La carne de res “la van a poner carísima y no vamos a poder comprarla igual que antes”

La venta de res ha estado prohibida en Cuba por varias décadas ,Imagen de archivo,EFE

LA HABANA, Cuba. – La autorización concedida por el régimen cubano a los campesinos para vender carne de res después de cumplir con los compromisos estatales y sin que de ninguna manera afecten la masa bobina resulta una medida abstracta y muy distante de la realidad, según juzgaron varios cubanos entrevistados por CubaNet.

A la mayoría de las personas consultadas, en teoría, les parece una idea estupenda si realmente llegara a concretarse en la práctica y les diera acceso a la anhelada proteína.

La nueva medida impulsada por el régimen cubano forma parte de un grupo de 63 disposiciones destinadas a impulsar la producción de alimentos en la Isla en medio de una de las más graves crisis alimentarias del país tras 1959.

En su totalidad, los entrevistados coinciden en que les gustaría “ver para creer” y no cifrar sus esperanzas en otra medida que podría no llegar a concretarse. 

En ese sentido, no son pocos los que comparten sus dudas: ¿Cuál sería el precio de la libra de carne de res, si la de cerdo actualmente sobrepasa los 80 pesos? ¿La carne de res podrá comprarse en un mercado agropecuario después de estar por más de 60 años prohibida su comercialización?  

En opinión de Ricardo Pupo Reyes, los campesinos quizás enfrenten una serie de trabas impuestas por el régimen de La Habana, tal como sucede con la comercialización de viandas, vegetales y hortalizas. 

“Primero que todo, hay que decir que cuesta trabajo creer muchas cosas de las que dicen en la Televisión porque finalmente nunca llegan a concretarse. Lo otro es que dicen que (la carne) tiene que cumplir los parámetros establecidos. Los parámetros nunca los va a cumplir, y si los cumpliera va a costar súper carísima”, apuntó Pupo Reyes.

El entrevistado también aseguró que en la práctica, desde que comenzó el supuesto ordenamiento económico en Cuba, no existen los límites en los precios de los productos de oferta y demanda, a pesar de que el régimen los topó.

“Va a pasar como pasa con la malanga, con el boniato, con la cebolla, que como tienen los precios topados quienes los venden lo hacen de manera oculta para poder venderlos más caros a su gente de confianza. Estoy seguro que (la carne de res) no la vas a ver en ningún lugar a la venta”. 

Además, a Pupo Reyes le parece sarcástico escuchar que se va a implementar de manera oficial una medida como esta, cuando a lo largo de todos estos años muchas personas han ido a parar a prisión por comercializar esta carne.

“Primero te reprimen una cosa y después te lo autorizan. (Es) lo mismo que pasó con el dólar: no se podía tener dólares y (te) metían preso por dólares, y ahora andan detrás del dólar”.

“Cuando no les afecta a ellos (los gobernantes) y les hace falta que el beneficio sea para ellos, la restricción que tenían la quitan, haya pasado lo que haya pasado”, concluyó. 

Para el entrevistado, la medida solo sería beneficiosa si llegara a satisfacer la demanda del pueblo mediante la oferta de un producto a precio asequible.

“Aquí lo único que se está consumiendo es pollo y pollo. Cada 15 días un paquetico de pollo o un huevito, no hay nada que comer, y si puedes comer carne de res ya es otra cosa”, aseveró.

No obstante, Pupo Reyes desconfía del anuncio oficial.

“Te lo dicen por el televisor como te dicen mil cosas que al final no están sucediendo. Te dicen que están ayudando a las mujeres para que tengan más de tres hijos, que hay que darles materiales (de construcción) y es mentira”, denunció.

Además de la venta liberada de carne de res, entre las 63 medidas aprobadas por el régimen cubano también fue incluida la venta liberada de leche de vaca, siempre y cuando los productores cumplan con los compromisos estatales. 

A Melani Pupo Rosales, una joven cubana de 18 años de edad en estado de gestación, la nueva medida no la ha entusiasmado demasiado porque, según aseguró, los cubanos al igual que antes estarán sin poder comprar la carne de res. 

“Al final la van a poner carísima y no vamos a poder comprarla igual (que antes). Hasta no ver no (voy a) creer; para mí eso es mentira como mismo han dicho otras cosas que tampoco han pasado”, alertó.

Entretanto, Lisbet Fonseca Reyes duda que el régimen de La Habana cree las condiciones reales para que la anhelada carne llegue a la mesa de los cubanos.

“Suena extraño porque cuántas personas han necesitado comerse un pedacito de carne de res para subir la hemoglobina y nunca han podido conseguirla por estar prohibida. ¿Cuánta gente buena ha ido presa por tres o cuatro libritas de carne? Les han echado como 10 años solo por intentar alimentarse. ¿Cómo queda esa gente?”.

“El gobierno incluso llegó a decir que la carne roja es dañina para la salud para tratar de justificar la prohibición de su venta; por eso es que dudo que esto suceda. Todo podría tratarse de una estrategia”, alertó la mujer.

Pese al levantamiento de una prohibición largamente criticada por los cubanos, las nuevas medidas aprobadas por el régimen para impulsar la producción de alimentos en la Isla fueron catalogadas de “pálidas” e “insuficientes” por campesinos independientes, de acuerdo con un reciente reporte de Radio Televisión Martí.

TOMADO DE CUBANET

Publicado por Roque

Cubano-Español.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: