Dos escenarios, dos realidades.

Enero 2019:

Un tornado arrasó algunos municipios de La Habana, incluyendo el mío.
Muchos nos pusimos en función de ayudar a personas que lo perdieron todo, todo, sus casa, su ropa, lo más básico, lo perdieron todo.
El gobierno prohibió las ayudas a esas personas y para impedirlo militarizó las calles de esos municipios.
Sí! Policías custodiando que no pudieras ayudar a tus vecinos, había que hacerlo escondido.
Muchos de mis amigos creyeron que estaba exagerando… prefirieron creer que estaba mintiendo, mientras gente que lo perdió todo no podía recibir ayuda porque el gobierno no lo permitió.
Perdoné a muchos, les perdoné ese acto de deshumanidad.

Julio 2021:
Una oleada de protestas pacíficas comienzan por toda Cuba.
El gobierno (el mismo de 2019) las reprimió con golpes, bates, palos y disparos.
Asesinaron cubanos por órdenes del gobierno.
La gasolina que no hay para ambulancias apareció para jeeps de Boinas Negras, el petróleo que no había y causaba apagones, apareció para las patrullas.
De momento había de todo para golpear a cubanos pacíficos, como tú y como yo.
Los mismos que no me creyeron en 2019 son los que hoy no condenan esa atrocidad, en algunos casos hasta la defienden.

Tú, que no condenas ese genocidio, no te puedo considerar mi amigo, yo pude ser uno de los muertos, de los desaparecidos, de los golpeados. Tú amistad no es incondicional, tú me apoyas hasta que el gobierno te dice que no me apoyes. Tú no eres mi amigo.

Este post no es para nadie en específico, pero es para muchos en general. Adiós, hazte idea que me mataron en las manifestaciones.
Escrito por: Jerry Diaz

Publicado por Roque

Cubano-Español, mi opinión es simplemente eso.

A %d blogueros les gusta esto: