El drama de la escasez y los “coleros” cubanos llega a la prensa alemana

El calvario que atraviesan los cubanos para comprar todo tipo de productos básicos conmociona a quienes desconocen la realidad de la Isla y se convierte en titular de la prensa en otros países, como ocurrió recientemente con el diario alemán Deutsche Welle.

En un reportaje titulado “Coleros: las ‘colas’ de La Habana”, el texto da a conocer la enorme escasez de productos que atraviesa la Isla, la aguda crisis económica y las alternativas que han surgido entre la población para afrontar ambas situaciones.

Con un tono de incredulidad, la publicación explica que en Cuba el oficio de permanecer de pie durante todo el día para que alguien más pueda comprar alimento se ha convertido en algo común debido a la aguda escasez de todos los productos.

En ese sentido, explica también que una forma de resolver un poco sus problemas económicos y aprovechar el tiempo que de por sí pierden formados dio origen a los conocidos como “coleros”.

“Las largas colas se han convertido en un símbolo de la crisis económica en Cuba. Tienes que hacer cola para todo, a menudo durante horas. La necesidad ha permitido que florezca una ocupación: hacer fila profesionalmente”, describe el texto.

El reportaje cuenta con testimonios de cubanos que prefirieron permanecer en el anonimato y que expresan lo difícil que es conseguir comida u otros artículos en la Isla.

“Todo es difícil. Para comprar un paquete de pollo, a veces hay que hacer cola de siete u ocho horas. La situación ha mejorado un poco recientemente, pero bien podría suceder que 200 o 300 personas hagan cola frente a una tienda” dijo un padre de familia de 59 años.

El reportaje ahonda también en la crisis económica derivada del “ordenamiento monetario”, pues la desaparición del CUC afectó todos los precios de la Isla.

Portada de reportaje en alemán sobre las colas en Cuba. (Deutsche Welle).

Asimismo se considera el papel de la pandemia de COVID-19 y se señala la existencia de las tiendas en “moneda libremente convertible” (MLC), es decir en dólares, haciendo hincapié en que el dólar no es siquiera una moneda circulante en la Isla, pero aun así el gobierno insiste en cobrar en dólares.

El funcionamiento de las colas y el comercio ilícito es mencionado a través de varios párrafos en el medio alemán, para un público que desconoce por completo un nivel de carencia prácticamente inconcebible fuera de Cuba.

Mientras niveles tan extremos de necesidad solo se ven en zonas de África, Asia y Oriente Medio, con extremos niveles de pobreza a causa de conflictos bélicos y sociales que impiden su desarrollo, Cuba presenta dificultades similares pese a estar en un territorio pacífico y, dentro de lo que cabe, próspero.

Así, desde países en los que cualquier tienda familiar tiene el doble o triple de lo de una tienda MLC cubana, sin colas ni falta de productos, la que actualmente es una realidad cotidiana en Cuba es reportado como un acontecimiento que requiere de varias páginas para entenderse.

Fuente: PERIÓDICOCUBANO

Publicado por Roque

Cubano-Español, mi opinión es simplemente eso.

A %d blogueros les gusta esto: