Submarino español presentado hoy a la prensa internacional se muestra como lo último en este tipo de aparato militar.

“El buque tocará el agua antes de que acabe este mes” así declaró un oficial de la armada frente al grupo de periodistas curiosos.

Primera imagen del submarino S-80 terminado fue presentado por la página de Facebook de la Armada Española.

Foto/Facebook

El submarino S-81 Isaac Peral ya está completo y listo para su puesta a flote antes de que acabe este mes. El astillero de Navantia en Cartagena ha mostrado esta mañana a un grupo de periodistas gráficos, entre ellos dos informadores de Infodefensa.com, el buque en el taller donde se ha construido.
El sumergible saldrá de la nave el próximo fin de semana y quedará en una explanada de las instalaciones de la compañía junto al agua, en la que entrará por primera vez previsiblemente el próximo día 26 o 27. Antes de esa fecha, el próximo jueves 22, el Rey, Felipe VI, encabezará un acto institucional con motivo de este hito.


El S-81 Isaac Peral es el primer submarino completamente español que va a prestar servicio en la Armada. Cuando esté operativo, previsiblemente a comienzos de 2023, una vez haya concluido el intenso periodo de pruebas previsto, se cerrará un círculo que comenzó a trazarse hace más de 130 años, cuando el teniente de navío de la Armada española Isaac Peral y Caballero, del que la nueva nave toma su nombre, botó el primer submarino torpedero de la historia, un desarrollo que nunca llegó a prestar servicio.

El S-80 tiene una capacidad 4800 toneladas, su característica fundamental se basa en el sistema de propulsión independiente del aire (AIP), de alta tecnología, que permite una gran autonomía de operación bajo el agua, aunque debido a los problemas y retrasos en el programa las primeras unidades no instalarán dicho sistema de salida, sino posteriormente. Se prevé que el AIP de Abengoa, aunque ya operativo y certificado en 2023, no sea instalado de fábrica sino, hasta la llegada de las dos últimas unidades de esta clase de submarinos, sobre los años 2026 y 2027 respectivamente. Su cometido básico es cumplir las misiones siguientes: proyección del poder naval sobre tierra, guerra naval especial, protección de una fuerza de desembarco anfibio, vigilancia, protección de una fuerza naval y disuasión.

El coste inicial del programa era de 1800 millones de euros, sin embargo, esta cifra aumentó a 3.000 millones y a una horquilla entre 3.635 y 3.935 millones. Tras diferentes retrasos al fin se hace realidad. Los dos primeros submarinos construidos en España no contabán con el sistema AIP, acoplándoseles posteriormente en una parada técnica.

Publicado por Roque

Cubano-Español, mi opinión es simplemente eso.

A %d blogueros les gusta esto: