Cuba no quiere pagar sus deudas internacionales, hasta nuevo aviso

Diaz-Canel en Cumbre de Andorra.

El régimen de la Habana se encuentra en un laberinto financiero. El país está clasificado desde 2014 como CAA2 según los indicadores que miden el “riesgo país”. Los países en este nivel muestran baja solvencia, por lo que otorgarle crédito entraña elevados riesgos y las posibilidades de impago son altas con pocas posibilidades de recuperación.

La deuda de Cuba es un mal sin remedio. El país no ha salido del default desde 2009, cuando le fue imposible pagar a los tenedores de bonos británicos. El país tiene una larga historia de deudas que datan de los tiempos del Campo Socialista. A pesar de haber recibido beneficios, condonaciones y refinanciamientos el gobierno cubano opta por no cumplir con sus obligaciones.

Los bonos cubanos de deuda valen cada vez menos por la inexistente credibilidad del régimen en el cumplimiento de sus obligaciones. Mientras compran chocolate y no pagan lo que deben, el presidente Díaz-Canel se llenó de valor para exigir en la cumbre iberoamericana virtual de Andorra, un “orden internacional más justo”. 

“Los países en desarrollo cargan el insoportable peso de una deuda externa, pagada ya mil veces, y algunos, adicionalmente, sufren el impacto de medidas coercitivas unilaterales que violan el Derecho Internacional y obstaculizan su legítimo derecho al desarrollo”, alegó Díaz Canel.

La deuda actual de Cuba es secreto de Estado, solo se pueden hacer estimaciones. En 2017 la deuda externa reportada era de 17 mil 800 millones. Entre intereses acumulados y los préstamos adquiridos con China y Rusia el país debe superar los 25 mil millones de dólares. En 2021 la economía se contraerá 8% según CEPAL, lo que consolida un impago eterno hasta nuevo aviso.

TOMADO DE CUBITANOW

Publicado por Roque

Cubano-Español, mi opinión es simplemente eso.

A %d blogueros les gusta esto: