EL VALOR DE LA OPINIÓN DE UN EMIGRANTE CUBANO.

Soy un emigrante nacido en Cuba.
Durante mi juventud como muchos defendí y hasta confié en el sistema cubano, fui educado para eso y debo ser honesto en decirlo, pero hace muchos años, incluso aún estando en Cuba me fui desengañando, solo que por motivos obvios no podía expresar mis renovadas ideas.
Hoy por suerte soy libre de hacerlo.
Algunos cuestionan nuestras opiniones desde la lejanía, que damos sin que eso implique ningún beneficio personal y que enredan nuestras relaciones con amigos soñolientos de la isla que aún no despiertan.
No se a cuantos le paga la CIA pero a mí y a muchos que conozco no nos dan un centavo por opinar.
No soy rico pero sin vanidad puedo decir que con el salario que devengo, trabajando 8 horas de lunes a viernes (y si que es trabajando) tengo una vida digna y con todos los temas materiales resueltos.
Ese salario fruto de mi esfuerzo, sin inventar, sin robar, sin doble moral (como hacen muchos de los que ayer daban vivas o alzaban sus carteles en la Piragua apoyando a la revolución) me permite ser un hombre feliz y con ética moral.
-Manejo un carro del año
-Hablo el tiempo que quiera por un Iphone-12 Pro Max
-Tengo un techo decente.
-Viajo en mis vacaciones.
-Tengo acceso a una salud pública de las mejores del mundo que me cobran pero puedo pagar.
-Como cada día lo que deseo y cuanto quiero comer.
-Tengo internet 5G 24 horas/365 días
-Transito por calles (que son de todos) limpias y sin baches.
-Amazon llega todas las semanas a casa con gustos y caprichos.
Y así puedo llenar una hoja de cosas materiales a las que tengo acceso.
Y no menos importante es que soy libre de expresar mis opiniones (las que sean) donde se me ocurra, sin que eso pueda poner en riesgo mi trabajo o mi libertad
Reitero, no soy rico, soy un simple empleado de una pequeña compañía y lo que he escrito no es por alarde o por vanidad como ya dije antes.
Si lo digo es para demostrar que no tenemos ninguna necesidad material para andar opinando por las redes sociales y no pasaría nada en mi vida personal con un cambio de sistema en Cuba.
Mi tocayo, su hermano, Diaz Canel, el socialismo y hasta Cuba pudieran ser ni fu ni fa en nuestras vidas de hoy.
Y ahí estriba el valor de nuestras opiniones.
Las compartimos y muchos no lo hacemos con odio sino por el amor a Cuba, porque deseamos que nuestros paisanos tengan una vida digna, que aunque no tengan acceso a todas las cosas materiales mencionadas que pertenecen sólo al primer mundo no tengan una vida miserable con “conquistas” intangibles o vivan por más de medio siglo ilusionados con promesas nunca cumplidas
La vida es una sola y es más importante que las ideologías y los sistemas económicos que imponen los que están en el poder.
Me educaron que lo material no era importante (tremenda mentira) pues QUE ES LA VIDA si no tienes garantizada al menos un poco más que las necesidades básicas.
La historia a nivel mundial demuestra el fracaso del sistema que hace más de 60 años impera en Cuba, que siempre culpa a terceros y no a su probada ineficiencia.

Nadie lo dijo mejor que Wiston Churchill y me permito parafrasearlo:
… “ El socialismo es la filosofía del fracaso, el credo a la ignorancia y la predica de la envidia, su virtud inherente es la distribución igualitaria de la miseria”

Así que aquellos que me invitan a no hablar de Cuba, gracias, pero invitación no aceptada, porque la voz de los emigrantes cubanos también tienen valor.

Escrito por: Fide García

Publicado por Roque

Cubano-Español, mi opinión es simplemente eso.

Un comentario en “EL VALOR DE LA OPINIÓN DE UN EMIGRANTE CUBANO.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: