Helix park, Escocia.


Con sus 30 metros de altura y 300 toneladas de peso (cada uno), los Kelpies son en principio un monumento a los caballos de trabajo que durante siglos movieron la economía de Escocia. Pero en realidad son muchísimo más que un homenaje. Son el símbolo de un país que ha luchado y se ha esforzado, el símbolo de una tierra en la que las leyendas siguen a flor de piel, y un monumento maravilloso que haría soñar a cualquiera.El artista Andy Scott modeló a los Kelpies a imagen y semejanza de los míticos caballos de tiro escoceses, los Clydesdale. A base de láminas de acero inoxidable, las esculturas de caballos más grandes del mundo les deben su nombre a los “kelpies”, unas bestias típicas de la mitología escocesa que según la leyenda tienen la fuerza de 10 caballos y a las que les gusta atraer hacia las aguas a los viajeros para ahogarles. No hay lago que se precie en Escocia del que no se haya dicho en algún momento que lo habitaba un kelpie, el más famoso de los cuales es el Lago Ness.
Publicación de:

Noemi castro bejarano

Publicado por Roque

Cubano-Español, mi opinión es simplemente eso.

A %d blogueros les gusta esto: