Entre ciclones

Desde 1959 hasta hoy Cuba ha vivido muchas veces los impacto de los fenómenos naturales, pero el 3 de octubre de 1963 cuando llegó el huracán Flora, catalogado como la segunda mayor catástrofe registrada en  Cuba y este se movió por toda la región oriental; haciendo un lazo sobre las actuales provincias de Las Tunas, Granma, Holguín y Camagüey, y dejando a su paso las torrenciales lluvias asociadas a él que causaron inundaciones nunca antes vistas y provocaron la muerte de aproximadamente dos mil personas y graves daños materiales.

El territorio de la actual provincia de Granma, uno de los más afectados, reportó en 93 horas mil 840 milímetros de agua, causantes de enormes riadas, de la muerte de mil 126 personas, la destrucción de 11 mil 103 viviendas, averías a otras 21 mil 486, destrucción de cuatro mil caballerías de arroz y serias afectaciones a extensas áreas cañeras y cafetaleras, servicios de electricidad, telefonía, carreteras y caminos.

En aquellos tiempos Castro prestó mayor atención a la llegada a Cuba de Valentina Tereshkova, la primera mujer cosmonauta del mundo, lanzada al espacio por la Unión Soviética.

La prensa prácticamente no hablaba de la Tormenta Tropical Flora, por supuesto Castro se concentraba en que la rusa cosmonauta tuviese toda la atención, sin imaginar que el no prestar interés a la Tormenta que se acercaba al Oriente de Cuba le jugaría una mala pasada.

Imágenes archivo

Aquel desastre puso sobre la mesa la irresponsabilidad del gobierno revolucionario y la única forma de contrarrestar esa situación era hacer una propaganda clásica al estilo Fidel Castro Ruz.

Durante varios días la prensa mostraba a Castro en la zona de desastre y la revista Bohemia lo clasificar como “El cazador de Huracanes” tiempo después.

Fidel Castro/ Ciclón Flora.

El Flora puso en punto muerto al sistema las críticas llovieron desde el exterior, sin embargo en la isla nadie supo lo que el mundo cuestionó la mala estrategia de Castro para evitar el desastre.

Años más tarde el mismo confesó que hubo muy poca información a la población y acciones concretas, desde entonces Rubiera y Castro eran los que tomaban la televisión por los dos Canales (Cubavisión y Tele Rebelde) cuando un fenómeno atmosférico se acercaba al territorio nacional.

Y en 50 años Cuba nunca más reportó muertes en huracanes, cosa que por supuesto no era tan así.

En el 2001 tras el paso del huracán Michelle la dictadura trato de mantener en secreto los 5 fallecidos que dejó este potente Huracán, pero los periodistas independientes que para finales de los 90 se habían fortalecido en la isla comenzaron a dar con nombres y causas las personas que habían muerto en el desastre.

La dictadura tuvo que admitir después de tantos años 5 fallecidos, aunque realmente nunca se supo si esa era la cifra real, pues eran los mismos datos de la prensa independiente y que antes Cuba hiciera declaraciones ya el periódico El País hablaba de “Al menos cinco fallecidos”

Y es que el secretismo de estado es el principal problema de la dictadura cubana, desde ese momento casi todos los huracanes que pasaron por Cuba han dejado fallecidos, pero siempre con la teoría de “solo confirmar lo que la prensa libre dice”.

Entre ciclones la incertidumbre del pueblo ha sido siempre lo que viene después, yo creo el cubano le tiene más miedo al después del huracán que a las mismas ráfagas de viento.

Yo recuerdo cuando el ciclon Kate 1985 un barrio completo de la provincia Ciego de Ávila desapareció, la promesas del gobierno revolucionario era “Nadie quedará desamparado” a casi 40 años hoy aún los afectados esperan la ayuda del gobierno revolucionario.

Entre ciclones venían apagones que podían durar hasta meses, nunca se entregó agua potable al pueblo y mucho menos víveres a no ser el adelanto de la venta de la canasta básica.

Cuando Matthew el huracán Cuba no dio cifras de fallecidos por supuesto que esto levantó el ego, pues en Haití se hablaba de más de 1000 fallecidos, sin embargo este ciclón demostró la corrupción del sistema cubano, desviando recursos que otros pueblos en solidaridad habían enviado a Cuba, en esa ocasión la dictadura tuvo que hacerse eco y mover cuadros en la parte oriental del país.

Nada amigos, el peor ciclon de Cuba es un gobierno dictatorial, populista, totalitario y para colmo que se mofa de todos los cubanos de a pie.

Publicado por Roque

Cubano-Español, mi opinión es simplemente eso.

A %d blogueros les gusta esto: