Otaola contra el Gato de Cuba

Otaola acaba de proyectar sospechas sobre el popular youtuber “El Gato de Cuba”.


Otaola argumenta que El Gato tiene familiares segurosos… ¿Y qué? Me pregunto.
Antes de seguir, mi opinión sobre Ota Hola:

Quiero decir que es un tipo admirable, que despertó a un exilio adormecido y pesimista, un trabajador incansable anticastrista y showman extraordinaire. El más influyente activista anticastrista en el mundo, capaz de cargar la balanza electoral en el Estado de La Florida. Un genio de las redes y un patriota.

Pero todos cometemos errores, y creo que esta avalancha contra el Gato de Cuba, no es saludable.
Primero: Otaola no dió pruebas de tamaña acusación. El Gato puede ahora estar siendo entrenado por la Seguridad del Estado, o torturado por ellos.


Si Otaola pone sus celos profesionales sobre la honestidad, si sigue atacando a quienes alcanzan popularidad, solo para poder brillar sin sombras, va a perder la credibilidad, admiración y respeto de su público.


En este juego, todo es posible, y nada es lo que parece; y pongo como ejemplo a Otero Alcántara y San Isidro . Estoy convencido de que fueron usados para desviar la atención sobre la huelga de hambre de Ferrer y UNPACU, pero que hayan sido provocados y manipulados, no prueba de que colaboren con el régimen, aún con sus llamados al diálogo y la absurda afirmación de Otero Alcántara de no querer tumbar la dictadura y a la vez lograr la democracia.

El Gato y Alex Otaola


Otro fue Paparazzi Cubano, al que acusó de colaborar, y planear infiltrarse por la frontera, pero en realidad el muchacho vive en Panamá y crítica con dureza a la tiranía. Sigue ahí en pie de combate contra la dictadura.


Volviendo a Otaola, este mostró un corto del Gato refiriéndose a comuñángaras como “maricones”, y que tiene familiares segurosos, es entendible que esto ofendiese a Otaola, pero no le da el derecho a lanzar una acusación tan seria, o insinuar de que “El Gato” es un colaborador de los esbirros sangrientos que nos esclavizan.


El enorme aparato de propaganda, chantajes y psicólogos de los Órganos de Inteligencia castrista no han podido destruir a Otaola, pero es triste ver a esta estrella del exilio, cometer suicidio profesional.

Al final amigos dudar de alguien en Cuba es dudar de nuestra capacidad en los logros de unirnos como cubanos, yo creo en lo personal que debemos concentrarnos en la dictadura, en sus verdaderos comuñangas, en esos que hacen la vida difícil y la democracia nula, tenemos que dejar de ver segurosos por todos lados, intentar atraer al cubano, encaminarnos en la causa, yo tengo amigos segurosos, e incluso dentro de la cúpula, mi tío es un Coronel en Cienfuegos pregunto:¿eso me convierte en Seguridad del Estado?

Muchos de esos segurosos me han dejado de hablar, e incluso de amigos pasaron a enemigos, yo no juzgo a nadie que luche dentro de Cuba por la libertad, yo viví en el monstruo comunista, loas probable es que Otaola nunca lo hayan llevado a un interrogatorio de la Seguridad del Estado, donde te fabrican crímenes, te pueden golpear y tu esposado, o te meten en un calabozo como me hicieron a mi con un hombre que acababa de matar dos vecinos del barrio.

Tenemos que saber que la dictadura cubana tiene hilo, ciertamente e incluso fuera de Cuba, pero también debemos creer que en estos tiempos de pataleo hasta muchos militares y policías están viendo lo que es inevitable: La libertad de Cuba.

En fin amigos ¡Unámonos!, Otaola, continúa tu batalla, que estoy seguro el Gato a pesar de la presión la continuará.


¡Liberen a El Gato, para que se coma a carcajadas a los ratones castristas!

Colaboración: Polo Avilés

Publicado por Roque

Cubano-Español, mi opinión es simplemente eso.

A %d blogueros les gusta esto: