Una historia de hambre y horror en Cuba, a propósito de la huelga de hambre y sed de Luis Manuel Otero Alcántara

Imagen de Luis Manuel Otero Alcántara pegada en una pared de la misión permanente del régimen cubano ante Naciones Unidas, en Nueva York. JAVIER CASO/FACEBOOK

El estado de indefensión al que el castrismo somete a la nación cubana ha producido un número considerable de personas que reivindican sus derechos por medio de huelgas de hambre. La huelga de hambre y sed que Luis Manuel Otero Alcántara comenzó el pasado domingo 25 de abril, refresca la historia de quienes han usado este método de lucha en defensa de la libertad.

Pedro Luis Boitel es el caso más conocido de quienes llevaron hasta sus últimas consecuencias la huelga de hambre en el presidio político de los años 60 y 70. Según el libro El presidio político en Cuba comunista (ICOSOCV, Caracas, 1982), Pedro L. Boitel realizó varios ayunos prolongados entre 1968 y el 25 de mayo 1972, cuando murió de hambre en protesta contra las disposiciones humillantes que pretendían imponerle los carceleros.

La década de los 90 traería un resurgir del movimiento a favor de la democracia en la Isla. El horror que desató el castrismo para conservar el poder político hizo resurgir la huelga de hambre como modo de protesta.

El 25 de julio de 1991, Amnistía Internacional emitió una nota de preocupación por la situación de Roberto Luque Escalona, quien había iniciado el 16 de julio de 1990 una huelga de hambre en libertad, que fue interrumpida tres días después al ser detenido en su vivienda. En julio de 1990, Luque Escalona había realizado una huelga de hambre que duró 35 días.

En 1997 Guillermo Fariñas realizó su primera huelga de hambre prolongada. Estaba en libertad y demandaba una sanción, por corrupta, contra la directora del Hospital donde trabajaba. La huelga empezó en enero y terminó el primero de mayo. El número de huelgas de hambre de Guillermo Fariñas es elevado, pero fue la que realizó a partir de la muerte en prisión de Orlando Zapata Tamayo, en enero de 2010, la que más impacto ha tenido.

El martirio de Orlando Zapata Tamayo en prisión, luego de 86 días en huelga de hambre, avivó la percepción del horror castrista y el rechazo nacional e internacional.  

En homenaje a Zapata y por la libertad de los presos políticos enfermosGuillermo Fariñas comenzó una huelga de hambre y sed que se extendió por 135 días. Finalmente, el Gobierno de Raúl Castro accedió a cumplir las demandas de Fariñas y cerca de cien presos políticos fueron liberados.

Lejos de enmendar los procedimientos del horror, el castrismo arreció la persecución, la tortura y el daño sobre los ciudadanos en libertad o prisión. El resultado fue que la muerte de Orlando Zapata Tamayo comenzó una década en que el uso de la huelga de hambre como método de reivindicación de derechos se incrementó con una estela de sufrimiento difícil de narrar.

El 11 de noviembre de 2011 fue detenido, en una manifestación de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), el activista y miembro de la organización Wilman Villar Mendoza. Mediante un juicio sumario fue condenado a cuatro años de prisión por los delitos de atentado a la autoridad y desacato. Pocos días después, comenzó una huelga de hambre que se extendió por 50 días.

Según una nota de la UNPACU, Wilman fue arrojado desnudo en una celda donde contrajo neumoníaSolo dos días antes de morir fue trasladado al hospital, donde falleció a la edad de 31 años el 19 de enero de 2012. Tenía dos hijos.

El 6 de agosto de 2015, el diario Cubanet publicó la entrevista “Han avasallado tanto a mi hijo, que él prefiere morir”, realizada por el abogado y periodista Ernesto García a Meibol Sánchez, la mamá de Emmanuel Abreu, quien acababa de cumplir 84 días de huelga de hambre.

Al parecer, Emmanuel salió con vida de prisión, pues la información sobre él se desvanece luego de las numerosas denuncias de su mamá.

La huelga de hambre de Ariel Ruiz Urquiola en 2018 recibió una gran atención y lo señaló por su contundente denuncia de la dictadura castrista.

Biólogo de profesión, Ariel asumió el cuidado de su hermana Omara Isabel Ruiz Urquiola cuando enfermó de cáncer en el año 2003. En 2016 realizó una primera huelga de hambre y sed frente al Hospital Oncológico de La Habana, exigiendo el medicamento que mantiene con vida a su hermana.

La movilización cívica de la familia Ruiz Urquiola motivó la ojeriza del castrismo y en mayo de 2018 encerró a Ariel en prisión por el delito de desacato. Las condiciones de hacinamiento fueron tan degradantes, que Ariel comenzó una huelga de hambre y sed el 16 de junio de 2018. Su determinación de morir doblegó la voluntad del castrismo y luego de 16 días le permitieron cumplir su condena fuera de prisión.

Al terminar su sanción, Ariel viajó a Suiza. Allí le diagnosticaron, para su sorpresa, estar enfermo de VIH. La convicción de que el contagio fue inducido por el régimen cubano durante sus días de huelga en el hospital, lo llevó a encaminar la denuncia del castrismo en organismos internacionales. Nuevamente en huelga de hambre y sed, Ariel se plantó en junio de 2020 en Ginebra, frente a la sede de la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de Naciones Unidas. Cuatro días después, consiguió el compromiso del organismo internacional de recibirlo en una plenaria del Consejo de Derechos Humanos, y el viernes 3 de julio dio allí su testimonio del horror comunista.

En octubre de 2018, Tomás Núñez Magdariada, entonces miembro de la UNPACU, fue puesto en libertad tras 62 días en huelga de hambre. La dictadura lo había acusado de amenaza y lo había condenado a un año de prisión. Desde el inicio del encierro, el 14 de agosto, Tomás entró en huelga de hambre. Estuvo varios días en el hospital cuando fue trasladado, en el día 34 de su huelga, a una celda de castigo y sometido a diversos abusos físicos.

El lunes 8 de julio de 2017 murió en el Hospital Lenin de la ciudad de Holguín el preso común Hugo Riverón Olivera, a los 59 años. Según el artículo el diario Cubanet “Cuba: muere preso común en huelga de hambre, Riverón Olivera había iniciado su huelga el 12 de mayo de 2017 exigiendo la revisión de su sentencia. Había sido condenado a seis años.

Yosvany Arostegui Armenteros, miembro de la Unidad Camagüeyana por los Derechos Humanos, falleció el viernes 7 de agosto de 2020 luego de 40 días en huelga de hambre. Había cumplido varios meses en la prisión Kilo 7 de esa ciudad.

En enero de 2020 el rapero Maykel Castillo, “Osorbo”, miembro del Movimientos San Isidro, denunció la muerte del preso común Lázaro Abreu Godínez luego de 58 días en huelga de hambre. Había sido condenado por el delito de receptación. En un video hecho desde el cementerio por Maykel, la hermana de Abreu Godínez denunció la severidad de la sanción que recayó sobre él. Lázaro Abreu tenía un hijo de dos años al morir.

El pasado 4 de diciembre de 2020 fue liberado Roilán Álvarez Rensoler, activista político y miembro de la UNPACU, luego de 29 días de una huelga de hambre que había comenzado el 5 de noviembre. A Álvarez Rensoler se le había fabricado una causa por desacato y su condena es una vergüenza para el sistema judicial castrista. El activista se declaró en huelga de hambre en el mismo momento que entró en prisión, luego del juicio, el 5 de noviembre de 2020.

La huelga de hambre de Luis Manuel Otero Alcántara lleva la historia de este método de protesta a una nueva etapa. Son 60 años de horror y Luis Manuel ha luchado como pocos contra el castrismo, consiguiendo en cuatro años lo que en una vida entera cuesta realizar.

El horror ha intentado bloquear su voz y Luis Manuel ha hablado a través de decenas de activistas. El horror limitó su espacio y artistas e intelectuales le han cedido el propio. El horror trató de distanciarlo del público natural de su obra, el barrio de San Isidro, y del barrio salió la voz que caracterizó al horror de una vez: singao.

El singao horror quiere mostrar ahora lo que es su especialidad: matar en vida. Lo que ha hecho con toda una nación se lo quiere hacer de una vez a Luis Manuel. Pero allí está el artista, como un faro, como Pedro Luis Boitel, como Orlando Zapata, como Guillermo Fariñas, como Ariel Ruiz y tantos otros, demostrando que el ser humano no necesita alimento para brillar.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Publicado por Roque

Cubano-Español.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: