En el país de Pinocho


En el país de Pinocho. Pinocho inyecta doctrina al pueblo y twitea a diario con profundo sentido ideológico mientras mata lentamente de hambre, miseria y enfermedades a los cubanos.


En el país de Pinocho mienten tanto y tan descaradamente que en un titular del noticiero le entregan una bandera de “Colectivo Vanguardia” a la empresa molinera mientras los cuentapropistas apenas encuentran harina, mientras en las tiendas solo se comercializa el producto en dólares, que no cobramos, y en estos momentos los cubanos se matan en inmensas colas por comprar pan.

En oriente el pan liberado y hasta los trancabuches ya son por la libreta pues ni siquiera la dulceria tiene harina. ( En Guisa, Granma a mis amigos que viven en una casa de 6 les dan dos flautitas de pan y 5 trancabuches para la semana), sin embargo en el noticiero que miente los que producen la harina son Vanguardias.

O sea al parecer el hambre del pueblo hace méritos para las empresas.


En el país de Pinocho te dicen que para que haya democracia tiene que haber un solo partido.
En el país de Pinocho fabrican personas autosuficientes y les aseguran que es Cuba el país con la política social más perfecta y con la mejor educación y salud públicas del mundo.


En el país de Pinocho como parte del maratón de altas diarias a mi vecino taxista el PCR le dió positivo y 4 días después le dieron el alta. Al 5to día ya en su casa comenzó con fiebres muy altas y fue directo a una sala de terapia intensiva, está increíblemente reportado como que tiene una neumonía crónica, lleva grave 6 días pero no aparece como caso activo de COVID.


En el país de Pinocho para justificar el aumento de las muertes por COVID te dicen que el paciente tenía muchas comorbilidades y estas pueden incluir desde una gastritis hasta un padecimiento psiquiátrico.


En el país de Pinocho no saben matemática y subestiman la inteligencia del pueblo, te dicen que el promedio de estadía hospitalaria es de 9 días y el promedio de casos diagnosticados diariamente es de 1040 sin embargo no hay 9000 personas ingresadas con COVID sino que solo hay 5000.


En el país de Pinocho siguen convirtiendo las tiendas a MLC, mientras el pueblo trabajador pasa mucha hambre y termina el mes comiendo solo pan. ¡Si lo consigue!


En el país de Pinocho si no eres comunista eres un mercenario pagado sin importar si te pagan o no.


En el país de Pinocho te dicen que todos los “mercenarios pagados” tienen tantos antecedentes delictivos que alcanzarían para estar presos 2 vidas, sin embargo no están presos. ¿Qué curioso?


En el país de Pinocho te dicen en las noticias que Suchel rompió el plan de producción y tu mujer se lava la cabeza con cenizas porque no hay shampoo.


En el país de Pinocho te ponen un campo español hermoso y te dicen que es del país de Pinocho donde se producen muchos alimentos.


En el país de Pinocho cubadebate hace encuestas en su página digital y cuando el resultado no le gusta, la retira.


En el país de Pinocho un menor de edad puede ser exhibido en traje de preso en la televisión nacional.


En el país de Pinocho te dicen que hay libertad de expresión y manifestación pero quien no piense como pinocho es merecedor de detenciones y patrullas sitiando la puerta de su casa.


En el país de Pinocho se fabrican delitos que sustituyen derechos.


En el país de Pinocho se asegura al pueblo que existe democracia sin embargo existe un solo partido donde milita apenas el 6 porciento de la población y se obliga a todos a pensar como máquinas que trabajan con un mismo software.


En el país de Pinocho se asegura al pueblo que hay un presidente sin embargo nadie lo eligió porque ese derecho fue robado al pueblo.


En el país de Pinocho se le dice al pueblo que el ordenamiento se implementó en el momento correcto y que sus resultados son muy buenos sin embargo destruyó la economía cubana, acrecentó la pandemia y a su artífice y cara visible lo han dejado muy en silencio sin cargos políticos como si se le estuviera castigando.


En el país de Pinocho a quien llama mercenario al pueblo, miente, tergiversa leyes y amenaza lo premian con carros y cargos.


En el país de Pinocho se asegura que se respetan los derechos humanos sin embargo el pueblo no come, no tiene medicamentos, no tiene viviendas, no puede elegir a sus dirigentes, sus hijos son adoctrinados, no puede manifestarse o expresarse libremente, la justicia es 100 % pagada por el gobierno, los sindicatos responden al estado, la prensa miente, el salario de los trabajadores es simbólico, se vende en moneda extranjera promoviendo la desigualdad etc.


En el país de Pinocho un científico que creó una importante vacuna contra la meningitis que aportó millones de dólares a la economía por su exportación, murió porque el gobierno no le compró una vacuna contra la covid de apenas 10 dólares la dosis, resultando en una macabra ironía.


En el país de Pinocho no se compró una sola dosis de vacunas mientras se construyen gigantesco hoteles para un turismo que ahora no existe.


En el país de Pinocho se le promete al productor agrícola que recibirá créditos ventajosos y pólizas de seguros inmediatas desde una aseguradora no reasegurada internacionalmente en un país de sequías frecuentes donde casi el 100 porciento se produce en secano y de frecuentes huracanes y temporales.Cuando saben que esto sin invertir en riego e infraestructura es lógicamente un disparate insostenible.


En el país de Pinocho se asegura que hay igualdad y mientras el pueblo pasa hambre sus dirigentes ven crecer sus barrigas que ya son enormes y sus hijos y nietos inauguran negocios, viajan al extranjero y alardean de lujos y banquetes en las redes sociales.


En el país de Pinocho se le asegura al pueblo que habrá carne de res y en 62 años no han logrado producir ni siquiera leche.
En el país de Pinocho se aprueba la comercialización de carne vacuna cuando el país se quedó sin vacas y encima se condociona su venta al cumplimiento de planes incumplibles.


En el país de Pinocho se asegura que todos los males se deben al bloqueo externo y no a los errores y torpezas del propio Pinocho.
En el País de Pinocho se culpa de las dificultades financieras al bloqueo externo sin embargo pinocho le debe miles de millones de dólares a cuánto Club de Acreedores hay en el mundo. Y resulta que ya pinocho no es creíble en el mundo de las finanzas internacionales.


Hay pinocho…. pinocho ¡que mentiroso eres! Si realmente la nariz de Pinocho creciera por cada mentira que nos dice, por cada manipulación política que emplea…… ya las familias cubanas estuvieran unidas y existiría un puente de madera entre La Habana y Hialeah.

Escrito por: Manuel Viera

Caricatura/ OMAR SANTANA ESPECIAL/EL NUEVO HERALD

Publicado por Roque

Cubano-Español, mi opinión es simplemente eso.

A %d blogueros les gusta esto: