguía firme, avanzando en dirección a los escoltas . Ya no se veía al herido, sino sólo un montón de soldados en círculo.

Malena presentía lo peor. El resto de la gente gritaba y le acompañaban había comprendido lo que ocurría y parecía haberse contagiado del mismo espíritu de rabia que los soldados.
Entonces como si fuera de la nada uno a uno caían los escoltas del que luchaban por protegerle. Eran decenas de guardias, policías, escoltas los que se habían lanzado para proteger al coronel. A lo lejos parecían oírse los bramidos salvajes y desoladores de los disparos de un rifle de largo alcance, pero parecían no llegar nunca, hasta que impactaban dejando personas heridas y muertas en el acto. En ese momento sentí la primera herida, profunda, en el costado. Un sesgo que me hizo doblarme. A mi lado Malena tratando de localizar de donde salían los disparos que sin dudas eran de un franco tirador. Escuchaba yo la voz del resto de las personas que buscaban refugiarse.
—¡Han herido al general! ¡Han herido mucha gente…!
Malena me miró y dijo:

-No es nada amigo, ¡quedate tranquilo!, creo saber donde está el tirador ya.

Le miré entre el dolor que me cegaba: -¡No vayas Malena!

No pude terminar. Me desmayé y ella se fue.

Desperté unos minutos después. Por alguna razón no tenía fuerza para utilizar el otro brazo y tratar de poner en pies. No me percataba de lo profundo de la herida que me había cortado los músculos de mi antebrazo derecho.

En ese momento llegó la ayuda definitiva, me trasladaban al hospital, pero en mi mente estaba mi amiga de tantas batallas, solo me preguntaba ¿que había pasado?

Horas después desperté en un hospital, 26 heridos y 8 muertos era el reporte, entre los muertos no estaba Malena, eso me confortaba, ella era una mujer que verdaderamente sabía defenderse bien y tenía tácticas que podrían borrar al hombre más guapo, pero ya Malena era una mujer madura y golpeada por la vida.

Entonces oir el comunicado:…Agente de la CIA mata de dos disparos al franco tirador…

Sin duda Malena había ganado al terrorista.

Horas más tarde y con mejor ánimo veo entrar un policía, me saluda y pregunta:-¿Usted es Osiris?-le miré y dije-Si.

-¿Es periodista?-

-Si-

-¿Cuál es el medio?

-El New Herald.- respondí

-¿Cómo se siente Osiris?-preguntó mirándome a los ojos.

-Creo que vivo.

-Tuvo suerte. ¿Sabes?,después de disparar a usted el terrorista mató 8 personas.

-No lo sabía.-aseguré.

-Alguien quiere verle a usted, ¿le dejo pasar?-me dijo pidiendo autorización.

-No estoy para visitas. ¿No cree?.

El oficial me miró y dijo:-Bueno la persona que quiere verle pasará.

El hombre se acercó a la puerta y me dijo adiós con la mano, entonces fue cuando vi entrar a Malena con su cabello blanco en canas, sus estilo entre lo varonil y femenino, me miró y sonreímos.

-Hombre te dije que no morías de esta. Le dije:-¿como acabaste con ese hijo de puta?-cuestione a Malena.

-Tenía un reloj y después que te disparo vi el brillo desde el edificio lateral a la calle, ya estoy vieja para esto, pero sabes que me gusta ajustar cuentas a los hijos de puta.

Ambos sonreímos sin para.

Capítulo 23

Nada Paranormal

Un mes después de los sucesos de Panamá y de descanso en mi casa de la Florida me llama Rubén. Quería saber como me sentía para una misión, respondí que estaba listo, entonces unas horas más tarde y por primera vez nos unimos los cinco cubanos rumbo a Alaska.

Alaska es uno de los territorios de Estados Unidos que, junto a Hawai, no está unido por tierra a ningún otro país. ¿Cómo llegó a manos de Estados Unidos? Pues aunque pueda parecer increíble, Alaska fue comprada a Rusia por 7,2 millones de dólares en 1867, parece ser que por los problemas financieros de Rusia y el temor a que Alaska acabara en manos de los ingleses.

Es el estado más grande de Estados Unidos del tamaño de España, Italia, Francia e Inglaterra juntos. Alaska es sinónimo de vida salvaje, de vastos parajes de naturaleza, de claros glaciares azules o verdes intensos de su vegetación. Por todo ello nos la solemos imaginar como “el fin del mundo” y así se refleja en su apodo de “la última frontera” con la que fue denominada por otros Estados de América. Alaska es la tierra del oso pardo, la fiebre del oro y los parques y bosques nacionales, pero a Enrique, Malena, Julián, Joaquín y yo sería la misión más inexplicable de la que podamos hablar y la más terrorífica y sobrenatural.

La misión era muy extraña, y fuera de lo que acostumbrábamos hacer por todos nosotros, vaya que no era cosas de espías. El asunto era sencillo a nuestra forma de ver, debíamos evacuar unos científicos que hacía unos días habían dejado de hacer contacto desde una zona remota.

Nos fuimos en helicóptero con Enrique, ya recuperado de los sucesos en la india, llegamos a una base a unos 200 km, de allí tomamos un jepp militar conducido por Malena, , la temperatura en esa área era -18 en ese momento, se veía todo blanco y triste, en unas horas estábamos en lugar acordado, había una especie de garaje con unas motos de nieve y nos desplazamos por un camino visible hacia el campamento donde debían estar los científicos, cerca de cinco kilómetros.

Llegamos helados, el lugar tenía una especie de radar encima del techo, antenas y una pequeña caseta al frente donde supuestamente debía haber un guardia militar custodiando la zona, pero no estaba, Malena dijo que a lo mejor había ido a tomar un café.

Llegamos hasta lo que parecía la puerta principal, todo era herméticamente cerrado, nos congelábamos, a pesar de la ropa de ocasión. Tocamos unos veinte minutos, intentamos por el interlocutor de la caseta, pero nadie respondía, entonces nos preguntábamos, que había pasado allí.

Julián busco una especie de barra de acero que encontró en la nieve y entre todos intentamos doblegar la puerta principal del lugar. Después de media hora logramos romper la puerta y entrar al lugar, tras ceder, inmediatamente salió un olor nada agradable a carne en descomposición. Allí estaban cuatro hombre y dos mujeres descomponiéndose entre gusanos, a pesar que en varias ocasiones había visto de cerca asesinatos e incluso muertos en estas condiciones, cuando trabajé para la seguridad cubana, nunca había visto algo igual, sus rostros mostraban cara de pánico y desespero.

Salimos fuera, llevábamos un radio para comunicar con nuestro puesto de mando, para contar lo que habíamos visto, pero a esa hora no quería funcionar.

De pronto, una bestia horripilante batió las alas, levantando un viento hediondo. Subió en el aire, y luego se precipitó sobre nosotros que ya comenzábamos a sentir miedo, Joaquín disparó y el ave gigante se marchó.

Todos nos cuestionamos que era ese animal, Malena expuso:- es probable que sea un águila, debe estar muy hambrienta y el olor de los muertos debe atraerlo, he leído que además de cazar muchas veces comen animales muertos en descomposición.

Mientras tanto del otro lado de la radio no se escuchaba ninguna respuesta definitivamente no teníamos señal.

Enrique dijo tenemos que tratar de encontrar una radio, si hay antenas y radares debe haber tenemos que tratar de buscar el motivo de la muerte de esos científicos y luego evacuar, tomemos fotos y vídeo, no creo esto sea una operación para nosotros.

Entonces dije:-Pues hagamos esto rápido falta poco para que caiga la noche y no quiero dormir aquí. Malena me miró:-¿Te veo nervioso?

-Es cierto! Siempre he sido nervioso, muy nervioso, terriblemente nervioso.

-¡Tranquilo Daniel!, ¡estamos armados!-exponer Joaquín.

-Esto no me gusta, aquí hay gato encerrado.

Enrique un poco razonable dijo:-Yo estoy de acuerdo, seis personas muertas, el guardia tampoco lo vemos y desde la jungla nos dicen que son doce personas, ¿qué ha pasado aquí?

-¡Esto no me gusta!, además ¿por que nos mandan a nosotros a este tipo de misión?-dije

-¡Están locos ustedes!-dijo Julián

-¿Pero por qué afirmas que estamos locos Julián, ¿acaso no vez lo que pasa aquí?-enfrentó Enrique a Julián.

-Yo no creo en cosas sobre naturales, expuso Malena.

-Todo aquí tiene una explicación lógica, ¡Vale!

En ese mismo momento vimos una sombra moverse entre unos arbustos, Joaquín apunto con el rifle de mirilla telescópica oímos a un hombre decir: -¡No disparen por favor! soy el jefe de seguridad.

Al fin alguien explicaría lo que pasaba .Ya agudizado mis sentidos, en vez de destruirlos o embotarlos. Y mi oído era el más agudo de todos. Oía todo lo que puede oírse en la tierra y en el cielo. Muchas cosas oí en el infierno, eso pasa cuando te enfrentas a cosas extrañas.

El hombre vestía de militar, tenía un arma en mano, era de gran estatura y se veía fuerte, sin embargo estaba tan nervioso que no atinaba a nada.

Joaquín le gritó: – baja tu arma despacio,- pero el hombre en vez de obedecer a Joaquín nos apuntaba amenazante.

Enrique alertó, -¡estas loco!- te vamos a matar sino bajas esa arma ahora mismo.

Entonces el hombre reaccionó más calmado como comprendiendo que íbamos en serio.

-¿Cómo puedo estar loco? Escuchen… y observen con cuánta cordura, con cuánta tranquilidad les cuento mi historia y lo que ha pasado aquí.
¿Qué harían si supieras que esta es la última noche del mundo?
-¿Qué harían?

-¿Lo dices en serio?- Dijo Malena con ironía.
-Sí, en serio. Tienen que creerme.
-No sé. No lo he pensado. -Sonreír Joaquín.

-Disculpen mi nerviosismo, soy el marine: Jacke Kimberly, estaba a cargo de la seguridad de la estación científica, hace unas semanas atrás fuimos asaltados por un grupo de extremistas, gente que hablaba idioma ruso, polaco, no sé, el problema es que por poco termino muerto como los demás.

-¿Qué paso hombre?, acaba de desembuchar- cuestionó Malena impaciente.

-Yo estaba también dentro, junto con los científicos, cuando llegaron ellos, enmascarados y con armas AKA-47, no tuvimos tiempo a nada, a nada…-se lamentó-, eran varios, cálculo…de quince a veinte, eran militares, por su forma de caminar y expresarse se veía a simple vista. Nos tuvieron cinco días sin comer, al sexto logré escapar, pero como saben la civilización más cercana está a 200 kilómetros. No podía ir por ayuda. ¿ustedes me entienden verdad?

-Y con este frío, dudo fueras muy lejos.-le dije.

Julián ya cabreado apunta al marine: -por última vez, ¿qué carajos pasó aquí?

-Probaron el virus con los científicos,-dijo el militar-los mataron a los escogidos, los otros seis se los llevaron.

-¿Qué virus?- preguntó Malena.

-No soy científico, entiendan, hace casi dos años buscaban eliminar la gripe H1N1 con sus experimentos e intentaban palear la situación, pero los resultados no llegaban a sus objetivos, lo hacían aquí para tener alejado de la civilización los experimentos y evitar contagios, pero este grupo de asalto unieron unas formulas que no puedo explicarme, pero crearon un virus súper poderoso, le inyectaron a los científicos de menos rango, yo logré escapar en ese mismo instante, golpee a uno de ellos y me escapé por la ventanilla del baño. Me alejé un poco por si iban por mí, no tenía arma, nada para defender todo estaba en la caseta, dormí esa noche en la nieve con casi menos dieciocho grados, al otro día decidí acercarme al campamento, ¡sorpresa! se habían ido, cuando entré estaban 6 muertos sin heridas, comprendí que tenía que aplicar el protocolo de emergencia, llamé al FBI, ellos dijeron que mandarían un equipo operativo, cerré todo el local, recogí alimentos, y agua del sistema de emergencia, y me fui a la caseta de vigilancia con la radio y armas por si regresaban, esta mañana los vi llegar sin identificación del FBI, he pensado que son el enemigo. Hasta que escuche el acento latino de ustedes.

-Bien, necesitamos la radio suya.-dijo Malena- la nuestra parece que no le hizo bien la nieve.

-Está en la cabina- señaló el militar.

Empezamos a avanzar lentamente tratando de comprender lo que ha pasado, y el grado de amenaza que sin dudas daba espanto, un virus tan mortal en manos de terrorista es para tomar en serio. Llegamos a la cabina, era de unos dos metros por dos. En la misma había un termo de café de exhibición.

El soldado se sirvió un poco de café y brindó. En el fondo del paisaje sobre la nieve se veía el silencio sepulcral del lugar.
-Desde esa esquina se puede ver la torre de trasmisión-señaló el marine Kimberly,- he tenido muchas veces que ir hasta allí con la radio, porque la trasmisión es mala, esperemos ahora funcione.

Tomé la radio y dije:

-¡Aquí grupo de operaciones desde la Estación Científica Alaska 008!

-¿Alguien me copia?…el silencio era escalofriante.

Repetí varias veces la misma jerga hasta escuchar.

-Aquí Central de Operaciones del FBI, ¿con quién hablo?

-Le habla el agente especial Osiris necesito comunicarme con Rubén identificación 30456584VI,¡Me copia!

-¡Alto y claro! espere un momento, por favor.- se hizo un silencio de un minuto.

-¡Adelante Osiris!, ¿cuál es la situación? Era la voz de Rubén desde el otro lado.

-¡Creo que esto está complicado Rubén!, deben mandar especialistas al lugar, han robado un virus y han matado a los científicos, lo usaron como conejillos de india.

-¡Entendido! ¿todos están muertos?

-No, el guardia de seguridad de la instalación logró escapar.-respondí-necesitamos evacuar, no tenemos donde refugiarnos y la temperatura es muy baja, y dentro de la instalación están los contaminados muertos, decidimos no entrar.

-¡Entendido!-aseguró Rubén-por favor manténganse a distancia del lugar, va el helicóptero en camino, necesitamos improvisen una base de aterrizaje, ¿me copian?.

-¡Entendido!

-¡No entren al lugar por ninguna circunstancia!-ordenó Rubén.

Nos apilamos como corderos en aquellos cuatro metros cuadrado de la cabina, parados, por lo menos sin mucho frío. De dos en dos nos fuimos turnando prepara el lugar de aterrizaje. Había frente a la misma cabina un espacio, Enrique con su experiencia de pilotear helicóptero sugerir que era el mejor lugar en la zona.

Pasaron cuatro horas, ya el frío nos llegaba a los huesos, por suerte Julián traer una pequeña botellita de ron, y esto nos calentar un poco, por un rato.

Se sintió el ruido de dos aparatos sobrevolando, eran dos helicópteros Apache, primero aterrizó el que nos evacuaría, luego que levantamos vuelo vimos el otro aterrizar con un grupo de científicos con esos trajes especiales y mascaras de gas.

Capítulo 24

Misión Rescate


Acababa de terminar de almorzar cuando sonó el maldito celular, habían pasado tres semanas después de los sucesos de Alaska. Prácticamente parecía que nuestros servicios no eran muy necesarios, hasta que ese sonido estridente de mi móvil me alertó que algo nuevo había.

La información de Rubén esta vez me llevaría de nuevo a Moscú, donde inteligencia había detectado que estaban nuestros científicos. Por suerte en esta ocasión volvía con mis compañeros de batalla, pues la ultima misión en Rusia había sido una prueba de fuego y soledad.

La orden de Rubén era clara y precisa, tenía que encontrar una manera de sacarlos del país sanos y salvos, pero primero tenía que hallar la forma de entrar a Rusia sin levantar sospecha, pues por lo menos yo y mi amigo Julián estábamos fichados, pues lo que acostumbran las autoridades de eses país a todo el que entra o visita la Embajada Americana en Moscú.
Normalmente usamos una excusa muy aburrida. Pero no podíamos ir como maestros, porque las escuelas internacionales estaban cerradas era tiempo de vacaciones. No podíamos ir como técnicos de hidrocarburos. No podíamos ir como nutricionistas que venían a inspeccionar cultivos.
Nosotros también teníamos que tomar en cuenta que, a diferencia de nosotros, los seis rehenes no tenían ningún entrenamiento en asuntos clandestinos y mucho meno alguna preparación.
Nuestro plan era viajar a San Peterburgo como supuestos integrante de un equipo de investigación de locaciones cinematográficas, que trabajaría en una película de acción.
Todo el mundo sabe que la gente de Hollywood va donde quiere, sin importar el momento histórico. No toman en cuenta las circunstancias políticas ni los peligros y esta era la mejor opción.

Cada uno de nosotros viajaría con 15.000 dolares en el bolsillo, y esta es la cifra más alta que se nos ha dado para logística de una misión.. La CIA y Hollywood tenían un largo historial de colaboración, en especial cuando se trataba de crear disfraces.

La CIA contrató a un guionista en Moscú, que empezó a trabajar inmediatamente, y alquiló una oficina para su compañía de producción falsa.
En dos días el guión de una nueva producción estaba en camino y nosotros eramos los jefes del montaje del espectáculo, en Rusia el papeleo legal y trabas burocráticas para realizar algún negocio es un problema, pero estas trabas era tiempo, justo lo que necesitábamos.
La situación era impredecible en el terreno y aunque lo conocía bien, sabía como actuaba los sistemas de seguridad rusa, el plan de rescate, era lo más difícil, teníamos conocimiento que los científicos estaban en el sótano de la embajada de Irán. ¿Cómo rescatarlos?, sabíamos que por lo menos altos dirigentes rusos estaban involucrados en esto, sin dudar que el presidente no lo supiera.

Discutimos con Rubén sobre si los rehenes debían recibir pasaportes falsos de otra nacionalidad para salir del país, esto nos consumir largas horas. Un fracaso hubiera sido terriblemente vergonzoso para los gobiernos. Y peligroso para los rehenes.
No había plan B. Generalmente uno tiene un plan de escape, pero no tendríamos un automóvil esperándonos con el motor encendido, dijo Rubén. Era una misión suicida, como dice él, con su sonrisa de fatalismo.
Cuando finalmente estábamos listo para viajar a Moscú, y con una idea de como hacer el rescate, o improvisarlo, mi hija enfermó, después de conversar con Rubén, me autorizó a ir días después y tratar de resolver la situación familiar.
El grupo de amigos de la Jungla habían sido informado, y me enviaron una nota especial: “Buena suerte, que se recupere tu hija y te esperamos”, decía, aunque es muy inusual que nos comuniquemos, aquello me animó.
La niña se recuperó en una semana de la neumonitis, y exactamente un domingo de navidad llegó a la capital rusa, la ciudad parecía tierra de nadie, había tanto frío que hasta los autos se desaparecieron en la ciudad que nunca duerme.
En la noche me reunir con mi equipo, allí nos pusimos al corriente, Julián y Malena habían estado visitando la embajada de Irán donde supuestamente iniciaban trámites de un visado para firmar la segunda parte de la película en ese país. Por supuesto esto había dado posibilidades de estudiar el edificio, tres oficiales siempre estaban a la vista, había varias cámaras en todos lados y fuera siempre se veía presencia policial, sin embargo comparado con otra embajadas de la ciudad moscovita aquella era con una seguridad mínima, lo único que nos preocupaba era el plan de escape, con tantas personas movernos al aeropuerto u otra ciudad era casi imposible, la probabilidad de que antes de llegar al aeropuerto o una frontera no nos detuvieran era casi noventa y cinco por ciento.
Los rusos podían decidir tirotearnos en el acto y decir que intentamos sabotear la embajada de Irán.
Malena había elaborado un plan estratégico, nos pasamos toda la noche limando los detalles, al día siguiente sobre las dos y media de la tarde a punto de cerrar la Embajada entraríamos a tomar el lugar.

Contábamos además que el lugar tendría un máximo de veinte personas en su interior contando los custodios. La situación solo podía demorar máximo diez minutos, el principal objetivo era sacar los rehenes sin problemas.

Nosotros sabíamos que nuestra preparación no era la adecuada para la misión, creo que eso demostraba el nerviosismo de Enrique que siempre aparentaba calma, le brindé un trago de vodka esperaba que de esta manera se soltaran y disfrutaran de la operación. Puede sonar extraño, pero uno puede distraer a la gente mucho más fácil con diversión.
El lunes, el grupo se dirigió a la embajada desde temprano para tomar medidas y calcular los posibles inconvenientes, hubo momentos en que no estábamos seguros de si íbamos a lograrlo.

Llegada la hora acordada entramos al salón, Julián y Joaquín inmovilizarían a los dos guardias de la entrada, yo y Malena nos ocuparíamos de las acciones de inmovilizar al otro Guardia de Control que atendía las personas y que solo tenía un bastón, Enrique explicaría a los presente lo que pasaba, aquello era una locura, y lo interesante es que si pasaban 15 minutos tendríamos allí hasta las fuerzas especiales rusas. Era importante las caras fueran vistas por las cámaras pues indudablemente esto sería una ventaja para nuestro plan de escape.

Entramos a las 2 y 29 minutos exactamente, la cara de cansancio del personal era visible, la gente parecía atontada, y nosotros ansiosos, inmovilizar a los de la entrada principal fue tan fácil que pensé la misión había concluido. Era un hombre y una mujer y ambos se dejar someter de manera fácil, el tercer guardia sin embargo intento sacar la pistola, supuestamente, este no debía tener arma, luego comprendimos que solamente ocupaba la posición de la mujer custodia, pues esta no llevaba arma.

Enrique le aconsejó bajar la pistola, pero cuando parecía que iba a ceder, disparó a Enrique, en el pecho, en un abrir y cerrar de ojos, yo le había volado la tapa de los sesos. Aquella operación comenzaba a ser una mierda, por suerte habíamos tenido bien presente usar chalecos antibalas, mientras Enrique se recuperaba asumí su rol, Malena inmovilizó al personal de secretaria de la Embajada, Julián, Joaquín y yo nos movimos al sótano en busca de los secuestrados, y exactamente allí estaban nuestros seis objetivos a evacuar.

-Saludos, soy Osiris -dije para animarlos-vamos muévanse que nos vamos a casa.

Todos se levantaron cambiando sus semblantes, sin saber que aquel juego acaba de comenzar, estábamos aún en la parte más caótica.
En nada salimos al salón principal, allí estaba Enrique recuperado y Malena, entre los dos mantenían muy bien la calma a pesar del muerto que teníamos a nuestras espaldas.

Julián salió del lugar, trajo el furgón hasta la puerta de la Embajada, y nos metimos dentro once personas fuimos directo a una casa que habíamos alquilado en las cercanías del aeropuerto de Domodievo. En el camino solo nos preocupaba que alguien nos detuviera, por suerte esto estuvo a nuestro favor.

En el lugar teníamos a nuestro artista, un homosexual calificado como uno de los mejores expertos en el maquillaje en Hollywood. En la noche sobre las 12 y 30 volaríamos desde Moscú a Irlanda, para de allí movernos a los Estados Unidos, por tanto, la tarea de transformar once personas que se parecieran a las fotos de los pasaportes falsos Irlandeses, era un reto.

Mientras nos maquillaba, los demás veíamos los sucesos por la televisión, en ese momento descubrimos que los rusos, incluyendo al presidente Putin eran cómplice del secuestro de estos científicos, la situación se ponía tensa cuando afirmaron en las noticias que eramos extremistas, peligrosos y que teníamos secuestradas seis personas trabajadores de la embajada.

Los científicos trataban de hablar con nosotros, le explicamos la necesidad de mantenerse calmados y no hacer preguntas, sus superiores explicarían todo. Nosotros solo eramos un grupo de rescate, y aún no estábamos a salvo. Ellos solo tenían una misión decir que eran Irlandeses y aprender su nombre falso.

Llegamos al aeropuerto una hora y media antes del vuelo, nuestro aliento era que a esa hora de la noche el sueño tuviera un poco soñoliento a los de Control, sin embargo debo decir que la seguridad estaba redoblada, nos separamos en tres grupos, formamos parejas entre las mujeres y tratamos de pasar desapercibido.

En medio de lo que ocurría todos estábamos nerviosos, sin embargo no tuvimos problemas para subir al avión de la aerolínea Aeroflot, cuando despegamos sentimos que habíamos terminado nuestra misión aunque lamentábamos el fallecido, pero desgraciadamente a veces este oficio por supervivencia te obliga a tomar decisiones radicales.

La vida no siempre son aviones que hay que subir, a veces son vuelos que uno debe arrepentirse y no viajar.

Capítulo 25

Haciendo de Dios

Porque de las maniobra vividas a realidad comprendes la apreciación en las conductas donde conocemos en cada misión si hay balanza con la negación de lo que se excede bueno o malo, derecha o izquierda y para el uso la inclinación que sufre el cociente de identidad de nuestro propio manifiesto de espías, por un dominio del carácter dado que a la equivalente concede un negocio especificativo que tiene el comportamiento, de ver las maneras con que del mundo nos impone la historia como si fueran batallas sísmicas humanas que penan la inteligencia del hombre, llevándole a lo antiguo que repartía coronas a diestra y siniestra, barbaridad que manifestaba con tiroteos de pertenencia violenta, sobreviviendo a la demora del montón a quedar vigentes por hechos que aspira estupefacción, descrito lo originado presenta morosidad llevando los años del resto al testimonio terrenal de nuestra conducta ruge conocido por nuestro equipo y lo que suma familia.

De tanto atender mi trabajo había olvidado esas cuentas pendientes que un día dije volvería para arreglarlas o tomarlas de la mano, después de los sucesos en la embajada estuvimos casi un mes sin novedades, tiempo que lo usar para estar con mi familia y disfrutar de los momentos.

La próxima misión de la Jungla me incluyó en particular, por un sola razón, porque los objetivos habían estado en un momento bajo mi protección, nadie más que yo para llegar y ajustar cuentas.

Lo jodida de esta misión era que nuevamente jugaría a ser Dios y esta es la parte dura de nuestro trabajo. En las películas ven al espía como un superhombre que va matando malos a diestra y siniestra, no es así, somos humanos, y el fracaso de una misión duele pero más duele matar alguien que, a lo mejor no es el malo que te pintan, o simplemente a decidido cambiar la vida y ahora tú vienes a joderla.

Esta misión a Cuba incluí varios objetivos; una era Joanne Chesimard, o, más bien, así la llaman las autoridades en Estados Unidos, donde fue condenada por matar a un oficial en Nueva Jersey en 1973 y donde la consideran una “terrorista doméstica”.
Pero ella adoptó el nombre de Assata Shakur, es la madrina del rapero asesinado Tupac Shakur y formó parte de la Black Liberation Army, una organización que luchó por la autodeterminación de los negros en Estados Unidos.
Fue encarcelada en 1977 y, menos de dos años más tarde, tres hombres negros, armados con pistolas automáticas, entraron en su prisión, tomaron a dos guardias de rehenes y la liberaron.
Tiempo después apareció en Cuba, donde recibió asilo, y donde varias veces yo le atender personalmente. El objetivo era sencillo, el FBI y la propia CIA habían visto en mi la oportunidad de saldar esa cuenta pendiente. Para esta época esa señora ya era una persona bastante, mayor pero debía pagar su crimen y sobretodo confesar. El otro objetivo es Joseba Sarrionaindia este había logrado fugarse de una cárcel en el País Vasco, en julio de 1985, tras haber sido condenado a 20 años por pertenecer a ETA. Desde entonces permanecía en Cuba.
ETA tenía varios miembros activos en la Habana y cumplían su parte, pues en 1992 el gobierno cubano había autorizado al miembro de Herri Batasuna Jokin Gorostidi a instalar una especie de cuartel general de ETA en La Habana, y mi último objetivo era el grupo de terroristas colombianos que por esos días había dado luz verde el gobierno de la Habana para vivir en punto cero.

Estos últimos no los conocía pero sabía donde encontrarlos.

Esta misión contaba con muchas peculiaridades, de ventajas y desventajas, primero era una zona conocida, segundo tendría que usar un tercer nombre ya no sería, Daniel ni Osiris, ahora tendría una identidad nueva, Manuel Antonio, un nombre compuesto, común y con una historia. Pues era la identidad de un Cubano que había emigrado hacía tres años y había muerto una semana atrás, pero como no tenía familia en Cuba, en el país nadie le importó.

El hombre físicamente se parecía a mí y con unos retoques pues se parecería más. Aunque en la Habana a pesar de los años que habían pasado desde nuestra salida muchas personas me podrían reconocer, y este era un riesgo que no podía tomar.

Mi esposa no era de preguntar por mis asuntos, ella sabía que trabajaba para el gobierno y eso le era suficiente, sin embargo en esta misión ella veía mi preocupación.

En esta ocasión tenía un vuelo rumbo a México que terminaría en la Habana, pase por los sistemas de seguridad sin complicaciones mayores, aunque tengo que decir que me sentía muy inseguro, por miedo a ser reconocido, pero aparentemente todo iba bien.

No fui a un hotel, me registre en una de las muchas casas que podemos encontrar de alquiler en el centro habanero, luego de ubicarme hice mi primer encuentro, con la realidad cubana que a pesar del tiempo no ha cambiado mucho.

Alquilé un almendrón para moverme en la ciudad, y me dispuse a ir al lugar donde debía cumplir la misión, aunque debo decir por primera vez sentí miedo de mi mismo.

Documentar los asesinos más buscados del FBI y la CIA es un trabajo complicado, el régimen de la Habana proporciona mucha seguridad a estos prófugos.

Exactamente con mi información llegué hasta punto cero, la casa 119 allí en una lujosa mansión viven los guerrilleros colombianos que Castro dar asilo. Esa tarde pude reconocer a uno que salió desde allí rumbo al centro, era nada más y nada menos que Timoleón Jiménez en persona, pude fotografiar y ver los sitios que frecuentaba durante dos semanas.

Pasado este tiempo fui conociendo a personajes como Pastor Alape, Joaquín Gómez, Iván Márquez, Mauricio Jaramillo. Una mañana los vi entrar en el Consejo de Estado.

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia – Ejército del Pueblo (FARC-EP) era una organización guerrillera insurgente y terrorista de extrema izquierda, basada en la ideología y los principios del marxismo-leninismo,y bolivarismo en Colombia.

En esas semanas comencé a buscar información sobre mi objetivo Joanne Chesimard, la terrorista que supuestamente debía tener unos setenta años, después de varias investigaciones, con algunos contactos en la isla supe que la última vez que se le había visto a la asesina había sido en Santiago de Cuba, y entonces me fui al oriente.

Estando en Santiago de Cuba alguien me pasó información sobre una mujer que vivía en una casona del gobierno a las afuera de la ciudad y que tenía un acento americano.

Me dispuse ir hasta el lugar, después la foto de mi objetivo era una recreación que había hecho la CIA para poder reconocerla, y exactamente después de tres días velando el lugar, pude confirmar la existencia de la mujer que para ese tiempo llevaba el nombre de Carolina, su piel curtida por el sol santiaguero la hacia pasar por una más.

Después de tomar una decisión y estudiar que a pesar de estar bajo protección del gobierno no tenía ningún aparato de seguridad, decidí que tenía que planear un encuentro.

Logré saber que cada mañana Carolina iba a las tiendas y realizaba las compras, para esto mandaba a buscar un taxis, entonces hable con un taxista que había conocido muchos años antes ya el estaba retirado pero tenía un amigo que le ofrecí 200 dólares por que me prestar el auto por una hora, en Cuba las personas por ese dinero venden el alma al diablo, y con una recomendación pues fue más fácil, quedamos en vernos en la parada de taxis de la terminal de Ómnibus de Santiago de Cuba, y así sucedió.

Yo alquilé una casa pequeña y en malas condiciones a las a fuera de Santiago en un barrio cerca de la línea del ferrocarril, esa mañana recoger a Carolina, lo cual al entrar al auto me dijo: -ha venido rápido hoy, nunca llega tan temprano-me dijo con voz pausada y cansada.

-Disculpe es que tendré que pasar a recoger un mandado y nos llevara unos minutos de más el viaje, pero despreocupe le cobraré menos por las molestias.

-Pues, vamos que para luego es tarde.

Cuando me desviar preguntó: -¿es muy lejos?-

-No señora, ya llegamos, -dije-

Exactamente habíamos llegado, saque el arma que había recogido en la Habana en nuestro punto estratégico de defensa, ¿qué es esto?, bueno llamamos así a un lugar donde en cada país tenemos cierta logística para escapes y protección, desde la guerra fría la CIA había puesto nuestro punto en una zona de Alamar era un apartamento comprado por alguien de la organización y una habitación permanecía solo para operaciones, el dueño de la casa a cambio ganaba por alquilar los demás y así le pagaba los servicios la CIA.

La mujer se sorprendió al ver mi arma apuntar y llamarle por su nombre en ese instante la anciana sabía que estaba perdida y descubierta.

La llevé a la casa preparé mi cámara y dije: ahora usted va contarme todo desde el inicio y si no lo hace creame va sufrir mucho antes de irse de este mundo.

Ella me miró y dijo:- no importa lo que hagas conmigo ya yo he vivido una eternidad.

-Lo sé, pero eso no quita que la justicia llegue.-dije

– Me llamo Assata Shakur ese fue el nombre que adoptar, se me acusó de asesinato hace más de 40 años, protagonice una fuga de película y una recompensa millonaria cae sobre mi espalda, formé parte del Partido Pantera Negra y del Ejército Negro de Liberación una organización que luchó por la autodeterminación de los afroestadounidenses.
Mi nombre real es Joanne Chesimard. O, más bien, así me llamaban las autoridades en Estados Unidos, donde fui condenada por matar a un policía en Nueva Jersey en 1973 y donde me consideran una “terrorista doméstica”.Fui encarcelada en 1977 y, menos de dos años más tarde, tres amigos negros, armados con pistolas automáticas, entraron a la prisión, tomaron a dos guardias de rehenes y me liberaron.

Hizo una breve pausa y continuó:-El Buró Federal de Investigaciones (FBI) me incluyó en su lista de terroristas más buscados y, junto a las autoridades de Nueva Jersey, ofreció por mí una recompensa de 1 millón de dólares que se mantiene hasta hoy y al parecer usted ha venido para ganárselo.-

-Puede ser-le respondí-

-¿Qué pasará ahora conmigo?-preguntó-

-Todo depende de usted, quiero me cuente como llegó a Cuba, si me convence la dejaré vivir.

-¿Crees que después de tantos años voy a delatar a los que me ayudaron?

-De usted depende salir de esta casa con vida-le dije-

-A esta altura no tengo miedo a morir.- aseguró-

-Es posible, pero hay cosas que duelen más que la muerte,por ejemplo su hija, la que ahora mismo puede sufrir con solo marcar un número y llamar a Venezuela donde vive.

-¿Cómo sabe de mi hija?-preguntó alterada.

-Señora,¿usted puede creer que el FBI, la CIA son unos ineptos que no la han podido enjuiciar en todos estos años bajo la sombra de Castro, pero en realidad sabemos tanto y hemos tenido tantas posibilidades de ajustar cuentas que no puede imaginar, por tanto, repito necesito la confección de como salió de EE.UU.

– Fue un congresista de izquierda su nombre era Spiro y fue el que negociar con Castro, realmente de esto no conozco mucho yo estaba en prisión, salimos directamente a una casa en la Florida y luego nos trasladamos en una lancha hasta la Habana, allí nos recibió Raúl Castro y desde ese momento fui Secreto de Estado. Al pasar de los años hice mi vida normal aquí en el oriente de Cuba, con el nombre de Carolina y tuve una hija que esta revolución hizo médico eso es todo.

-Bien,¿ que beneficios le daba Castro y cual recibió el a cambio por tenerle en suelo cubano?

-He vivido una vida tranquila, a la vez con miedo, sabía que este momento de ser juzgada llegaría tuve protección policial muchos años mientras viví en la Habana, por otra parte imagino que Castro recibiera algo a cambio de mantenerme en su territorio, lo que no sé es por que lo hizo exactamente.

Por un momento me puse a observarle, quería llevarme la imagen de mi víctima bien clara en mi mente, para luego poder estar limpio con mi conciencia, es una táctica de asesinos pero créanme funciona.

Sus ojos brillantes, negros como el azabache; pelo grueso y brilloso, con puntas doradas . Su piel negra aporcelanada. Con unos labios gruesos como. Sus manos, finas y frágiles seña de no haber pasado trabajo con su personalidad de cubana. Después de observarle un rato le dije:

-¿No me recuerda?

-¿Nos conocemos de antes?-también preguntó ella.

-Yo soy Daniel, el jefe de seguridad que le atender directamente cuando usted residir en la Habana.

-¿Ahora eres de los malos?

Le responder:-¿Tal vez?, o ahora sea de los buenos.

-¿Qué hará conmigo?-preguntó.

-Vine hacer justicia señora Carolina o como se llame, usted se va tomar esta píldora ahora y terminaré mi trabajo, y usted pagará el pecado con la muerte, ella me miró y dijo:-solo si me promete que no le pasará nada a mi hija.

-Nuestro objetivo es usted, más allá no vamos, por tanto aquí termina su historia.

La mujer tomó la capsula me miró y dijo:-¿quien eres para juzgar?

-En este momento soy Dios.-respondí.

Capítulo 26

Cuentas pendientes



Dije adiós al cuerpo de Carolina después de dejar su cadáver cerca de su casa, me hubiera gustado informar a la Jungla que parte de la misión estaba cumplida, pero tenía ordenes de no establecer comunicación alguna, entregué el taxis como acordamos y me fui a realizar mi último trabajo.

Mi próxima víctima era Joseba Sarrionaindia otro que logró fugarse de una cárcel en el País Vasco, en julio de 1985, tras haber sido condenado a 20 años por pertenencia a ETA. Desde entonces permanecía en Cuba. El muy degenerado trabajaba en la universidad de la Habana, de este en particular tenía detalles más claros, pues nunca cambio su nombre y trataba de pasar como un cubano más.

El señor cada mañana salía en su auto marca Lada de color blanco con una chapa de protocolo, estuve siguiendo tres días hasta que vi la oportunidad, resulta que pasaba siempre cerca de una granja a las afueras de la Habana cogiendo la Avenida 100, donde salía siempre con un galón de leche y viandas.

Era un viernes, para entrar al sitio tenía que ir por un pedraplén unos 500 metros, este era el mejor lugar para emboscada, allí lo detuve pistola en mano, a mi sorpresa el también iba armado e intento dispararme, murió en el acto, tomé unas fotos y salí del lugar, aquel imprevisto y la muerte de dos terroristas muertos ya comenzaría a alertar las autoridades, pues no cabía duda que tenía que salir del país.

Fui prácticamente para el aeropuerto, pase control de equipajes y en control de pasaporte comenzó la situación a ponerse tensa vi acercarse un grupo de militares armados, traté de mantener la calma pero desgraciadamente el operativo era exclusivo para mí. Si hubiera llevado mi pistola me suicidaba antes de caer en manos de estos hijos de putas, pero me tocó perder.

Fui trasladado con un alto operativo hasta la cárcel de Villa Marista.

Villa Marista es parte del Departamento de Operaciones de la Dirección de Contra-inteligencia del Ministerio del Interior. Fue creada en 1963 y es el equivalente cubano de la Lubianka de Moscú. Instructores de la KGB, veteranos estalinistas, trasmitieron a los cubanos su vasta experiencia represiva. Esos instructores vinieron a Cuba en la época de Khruschev y de Breznev, después del XX Congreso del PCUS, cuando los crímenes de Stalin habían sido denunciados por los mismos comunistas y las tenazas estaban guardadas en la gaveta, ir a este lugar es lo último que le puede pasar a un Cubano.
La metodología represiva de la KGB tenía puesto el énfasis en la tortura psicológica, no la física, se trataba de destrozar el espíritu, no el cuerpo. Por otra parte, las torturas contra los revolucionarios durante la dictadura de Batista habían provocado una profunda repugnancia en nuestro pueblo y no hubiera sido fácil recurrir sistemáticamente a los mismos métodos. De aquí que en Villa Marista la tortura física no haya sido un procedimiento habitual.
En Villa Marista, el objetivo fundamental de la Seguridad es conseguir la rendición moral del detenido, derrotarlo moralmente. No se pretende convencerlo ideológicamente, el objetivo es más modesto. Se trata de convencerlo de la omnipotencia del aparato represivo y de que los detenidos están absolutamente inermes. Si lo consigue, éste termina arrepentido de haber emprendido una lucha obviamente imposible y resentido contra quienes lo instigaron a la misma. Resentimiento que, a su vez, puede conducir a la delación de otros opositores. No solo eso. Convencido del poderío abrumador del aparato represivo, eventualmente el opositor, moralmente derrotado, llega a la conclusión de que la Seguridad es inclusive generosa al no aplastarlo como a un insecto. Como anticipara Orwell en “1984”, el supremo triunfo de la Seguridad es cuando el disidente termina amándola.
La celda habitual en Villa mide tres por dos metros. Ciertamente no es aconsejable para los que padezcan de claustrofobia. Las literas son planchas de hierro o madera encadenadas a la pared. Hay una o dos literas en cada pared. Las celdas tienen una especie de persianas de concreto que no permiten ver hacia afuera, aunque dejan entrar el aire y alguna claridad. Es posible darse cuenta del amanecer y del crepúsculo.
La letrina es un simple agujero en el piso. Un pequeño chorro de agua cae sobre el hueco. Generalmente, los detenidos toman el agua de beber de ese chorro. Un pedazo de tubo que sobresale de la pared, sobre la letrina, sirve de ducha. A los detenidos no se les permite afeitarse, ni peinarse, ni cortarse las uñas. Las horas del baño están reguladas, aunque esa regulación, como otras, son casi imposibles de imponer en la práctica. Sobre la puerta de hierro hay un bombillo perpetuamente encendido, cubierto por una malla metálica. Pero, con un poco de práctica, gracias a los cambios de luz y los sonidos de la calle, es posible calcular la hora del día con relativa facilidad. La puerta tiene una ventanilla que los guardias pueden abrir para vigilar (siempre preocupados por los suicidios) y transmitir órdenes.
Para llamar al guardia (al que hay que tratar de “combatiente”), el detenido tiene que golpear la puerta de hierro. En general, la puerta solo se abre para el desayuno (6:30 AM), el almuerzo (11:00 AM) y la comida (4:00 PM). Los mismos guardias le darán el cepillo de dientes cuando pasan a recoger las bandejas vacías. También hay que abrir la celda para una limpieza semanal. Un guardia le da a los detenidos una frazada para limpiar el piso y un jarro con creolina para echar en la letrina.

Allí fui a parar, dado lo escaso de la ventilación, las celdas son extremadamente calurosas en verano. Por física elemental, cuando hay calor asfixiante el lugar más fresco no es la litera superior, sino el suelo. Algunas celdas tienen un fuerte aire acondicionado con el objetivo de torturar a los detenidos. Son las llamadas celdas “frías”.
Con un poco de práctica, también es relativamente fácil localizar donde están los guardias. A ellos, por su parte, les resulta muy difícil ubicar exactamente de que celda ha salido algún grito. Esto permite comunicarse y averiguar, por ejemplo, si hay algún amigo detenido en el mismo piso. Por otra parte, como las ventanas dan al exterior, no es difícil hablar con algún detenido del piso de arriba o de abajo. Este, a su vez, puede gritar preguntando por cualquier preso. El resultado es la posibilidad de una sorprendente comunicación entre los distintos pisos en una prisión de máximo aislamiento. Villa es demasiado grande como para que pueda haber vigilancia sobre cada celda.

En mi caso me aislaron totalmente, y si tengo que decir¿por que motivo estaba?, ellos no lo dijeron hasta casi dos semanas que me sacaron a los interrogatorios.

Yo tenía claro que sería de mí allí y sinceramente con lo vivido en los últimos días sabía que la muerte es algo a lo que no debemos temer, porque mientras somos, la muerte no es, y cuando la muerte es, nosotros no somos. La muerte solo me asustaba por mi familia, pero tenía seguro que morir para mí era el comienzo de la inmortalidad.

El primer interrogatorio ocurrió en una habitación de unos tres metros de largo por unos cuatro de ancho había un buró de metal y las sillas empotradas al piso, por una rejilla entraba un aire frío intenso y las puertas eran dobles. Esto me recordó los apartamentos en Rusia, imagino que era para evitar que se escucharan las conversaciones en el exterior.

Y allí sin las gafas oscuras estaba el mismo que había sido mi jefe durante tantos años, me miraba y sonreía como diciendo: “esta vez no te escapas”, me pareció mentira,pero era el mismo Coronel Maximiliano.

Durante un mes este trató de sacarme información, incriminarme de lo que yo había cometido, pero le fue imposible. Porque las inteligencias poco capaces se interesan en lo extraordinario, y mi inteligencia era poderosa con respecto a la de él, pues yo había aprendido de las cosas ordinarias.

Este Coronel es de las personas que piensan como alfileres, su cabeza no es lo más importante.

Al final se dar por rendido, nuevamente le había derrotado.

Publicado por Roque

Cubano-Español, mi opinión es simplemente eso.

A %d blogueros les gusta esto: