Las cubanas están sin almohadillas sanitarias mientras casi medio millón de paquetes están tirados en un almacén porque el Gobierno dice que no tiene transporte para repartirlos

El monopolio estatal cubano Mathisa de productos de higiene aseguró que no ha podido distribuir el caso millón de paquetes de almohadillas sanitarias que tiene acumulados en un almacén porque, al parecer, no cuenta con los recursos para transportarlas hacia los millones de cubanas que no tienen “íntimas” para pasar su período menstrual.

Eso sí, la fábrica del producto cuenta con instalaciones lujosas, cómodas y pulcras, y un servicio de comedor envidiable.

El periódico oficialista Escambray dedicó un largo reportaje este domingo a la resurrección de las instalaciones de la entidad, cuyas obras de reparación comenzaron en 2018.

El conglomerado radicado en Sancti Spíritus ahora tiene a su disposición “moderna maquinaria” para producir 72.000 paquetes de íntimas al mes, los que no llegan a las usuarias.

La directora de la planta de producción, Mireya Gómez Saya, apuntó que “hasta tanto no se retiren por parte del cliente, resultará imposible continuar el ritmo productivo”, lo que afectará los procedimientos económicos de la industria.

Los 432.000 paquetes de almohadillas ya acumulados debían haber sido entregados a las farmacias de Matanzas, Cienfuegos, Villa Clara, Sancti Spíritus, Ciego de Ávila y Camagüey, proceso de abastecimiento en el que el intermediario es la Empresa Comercializadora y Distribuidora de Medicamentos (Emcomed).

El testimonio de la directiva se alinea con los de algunas de las empleadas de la fábrica, las que han confirmado a medios independientes que el gran problema en la distribución del producto es la transportación, pues las entidades responsables alegan déficit de combustible.

Una trabajadora de Emcomed, quien sostuvo que había “afectaciones con el transporte”, confirmó también los hechos.

La situación de escasez está generalizada hacia todo el país. Las farmacias de la capital no han recibido más suministros del producto desde octubre pasado, lo que se torna crítico teniendo en cuenta que se trata de un artículo de primera necesidad que se expende a través del mercado racionado.

Una joven santiaguera relató que le extrañó ver a tantas mujeres comprando pañales, hasta que supo que “eran para convertirlos en íntimas”.

Cada mujer cubana de entre 10 y 55 años recibe, mediante la red de farmacias estatales, un paquete mensual con 10 almohadillas de la marca Mariposa, a 1.20 Pesos Cubanos (CUP). La marca es fabricada por la empresa estatal Mathisa. El producto cuenta con una muy mala imagen tanto por su desabastecimiento como por su calidad. Las cubanas denuncian de forma reiterada la poca capacidad de absorción, sus incomodidades, la burda factura final y hasta la falta de pegamento para adherirse a la ropa interior.

La escasez de suministros también resulta un problema en los territorios de Ciego de Ávila y Cienfuegos. Incluso la televisión estatal de la provincia avileña tuvo que advertir sobre los problemas que generaban estas carencias, pues las 10 íntimas que el Estado supuestamente garantiza no son suficientes para seguir las recomendaciones médicas de cambiarlas cada cuatro horas.

El mercado informal, sin embargo, provee una variedad de artículos de esta índole, pero sus precios triplican los de las tiendas dolarizadas. Mientras tanto, no todas las cubanas pueden adquirir estos productos básicos y el Gobierno ha demostrado nuevamente ser incapaz de proveerlos.

Publicado por Roque

Cubano-Español, mi opinión es simplemente eso.

Un comentario en “Las cubanas están sin almohadillas sanitarias mientras casi medio millón de paquetes están tirados en un almacén porque el Gobierno dice que no tiene transporte para repartirlos

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: